lunes, 25 de mayo de 2020

El vendedor de sueños

Hola

Durante el fin de semana pasado, vi una película que se llama "El vendedor de sueños". Video de origen brasileño y me recordó e hizo vivir nuevamente tantas cosas que me cimbraron dentro de mi, pero no superficialmente como en ocasiones sucede con algunas puestas en escena, libros o pláticas sino profunda e intensamente.

Basada en el best seller de Augusto Cury dirigida por Jayme Monjardim y con las muy buenas actuaciones de César Troncoso como Mellon Lincoln y Dan Stulbach como Julio César es en una síntesis muy pero muy rápida la historia de un mendigo que salva del suicidio a un gran psicólogo. De ahí parte toda la trama por el cuestionamiento de por qué si o por qué no vivir, cuál es realmente el sentido de la vida y el porque en ocasiones nos encontramos tan perdidos en este nuestro mundo.

Hago un recuento de ciertos momentos y (o) frases que me "movieron el tapete" y que de alguna manera - como digo en el párrafo inicial de este comentario -, me hicieron revivir...:

"No tengas miedo del camino, ten miedo a no querer caminar"

"El corazón se muere cuando deja de sentirse importante"

"Vivir el sueño de la osadía"

"Formar pensadores no repetidores" (con referencia a la educación y los educadores)

Pero hay dos escenas qu e entre todas me cautivaron, en una que es una lección de liderazgo y que se da en un cementerio, como el mendigo le comenta al afamado psicólogo acerca del éxito. Camposanto donde el psicólogo es llevado sin saber a qué va. Y, sin necesariamente seguir el orden que llevaba esta película, se desborda una sapiencia de la vida que hace que estos dos actores con los dos papeles principales nos transporten a la importancia y esencia de la vida misma centrada en nuestro mundo actual en el concepto de "éxito". ¿Cómo lo logra ? Simplemente cambiándonos la perspectiva de ella, de la vida. Así cuando Mellon dice rodeado de tumbas y algunos grandes y otros muy pequeños monumentos o lápidas exaltando a la prepotencia o no del ser humano:

"Conquistar lo que el dinero no puede, es el secreto del éxito"... felicidad

"No puedes huir de ti mismo"

"Los pequeños momentos"



"Traicionamos nuestros sueños y el tiempo que gastamos, cuando deberíamos estar junto a las personas que amamos"

"Mover al hombre que despreciaba lo trivial"

"No puedes volver al tiempo, pero puedes recomenzar"

Y después de estas reflexiones en el cementerio y al inicio de la película - curiosamente lo dejé al final porque me encantó como maneja los tiempos y el lenguaje, en el momento en que en un piso 20 de un edificio Julio César esta a punto de saltar de una cornisa; lo hace hablar. Y el psicólogo le dice a "El jefe" como también le decían en su grupo al mendigo, ¿Qué me ofreces? Y Mellon le dice: "Puedo darte una coma" y Julio César le responde "¿Una coma, para qué?...". "Para que sigas escribiendo tu historia incluso cuando el mundo se caiga sobre de ti...".

¿A quién se le ocurre tal cosa? Darle en el momento en que se va a suicidar y, ¡Ofrecerle una coma!

Y en mi reflexión posterior, el significado de una simple coma es darte una nueva oportunidad. La oportunidad de recomenzar, de reescribir el resto de tu vida con ese nuevo espacio, con ese nuevo tiempo, con esa nueva voluntad.

En alguna ocasión tuve la oportunidad de encontrar mi coma, ojalá siempre ustedes, ¡La encuentren!

Saben los quiero, buen día y semana

Enrique






viernes, 22 de mayo de 2020

La Generación de hoy

Hola

Me ví muy flojo esta semana, pero siendo viernes les comparto una dirección de un video que habla de mi Generación:

https://www.facebook.com/pablorodolfofernandez/videos/1880707608683090/

Concuerdo con todo lo que dice menos con la parte final en donde comenta su autor que:

¿Quién nos sustituirá?

Obviamente las generaciones pasan y son insustituibles cuando mueren y su tiempo es ya no más, sin embargo, vienen otras nuevas con sus aciertos y sus errores - como a todas les pasó y les pasará -; el tiempo es algo inevitable.

Ahora bien, mi generación la llamada "Baby Boomer" - y podrán argumentar que a todas algo similar les pasará -, le pasó como comenta el video de todo y si recuerdo bien haciendo memoria y tal vez no dicho en este "link":

1. Salir de la segunda guerra mundial con un mundo en recomposición de todo tipo: política, económica, social, etc.
2. Guerra fría y un mundo bipolar que "termina" con la caída del muro de Berlín
3. La liberación femenina y la pastilla anticonceptiva
4. Elvis Preasley
5. Los Beatles
6. El Hard Rock
7. El movimiento Hippie
8. Llegada a la luna y carrera espacial
9. Tecnología como antes nunca vista (Internet, láser, biotecnología, telefonía móvil y computadoras portátiles, etc., etc.)
10. Transportación como antes nunca vista
11. Guerras de todo tipo: Corea, Vietnam, Antigua Yugoslavia, Yom Kipur o 6 días, etc., etc.
12. Sida
13. Avances de la medicina como nunca antes
14. Septiembre 11, 2001 y aumento del terrorismo
15. ...



Podría seguir enumerando mucho más pero estas generaciones que están y que vienen tendrán cosas, muchas cosas de las que también se sentirán orgullosas y otras no tanto...

No puede uno - al menos no yo - pensar que todo mundo pasado fue mejor, yo opino que éste y el que viene serán mejores.

Las memorias son magníficas para aprender de ellas, no repetir errores pasados y apoyarnos en ellos para construir un mundo mucho mejor.

El futuro - aunque el mío sea más corto que el de ustedes -, nos espera.



Sí, ¡Viva mi generación! Pero, ¡Espero mucho, mucho más de las actuales!

Los quiere

Enrique






martes, 19 de mayo de 2020

Me quedé pensando en liderazgo y trabajo en equipo... hoy en día...

Hola

Leyendo un artículo de Charles Duhigg en acerca de la crisis del coronavirus y las diferentes estrategias seguidas por las ciudades de Seattle y Nueva York en su manejo, volví a darme cuenta de lo vivido hace mucho años en mi pasar por el sector público. Guardando las distancias adecuadas en tiempos y formas, pudiera reducir este comentario en los siguientes puntos:

1. Las diferencias en necesidades, objetivos e incluso educación hacen que los científicos y los políticos hablen diferentes idiomas y que por ello no - en la mayoría de los casos y no todos -, puedan entenderse y llegar a acuerdos efectivos. Ni siquiera tratándose de un bien común. Tener en mente los posibles conflictos causados por diferentes agendas, emociones, objetivos, necesidades, etc.

2. La comunicación - como siempre -, es vital - y en estos días realmente lo es aún más -. Cómo se utilice puede llevarnos a resultados efectivos o realmente desastrosos.

3. Tener y saber transmitir un fin u objetivo común es el inicio de un magnífico viaje hacia nuestro destino tanto deseado como compartido.

4. El poder de persuadir y hacer un continuo de esta persuasión se debe en gran medida a nuestra congruencia en el decir y hacer y más allá en el hacer - hacer.

5. Ello nos lleva a la transparencia y a la confianza vitales para un trabajo en equipo.

6. Honestidad al no hacer promesas que no podremos cumplir y no asegurar cosas que no sabemos si van a suceder o no.

7. Información basada en datos duros, reales.

8. Mensajes ¿Cómo los decimos? ¿Cómo los enviamos? Y que estas dos preguntas nos llevan a una muy interesante: ¿Qué es lo que podríamos decir hoy de manera que nuestra gente esté lista para lo que les diremos/pediremos mañana? Ello hará que mañana no se burlen - muy probablemente de nosotros -, y; que no nos arrepintamos de no haberlo dicho...

9. Reglas claras y consecuencias de no cumplirlas.

Tal vez estos puntos no abarquen a todo lo que un líder debe hacer en pro del trabajo en equipo pero ayudarán a evitar inconsistencias y desmoralización.

Un último punto no menos importante y que siempre existe:

10. El medio ambiente al que nos enfrentemos y sus circunstancias. En su artículo Duhigg analiza como lo comenté en el primer párrafo, lo sucedido en Seattle y Nueva York ciudades con densidades poblacionales diferentes, culturas diferentes, inmigrantes en diferentes proporciones, pobreza disímil, inmigración diferente, medios de transporte distintos, etc.

A recordar estos comentarios al liderar un equipo...

Un buen día y saben les quiero

Enrique






lunes, 18 de mayo de 2020

El último baile - Michael Jordan y algo de liderazgo

Hola

El fin de semana pasado, terminé de ver el corto metraje o documental más que serie sobre el increíble jugador de basketball que en los 90´s fue Michael Jordan. Como no recordar su doble impulso cuando ya iba en el aire, sus tiros de 3 puntos, sus fintas y su forma de, ya volando, cambiar en un giro de su cuerpo el sentido de su enceste burlando a su marcador.

Creo que estos primeros capítulos tendrán secuencia para finalizar en el hoy día.

En uno de ellos casi al final, le preguntan acerca del por qué era tan rudo con sus compañeros de equipo y él contesta:

"Ganar tiene un precio, y, el liderazgo tiene un precio.
Tiré de ellos cuando no lo querían, los desafié cuando no querían que los desafiaran.
Me gané ese derecho porque mis compañeros que venían detrás de mi,
no soportaron las cosas que yo soporté.
Al entrar al equipo, debías vivir según el estándar de como yo jugaba, y yo;
no iba a aceptar nada menos. Si eso significaba que..., no eras parte de eso...
Quería ganar pero quería también que ellos ganaran y fueran parte de eso también.
Esa era mi mentalidad".

                                        Michael Jordan




A veces he pensado y pienso, que el liderazgo debe ser amable, comprensivo, empático, acompañador. Pero creo que con estas enseñanzas - y las vividas o sufridas a lo largo de mi vida profesional y personal -, existen momentos en que también hay que ser rudos en beneficio del equipo. Y, que más que con el ejemplo y el ser congruentes.

Buena reflexión Michael, gracias por enseñarme un poco más de liderazgo.

Buen día y saben los quiero

Enrique


viernes, 15 de mayo de 2020

Hoy un poco de fe, esperanza y, ¡Felicidades Maestros!

Hola

Hoy es viernes 15 de mayo y se festeja a los Maestros - todavía estoy aprendiendo a serlo -, así que a esa maravillosa vocación y a quienes la tienen y practican les extiendo mi más sincera felicitación.

Ayer comenté acerca de Morrie y del autor Mitch Albom quién tiene otros libros muy interesantes sobre todo, hablan de sentimientos y de cosas del corazón desde  diferentes puntos de vista. En uno de estos libros "Ten un poco de fe" hay un párrafo . curiosamente en un capítulo que se llama Enero: El cielo -, que llamó mi atención:

"Mantenía a raya al mundo exterior acercándose más al mundo interior. Oraba. Conversaba con Dios.Veía caer la nieve a través de la ventana. Y valoraba los sencillo rituales cotidianos.

En algunos comentarios anteriores he tocado este tema, el como al estar protegiéndonos en casa hemos redescubierto y revalorado acciones y tareas que convertidos ya hoy en día como "rituales cotidianos" nos hacen que los días tengan un nuevo significado y sobre todo esas rutinas diarias nos hagan ser más creativos y seguir reinventándonos día con día, paso a paso, minuto a minuto y, eso es la vida.

Para que no me ataque la melancolía de los viernes transcribo algo de ese libro con el antecedente de que uno de sus personajes estaba comentando con Dios de todo lo bueno que había hecho en su vida y que merecía una recompensa y esto da lugar a lo siguiente:

"¿Y, que crees que te respondería Dios? Sonrió.

Me diría:"¿Recompensa? ¿De qué recompensa hablas? Nos echamos a reir los dos. él se daba palmadas en los muslos y la casa se lleno de nuestro escandoloso regocijo. Y; creo que en aquel momento podríamos haber estado en cualquier parte, haber sido cualquier otra persona, haber pertenecido a cualquier cultura, a cualquier fe: éramos un maestro y un alumno explorando de que se trata la vida y deleitándonos con el descubrimiento.

En el principio hubo una pregunta. Al final la pregunta obtiene respuesta. Dios canta, nosotros tarareamos con Él y existen muchas melodías, pero todo es una canción... una misma y maravillosa canción humana.

Estoy enamorado de la esperanza."



Y, "todo es una canción... una misma y maravillosa canción humana". Estamos juntos en esto, en la vida, en nuestro camino y en cómo caminarlo, sortear las curvas y montañas y sobre todo vivir el día a día con fe y esperanza. ¡Tomar conciencia de ello!

Un magnífico día, momento a momento.

Saben los quiero

Enrique



jueves, 14 de mayo de 2020

Algo de Mitch Albom "Los martes con Morrie" y algunas lecturas más - La esperanza

Hola

Hace ya algunos años leí - tengo entendido - una de las primeras obras de Mitch Albom: "Los martes con Morrie", profesor y maestro de Mitch a quien le detectan una enfermedad terminal y mortal que lo va degradando poco a poco. Mitch se propone hacer un viaje todos los martes y visitarle. De estos encuentros surge un libro maravilloso con los comentarios de alguien a quien muy pronto el destino y la muerte le alcanzarán.



Los martes - ellos eran personas de martes según comentan -, eran reuniones que el viejo profesor esperaba con ansia pero mas, estoy seguro de ello, el propio Mitch.

Comienza en el capítulo "El primer martes" a hablar del mundo sin embargo se me queda una frase que dice:

“The most important thing in life is to learn how to give out love, and to let it come in.”

Albom, Mitch. Tuesdays with Morrie (p. 69). Crown. Edición de Kindle.

"La cosa más importante en la vida es aprender a cómo dar amor y, cómo dejarlo entrar."

Mi reflexión va hacia ¿Cómo aprender a dar amor? y también a ¿Cómo dejarlo entrar? En muchas ocasiones a lo largo de mi vida di amor pero no supe dejarlo entrar en otras no supe como dar amor...

Creo que la respuesta es: ¡Practica! No te quedes con él y también proporciónalo todos los días y en cuanto surja la oportunidad y, si ésta no surge pues ¡Búscala hasta encontrarla! Pero, hazlo diariamente.

Y cuando su profesor muere después de 14 martes de visitas y un libro ya terminado pero nunca visto por él - solamente escogió el nombre del título -, recuerda Mitch las enseñanzas de Morrie:

 "Algunas veces miro hacia atrás a la persona que fui antes de que redescubriera a mi viejo profesor. Quiero platicar con esa persona. Y quiero decirle que debería buscar y qué errores evitar. Quisiera decirle que sea más abierta e ignorar el señuelo de los valores de la publicidad y poner atención cuando tus seres queridos estén platicándote como si fuera a ser la última vez que los pudieras escuchar."

Albom, Mitch. Tuesdays with Morrie (p. 208). Crown. Edición de Kindle.

Preciosos consejos en dónde a mi que me encanta el tema de liderazgo resalta el poder de la escucha y la apertura hacia los otros - tal vez se refería a la empatía -, y nos hace conscientes de la relevancia, de la importancia que tiene el estar presentes en todos los momentos y poner todos nuestros sentidos hacia aquellos quienes nos platican.

Al final del libro hace referencia - Mitch -, de que ojalá tuviéramos la suerte de encontrarnos en nuestros caminos a un profesor como Morrie alguien quién:

"Nos viera como algo precioso aunque todavía sin terminar - cruda dice -, pero preciosa, como una joya en bruto, que con sabiduría pueda ser pulida y convertirse en un brillo que nos enorgullezca."

Albom, Mitch. Tuesdays with Morrie (p. 210). Crown. Edición de Kindle.

Conocí y conozco a algunos de esos profesores a quienes me enorgullezco de conocerles y haberles conocido. Gracias Tocayo Alonso, mi otro Tocayo Bores y Luis Gerardo.

Otros libros de M. Albom muy recomendables son: "The five people you meet in heaven" y "Ten un poco de fe".

Buen día, les quiere

Enrique





miércoles, 13 de mayo de 2020

Los retos de Open Mind

Hola

Sé iba a atacar un tema de Morrie y un libro muy recomendable - "Tuesdays with Morrie" de Mitch Albom, pero se me atravesó un reto de dos horas vía "zoom" y "jamboard", reto organizado por Luis Arregui - Brújula quién a través de su asociación con Open cards - empresa colombiana con una metodología fantástica a través de kits de tarjetas animadas -; lo hace posible.

El reto fue inducido por medio de reflexiones de lo sucedido en la gran depresión de 1929 ocasionada por el pánico de compradores de acciones en la bolsa de valores de Nueva York en los EUA y que tuvo un martes y un jueves - 24 de octubre de ese año -, hace que se desplomen los precios y que muchas de esas acciones habían sido compradas con préstamos sin garantías por lo que esto ocasiona al querer recuperar su dinero: "La quiebra en cadena de miles de bancos. Paralización de empresas y negocios, casi paralización completa de producción y ventas. Malas políticas del gobierno estadounidense. Efectos económicos de la primera guerra mundial en el mapa mundial" y además problemas en el campo. Dura prácticamente hasta 1932 y ello gracias al "New deal" que promueve Franklin D. Roosevelt. 

Con este antecedente se nos llevó a casi 50 personas en 10 grupos virtuales y en etapas, a pensar en:


  1.  ¿A que nos hemos enfrentado en nuestro pasado? ¿Crisis? ¿Situaciones muy difíciles?
  2. ¿Qué habilidades o dones tenemos?
  3. Por medio de tarjetas y apoyos visuales: ¿Comenzar? Es decir que tenemos que hacer: ¿Seguir igual? ¿Diferente?
  4. ¿Qué continuar?
  5. ¿Qué dejar de hacer? y
  6. Un plan de acción individual
Se obtuvieron muchas y muy valiosas ideas y conclusiones, las principales a manera de resumen:
  1. Pensar fuera de la caja y reinventarnos
  2. Aprender y actualizarnos
  3. Disfrutar el aquí y el ahora
  4. Trabajar más
  5. No olvidar a Dios - yo diría tenerlo siempre presente
  6. Pensar en un propósito a realizar en el futuro
  7. Solidaridad y bien común


Y se remató con algunas frases que se me quedaron en mente:

"La moneda del siglo XXI somos nosotros"

"Uno recorre el camino del destino para evitarlo" ... Kung - Fu y

"Amar guardando distancia"

Luis, deberías sentirte muy orgulloso de tu energía y empuje al convocarnos cada 15 días a reencontrarnos o encontrarnos por primera vez para poder descubrir el poder del diálogo a la distancia y del cariño a lo que hacemos en bien de nosotros pero sobre todo de los demás.

Mañana Mitch Albom y la historia de Morrie y sus enseñanzas.

Saben los quiero así que a seguirnos protegiendo

Enrique

martes, 12 de mayo de 2020

Aprendiendo a decir adiós*

"La vida sólo puede entenderse mirando hacia atrás..., pero debe vivirse hacia adelante"

                                                                    Kierkegaard
Hola:

Aunque la necesidad de tener un propósito y visión futuros nos hace querer seguir viviendo, el comprender que es y ha sido nuestro vivir, nuestra vida sencillamente sería imposible de comprender si no entendiéramos nuestro pasado. Concuerdo con la cita Kierkegaard (filósofo y teólogo danés 1813-1855), padre de la corriente filosófica denominada existencialismo y soporte de varios pensadores tanto de la literatura (Borges) como de la psicología (Rogers) ésta, me hace reflexionar sobre lo efímero de nuestras vidas y que debemos de vez en vez, mirar por el espejo retrovisor hacia nuestros ayeres. Sin embargo "su énfasis en la responsabilidad individual y en la necesidad de encontrar el verdadero ser y el propósito en la vida" también me conducen a motivarme a seguir viviendo soñando y haciendo camino hacia un futuro de esperanza.

El por que de este párrafo inicial se debe a que hoy conocí la triste noticia de que un hermano de uno de mis más preciados amigos - Tito -, falleció el día de ayer y aunque por los medios de redes sociales a distancia - en este caso Whatsapp -, le envié un sentido abrazo no pude comunicarme con el vía celular. Me hubiera gustado tener esa plática pero entiendo no sea el momento y ya lo buscaré más adelante. Esta nota es para él, para aprender a decir adiós y para quien más quiera leerla.



En diciembre pasado murió uno de mis dos cuñados varones, Juan; a quién sigo y seguiré extrañando pues fue un gran amigo para mí en los últimos años de su vida. En ese trance Paola una sobrina psicóloga puso en manos de los hermanos un texto maravilloso "Aprendiendo a decir adiós: cuando la muerte lástima tu corazón de Marcelo Rittner*" y de ahí aprovecho algunos temas o conceptos para este comentario:

1. Debemos dejar que el dolor se presente
2. Hay dos actitudes que podemos adoptar para ayudarnos a través de nuestro propio dolor:

     2.1. Estar ahí para alguien más
     2.2. Permitirnos vivir libres, sin culpa, sin arrepentimiento y sin tratar de remendar el pasado

3. La vida está hecha para vivirse. Vivirse completamente. Libremente.

Y termina en uno de sus primeros capítulos: "cuando la pena golpea, tenemos la opción de hacernos mejores o más amargos".

Mi experiencia con la muerte - y creo que para nadie -, nunca ha sido agradable pero sobre todo, pienso; por mi egoísmo de seguir teniendo a la persona querida aún en circunstancias no tan positivas o agradables para ella, ese egoísmo me ha hecho perder la perspectiva de que su momento - el del otro -, había llegado y era su tiempo de irse de este mundo físico. Obviamente que el tiempo ayuda si no a olvidar si a atenuar nuestro dolor en el sentido de no tenerlos tanto tiempo presentes.

Sin embargo la lección más grande ha sido aprovechar el tiempo que me quede de vida utilizando ese tiempo en "crecer - como dice Rittner -, en la compasión y tener aprecio por todo lo que la vida nos ofrece". Y además, tomar conciencia de los momentos para vivirlos profundamente, apreciándolos y sobre todo como decía mi Maestra Dra. del Corral, ¡Asombrándome!

Ojalá las lecciones de la muerte, sean lecciones de vida. De una vida mas plena y consciente pero sobre todo una vida con un cariño hacia ese ser nuestro, las personas a nuestro alrededor y todo lo que ello representa.



Los quiere

Enrique

P.D. Pude hablar con Tito hoy, y darle un sentido abrazo a la lejanía.

Mañana les hablaré de Morrie.

lunes, 11 de mayo de 2020

Como mantener motivado a tu equipo de manera remota

Hola a todos

Muy buen inicio de semana y, semana!!

Leyendo algo acerca de como motivar a los equipos a distancia (artículo de HBR abril 9, 2020 por Lindsay McGregor y Neel Doshi) me imaginé a mi mismo tratando de hacerlo. He sido Maestro y facilitador en niveles de profesional, de maestría y en talleres de formación de ejecutivos en donde por más de 26 años he practicado el hacerlo presencialmente. Rara vez me tocó hacerlo vía remota. Y, cuando lo hice tuve algunas no tan gratas experiencias - debo confesar que tuve también experiencias muy agradables y positivas pero no eran de mi agrado las sesiones a distancia -.

Me encanta relacionarme y tener como buen latino - en términos generales -, el acercamiento al otro, el poder estrechar su mano o darle un abrazo. Hoy día no nos es permitido, al menos no debemos por salud del otro y nuestra el hacerlo.

Reflexionando acerca de ello, me decía y digo a mi mismo:

  • ¿Cómo hacer una dinámica grupal en equipo, cuando los integrantes de los equipos están separados en ocasiones por kilómetros, países, etc.?
  • Sí, en ocasiones presencialmente, en equipos, no hacemos el trabajo que debemos hacer; ¿A distancia?
  • ¿Surtirá el mismo efecto una retroalimentación presencial que una virtual*?
  • ¿Será el lenguaje corporal visible y el mismo de una u otra forma?
  • ¿Qué trucos me esperarán ante la tecnología que estoy utilizando?
  • Lo he ya probado en plataformas diferentes (Territorio, Canvas, Teams, etc.) y los foros y diálogos no funcionan igual que tener presentes a los participantes ¿Por qué?
Y, podría seguir hilvanando ideas e inconformidades pero, ese no es el caso. Tengo y tenemos muchos de nosotros - otros son expertos y no lo necesitan mucho desde mi punto de vista -, que aprender, idear, conocer y crear nuevas fuentes de interacción humana a distancia. No hay de otra, y, estoy seguro el futuro - virtual -, continuará así al menos en un mayor porcentaje que antes, mucho, mucho más que antes.



En su artículo McGregor y Doshi abordan conceptos y reflexiones muy interesantes como:

  • De 2010 a 2015 encuestan a más de 20,000 empleados alrededor del mundo 
  • Analizan a más de 50 grandes compañías
  • Esto para analizar qué es lo que motiva a la gente y que tanto influye el trabajar desde casa en la ecuación.
  • Elaboran una fórmula o ecuación para medir la motivación individual total:  
          - Escala de 1 a 7 (dónde 1 es fuertemente no estoy de acuerdo a 7 fuertemente si estoy de                        acuerdo en la ecuación:
          - (10 x el resultado de jugar) + (5 x Propósito) + (1 2/3 x potencial) + (1 2/3 x emocional) - (5                   x presión económica) - (10 x inercia)
          - simplificaron todo ello en una escala de - 100 a 100
          - demostraron que entre más cercano este el motivo o la motivación al trabajo en sí mismo,                    más influye en el desempeño.
  • También descubrieron que es menor la motivación a trabajar en casa y que cuando las personas NO tenían otra opción (eran obligadas a), las diferencias eran enormes.
  • Dada la epidemia del coronavirus, encontraron otros factores adicionales que influyen sobre un desempeño pobre: las presiones emocional y económica y, la inercia ésta aumenta al darse cuenta la persona que no tiene caso seguir intentando.
  • Pero también encontraron 3 motivadores positivos: el juego (es el elemento que más detona al desempeño y se relaciona con la dificultad de lograr los objetivos a distancia), el propósito (se relaciona con la visibilidad de mi trabajo y su impacto en clientes y colegas, sobre todo si no existe alguien quién se lo esté recordando), y el potencial (si no tienen acceso a acompañamiento de colegas que les enseñen y desarrollen).
Esta interesante investigación y su artículo les conduce a que las personas necesitamos tener la oportunidad de retos para experimentar, resolver y solucionar problemas. Y, mucho mejor si estos retos son comunes para todos los equipos en la organización. Y, algo muy interesante que estos retos no necesariamente tengan que tener la aprobación del CEO!! Y saben qué, la experimentación aumenta a la motivación de nuestra gente en alrededor de 45%!!

Ya les resumí este articulo, al menos un poco..., pero mi intención no es o era esta. Simplemente estoy viendo los retos y cambios que tengo y tenemos que hacer para poder trabajar de manera mucho m-as efectiva a distancia.

La única constante: el cambio...

Un fuerte abrazo y saben los quiero

Enrique




          
          

viernes, 8 de mayo de 2020

Hoy vuelve a ser viernes...

Hola

Casi todos más no todos los viernes me viene un poco la melancolía, hoy no tanto. Ayer viendo y leyendo las noticias me llamo la atención un escrito en el periódico Reforma en su sección de Opinión, del escritor Armando Fuentes Aguirre (Catón) y en esta ocasión no fue la columna de Catón sino la de Mirador escrita también por él la que me atrajo. Transcribo su pensamiento/columna:

"El viajero ha ido por el mundo.
Ahora, entre las cuatro paredes de su casa, recorre el interior de sí mismo.
En ese territorio raramente explorado
encuentra paisajes florecidos y cielos
con nubarrones de tormenta. Le salen
al paso memorias felices y otras
de tristeza. Evoca muchas horas de alegría
y no pocas de sufrimiento y amargura.
Con esos materiales esta hecha la vida,
y el viajero la ha vivido intensamente,
igual en la lágrima que en la sonrisa.

A tantos sitios ha llegado que no le
asombra llegar ahora a donde está él
mismo. El panorama que hoy le maravilla
es su casa. En cada objeto que ve se mira.
En cada libro vuelve a hallarse.
Cada cosa le dice algo; cada habitación
es un continente.

Extraña el viajero, sí, al amigo.
Siente nostalgia del bullicio de la calle;
de la vianda en la mesa compartida;
del vino y la canción. Quisiera regresar
a la rutina cotidiana, tan ignorada
cuando se tiene, tan añorada cuando
se ha perdido.

Pero algo aprendió el viajero en sus
andares: aprendió que lo mejor del viaje
es el regreso.

Todo es cuestión de saber esperar.
Todo es cuestión de esperanza.

Gracias Armando Fuentes Aguirre por hacer el día de ayer y el de hoy un mucho más soportable y llevadero ¡Con la espera y la esperanza en la mano!

Hasta el lunes y saben los quiero

Enrique




jueves, 7 de mayo de 2020

El optimista es el que cambia las cosas

"Podrán cortar todas las flores pero no podrán detener la primavera"

                                                                            Pablo Neruda

Hola

Cuándo leí hace un rato este pensamiento de Neruda tome conciencia de que estamos viviendo la época y estación del año donde todo nace, renace, las plantas reverdecen, los ríos vuelven a tener caudales enormes dado los deshielos, las flores comienzan a aparecer al borde de las ramas otorgándonos la maravillosa vista de algo completamente nuevo al año anterior. Tal vez, los colores sean los mismos, tal vez no. Pero de algo estoy seguro mis ojos ven, mis oídos oyen, mi olfato huele, mi piel siente y mi boca puede decirte que hoy ¡Se dan cosas nuevas! El año es otro, el día es otro y yo soy diferente al que vivió este mismo día y esta misma estación el año pasado.

Mis circunstancias como dijera Ortega y Gasset son distintas y, además yo las hago diferentes pues mi estado de ánimo, mi entorno también pudieran ser algo ya cambiado, algo - espero -, renovado.

Pero de algo estoy seguro puedo escoger como aprecio la vida y mi alrededor. Puedo tomar el camino de la derrota o el de la victoria independientemente de mis circunstancias. Y, claro que es diferente mi posición ante el mundo si no tengo problemas inmediatos de como sobrevivir el día de hoy pero gracias a Dios - o a quién deseen o no creer -, me he cruzado en mi camino con personas quienes tienen problemas de existencia terribles y que no han dejado ni de luchar ni de tener optimismo.

"El optimista es el que cambia las cosas" nos decía ayer José Luis Arsuaga y estoy convencido de ello pero debemos - los optimistas - actuar.

No sé ni tengo la receta mágica para hacerlo, cada quién debe estructurar su camino diario. Y, hoy dentro de este capullo de protección en el que me encuentro, he vuelto a escribir, a ser más ordenado en la organización de mi tiempo día con día, el leer cosas que no tenía ni la más remota idea que iba a leer - por ejemplo la vida de Jenkins - libro recomendado por mi gran amigo Pablo Chauvet; y otras lecturas que debo de leer para seguirme preparando. Hacer cosas que no tenía la costumbre de hacer y que repartiendo el día con mi esposa y mi hijo Alejandro hoy hago: lavar los trastes, poner la mesa, etc. Preparo talleres y cursos, me comunico vía zoom con mi familia en Ankeny Iowa - Enrique mi hijo mayor y Katie su pareja - y en San Luis Potosí - Rodrigo mi hijo de en medio, el jamón del sandwich -,  mis colegas consultores, con propuestas de acciones en un grupo de Open Cards, veo alguna serie en Netflix o HBO, llamo por celular a un pariente o amigo, tomo una siesta, hago un rompecabezas, platico con mi mujer, camino diariamente con Alex... en fin me ocupo y trato de pensar que cada día estamos más cerca del término de este lapso tan duro para toda la humanidad y de que todos podremos unirnos en salir adelante en reactivar todo igual - abrazos, demostraciones de afecto, reuniones, etc. -; pero a la vez, de manera totalmente diferente: cuidándonos más a nosotros y a nuestro entorno, siendo más solidarios y caritativos con los que menos tienen buscando con ellos soluciones sostenibles no paternalistas, aprendiendo a colaborar de una manera distinta: virtual, presencial y mixta, aprender y enseñar también con herramientas nuevas y llamativas al nuevo conocimiento. Pero, sobre todo a apreciar la vida y la oportunidad que tengo de seguirla viviendo y estar agradecido con el cariño que siento alrededor mío y el que yo decido y puedo otorgar. Me gusta dar cariño y apreciar a la gente que quiero y a la que no también.

¡Cuántas cosas podremos hacer y ya estamos haciendo depende totalmente de nosotros, de cada uno de nosotros!

No tengo ni nadie creo que tenga la varita mágica para hacerlo rápido y bien. Tendremos que inventar nuevas formas de colaboración y de acercamiento, nuevas ciudades, nuevos trabajos, definitivamente inventarnos a nosotros mismos en ¡Un nuevo Ser Humano! Fallaremos y nos caeremos muchas veces tal vez 100 pero, nos levantaremos una vez más de las que nos caigamos...

Y termino el comentario de hoy - para no olvidarnos de la estación del año en la que nos encontramos -, con una frase de Susan J, Bissonette:

"Un optimista es la personificación humana de la primavera"

Gracias por estar hoy conmigo, les quiere

Enrique


miércoles, 6 de mayo de 2020

Toda la vida es resolver problemas (Karl Popper)

Hola

Una de mis pasiones y más fortalecidas durante esta etapa de protección en casa, ha sido y es la lectura. No puedo decir que recuerde todo lo leído pero si lo he hecho siempre a raíz de un día lejano cuando tenía más menos 9 años, cuando mi madre cosía al lado de su recámara - ella fue una magnífica costurera se hacía sus propios vestidos y también para mi hermana -; en un pequeño cuarto-costurero. Me acerqué a ella y le dije "estoy aburrido". Levantó la mirada de lo que cosía y me dijo "Sólo los tontos se aburren, y tú eres muy inteligente". Cierto o no - lo de inteligente -, la realidad es que me llevó de la mano ante un librero que tenía precisamente en su cuarto, librero de unos 3-4 estantes de mas o menos metro y medio de altura por 2-3 metros de largo. Frente a muchos libros de todo tipo, se detuvo ante una colección de Emilio Salgari y me dijo lee este libro es el numero uno: "Sandokán: El Tigre de la Malasia" con la lectura nunca, nunca te aburrirás y además tu imaginación te llevará más lejos que cualquier cosa que puedas hacer en la vida incluso viajar. Leí los 60 libros de esa colección más "Mujercitas", "Hombrecitos", "Historia de dos ciudades", etc., etc. 


Nunca he vuelto a decir que estoy aburrido... 


El por que de este relato es que hoy leí un artículo que realmente me gustó. Artículo de "Leire Ventas


  • "¿Qué es lo que hace que las especies no se extingan?"
  • Vivimos en un mundo diferente, y nos estamos viendo con problemas diferentes.
  • Ahora ¿qué es lo que tenemos que hacer? Pues que no haya otra pandemia cómo esta, porque no podemos confinarnos todos los años. No hay economía que resista un confinamiento cada año.
  • En consecuencia, tendremos que aprender.
  • Es que ya va siendo hora de que - nuestra sociedad -sea adulta y empiece a decidir qué cosas no puede hacer.
  • La verdadera ciencia te pone frente a tus limitaciones y hay que renunciar.
  • Es un ejemplo, pero se llama armonización social y lo hace la política, en el sentido más noble de la palabra. Y ahora hay mucho espacio para la política.
  • Puedes imaginar un Londres horrible o uno delicioso. Yo creo que deberíamos apostar por el delicioso.
Veo que es usted un optimista:
  • Es que el pesimista no hace nada. Es un egoísta que se justifica. Un egoísta que utiliza el pesimismo como coartada para no hacer nada.
  • El optimista es el que cambia las cosas. El pesimista no cambia nada. El predicador tampoco.
Con que me quedo, con prácticamente todo... pero, me llama la atención el final de la entrevista:

                                El optimista es el  que cambia las cosas

Y bueno ya he platicado de optimismo y de ánimo, de actitud y de positividad. Sin embargo creo firmemente en la acción. Si no hacemos cosas diferentes volveremos a lo mismo es ahí donde retomo sus palabras: "Ahora hay mucho espacio para la política" y no tan sólo eso sino la disposición al diálogo y a esa acción que menciono. Arsuaga nos comenta viviremos en el futuro - prácticamente toda la humanidad -, en ciudades de más o menos 14 millones de habitantes en promedio. Y comenta ¿A dónde te gustaría vivir, en un Londres horrible o en uno delicioso? Obviamente todos contestaríamos en uno delicioso... pero, ¿Qué debemos de ya, para hacer a un Londres, Ciudad de México, Sao Paulo, Chicago, Sidney, o las ciudades africanas o asiáticas o las que se imaginen para hacerlas deliciosas?



Espero con sinceridad y mucha esperanza que a partir de hoy ya estemos trabajando en ello. 

Seguiré leyendo.

Saludos y un fuerte abrazo con mucho cariño

Enrique


Vivir es estar permanentemente a punto de morir. La vida de las sociedades, de cualquier sistema, en realidad, es un equilibrio dinámico"

Juan Luis Arsuaga
paleontólogo


martes, 5 de mayo de 2020

Atractividad y palabras

Hola

Hoy por la mañana recibí vía whatsapp un video que me envío mi primo hermano Alfredo en donde en 8 minutos y medio explican algo acerca de la atractividad y el si quiere uno o no creer en esta "ley de la atractividad". A final de cuentas siendo nosotros energía pues algo debe haber de cierto en ello.
El como nuestros pensamientos afectan tanto al exterior como al interior de nosotros y lo enfocan - al video -, al tema de moda: al corona virus. Lo interesante y que no es tan novedoso pues se han publicado un sinnúmero de artículos, videos, chats, etc., etc., acerca de este virus. Lo interesante es que refiere a prácticamente toda su plática al no dejarnos llevar por pensamientos negativos promover ánimos positivos.

1. Ser selectivo de las fuentes de información (sea la que sea) y poner una barrera a aquello que no me nutra
2. Realizar todo lo que contribuya a mi buen estado de ánimo ( y refiere al autor Brian Johnson) y
3. Haz las cosas que te traen felicidad (y que no afecten tu salud..., etc.). Contribuir a mi bienestar no sólo en el momento sino en mi futuro.

Todo ello me llevo a pensar en lo que alguna vez estudiando al Maestro Yogi Bhajan - introductor a Occidente del Kundalini Yoga -, aprendí que nuestras palabras pueden construir o destruir a otra persona en tan sólo 11 segundos... y pienso yo, ¡Tal vez en menos!

Ello conlleva no únicamente el cuidar lo que decimos y pensarlo antes de hacerlo, sino también en cómo lo decimos, el momento de decirlo o callarlo, las palabras que utilicemos, en fin el  poder de la palabra aunada a los pensamientos es algo increíble y muy, muy poderoso.

Por ello, y no recuerdo haberlo incluido en algún otro comentario, incluyo esta imagen en donde con tan sólo un cambio de palabras éste nos llevará a pensamientos positivos, estados de ánimo agradables y por que no a una visión diferente de nuestro hoy y del mundo que nos rodea:


Gracias Margarita Pasos ¡Por los sentimientos y las emociones que me has hecho cambiar el día de hoy!

Un fuerte abrazo en dondequiera que se encuentren

Los quiere

Enrique

lunes, 4 de mayo de 2020

Cuando la realidad nos alcanza

Hola a todos

Hoy cuando muy temprano al abrir mi cuenta de whatsapp recibí un video del locutor y periodista López Dóriga y curiosamente antes de verle había yo ya puesto el título a este mi comentario del lunes e inicio de semana. Una coincidencia como puede haber muchas pero el habla en dicho video de la muerte por corona virus de un colaborador muy cercano a él y a quién sentía como parte de su familia - Ramón Malagón -. Esta coincidencia en título"cuándo la realidad nos alcanza" lógicamente no me es y espero nunca sea, tan impactante como lo que López Dóriga siente y comenta en dicho video.

Sin embargo, valga como preámbulo a lo que hoy deseo comentarles pues estos eventos tan impactantes que nuestro mundo y sus habitantes, nosotros;  hemos estado viviendo y sufriendo en estos últimos meses, me han hecho reflexionar y razonar acerca de esa realidad que ya estaba frente a nosotros y que no habíamos - al menos yo -, tomado tanta conciencia de ésta.

Pero no voy a lamentarme o a decepcionarme de ello, al contrario, como un antecedente muy importante; la realidad nos ha alcanzado. Y, ello ¿Qué significa para mí, para nosotros, para nuestra tierra?

Les voy a contar lo que yo visualizo en ese - espero sea una realidad de vida para todos los que me leen hoy o leerán mañana -, mundo que el futuro, a partir de ayer, nos depara:
  1. La importancia que tienen las cosas materiales se volverá mucho menos relevante y lo espiritual y los valores como la compañía de otros, la introspección hacia nosotros mismos, la belleza, la verdad, la caridad serán la guía de nuestras acciones.
  2. La tecnología de la información verdadera y sobre todo de la comunicación a distancia serán cada vez mucho más importantes. No más fakenews - no que dejen de existir eso no sucederá jamás mientras haya personas con pocos o nulos valores -, pero si con muchos de nosotros sintiendo y viviendo esa importancia de constatar fuentes de información verdaderas. Tecnologías no vistas todavía - al menos no comercialmente -, como avatares tridimensionales estando presentes en conferencias, salones de clase o reuniones de consejo. Tecnologías amigables tan amigables que casi no nos hagan extrañar el no "estar presentes fisicamente" en esos lugares. 
  3. Robots prácticamente humanos que no sufrirán ni cansancio, ni enfermedades.
  4. Utilización de nuestro tiempo mucho más efectivamente y dando un balance de vida real y no ficticio como hoy día. Balance buscado conscientemente por nosotros al darnos cuenta de la importancia de lo no material contra lo meramente material.
  5. Países buscando su autosuficiencia pero dándose cuenta que no siempre en todo podrán serlo y es ahí donde el poder de una nueva forma de colaboración emergerá. Un ganar - ganar real.
  6. Un mundo que valore la salud y la protección al medio ambiente más que otras cosas y que a la ciencia al servicio de la humanidad y no al contrario - ejemplo la militar -:  le dé el lugar que siempre ha merecido. Y, en ese contexto - salud y cuidado de todos a través de la sostenibilidad de nuestro planeta -, les demos el valor a quienes - científicos, personal de salud, oficios, maestros, etc., etc. -; lo merecen haciéndoles acreedores a una vida sin complicaciones ni salariales ni de otro tipo (comparando hoy día a lo que devengan deportistas profesionales).
  7. Una visión de nuestro universo y sobre todo de nuestro mundo completamente diferente a la actual. Visión incluyente de todo ser vivo haciendo eco en ramas del conocimiento como la biología, biotecnología, ciencias de la salud, ecología y energía renovable pero sobre todo del arte ligado a la ciencia, la cultura en bien de todos.
  8. El conocimiento en pro y al servicio de todos, compartiéndolo y haciéndolo pragmático en beneficio de todos y no tan sólo de unos cuantos. No más pobreza.
  9. Un humanismo como nunca habíamos visto, incluso ni soñado. Donde la política, la sociología, la psicología y todas las ramas del conocimiento de tipo social - incluyendo sin falta a una economía social -; se unan en favor del ser humano y del bien común.
  10. Un mundo completamente nuevo, renovado y en donde las emociones positivas, el compromiso, el significado y el propósito, las relaciones potencializadoras y los logros no sólo individuales sino más bien los comunes; sean la pauta de una sociedad más plena y por que no, con momentos felices mucho más constantes. 


Se vale soñar, pero estoy seguro que el mundo no será y no es ya el mismo que hace 4 meses y, que estará en nosotros, en nuestras manos el llevarlo a ser un mundo incluyente, justo y donde todos podamos realmente realizarnos sin pobreza.

¡Debemos, podemos crear ese mundo!

Un abrazo con cariño

Enrique

viernes, 1 de mayo de 2020

Hoy es viernes y vuelvo a sentir melancolía...

Hola

Escuchando a la trova yucateca de la cual soy - creo yo -, uno de los pocos admiradores en esta época de lo digital, de los estandoperos, la música electrónica y todo tipo de música menos esa; recuerdo a mi padre, a mi tío Arturo y especialmente a la Rata - Alejandro Ramírez Novelo, amigo entrañable - y, a su tío Coqui Navarro - yucateco de sepa y quién formó parte del trío Los Montejo. Inolvidables aventuras en la "Ciudad Blanca" la bellísima pero de clima extremoso: Mérida. Visitas a las 7 casas le llamé alguna vez, pero casas non sanctas dirían otros y no precisamente en época de cuaresma. Rondas de un fin de semana completo en donde viví experiencias que nunca imaginé vivir: un cenote - no sagrado definitivamente - en un estacionamiento de un hotel en plena Mérida, bares a media luz con pianos de cola en donde tocaba una hija de Urcelay, antros donde había una pirámide maya, cubanas bellísimas, en fin... son ya nada más recuerdos de una etapa bohemia, muy bohemia de mi vida. El haber viajado de improviso y sin avisar a alcanzar a Alejandro a la famosa "Prosperidad" cantina - tristemente para todos los amantes de una buena cerveza, shows de cómicos y música de trova desde las 11 de la mañana hasta el día siguiente, familiar por la mañana ya no tanto en la tarde y por la noche, pues... -, ya desaparecida; donde llegue a ver miles de cascos de botella vacíos en su cocina a pleno mediodía... Un atardecer en un casco de hacienda rumbo a progreso, con Coqui a la guitarra y cantando Peregrina, viendo un atardecer anaranjado y el sol poniéndose a lo lejos..., recuerdos...

Este es y será un comentario muy particular ya que todavía no reflexiono acerca de qué tema toca o tocará de los que trato en este blog: ¿Liderazgo, relaciones interpersonales, política, comportamiento organizacional...? Probablemente sólo sea un trozo de mi vida y la importancia de agradecer a todos los actores de esos momentos el haberme dado la oportunidad de vivirlos.

Lo que puedo decir y repetir es que hay que agradecer en vida. Ese valor, ese sentimiento, el agradecimiento no sólo es bello serlo - agradecido -, sino ¡Vivirlo!

Creo que junto con la confianza el saber agradecer - el momento adecuado, las palabras adecuadas, los sentimientos adecuados, la mirada de frente a los ojos... -; son elementos de la conformación duradera - probablemente de toda la vida -, de las relaciones personales y de la conformación de buenos equipos.

Creo que hoy tan solo eso quería decir.

Gracias y ya saben que los quiero

Enrique






jueves, 30 de abril de 2020

Liderar sin un mapa...

Hola a todos

Dentro de la época que nos ha tocado vivir - y que al menos yo hace unos meses ni me pasaban por la mente estos momentos de todo tipo -, existen líderes de todo tipo ya sean empresarios, luchadores sociales, políticos, científicos, académicos, periodistas, en fin; de muchas áreas de actividad que resaltan en su quehacer diario así como en su pensamiento y acción en pro de todos nosotros.

Uno de esos líderes es y ha sido Bill Gates - Microsoft junto con Howard Schultz - Starbucks o Ginni Rometty - ex IBM o Hubert Joly - Best Buy. Todos ellos dondequiera que hoy estén, ya sea en estas mismas compañías o en otros emprendimientos están enfrentándose - al igual que nosotros -, a circunstancias nunca antes vistas, ni siquiera aludiendo a la gran depresión de 1929. ¿Por qué? Simplemente por que hoy a diferencia de ayer, no sólo es la economía o el propio empleo lo que está en juego, no; están en juego nuestras propias vidas.



En un artículo interesantísimo del pasado miércoles 29 del periódico Reforma en su sección de The Wall Street Journal, Sam Walker hace alusión a estos líderes y lo que me pareció muy importante resaltar y adicionar con algo mío, es lo siguiente:


  1. La mayoría de los líderes están acostumbrados a la rapidez de sus acciones y transmitir ese sentido de urgencia a sus colaboradores, casualmente hoy "un mejor enfoque podría ser pensar con ambición pero avanzar con paciencia".
  2. No esconder ni hacer menores los retos a los que nos enfrentamos - no engañar, la verdad es eso verdad -;  sin dejar a un lado el hacer notorias las fortalezas que tenemos o tienen cada uno de nosotros y cada una de nuestras organizaciones - incluyendo a nuestras familias dentro de este concepto -.
  3. Potencializarlos para que cada uno de nosotros hagamos lo que conocemos bien.
  4. Entusiasmo
  5. Volver a la "magia esencial" que cada organización tiene. Siempre, siempre hoy y cuando termine esta pandemia, necesitamos todos en "algo en que creer".
  6. Las condiciones de nuestro futuro serán distintas y ello nos obliga - ya no es un buen deseo - a no solamente adaptarnos. ¡NO! Necesitamos generar ese cambio dentro de esa ola de cambio que se nos quiere venir encima, ¡Seamos surfeadores de esas olas! Y, aprovechemos ese momentum en el tope de la ola para generar más cambio y,
  7. Nunca y menos ahora, perder la ambición de aprender, aprender y luego seguir aprendiendo.
Yo agregaría que no deben de ser tan sólo líderes de la notoriedad de quienes menciono al principio de este comentario, no; hoy todos nosotros necesitamos sacar de ese fondo de nuestro yo el líder que todos absolutamente todos llevamos dentro. El por qué de ello es que hoy no contamos con un mapa de cómo el futuro será. Antes hace unos meses como decía, podíamos con cierta probabilidad hacer proyecciones hoy hay "N" escenarios que son no tan ciertos.

¡Te necesitamos!

Un fuerte abrazo y los sigo queriendo

Enrique


miércoles, 29 de abril de 2020

Cambio de señal: colaborando a distancia

Hola a todos

El año pasado - 2019 -, tuve la oportunidad de certificarme en una metodología llamada "Open cards" tanto en la utilización de más de 10 kits de tarjetas y temas diferentes como otra certificación de "Open thinking" con tarjetas también pero enfocada a "design thinking". Realmente fueron experiencias magníficas, enriquecedoras y de impacto. Metodología por cierto de hermanos colombianos sumamente creativos y emprendedores.

Este año a través del liderazgo de Luis Arregui (Brújula - Open cards su empresa representante de ellos), hemos tenido 2 talleres - reuniones virtuales super interesantes. La más reciente el día de hoy; trató de un tema delicado en esta época: la restricción de liquidez. Ya que, los participantes a esta reunión virtual (alrededor de 40) en su mayoría sino es que todos nosotros nos dedicamos a la capacitación y desarrollo de personas y organizaciones, el reto de saber como podemos apoyar a nuestra supervivencia y a la de otros más las organizaciones que nos dan chamba es de vital importancia.

Principalmente me llamaron la atención dos temas:

1. La utilización de la tecnología de cooperación en línea, a distancia o cómo le quieran llamar y.
2. El sentimiento y la energía colaborativos en este grupo (muchos no nos conocíamos y era la primera vez que trabajábamos juntos).

Creo que he aprendido en este mes y fracción de estar protegido (en lugar de, y positivamente de la palabra: encerrado), más acerca de medios y plataformas de comunicación que en años (y eso que el ITESM hizo lo suyo en capacitarme en varias herramientas..., pero la necesidad...). No platicaré de ello sólo les digo que utilizamos zoom y jamboard.

Pero el segundo tema, ese sentimiento y esa energía de colaboración, de apoyo, de sentirme y sentirnos - espero -, todos "cobijados bajo un mismo paraguas" es algo ¡Increíble!

Tome conciencia del momento - como ayer y antier nos comentaba Toll -, y me dije a mi mismo: "Enrique tenemos que - no quiero utilizar la palabra "atacar" -, incidir, motivar, llamar a ese sentimiento de energía y de colaboración, ¿Solidaridad? en todo lo que hagamos de ahora en adelante y si posible ¡Siempre!

Es la forma de apoyarnos, de ayudarnos a salir y formar, crear un mundo nuevo, diferente y mucho más bello del que hemos conocido hasta hoy.

Si yo promuevo un taller, una capacitación, un curso, un acompañamiento ejecutivo debo ir directamente al corazón de los sentimientos: solidaridad, cariño por los demás y por lo que hacemos, por lo que ¡Haremos juntos! Esa, esa es la forma en que tocaremos los corazones de nuestros clientes y acompañantes. Juntos, unidos podremos hacerlo mejor:


  • Diseño de todo lo que hacemos
  • Formas de financiamiento
  • Recomendaciones y promociones de boca en boca (bueno de medio a medio de comunicación a distancia...)
  • Desarrollo de personas
  • Efectividad de organizaciones
  • Manejo de diferentes formas de interactuar
  • Entender que no necesariamente lo presencial es mejor a lo virtual (manejo a distancia mejor) solamente diferente
  • Mundo mejor...


Solidaridad y colaboración, fácil ¿No? Mejor ¡Sí!

Un fuerte abrazo a todos y mucho cariño desde Metepec, Estado de México y desde mi corazón

Enrique








martes, 28 de abril de 2020

Eckhart Tolle (2) - La búsqueda de momentos felices y un sentido permanente de paz

Decíamos ayer...

Esa narrativa de ti mismo es una proyección de un papel diseñado para actuar, pero que depende de un guión y un entorno cultural, entonces tu comportamiento se vuelve predecible. Y surge la pregunta:

¿Guión o tu mente?

Ese tu ego no es feliz todo el tiempo. Las cosas pequeñas te empiezan a sabotear y comienzas a enfrentar retos: Adversidad — adversario —  enemigo (algo que no debería estar ocurriendo), y esto lleva al sufrimiento del ego pues no le gusta la adversidad.

La adversidad toma diferentes formas:
  1. En tu vida personal
  2. En tu entorno inmediato
  3. En el colectivo - no sólo te afecta a ti sino a un gran número de personas incluso a nivel mundial 
Sufrimiento en tu mente por alguna actividad mental disfuncional que es muy importante identificar ya que lleva al miedo y a la infelicidad.

Lo que Tolle sugiere es reconocer que % de esto es por situaciones en tu vida o es por la narrativa del momento y tu… mente. Que además, se proyecta al futuro y no hay nada que puedas hacer al respecto o controlar. Nadie puede controlar el futuro.

¿Lo crea mi mente?

En esta parte de su conferencia toca el tema de la pandemia y nos comenta:

  • El miedo no es un estado creado por la situación sino por tu actividad mental
  • Miedo en el estómago, en tu energía
  • Y ello nos reduce el sistema inmunológico 
  • Además lo proyectas al mundo como una persona que sufre como una enfermedad
  • El cuerpo tiene su propia inteligencia, y esto lo sufre lo mismo que tu campo de energía 
  • Necesitas una entrada de mayor energía:


El momento presente además de la creación de escenarios 



¿Qué hay atrás de este tipo de pensamientos? — La conciencia del ego? Campo de energía que quiere persistir y crecer.
Y estamos absortos en cierta clase de pensamiento, que no podemos soltar… campo de energía como un virus mental que crece y, se vuelve parte de tu ego.

Los pensamientos obsesivos no nos conducen a ser felices y además absorbemos los pensamientos colectivos de colmena que no necesariamente son nuestros ni son nuestras opiniones.

Necesitamos de una liberación, es un anhelo de cada ser humano. El cómo tener más momentos felices.

Pero existe una paradoja: si no experimentamos adversidad no creceríamos 

Debemos estar alertas. Lo que no te mata te hace más fuerte. Principio detrás de la evolución de la vida… debemos utilizar y saber de la existencia de esa energía mental que se incrementa ante la adversidad o también la misma conciencia.

Séneca: la adversidad y el sufrimiento y su función vital en el papel del desarrollo de la conciencia humana 

Sentido heroico del ser

La adversidad es buena… si no no crecemos 

Más allá de la mente y escarbar tu conciencia para encontrar tu yo, tu dimensión trascendente 

Un sentido permanente de paz - El momento presente y su aceptación 

Tu identidad esencial

Fueron notas y casi casi de cada párrafo pudiéramos obtener algo más como exprimiendo una naranja y que nos de un jugo más rico.

Tolle me impactó por su tranquilidad y forma de expresión de temas y conceptos tan delicados sobre todo en la época que nos ha tocado vivir.

Me quedo con su sugerencia de la búsqueda de un sentido permanente de paz por medio de la toma de conciencia de cada momento y de lo que nuestra mente y los colectivos pueden hacer y jugar con nosotros.

Buen día y un abrazo cariñoso

Enrique