domingo, 4 de octubre de 2020

Reflexión #3 MIA Liderazgo Social Awareness

 Hola a todos

Ya de regreso y en plena recuperación, me pregunto: ¿Cómo nutrir, formar, crear la capacidad para entender las emociones de los demás? 

Si nosotros en muchas ocasiones luchamos por entendernos, aceptarnos y aprender a cambiar para bien, ¿Cómo entender a los demás?

Empatía, observación, conciencia de grupo-organización, fronteras emocionales...

Bienvenidos sus comentarios, es un placer estar de vuelta con ustedes

Buen domingo e inicio de semana

Enrique



10 comentarios:

Anónimo dijo...

3 aspectos que me llamaron la atención:
Social awareness – Es muy importante trabajar en la parte de la conciencia social para entender que es lo que están sintiendo las personas de nuestro equipo, si están felices, incomodos, etc. con el fin de buscar ayudarlos cuando no se sientan cómodos. Una persona que tiene un puesto de supervisor o jefe debe de ser capaz de tener empatía de las personas que se encuentran en su cargo, y ser capaz de “ponerse en los zapatos de la otra persona” para entender de mejor manera como se siente.
Escucha enfática – La parte que me llamó la atención sobre la escucha enfática, es la parte de que debemos de dedicarle toda nuestra atención a la persona que estamos escuchando, ya que, si nos encontramos haciendo otras cosas, podemos hacer entender a la otra persona que no es tan importante. Durante mi trabajo, normalmente me tenemos juntas de 1-1 con nuestro supervisor, en el cual nosotros le compartimos nuestras inquietudes que tenemos, y en algunas ocasiones me ha tocado que mi supervisor esté más al pendiente de su correo o de las personas que van pasando lo cual te hace preguntarte si en realidad te está poniendo su total atención y si vale la pena comentarle tus inquietudes, ya que aunque te haga comentarios sobre puntos que tu le estás diciendo, su actitud que tiene en ese momento te hace dudar, lo cual puede hacer que no te abras totalmente. Por tal motivo creo que es uno de los puntos muy importantes que debo de trabajar, con el fin de hacer que las personas que se encuentren a mi cargo en un futuro no sientan esa misma sensación que yo tengo cuando no me están prestando total atención a lo que digo.
Imponer nuestra propia biografía – En mi trabajo me ha tocado ver y vivir momentos en los cuales mi performance o el de algún compañero no ha sido el óptimo, y he visto que la forma como nuestro jefe trata de ayudarnos, es buscando que apliquemos la misma metodología que él utilizó en algún momento para solucionar el problema en el que estamos, pero no todas las personas somos iguales, por lo que una acción correctiva va a funcionar con todas las personas, y por eso no debemos de tratar de imponer nuestras propias experiencias en las demás personas, solo podemos mencionárselas con el fin de ver si a la otra persona le funciona, y en caso de que no le funcione, buscar encontrar alguna otra forma que le pueda ayudar a mejorar.
Juan Carlos Rodríguez (A01169350)

Alann Gtz dijo...

Alann Gutiérrez

Este capítulo trata acerca de la conciencia social, la cual nos va introduciendo al entorno externo a nuestra persona, y consiste en entender las emociones de los demás.
Un punto que resalta mucho en la conciencia social es la empatía, la cual es la manera en la que podemos entender a las demás personas. En mi trabajo, mi supervisor siempre ha demostrado empatía, ya que se toma el tiempo para escucharnos y para ver como estamos, como nos sentimos y si nos hace falta apoyo con algo; esta situación ha caído muy bien ahora durante la pandemia, ya que me ha ayudado a mí y a mis compañeros de equipo a platicar y soltar lo que se haya juntado en la semana. Un punto que me agrada de mi supervisor es que siempre nos escucha empáticamente, y tal como se describe en el capítulo del libro, siempre nos deja hablar, nos pone atención total mientras nos expresamos y suele tomar nota de lo que vamos platicando, ya sea una situación laboral o personal. Todos esos puntos hacen que uno siempre tenga la total confianza de expresar inquietudes con nuestro supervisor.
Y complementando el punto anterior, cuando llegamos a tener algún problema o situación que requiera atención, siempre nos pregunta que necesitamos para resolverlo, siempre nos extiende la mano y nos hace saber que todo el equipo está para apoyarse; es algo que me gusta mucho de mi trabajo, ese ambiente de apoyo siempre está presente y en lo personal me motiva para que el trabajo no se vuelva algo rutinario o aburrido.
Sin duda, el ser empático con los demás te ayuda a que las personas tengan esa confianza en ti, ya que saben que los puedes escuchar y apoyar con los problemas e inquietudes que vayan teniendo lugar, y al final de cuentas, en un equipo de trabajo ayuda a mantener el buen ambiente y a mejorar la productividad.

Alann Gutiérrez A01021139

Anónimo dijo...

Joshua Bautista Azcárraga (A01769990)

Me gustó bastante este capitulo del libro del libro donde introduce los skills del organization awereness. Me gustó principalmente porque me sentí fuertemente identificado en varias situaciones en el trabajo. Me sentí identificado tanto en situaciones con mis supervisores, como en situaciones como yo líder de equipo.
Uno de los etos principales que tuve como líder de equipo el año pasado fue lograr una meta de ahorro de $3.9M USD. Tenia que hacer que mi team lograra esa meta, y realmente eso no fue lo difícil, sino entender la manera de pensar de cada uno de los miembros de mi equipo...y vaya que la forma de pensar es taaaan distinta en cada uno!! aprender eso fue lo mas complicado, pero fue lo que más benefició para lograr los resultados. Al yo entender y leer mejor sus emociones, la interacción con ellos era mejor, tenia una comunicación dirigida lo cual al final del año llevó a cumplir la meta. En varias ocasiones yo caía en el el bias de decirles cómo había hecho las cosas en el pasado, esperando que ellos hicieran lo mismo para que tuvieran los mismos resultados. Con la práctica aprendí precisamente lo que dice el autor, dar nuestra experiencia debe solo ser una referencia y si les sirve, qué bueno; pero sino, no tratar que las cosas siempre se hagan de la misma manera.

También me sentí identificado con mi supervisor en las juntas 1 on 1 que teníamos. Mi supervisor anterior nos daba toda la atención posible cuando estábamos hablando. De vez en cuando hacia pequeñas anotaciones y me daba un resumen de lo que yo había dicho cada cierto tiempo durante la junta, para confirmar que él había entendido. Trataba de traducir mis oraciones a sentimientos, con lo cual mostraba una gran empatía conmigo. Esto obviamente lo trasladábamos al trabajo, y así creamos planes de desarrollo profesional, que a la larga lo que lograron fue que se cumplieran las metas laborales del año. Creo que esa parte es un valor fundamental de mi grupo de trabajo, el hacer sentir a gusto a todos los integrantes del equipo para que asi den lo mejor de sí.

DIEGO BERMUDEZ dijo...

Entender nuestras propias emociones ya es difícil. Entender las de otro, lo es aún más.

En este capítulo definitivamente me quedo con las técnicas para la escucha empática, desde hace unos días que las leí las he intentado poner en práctica poco a poco y he obtenido resultados extraordinarios en verdad. Con mi pareja, cada vez que me está platicando algo recuerdo: "no te lo está contando para que le des una respuesta, solo quiere que la escuches". Yo solía estar pensando, mientras ella me contaba algo, qué decir, sin embargo cuando alguien nos cuenta algo a veces solo quiere que la escuchemos, hay que evitar el juicio, solo escuchar. Esto es muy sencillo pero muy poderoso, he disfrutado de mejores conversaciones y creo que mi novia desde entonces suele confiarme muchas más cosas, ahora yo solo doy mi opinión o juicio si ella me lo pide.

Ver las emociones en los otros, o al menos intentarlo es otro punto importante para poder comprenderlos. Algunas claves para lograrlo puede ser: escuchar muy bien y ver las caras como aprendimos con nosotros mismos. En general una técnica que me agradó fue la de reconocer las fortalezas y debilidades de los miembros de nuestro equipo, creo que es importante pues sabremos identificar mejor cuando están en problemas o cuando están en un buen humor.

La técnica de las banderas rojas es igual de importante para verlas en otros, esto me hace pensar en la importancia de conocernos a nosotros mismos antes de conocer a los demás y cómo las mismas técnicas y conocimiento que usamos al interior pueden ser útiles hacia el exterior.

Este capítulo en general me agradó pero creo que sí tiene un nivel de complejidad superior para ser aplicado, no deberíamos esperar ponerlo en práctica de inmediato sino tomarlo como un manual para leerlo constantemente.


Diego Bermúdez.

Jonathan Chunga dijo...

Este capítulo habla sobre varios puntos importantes al momento de trabajar en equipo. Sobre cómo entender los sentimientos de los demás por su forma de hablar o actuar. Por ejemplo: cuando estuve haciendo prácticas profesionales en Bosch, mi jefe denotaba su mal humor dando golpes en la mesa o en la pared, y en algunos casos le levantaba la voz a los operadores. Siento que esta forma de expresar sus emociones son totalmente erróneas ya que se forma de actuar generaba una "mala fama" entre operadores sobre él.

Sin embargo, cuando tenía juntas con el departamento de compras, todos eran muy gentiles y amables y si había algo que yo no había entendido, me lo explicaban sin ningún problema. Lo más importante es que cuando alguien estaba enojado, se centraban en cómo solucionar el problema, es decir, que no se dejaban dominar por ese enojo. Sino que más bien, usaban ese enojo como motivación para seguir adelante y sobrellevar ese problema.

En conclusión siento que este capítulo iría muy bien en el ambiente laboral de mi antiguo trabajo, ya que algunos por estar en puestos superiores, se sentían prepotentes sobre los demás. Y algo muy importante es que todos tenemos sentimientos y debemos ser tratados con respeto.

Jonathan Javier Chunga López
A01366200

Anónimo dijo...

Leyendo este capítulo descubrí y confirmé varios conceptos que son muy importantes para mantener una buena relación, ya sea laboral o personal.
Hace unos cuantos años atrás, era una persona a la que no le gustaba escuchar a la gente, prefería evitar conversaciones que sabía que iban a durar una eternidad, pero aprendí que el mantener una buena comunicación es muy importante. He estado en los dos lados de la moneda, por una parte he sido alguien que no presta atención a la persona que me habla, pero también he sido aquel al que no le prestan atención y es ahí cuando reflexioné.
Cuando me di cuenta de ello, he intentado mejorar mi conciencia social, tratando de comprender más las emociones de las demás personas, tratando de entender sus señales verbales y no verbales, pero ahora me doy cuenta que he cometido ciertos errores como tratar de complementar los pensamientos de las personas con las que he hablado; ahora me doy cuenta que debo permitir que la otra persona se sienta libre de hablar, dar sus opiniones y solamente demostrarle mi apoyo. Otro error que he cometido es intentar que las personas con las que he hablado, resuelvan sus problemas como los he resulto yo, definitivamente ahora me doy cuenta que no todas las personas podemos resolver las cosas de la misma manera.
Para terminar, algo que es bueno resaltar es que la conciencia social se la vive y se la debe aplicar día a día, ya sea con los amigos o con los vecinos del barrio, pero principalmente con la familia. De esta manera podemos construir un mejor ambiente en donde quiera que estemos.

Santiago A01769992

VictorM dijo...

En este capítulo me parece interesante que se hable de este tema de la empatía como un elemento esencial para la conciencia social. La empatía como esa capacidad de ponerse en los zapatos de los demás parte de la capacidad de escuchar.

Estoy de acuerdo con que la parte fundamental de la empatía esta capacidad de escuchar atentamente, y de comprender las emociones y necesidades de los demás, y me parecen valiosas las recomendaciones que realiza el libro para fortalecer la capacidad de escucha empática: escuchar atento mientras el otro habla, mantener el contacto visual, prestar atención, evitar juzgar. Rescatar estas habilidades hoy en día es muy necesario, especialmente cuando las interacciones entre personas se están reduciendo al correo y las redes sociales, y aunque estemos rodeados de personas, no prestamos atención a la conversación por estar distraídos con el chat. Esto es algo que cada día parece ser más difícil pero debe partir del respeto y la consideración que merecen todas las personas.

Además tambien es muy importante aprender a reconocer el lenguaje no verbal, las expresiones; a leer las emociones de los demás y responder de forma asertiva, especialmente desde una posición de liderazgo es clave para generar empatía, construir confianza y compromiso en un proyecto.

Anónimo dijo...

Ya con este capítulo pude ver de mejor manera como los temas anteriores como el autocontrol, la autodirección y la autoconciencia, toman relevancia para las relaciones interpersonales, que se basan en tener una conciencia social. Viendo que esta tiene como pilar fundamental la empatía, tratar de lograr comprender a los demás. Desde mi punto de vista, el muy difícil comprender de formar total a los demás, ya que es difícil que uno puede ponerse totalmente en los zapatos del otro, y sentir realmente lo que están sintiendo, pero hacer el esfuerzo de comprenderlos es lo importante. Saber interpretar sus expresiones, el tono de voz con el que hablan o la forma en la que se comportan.

Yo en lo personal considero que debo de trabajar más esta conciencia social, ya que siento que en ocasiones no soy demasiado empático, pienso que algunas personas se buscan lo que les pasa y me cuesta sentir empatía por ellos, he tratado de ser más empático y ser un mejor escucha, desarrollar es escucha activa y empática que nos menciona el autor, saber escuchar de verdad a lo demás y no solo fingir que escuchamos, cuando en nuestra mente estamos divagando o pensando en lo propio. El ser más empático y abierto a comprender es algo que nos permite conocer y crear relaciones auténticas y duraderas con las personas de nuestro entorno, tanto profesional como personal.


Luis Fernando Ortiz

Anónimo dijo...

-Paola Becerril Torres

Comprender las situaciones y los sentimientos de las demás personas me permite entender y empatizar con sus emociones.

Como parte del éxito de un líder, la capacidad de entender a otros es indispensable, y hay que aprender desarrollar esta capacidad día a día, de mano de la empatía: Ser empático es la habilidad de comprender y experimentar los sentimientos de alguien más, y este capítulo me ha permitió reflexionar en que para ser empático es importante saber escuchar a los demás; escuchar se trata de poder leer las emociones de quien está hablando, darle toda mi atención y hacerle sentir que es valioso. Escuchar atentamente a alguien y empoderarlo para que pueda resolver sus propios problemas es preferible a tratar de asesorarlo basado en mi propia experiencia.

Otro punto que se tocó en este capítulo fue el del conocimiento organizacional; justo en estas fechas en el lugar donde trabajo estamos recibiendo nuestra capacitación anual sobre los valores y comportamientos de la organización. Creo que realizar y ser parte de estos cursos, aumentan el sentimiento de pertenecer a una familia dentro del trabajo y de ser un miembro valioso. Hace poco se agregó un valor cultural a la empresa, el cual expresa que la riqueza de nuestro lugar de trabajo se conforma mientras aceptamos los pensamientos de los demás, y respetamos y valoramos la diversidad de los integrantes y su cultura.

El autor también nos habla de saber poner y respetar los límites emocionales. En ocasiones parece difícil establecer límites por miedo a la reacción de los demás, pero debemos entender que los límites agregan mucho valor a una relación y que siempre hay un modo adecuado para hacerle saber a los involucrados que tomar responsabilidad de mis acciones es mi mejor aportación al equipo.

Anónimo dijo...

A nivel organizacional, unas de las llamadas habilidades blandas "la empatía" y conciencia social como los menciona la lectura sugerida es parte de ese pilar fundamental que debe poseer un gerente de proyecto.

A nivel personal me llamó la atención como la formación que recibí en una universidad pública de mi país de origen (Colombia), inculcaba esto más allá de la aulas de clase,vinculandose con los problemas de la sociedad general, como resultado sus egresados solemos tener no solo una muy buena formación a nivel técnico,sino combinada con un sentido social hacia los demás característico.

El autor meniciona la percepción no verbal como uno de los dos subcomponentes junto a la empatía que debemos procurar desarrollar. Dentro de los equipos de los que he hecho parte concluyo que estos mensajes no verbales son claves para el correcto desarrollo de las actividades establecidas,su correcta interpretación. En muchos casos los líderes no tienen este "olfato", percibir más allá de lo que se dice, este sesgo y sus causas los describe claramente el autor.

Existen técnicas para despertar esta conciencia social en quienes no la tienen, teniendo como objetivo final llegar a tener la capacidad de lectura de la conciencia organizacional.Sin embargo, el autor menciona los cuidados que se deben tener, existen los límites emocionales,estos varían en funicón de las personalidades de cada individuo,en ese sentido se debe buscar los modos de acercamiento para conocer más al equipo sin rebasar estas barreras. Concluyo diciendo que a nivel personal soy muy suceptible a brindar mi apoyo y ser empático con mi entorno, sin embargo existes oportunidades de mejora,sobre todo en no cruzar la barreras emocionales de mis compañeros.


Roberto Carlos Orduz Pérez