miércoles, 11 de junio de 2008

Barack Obama llegará a la Casa Blanca


Un Afroamericano en la Casa Blanca
Imagen: una piel de oveja, una oveja nunca saquea, una oveja nunca engaña, una oveja es tonta y dócil.
Cubierto con una piel de oveja, un zorro puede entrar en el gallinero sin ser detectado
[1]
Nuestras palabras y acciones son nuestra congruencia
Siempre me ha fascinado la relación México – Estadounidense dado que mi familia es y fue de diplomáticos de carrera, mi abuelo Francisco Castillo Nájera, Doctor – Urólogo y General de División fue embajador de México en los Estado Unidos durante la presidencia del General Lázaro Cárdenas y llegó a ser Secretario de Relaciones Exteriores tiempo después con el General Manuel Ávila Camacho, un tío mío Guillermo Castillo Nájera fue cónsul en varios países del mundo y realizó su carrera diplomática en la Secretaria de Relaciones Exteriores y por último un primo hermano homónimo de mi abuelo fue embajador de México en Suecia; de ahí seguramente la atracción por la diplomacia y la política.
Por otra parte en el magnífico libro de Alan Riding “Vecinos Distantes” (1985), su autor hace hincapié en la crisis vivida en el sistema político mexicano durante esa época e incluso previó el fin del sistema de partido único en el poder y examinó algunos de los retos estructurales que actualmente estamos viviendo no sólo en México sino en algunos países de Latinoamérica. Y como Enrique Krauze comentara en su tiempo basado en chismes y entrevistas de carácter personal sin ser un conocedor de nuestra cultura e historia, Riding plasmó en su escrito la esencia de nuestra distancia y cercanía con el pueblo estadounidense.
Las relaciones bilaterales México estado Unidos nunca han sido fáciles como tampoco la relación del gigante del Norte con Latinoamérica. La importancia del artículo que a continuación comento tiene que ver con quién muy seguramente ocupará a finales de este año la Casa Blanca.
Leyendo ayer (martes 10 de junio de 2008), en la sección Internacional del periódico Reforma en su página 2, Moisés Naim en su columna “El Observador Global” nos platica acerca de lo que sucedió en la contienda demócrata por la nominación presidencial en los Estados Unidos de América y sobre todo comenta lo que le pasó en dicha carrera política a Hillary Clinton y los porqués de su derrota ante un candidato de raza negra: Barack Obama.
Nos dice “Era imposible, explicaban los expertos, que un desconocido con un nombre raro, sin dinero, ni base política propia o arraigo en el Partido Demócrata pudiese ganarle a Hillary Clinton. Además es negro. Los expertos se equivocaron. Evidentemente no estamos en presencia de un político más”. Y la pregunta ¿Qué le pasó a Hillary? Se responde con algunos planteamientos como:
1. El mismo Barack Obama: extraordinaria combinación de inteligencia, historia personal, carisma y talento político.
2. La “radioactividad” de George W. Bush que contamina a los Clinton dada la vida política que tienen en la capital americana. Los Clinton a querer o no, simbolizan la hipocresía, las mentiras y las artimañas políticas de dicho entorno: el “establishment”.
3. La misma cercanía de su esposo y ex presidente, Bill Clinton enviando el mensaje de la continuidad y de una dinastía Clinton similar a la Bush.
4. Los errores de estrategia y de organización sobre todo en su enfoque a cambios ya muy trillados: economía, salud o Iraq y también en su campaña financiera donde a comparación de Obama – a quién le sobró dineros en esta contienda -; Hillary tuvo que inyectar 11 millones de dólares de su propio dinero y aún así tuvo un déficit.
5. Aún cuando en su condición de mujer llamó la atención del electorado femenino, su edad más su condición de política profesional con gran experiencia no le fueron suficientes con el – curiosamente – mismo lado de la moneda: el llamado a las “minorías electorales” donde Obama causó también estragos, dado su llamado al cambio y a las juventudes demócratas.
Una vez analizadas estas causas que nos muestra en su artículo el analista Moisés Naím:
¿Qué significado tendrá para Latinoamérica el que Barak Obama gané la presidencia en los Estados Unidos el próximo Noviembre?
Primeramente creo que si ganará estas elecciones – mi pronóstico -, considero la sociedad norteamericana ya está lista para un presidente afroamericano y, se encuentra muy cansada de los malos políticos comunes y corrientes: amañados, hipócritas y con el imperialismo a flor de piel. Su significado inicial será de esperanza.
Posteriormente este deseo de Latinoamérica de ser tomada en cuenta en igualdad de circunstancias creo se irá diluyendo, Obama encontrará un país en crisis: financiera y de un déficit presupuestal inimaginable, Irak e Israel y el balance geopolítico, los precios de los combustibles y la ecología, China y su deseo de ser tomada en cuenta en otro sentido aparte del meramente económico, Europa y su desdén, pero sobre todo, la falta de fe de sus ciudadanos por la poca o nula congruencia de su antecesor.
El tiempo que tendrá para limpiar su casa antes de voltear la cara a lo que muchos mexicanos pensamos nos han considerado por mucho tiempo, su traspatio, deberá ser breve con acciones contundentes y efectivas para entonces realizar lo que en su época quiso hacer John F. Kennedy y que no le dieron tiempo: una América unida y poderosa, más no con un solo actor sino con toda una compañía teatral.
El ejemplo de democracia que han dado estos contendientes demócratas en los Estados Unidos debería ser una muestra de lo que nosotros debemos hacer, porque no sería justo dejarle todo el paquete de nuestro desarrollo a un político que ha demostrado con hechos su congruencia. A nosotros nos queda analizar como coordinar esfuerzos conjuntos y como apoyar cualquier tipo de ayuda bien entendida; no prestamos, no endeudamientos mayores, sino inversiones productivas y auto controladas con resultados fehacientes y de corto y largo plazos, en donde todos nuestros pueblos tengan la opción de luchar por su desarrollo en igualdad de circunstancias y con una mente dispuesta a ganar – ganar.
Nosotros tenemos que ayudar si no me temo las cosas seguirán siendo iguales o empeorarán.
Nosotros también creeremos…, si Obama por fin decide hacer que en una relación de respeto el pueblo estadounidense voltee a Latinoamérica.
[1] Cita en Las 48 Leyes del Poder, Robert Greene, Editorial Atlántida; México, 1998, p.63.

1 comentario:

Enrique dijo...

Excelente comentario Dr. Cardenas, aunque creo sera una contienda dificil de ganar a Obama, este es mi gallo aun asi me es dificil estando del otro lado del rio creer que uchos de estos hillbillies y red necks esten listos para un afroamericano ya que el recismo se encuentra a flor de piel en odos los paises pero creo aun mas en este, entocnes veremos en noviembre ojala su pronostico se convierta en verdadero y no pase lo que en nuestro lindo Mexico en donde al ejecutivo no se le apoya, esperemos si gana obama dejemos de ser el backyard and playground de los estados unidos y no empiecen a ver como lo que usted comenta.