viernes, 17 de octubre de 2008

Quinto Comentario Maestría Administración - Liderazgo Morelia


Enrique Cárdenas


Hola


Sus comentarios han estado realmente muy buenos, en el futuro cuando ya nos conozcamos y tengamos la oportunidad de interactuar entre nosotros les sugiero personalizar lo que comentemos, a veces yo tengo la mala costumbre de utilizar la tercera persona para poder “soslayar” o “desparramar” mi responsabilidad, a manera de ejemplo: “Casi todos pensamos que…, “en ocasiones no sabemos escuchar y nada más estamos pensando en contestar…” que diferente suena “ “Pienso que…, en ocasiones no sé escuchar y sólo estoy pensando en que contesto…”. Me gustaron mucho en verdad sus reflexiones acerca de la mujer ejecutiva y su espacio, del “yo estoy con ud. entiendo su situación”, la alternativa de no hay trato, la evaluación colectiva de desempeño, en fin muy buenos los felicito!!

Sin embargo antes de vernos el sábado 25 de octubre (D.M. como mi madre siempre decía) les quiero compartir lo siguiente:

El significado de nuestro último hábito (7°) realmente ¿Cuál es? Si lo relaciono con los mexicas o toltecas que con una víbora mordiéndose la cola lo cual expresaba eternidad, tal vez pudiera aplicarlo a este hábito. Se los dejo de reflexión.

Hemos visto como en un libro denominado por muchos como "light" los conceptos del liderazgo relacional pueden llegar a profundizarse. Si este libro me hizo pensar en mí, reflexionar como soy y quién soy, a dónde voy, como puedo ser más efectivo, como ganar - ganar (¿Utopia?), como comprender a otros para despúes por medio de las diferencias ser sinérgicos creo que ya fué ganancia...


Les comparto dos pensamientos y espero verlos como comenté el sábado 23 de octubre y conocerles personalmente:


"Dicen que uno no es uno mismo excepto en términos de las relaciones con otras personas. Si no hubiera otras personas no existiría ningún tú, porque lo que haces, que es lo que tú eres, sólo tiene significado en relación con las otras personas"


Robert Penn Warren en "All The King's Men"


"En donde ha habido una relación, la otra persona se ha convertido en una parte de tí mismo"


Luis De Las Casas


Gracias por su paciencia y esfuerzo, además de sus comentarios.


un buen fin de semana y un fuerte abrazo


Enrique

15 comentarios:

Anónimo dijo...

El ejemplo de la persona que estaba demasiado ocupada (cerrando) como para no afilar la cierra, es más que revelador. Hasta la fecha me estaban consumiendo asuntos urgentes, algunas prioridades y el tiempo dedicado a la T.V., dejando de lado aspectos importantes como la autorenovación. Por ello, me resultó oportuna la sugerencia (que hace el autor) de practicar el perfeccionamiento constante de mis dimensiones: física, espiritual, mental y social/emocional; en aras de arribar a la mejora, la innovación y el refinamiento.

Del séptimo Hábito “Afilar la cierra”, llamó mi atención el significado que tienen en “la persona” las cuatro dimensiones; el bienestar físico relacionado con la salud, la espiritual identificada con los valores, la mental sintetizada en aprendizaje, la social/emocional basada en las relaciones con otros. También, me gustó su aplicación en “la organización”: física en la economía; mental con el reconocimiento, desarrollo y empleo del talento; social/emocional con las relaciones humanas y, la espiritual con la búsqueda de un sentido en el propósito. Además, entendí que la renovación de una dimensión genera sinergia y dinamiza el resto de las dimensiones.

Por otro lado, me gustó retomar el consejo “De dentro hacia fuera” al saber que mi “seguridad intrínseca” proviene de mis principios y se guía con la conciencia moral, la cual debo apartar de los paradigmas negativos que la conduzcan a la entropía. Me gustó la frase “Quien quiere conservar un jardín florido no reserva espacio para la maleza”.

Me pareció importable saber que en el logro de un la vida con calidad, libre e integra, actúa la Ley de la cosecha: recogemos lo que sembramos. Por ello, entiendo que para lograr mi renovación constante, necesito aprender, comprometerme, actuar, y a su sucesivamente, pero siempre en un nivel cada vez mayor.

***

En un taller referente a valores empresariales impartido por GREAT PLACE TO WORK nos mencionaron -a varios compañeros- que los “valores pueden cambiar”, y en efecto, con la finalidad de adecuar los valores de nuestra organización a las nuevas circunstancias, los renovamos. Posteriormente se hizo su respectiva difusión e interiorización por parte del personal. En la actualidad estos nuevos valores se viven y hasta se evalúa su aplicación.

La experiencia en términos de la organización, es que los nuevos valores están generando sinergia en las otras dimensiones pues como comenté “se evalúa su aplicación” y en ellos se hace alusión a aspectos económicos, relaciones con las personas, desarrollo y empleo del talento.

La experiencia personal es que la adopción de los nuevos valores, no me generó alguna incongruencia (y que yo tenga conocimiento tampoco en otras personas). En primer lugar porque me identifico dichos valores (participé en su diseñó) y, en segundo lugar, porque no modifiqué mis principios.

Como dice Covey, los valores gobiernan (como nos plazca) nuestra conducta y los principios correctos son Leyes naturales y que el Creador, Dios es su fuente.

En ese sentido me parece que el principio básico es el principal mandamiento “Amarás al señor tu Dios, con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente” (Mateo 22:37) y el segundo es “Amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Mateo 22:39) el cual tiene relación con la recomendación de “Gana el amor de tu prójimo” mediante una reafirmación sincera y verdadera de sus cualidades (programando a otros).

Finalmente, quiero comentar que además de disfrutar la lectura, conocí nuevos paradigmas del desarrollo y cambio personal, tomé importantes consejos para ser más efectivo y logré un beneficio trascendente que es el saber que puedo educar mi conciencia moral con el manual de vida que Dios nos heredó: la Biblia.

Ramiro Campos Meraz (A01063493)

Anónimo dijo...

7°. Afile la sierra:

Este hábito agrupa a los anteriores y los hace posibles, busca la fortaleza en la renovación del espíritu, estar abierto al aprendizaje y a la experiencia, buscar la renovación en todos los aspectos; físicos, social/emocional, mental y espiritual, es importante buscar el equilibrio, ya que nos permite un desarrollo continuo de crecimiento y cambio.

En lo personal de verdad me agrado mucho por que me permitió realizar un análisis de la manera en que podemos lograr desarrollarnos personalmente en todos los aspectos, creo que con estos 7 hábitos el autor nos da a entender que debemos tratar de cubrir todas las áreas que involucran al ser humano para su crecimiento y desarrollo, así como de sus habilidades y carácter.

Analizando punto por punto cada uno se pude dar cuenta como mejorar aquellas áreas de oportunidad y claro siempre considerando a los demás, buscando siempre y de alguna manera la labor de equipo y por lo tanto el beneficio común; cada uno de nosotros podemos desarrollar estos hábitos y lograr ser mejores seres humanos y obviamente con aplicación a esa parte de crecimiento que tanto estamos buscando.

Alejandro Villavicencio Padilla
A01063289

Anónimo dijo...

Sinergizar es sin duda una habilidad de los grandes líderes de todos los tiempos: guías trascendentales como Jesús, Mahoma o incluso el Dalai Lama son grandes ejemplos de buenos líderes que utilizaron de forma positiva el poder de generar sinergias y lograr el tan común dicho que el todo es más grande que la suma de sus partes. Sin embargo, llama también mi atención el hecho de que Covey dedica una parte importante del capítulo para recordarnos que existe también la sinergia negativa y que ésta puede ser una característica en muchos líderes, antiguos y presentes (Hitler, Napoleón mismo y muchos líderes del medio político y artístico (por mencionar algunos) que están vigentes al día de hoy) y que puede confundirnos al no entender claramente que esa aparente sinergia no es más que una manipulación que termina por dañar y finalmente no trascender positivamente.

En mi experiencia, muchas veces me es difícil no caer en la tentación de intentar manipular a mis compañeros de trabajo por ejemplo, a veces me doy cuenta que busco todo tipo de estrategias y argumentos con el propósito de hacer que piensen como yo, que finalmente compren mi idea, se convenzan que tengo la razón. El leer este capítulo me ha hecho recapacitar en mi estilo de liderazgo y en que debo reforzar el aprovechamiento de las diferencias de mi equipo, finalmente, y como dije en mi comentario de la semana pasada, el aprovechar esas diferencias me ha traído experiencias positivas y ha fortalecido tanto mi liderazgo como las relaciones interpersonales del equipo de trabajo en el cual me desarrollo.

En mi experiencia familiar, el buscar la tercera alternativa ha sido una solución mutuamente beneficiosa. El escuchar empáticamente y procurar primero comprender los sentimientos y necesidades de mi pareja ha creado una cuenta bancaria a la que hemos recurrido en los momentos de dificultad, contribuyendo a nuestra estabilidad familiar.

La renovación personal, el afilar la sierra debe es una práctica constante en mi vida. Me da rumbo, me permite detenerme y autoevaluarme, retomar el camino y reforzar mis ánimos para alcanzar mis metas (o en plural cuando sea el caso).

Siempre he dicho que destacar en una sola área de mi vida no es tan difícil; lo complicado es lograr un desarrollo equilibrado en las diferentes áreas de mi vida. Mi victoria pública pero sobre todo, privada.

Repartir el tiempo, el deseo y esfuerzo, la disciplina y constancia en las cuatro áreas: física, espiritual, emocional y mental, es lo que realmente exige trabajo y dedicación de mi parte. Varias veces me he detenido a darme cuenta que estoy teniendo éxito en hacer ejercicio diario pero me doy cuenta que la parte espiritual ha quedado rezagada, y/o viceversa.

Desde mi punto de vista, los seis hábitos anteriores quedan sin efecto si este último –afilar la sierra-, es ignorado. Mi vida, como cualquier empresa, no podrá ser exitosa sin un sistema de indicadores plasmados en un tablero de control al que constantemente esté acudiendo a fin de evaluar, reevaluar y redireccionar.

Anónimo dijo...

Después de leer el libro y leer los comentarios de los compañeros y del autor al final, comprendo menos el porqué de la decadencia humana que sigue en una espiral descendente, ¿Por qué este comentario?, bueno simplemente este libro fue publicado hace mucho tiempo, se ha vendido según mi ejemplar 15 millones de veces y no sé cuantos por internet además de todos los resúmenes, y veo con gran tristeza que el hombre no se detiene a reflexionar.
Es como concluye el autor con la idea de que solo el hombre no puede requiere ayuda ”dios”, la biblia tienen miles de años dice cosas, parábolas o metáforas buenas pero nadie las aplica o nadie las queremos aplicar.
En lo personal me come el día a día, el estrés del dinero, la fatiga de pensamiento y física por no darme tiempo para hacer ejercicio, no quedo bien con nadie socialmente porque ni puedo estar con mis padres, ni con mi suegro, ni con mis amigos o conocidos en el fin de semana por que el tiempo se desvanece.
Créanme que he tenido mis momentos de reflexión de saber que quiero de la vida “el equilibrio” trato de hacer una reflexión pero no me dura el gusto ni un día cuando los problemas superfluos salen por todas partes. Lo que sería similar a afilar el hacha en una hora para que en el primer golpe al árbol se achate por que el árbol es durísimo o petrificado.
Leer este libro me pareció muy interesante, ya que son buenos hábitos, que al menos yo debería de tratar de fomentar mas en mi persona, ya que ayudan desde organizar tu tiempo, como llevar una mentalidad de hacer bien todo lo que haces y por ende concluir las cosas con éxito.
Para mi conseguir este equilibrio es mi renovación es mi búsqueda y sin duda no es, ni será fácil lograrlo lo importante es estar consciente de hacer un alto reflexionar y tal vez, ver que ese árbol no caerá con esa hacha sino con una sierra eléctrica por lo que hay que planear ¿cómo consigo la sierra?, de gas? Eléctrica? y en fin un montón de detalles que darán dirección a mi vida.
Gracias y saludos
Francisco Ocampo M A01106613

Anónimo dijo...

Séptimo hábito
Afile la sierra
“No podemos jugar con nuestro animal interior sin volvernos animales, ni jugar con la falsedad sin perder el derecho a la verdad, ni jugar con la crueldad sin perder la sensibilidad del espíritu, Quien quiere conservar su jardín florido no reserva una parcela para la maleza”. (Dag Hammarskjold).

El séptimo hábito nos habla sobre la integridad que requiere uno como ser humano para poder tener éxito personal y profesional. Así como un hábito nos lleva a otro, un error nos perjudica en diferentes áreas, es necesario “Afilar la sierra” y prepararnos en las 4 dimensiones de la renovación para lograr una integridad.

1.- La dimensión física:
“Mente sana en cuerpo sano” el estrés diario y el día a día en ocasiones nos hace olvidar que dependemos 100% de nuestro cuerpo para todas nuestras actividades, necesitamos darnos tiempo para ejercitarnos, en la actualidad son pocas las empresas que se preocupan por la salud física de sus empleados cunado en realidad las principales incapacidades se dan por bajas defensas o malestares físicos por no tener cuidado de tu persona.

En la empresa en donde trabajo por ejemplo, tenemos subsidio para poder tener acceso a un club deportivo en la ciudad tanto uno como sus beneficiarios, en mi caso esposa y dos hijos, lo que permite mantenernos en forma y convivir con la familia los fines de semana, adicional a 2 torneos anuales de Soccer los domingos y los miércoles para obligarnos a salir un día más temprano de la oficina. Este tipo de alicientes crean pertenencia y disminuyen la rotación de personal.

No todos tenemos esta fortuna pero si la oportunidad de mantenernos en forma ya sea en casa o en áreas adecuadas para ello con amigos o en lo individual.

2.- La dimensión espiritual:
Esta dimensión trata sobre el compromiso con nuestro sistema de valores, es necesario ser congruentes con nuestros valores y no olvidarnos de nuestros orígenes, nuestro creador o nuestro motor espiritual.

Es muy fácil olvidarse de Dios cuando se tiene éxito y abundancia, pero es al primero que le reclamamos cuando algo nos sale más, perdemos un familiar o carecemos de salud. La congruencia con nuestros valores y el compromiso que tenemos sobre ellos nos permiten ganar cualquier batalla en la vida.

3.- La dimensión mental:
Las empresas que se preocupan por la constante capacitación y actualización de su personal buscando siempre la excelencia de una institución inteligente es la que se diferenciará de su competencia, no podemos crecer sin acumular conocimientos constantemente, un ejemplo podemos ser nosotros mismos que después de la carrera y con la responsabilidad de el trabajo y algunos con familia nos interesamos en terminar una maestría y esto es apenas el comienzo, dentro más aprende el ser humano más se da cuenta de lo mucho que le falta, no podemos conformarnos con el conocimiento académico, es necesario enriquecer nuestra cultura con buena literatura y manteniéndonos siempre al día de los temas de actualidad.

4.- La dimensión social / emocional:
Aquí enfocamos los principios de liderazgo interpersonal, comunicación empática y la cooperación creativa.

Nuestra vida emocional es de suma importancia para poder vivir en armonía y tener la seguridad personal necesaria para logra el éxito. Necesitamos de una comunicación empática y una cooperación creativa para poder interrelacionarnos con nuestra familia, nuestros hijos, compañeros de trabajo, socios, jefes etc.

“Tenemos paz mental cuando nuestra vida está en armonía con los principios y valores verdaderos”……


ALEJANDRO VÁZQUEZ VERDUZCO
MATRÍCULA 1062308

Anónimo dijo...

El séptimo habito “Afile la Sierra”, desde mi punto de vista el donde se plasma el resultado de los hábitos pasados, además habla de la importancia de ser una persona integra en todos los aspectos, particularmente en lo profesional y personal. Creo que lograr un equilibrio en estas dos áreas puede llegar a decir que un sinónimo de éxito, ejemplo; en algunas etapas de mi vida me he centrado en mi desarrollo profesional dejando aún lado lo personal (mis amistades, físicas, etc.) después trato de recuperar lo perdido pero ya esta en destiempo, es difícil lograr un equilibrio en ambos aspectos. He intentado organizarme de tal manera que no descuide ninguna de las dos áreas, y habrá ocasiones en donde tenga que elegir entre uno u otra, es donde trato de cuidar y valorar que es mas importante para mi equilibrio. Suena muy sencillo, creo que es aquí importante no dejar de visualizar tus metas y/o objetivos de tal manera te permita tomar la mejor decisión. Por otro lado creo que en momentos de decisiones y cuando me encuentro perdido o desorientado trato de reflexionar y renovarme para tratar de entrar en el camino correcto, es cuando aquí creo que realmente afilamos la sierra, por que me doy cuenta de lo que estoy haciendo mal, analizo como reivindicarme el camino correcto y recargarme de energía para seguir adelante. Esto lo aplico no solo en los personal sino también mi relación con mi pareja, esto me indica que no solo es de manera personal si no también como equipo podemos "afilar la sierra".

Saludos

Jorge Sebastian Campanur
881387

Eduardo Yeverino Palomares A01062638 dijo...

Come experiencia profesional y personal al momento de hacer referencia al "Afilar la Sierra" lo primero que se viene a mi mente es el Liderazgo, es decir, estar al frente y llevar la responsabilidad de un grupo que te sigue y te observa a cada paso que das, por lo tanto debe de estar uno completamente preparado en todos los aspectos (afilado) para poder hacer frente a las adversidades. Con esto puedo comentar que la Sinergia es la fortaleza que hace de los líderes que se mantengan al frente con la (sierra). Para lograr esto es necesario tener hábitos, principios, valores y todo lo que hemos visto en la lectura; finalmente hacer valer el lado físico para mantener la fortaleza humana que a su vez integra el aspecto espiritual, mental, emocional y social. De esta manera se logra un equilibrio balanceado en todas las dimensiones. Entiendo que con estos conceptos el autor nos enseña y demuestra la importancia de la reflexión a nuestros actos y hábitos que son la base y calidad de nuestra vida dando parte a un cambio no solo personal si no social que promueve valores que hoy en día es cada vez mas difícil de identificar en la sociedad y en nosotros como personas.

Eduardo Yeverino Palomares
A01062638

Anónimo dijo...

Todo depende de mi misma, no tengo por que culpar al destino: yo lo forjo.
Me gusto mucho el libro y es muy cierto, reconciderando mi forma de pensar y mi comportamiento puedo lograr lo que quiera.
El último hábito ensambla todos los anteriores, de nada me sirve utilizar la sierra toda la vida, si no me detengo a afilarla, va a llegar el momento en que no pueda talar más.
Tengo que renovar las 4 dimensiones y crear un equilibrio entre ellas y es como todo un proceso contínuo, donde debo aprender, comprometerme y hacer.
A veces pensamos que el desvelarnos toda la noche haciendo un proyecto va a hacer de nosotros una persona mas trabajadora, cuando esto ya lo vimos en el tercer hábito con la administración de tiempo; estamos mal, el desvelarnos causará agotamiento y no rendiremos un 100%, por lo tanto, es de suma importancia cuidar mi aspecto físico y que sea tan relevante como los demás, debo cuidar mi integridad física con buena alimentación, con ejercicio y con el descanzo adecuado y no solo fortalecerá mi cuerpo si no tambien mi mente al crear voluntad.
Claro que nuestros valores importan y tenemos que renovarlos y recordarlos a cada instante, por que hace de nosotros mejores personas, integrás, honestas y dignas; que más se puede pedir para contratar a alguien sin importar un título.
Del mismo modo tengo que renovarme mentalmente, (no puedo dejar una dimensión menos importante) y lo lograré enriqueciendo mi intelecto con la ayuda de lecturas de libros incluso escribiendo.
Y la última dimensión pero no menos importante, la socialización. Pondremos entonces en práctica los principios y valores que tenemos, para poder practicarla.

Recordemos que tiene que haber un equilibrio entre las 4 y así nos renovaremos personalmente.


Tania Itzel Uribe Vargas

Matrícula: A01061545

Anónimo dijo...

Saludos a todos

En el ultimo habito "Afile la sierra" me di cuenta la importancia que tiene darnos un tiempo para nosotros mismos en vez de andar por la vida nadamas pasandola al ahi se va, aqui es relevante mencionar que tenemos que englobar las cuatro dimensiones de la renovacion que son:

*Mental; dentro de esta me llamo la atencion lo que dice de que la mayoria de nosotros nos la pasamos viendo tele cuando al final de cuenta es poco lo que nos deja por no decir que no nos deja nada bueno talvez si pero ahi que saber que ver tambien, claro es mejor escribir ya que estamos mentalmente entretenidos y asi sto nos permite expresarnos como queremos decir lo que sentimos o lo que pensamos y podemos organizar nuestras ideas mejor
*Fisica; en esta dimension para nada estoy asociada ya que como lo menciona yo soy una de las personas que dice no tener tiempo para hacer ejercicio cuando claro esta si que si en realidad quisieramos lo hariamos en casa no hay necesidad de ir a un gym para hacerlo pero bueno siempre lo dejo para despues y de la comida bueno creo que no para nada llevo una buena alimentación.
*Emocional/social; se basa en como nos relacionionamos dia tras dia con la gente que nos rodea, hay que aprender a saber aceptar y llevarnos con todo tipo de personas.
*Espiritual; nos encontramos con el compromiso a nuestros valores.

Bueno el ibro en sí me parecio sumamente bueno ya que lo que me dejo es el como desenvolvernos como personas como en el campo laboral y yo creo que tendre que empezar a llevar acabo estos 7 habitos de la gente altamente efectva ya que ayudaria mucho en mi vida y así poder llegar a ser un lider.

Anónimo dijo...

EL comentario final fue mio disculpen se me paso poner mi nombre.

CELINA ISABEL TORRES BEDOLLA
01063590

Anónimo dijo...

Hola hola!
Pues hemos llegado al final del libro, y conforme iba leyendo en lo que consiste el 7º hábito, lo primero que se me vino a la mente fue: yoga! Ya sé..a veces mi relación de ideas es muy extraña ja pero es como yo traduzco este hábito, el autor le llama renovación yo le llamo yoga. Afilar la sierra tiene cuatro aspectos físico, mental, emocional y espiritual. Si hay cosas que no me imaginé encontrar en este libro decididamente que aparecieron en este capítulo: quién iba a pensar que hacer ejercicio o ver televisión tendrían que ver con la integridad. Y bueno el punto es que finalmente estos hábitos de hacer/no hacer nos llevan a una autodisciplina (que ahh debo confesar que estoy muy lejos en este punto, si fallo bastante), a una renovación de uno mismo, donde aprendemos a querernos y valorarnos, a servir a los demás. Es darnos un tiempo para todo, para alimentar el alma, el cuerpo y la mente. Y yo que pensaba que mientras más aprendo más me atrofio del cerebro :P
Después de leer el libro, puedo decir con sinceridad que he aprendido cosas y reconocido muchas otras! Ya sabía que era medio histórica en la chamba pero hasta ahora fue que lo acepté ante alguien (y yo diría muchas personas de hecho :P) , y muchas otras “áreas de oportunidad” en las que puedo y debo trabajar, porque como yo lo veo, cambiar, renovarme , me va a ayudar primero a mí, a sentirme mejor, en paz y tranquilidad, y en un segundo plano me hará ser una mejor persona para servir a los demás, y ya como plus, seré un empleado de mayor valor para mi compañía. Hay tanto que cambiar!
He leído el comentario de Ramiro y no puedo hacer más que darle toda la razón en algo: ama a tu prójimo como a ti mismo. Nos vemos el sabadín!
Brenda Terán
A01063494

Anónimo dijo...

Déjenme decirles que lo que más me gustó de todo el libro fue la siguiente frase:

"...Para mí la vida no es una pequeña vela. Es una especie de antorcha espléndida que por el momento sostengo con fuerza..."

slds!
Brenda Terán A01063494

María del Carmen Gómez Zacarías dijo...

Hola, me gusto la lectura sin embargo creo que este hábito al ser un agrupador de los otros seis, me muestra como en espejo al ver las cuatro dimensiones, de todo el trabajo que tengo pendiente conmigo, de todo lo que he dejado de hacer y en que aspectos debo mejorar, ya que tengo como pretexto, no se si alguien más lo tenga, el que no tengo tiempo y siempre tengo trabajo, tengo asuntos en la casa, asuntos de mis hijas, asuntos de mi esposo, asuntos de la maestría y al final estoy yo, y creo que aún cuando intento no caer en este juego de siempre los demás y después yo, a veces lo hago y la frase que más me impresiono fue la de para ser fuertes hay que renovar el espíritu y para renovar el espíritu me tengo que dedicar tiempo y sobre todo calidad de tiempo.

El dedicarme tiempo lo estoy aprendiendo, creo que el libro me ha ayudado bastante al recordarme cosas que ya sabia y a plantearme otra perspectiva para organizar mi tiempo y mis actividades y priorizar lo importante.


A01062792

Jorge dijo...

Séptimo Hábito: Afile la Sierra.

Después de 6 capítulos de "enseñanza, opiniones y consejos" del autor, llegamos al final del libro. A pesar de que todo lo que se dice en él podría resultar obvio para muchos de nosotros, comprender y aplicar lo que aprendimos o mejor aún, lo que nos recordaron, realmente resulta más difícil de lo que parece. Suena sencillo e incluso muchos de nosotros podemos estar renovando las dimensiones de la naturaleza sin siquiera saberlo, pero en otros aspectos, por lo menos en mi caso, he tenido muchos intentos fallidos de cambiar y ahora más que nunca lo he entendido.

En la dimensión física, me ha sucedido en infinidad de ocasiones, ponerme como meta y objetivo hacer ejercicio. Los primeros días la inspiración y las ganas son grandes y todo resulta según lo planeado, pero de acuerdo con el autor, llega un momento en la falta de voluntad y la "flojera" son más fuertes y el plan se derrumba. Ese es solo un aspecto con el que me identifiqué y que me gustaría cambiar.

La apatía, el ritmo de vida, la presión laboral y otros factores hacen que muchas veces las ganas e ilusión de hacer las cosas se olviden. En esencia, creo que simplemente se trata de recordar qué es lo que queremos y día a día caminar en el sentido y en la orientación adecuadas. Redactar la "misión de nuestras vidas" y cuando estemos desorientados recurrir a ella para corregir el rumbo y caminar hacia la meta.

Creo que en mi caso, en las 4 dimensiones estoy haciendo algo que me puede servir, sin embargo, y en referencia a palabras del autor al inicio del libro, a veces tengo los objetivos muy claros, pero el camino trazado para llegar a ellos, es el equivocado.

Considero muy importante la referencia que hace el autor a la manera en que vemos las cosas y la vida. A pesar de que algunos “veamos a la joven y otros a la vieja”, no significa que no se pueda llegar a un acuerdo y se busque la manera de lograr en equipo los objetivos, con base en y potencializando los aspectos en que se ven las cosas de la misma manera, es decir, aspectos de los paradigmas en los que se coincide.

Por último, y de acuerdo con uno de mis compañeros, resulta increíble que a pesar de que libros y bibliografía estadounidense que existe desde 1776, hablan de los fundamentos y métodos para lograr y alcanzar el éxito (primero personal y luego colectivo), el mundo y las personas cada vez seamos más complicadas. Sin embargo, creo que mientras cada uno de nosotros mejoremos en algún aspecto y podamos compartir con otros lo aprendido, estaremos fomentando el desarrollo y la aplicación de los 7hábitos de la gente altamente efectiva.

Saludos,

Jorge Alcayde
A01063107

Anónimo dijo...

Uppss, sólo para decir que olvidé poner mi nombre al término de mi comentario.

No es que haya querido ser anónimo ni icognito sino meramente fue por distraido!

Mi comentario es el tercero de la lista, el que inicia con la palabra Sinergizar...., subido el pasado 21 de octubre a las 16:22 hrs.

Saludos,

Jesús Melgoza Velázquez
A01063468