viernes, 10 de octubre de 2008

Cuarto comentario Hábitos 4 a 6 Covey Maestría Administración Morelia Liderazgo para el desarrollo sostenible


Enrique Cárdenas


¡Hola!


Gracias por sus comentarios a los primeros tres hábitos. Me parecen muy interesantes sus reflexiones sobre todo caerca de la importancia de los principios, los paradigmas - darnos cuenta de que son nuestra realidad y tratar de identificar los modelos mentales de nuestros compañeros -, los hábitos compuestos de la interacción de: conocimiento, capacidad y deseo; el equilibrio P/CP, la importancia del autoconocimiento, la proactividad el entender que somos siempre capaces de decidir que hacer responsablemente, las dos creaciones en fin; tanto que aprender y recordar. Muy bien!!


Cuando reflexionamos acerca de los tres primeros hábitos que tiene el modelo de S. Covey, esta reflexión nos conduce al mundo del autoconocimiento, al paso a paso caminar de una dependencia – no particularmente económica -, a una independencia personal donde somos dueños responsables de nuestras decisiones – proactividad -, imaginamos, creamos mental y físicamente y planeamos con base en una misión personal para hacernos efectivos.


Los siguientes tres hábitos en este modelo nos conducen a la interdependencia, al prepararnos por medio de las cuentas bancarias personales a tener relaciones sanas, maduras y con una visión de ganar-ganar; en seguida y para mí el más difícil de los hábitos, primero comprender para después ser comprendido – más difícil por lo que respecta a la escucha empática y la comprensión en toda la extensión de la palabra de la otra persona -, llegando a la sinergia: ¿Cómo hacer que el 1+1= 3 ó a “N”? Las diferencias entre nosotros así como las mismas relaciones hacen de esta sumatoria algo que a veces puede parecer incomprensible (tal vez para algunos de ustedes no me he dado a entender, ya habrá la posibilidad de platicarlo personalmente).
Estos tres hábitos (4 a 6) harán que nuestras posibilidades se potencien trabajando colaborativamente y haciendo cosas que solos no podríamos llevar a cabo.


Una reflexión adicional, traten de hacer sus comentarios en primera persona…, a ver que pasa, que sienten...


Espero sus comentarios, les mando muchos saludos y que empiecen muy bien esta semana


Un abrazo a todos


Enrique

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Los hábitos 4, 5 y 6 nos pueden trasladar a la interdependencia.

4°. Pensar en ganar-ganar:

Conciente de que hay para todos, todos podemos salir beneficiados y ganar, no considera en el fracaso de alguno para su propio beneficio; carácter, integridad, madurez, mentalidad abundante, factores para pensar que todos podemos tener esa filosofía ganadora, siempre y cuando todos ganemos. Relaciones, acuerdos y sistemas, bases para determinar y obtener el beneficio de ganar – ganar. Todos ganamos.

5°. Procure primero comprender y después ser comprendido:

Comunicación, empatía, carácter, escuchar, factores determinantes para estar en la posibilidad y tratar de comprender y no solamente de responder o contestar, hay que estar dispuesto a la comprensión de la otra persona para después ser comprendido, hay que comprender emocional e intelectualmente y de la misma forma seremos comprendidos.

6°. Sinergia:

Aquí se ponen a prueba los hábitos anteriores, hay que experimentar, crear, innovar, explorar y valorar, considera el todo como lo más importante que la suma de sus partes, tiene conciencia de las diferencias entre las personas y busca crear en base a esas diferencias. Facilita la interacción, la comunicación, crea lazos y relaciones que beneficia y ayuda a quedar abiertos a otros. Parte fundamental en esto es la confianza y cooperación, trata de formar una visión común de las diferentes opciones que se presenten.

Alejandro Villavicencio P.
A01063289

Anónimo dijo...

Reflexión 4 (Parte II)

Estoy profundamente convencido que la confianza es el pilar de cualquier relación. Me gustó la semejanza con la “cuenta bancaria” con depósitos y retiros. De los seis depósitos me gustaría adoptar como “mantras” (así las llamaría el Monje que Vendió su Ferrari) las ideas siguientes: “trata como te gusta que te traten”; “detrás del exterior duro están los sentimientos tiernos”; “las esperanzas se fincan sobre promesas”; “las expectativas deben ser explicitas”; “lealtad y verdad”; “la amabilidad viene del fuerte”; “es más noble entregarse a un individuo que trabajar por las salvación de las masas”; “el amor no se puede sustituir con habilidades”; “los problemas son oportunidades para realizar depósitos”. Algunos de estos también son consejos de Dale Carhegie en su libro “Cómo ganar amigos e influir sobre las personas”.

Del cuarto Hábito “Pensar en Ganar- Ganar” me llamó la atención “la mentalidad de abundancia” y del “beneficio compartido”. Entiendo que no es sano ser oportunista, mártir o vivir en guerra. Comprendo además, que existen situaciones en las que no se puede aplicar el paradigma ganar-ganar “de lo contrario viviríamos en el mundo ideal”, empero, en mis situaciones personales me queda el recurso “no hay trato”. Para arribar al ganar-ganar necesito adecuar mis relaciones, acuerdos (adiestramiento y desempeño), sistemas y procesos.

“Hace tiempo fui parte de un grupo con individualidades sobresalientes (desde mi punto de vista). La evaluación de desempeño era personal y el ambiente muy competitivo. Se tenían resultados individuales significativos pero para lograr las metas globales se recurría a presiones y promesas. Posteriormente, un curso de PNL nos presentó un nuevo paradigma. Entonces, pedimos al corporativo que nos permitiera modificar la forma de asignar metas y su evaluación. Por lo que respecta al sistema de valuación personal, éste fue sustituido por la evaluación de equipo (si un miembro o el total no llegaba a la meta no hay premio para nadie aún con resultados individuales espectaculares). En los meses siguientes mejoró la cooperación y resultados. El corporativo conservó y respetó nuestro sistema de evaluación.”

Dios me dio dos oídos para escuchar y una boca para hablar. El quinto Hábito se refiere a “Procure primero comprender y después ser comprendido”, y de su lectura me pareció importante saber que mi preparación para hablar es escuchar de manera empática. Antes de hacer una evaluación, sondeo, consejo o interpretación primero debo diagnosticar. El saber comprender es la primera parte del quinto hábito y requiere carácter, empatía y respeto por las percepciones. La habilidad para ser comprendido es la segunda parte del quinto hábito y requiere credibilidad personal, alineación con la comunicación de otra persona y la parte razonada de la explicación.

“Después de un par de meses de servir para una organización sin recibir honorarios, el departamento de personal me comentó que mi sueldo dependía de una partida del BID aún no autorizada. Como tal expectativa no se me comentó en la firma del contrato pedí audiencia con el jefe. Al entrar a su oficina me desahogue, hablé, hablé, hablé, y en un instante oportuno, me interrumpió y dijo “yo entiendo su situación” “yo estoy con usted”. Esas dos ideas me dejaron sin argumentos pese a que tenía preparada toda una batería (ahora entiendo la empatía)”.

La sinergia es una cualidad de todos los sistemas vivos y se refiere a que “el todo es más que la suma de sus partes”. Entiendo que en el sistema de los siete hábitos, (el sexto) la Sinergia es la manifestación de los todos los hábitos. Aprendí que se centra en el ganar-ganar, comunicación empática, liderazgo transformador y proceso creativo. Me pareció interesante saber que la comunicación con sinergia abre la mente a nuevas alternativas, lo que conduce a la comprensión, aprendizaje y desarrollo. Conocí que la confianza y la cooperación preceden a la sinergia, confianza y cooperación altas propician la comunicación creativa que lleva a la tercera alternativa: no la mía, no la tuya, una tercera que sea mejor y mutuamente beneficiosa. Además, me llamó la atención el análisis de campo de fuerzas de Kut Lewin (fueras impulsoras y restrictivas), así como la aplicación de su teoría de cambio (de Lewin): descongelamos las fuerzas restrictivas, desatamos, comprendemos y las transformamos en impulsoras.

“En el párrafo tercero comenté que pedimos al corporativo la posibilidad de modificar la asignación de metas y su evaluación. La nueva forma de asignar las metas, consistió en tomar en cuenta las expectativas de los clientes y con base en ellas asignarlos a los colaboradores de acuerdo con nuestras competencias y virtudes individuales. Anteriormente los clientes se asignaban a cada colaborador por medio de un sistema estandarizado según que para evitar preferencias.”

Ramiro Campos Meraz (A01063493)

Anónimo dijo...

Aportación Habito 4-6

En esta lectura nos habla de la interdependencia que debemos tener todas las personas, de cómo se debe ir desarrollando.

En el hábito 4 “ganar-ganar” lo que mas me llamo la atención que debemos tener en mente que vivimos en un mundo de abundancia, debemos romper el paradigma de que solamente hay recursos o riqueza para unos pocos, creo que desde cierto punto de vista puede llegar a limitar las acciones de personas que al ver el éxito de una personas piensan que para ellos no hay otra posibilidad de éxito. Un ejemplo es cuando vemos ganar una personas algún premio automáticamente pensamos que para nosotros no hay y nos desalienta en volver a participar, creo que la actitud en este caso que esta vez no ganamos pero ya habrá otra ocasión donde nos toque ganar.

Creo que el ganar-ganar como explica el autor no en todas las situaciones se puede aplicar todo depende en que situación nos encontremos, en algunas ocasiones es difícil llegar a ese acuerdo, lo que si debemos tener en cuenta en todas las situaciones es que debemos buscar el ganar-ganar y también saber diferenciar en que situaciones es mejor llegar a una situación "de no acuerdo".

Por otro lado en el hábito 5 "procure primero comprender y después ser comprendido" creo que esto es primordial cuando se tiene cualquier tipo de relación, ya que debemos de aprender a escuchar y comprender a los demás, con esto te das cuenta de la situación de la que se encuentra y no caer en suposiciones sobre lo que esta pasando en el entorno. Además con esto estas dando el ejemplo de como te gustaría que te escuchar y esto es importante para llegar a tener una buena comunicación.

En el hábito 6 "Sinergia" considero este hábito como el resultado de todas las acciones de los demás hábitos, ya que saber conjuntar varias acciones y con esto obtener mas de lo espero significa que aplicamos perfectamente el ganar-ganar y que de cierta forma entendiste y comprendiste a tu compañero y el también te entendió, la suma de todo esto es extra de lo que esperabas satisfaciendo todos tus objetivos.

Jorge Sebastian Campanur
881387

Anónimo dijo...

Stephen Covey es sin duda uno de los grandes maestros no sólo de superación personal y liderazgo sino un gran maestro en su forma de enseñar principios básicos y elementales que a menudo pasamos por alto por la falta de reflexión y análisis en nuestro diario vivir.

Quisiera compartir algunas reflexiones de algunas de las enseñanzas e impresiones del autor:

Ganar/Ganar

El ejemplo del matrimonio (pág. 235), ¿quién está ganando en su matrimonio? , me parece magnífico si pensamos que no sólo en nuestro hogar debemos mantener esa intención de hacer que los dos ganemos por igual, sino que a lo largo de nuestra vida, en cualquier actividad en la que nos comprometemos, debemos entender que el principio ganar/ganar tiene la misma vigencia. Dichos como “ponerse la camiseta” representan parte de la idea de buscar un objetivo común, compartir las misma planeación estratégica, la misión, los objetivos, los valores.

La integridad, la madurez y la mentalidad de abundancia, rasgos a los cuales Covey hace referencia deben ser parte integral de nuestra persona y deben llevarse a donde a la práctica en el hogar, con nuestros amigos, en el trabajo, y por supuesto, en los negocios.

En mi experiencia, trabajo en el Gobierno del Estado de Michoacán en una Agencia de reciente creación de nombre Agencia Estatal de Atracción de Inversiones y Proyectos Estratégicos (ya sé que el nombre es demasiado largo, se aceptan propuestas de acrónimos). Mi área tiene como objetivo la atracción de inversiones en proyectos estratégicos; sin embargo, existe dentro de la Secretaría Estatal de Desarrollo Económico, una Subsecretaría de Atracción de Inversiones quien de alguna forma hace funciones, si no idénticas, muy similares.

Al principio de la administración y al no tener un programa de trabajo común, llegamos a tener una rivalidad que nos llevó a caer en una competencia que no beneficiaba, finalmente, al Estado. Sin aceptarlo, trabajamos con la idea de que si la Agencia atraía las inversiones, la Subsecretaría no luciría como nosotros, y viceversa. Incluso llegamos a asistir a los mismos foros de promoción, con material diferente, con estrategia y propuestas diferentes (confundían al posible inversor).

Después de una reunión de planeación estratégica en la que analizamos las grandes ventajas de trabajar cordinados (y de humildad para aceptar errores), hemos logrado ganar (alcanzar las metas) que de forma individual no habíamos logrado y, finalmente, nuestros clientes (los inversionistas) sienten nuestro trabajo más profesional, más eficiente, y sin duda, hemos sido más efectivos.

Procure primero comprender y luego ser comprendido

“…la mayoría de las personas no escuchan con la intención de comprender, sino para contestar” (pág. 270). No hay nada más cierto que esto, y por supuesto, me incluyo (la mayoría de las veces), en este grupo de gente.

Desgraciadamente y no sólo en el trabajo sino en la vida diaria, constantemente escucho preparándome para responder, incluso llego a interrumpir a las personas porque siento que tengo las respuestas.
Al leer este hábito recordé el libro “Las mujeres de Venus y los Hombres son de Marte”. Más allá de que las necesidades de las personas estén divididas por nuestro sexo, el escuchar para entender consiste, en primer lugar, en tener un deseo sincero de comprender -profunda y completamente- a las otras personas, tanto emocionalmente como intelectualmente.

El ejemplo de la plática del padre y su hijo es claro y muy consistente con la realidad (me recuerda varias de mis pláticas con padres, maestros, compañeros de trabajo e integrantes de mi familia actual).

En mi experiencia laboral, este es uno de los mejores hábitos (y de los más difíciles) para construir relaciones duraderas basadas en estima y respeto más allá de las relaciones diplomáticas o superficiales.

La Sinérgia

En mis 10 años de experiencia laboral he tenido la oportunidad de colaborar en distintos equipos de trabajo y en distintas posiciones dentro de los mismos. En algunos he jugado un papel de seguidor, de soporte, mientras que en otros he desarrollado el papel de líder y guía. Una de las más importantes lecciones en cada uno de los equipos en los que me he involucrado es que las diferencias de sus integrantes, y la capitalización de las mismas es lo que hace un equipo triunfador.

Actualmente coordino el trabajo de un equipo interdisciplinario responsable de dar cumplimento a los acuerdos que el Gobierno Estatal comprometió con la empresa FAW y Grupo Salinas para la construcción de la primer planta automotriz en Michoacán. El equipo está compuesto por un ing. civil, un arquitecto, un contador, dos administradores de empresas, un abogado y un ingeniero industrial. Precisamente, la diversidad de los perfiles, y no sólo por su profesión, ha hecho que las metas que hemos trazado sean factibles, cada quien respetando las fortalezas de los compañeros y viéndolas como oportunidades para todos, sin importar que específicamente, las funciones del desarrollo técnico no tengan que ver, aparentemente, con las de finanzas o recursos humanos.

El subtítulo, cooperación creativa que da el autor, es muy claro; después de todo, que aburrido e improductivo sería el mundo sin esas ricas diferencias.

Jesús Melgoza

Anónimo dijo...

1.- Cuarto hábito
Pensar en ganar / ganar
La filosofía de ganar / ganar casi todos la hemos escuchado pero en la realidad y en la vida de los negocios es muy complicado poder llevarla a cabo aun, en un sinnúmero de situaciones los empresarios piensan en un bien personal o el de su negocio y pocas veces les interesa el desarrollo de sus proveedores y/o competidores.

Me llamó la atención un cometario que en mi empresa nos hacen recapacitar todos lo días “un vendedor únicamente se enfoca en la venta de productos y un Asesor es quien vende soluciones para que las empresas que atendemos crezcan en sinergia con el grupo e implementemos relaciones de Largo Plazo”.

Definitivamente éste hábito es esencial para el éxito laboral, familiar y personal.

2.- Quinto hábito
Procure primero comprender, y después ser comprendido
“No se puede confiar en alguien que no diagnostica antes de prescribir”
¿Cómo es posible por ejemplo efectuar una venta exitosa y fomentando una relación de largo plazo sin diagnosticar correctamente?

En ocasiones enfocamos las estrategias de venta en base a las prioridades de la institución y objetivos personales “creando una necesidad” a nuestros clientes y no pensando en soluciones que desarrollen nuestra cartera de clientes de acuerdo a un diagnóstico adecuado.

Antes de cualquier entrevista de venta o negociación es necesario diagnosticar la situación actual del cliente, el entorno, nuestra competencia y las necesidades que realmente se requieren (soluciones) y no buscar la únicamente “ganar” tratando de adivinar los requerimientos de nuestros clientes.

La escucha empática es un hábito que nos amplía el panorama de negociación ante cualquier situación en lo personal, en lo laboral, en lo espiritual. La empatía es un hábito y a la vez un arte que pocos llevamos a cabo en busca de ganar y no ganar / ganar. Logrando una escucha empática logramos un diagnóstico correcto de la situación con tu pareja, con un cliente, con un empleado, con un amigo en general nos ayuda para poder vivir con la mayor integridad mora posible y nos asegura el éxito profesional.

3.- Sexto hábito
La sinergia
“Todo es más que la suma de sus partes”
Uno de los concursos más importante de la empresa en donde laboro es el concurso de “Sinergia” en la banca tenemos diferentes segmentos como la banca comercial, la banca privada, banca de gobierno, empresas, corporativo, asset management, hipotecario etc… y una vez al mes hacemos comités entre los directores y representantes de cada banca. Se trata de uno de los concurso con mejores incentivos debido a que es uno de los programas que le genera más utilidades la banco. La sinergia nos permite multiplicar en lugar de sumar y es el resultado de un trabajo en equipo exitoso y sin paradigmas negativos.

“Después de haber experimentado una sinergia real, la gente no vuelve a ser la misma” nos acostumbramos multiplicar y es la única manera de dar pie de los resultados buenos a los extraordinarios ante una competencia muy agresiva y un mercado global cada día más complejo.

Alejandro Vázquez Verduzco
Matrícula 01062308

Eduardo Yeverino Palomares A01062638 dijo...

Para este comentario la continuidad a los hábitos y fundamentos que anteriormente ya hemos descrito consideró que ahora se toca un tema muy importante y que hoy en día sin duda es parte de nuestra actividad diaria y que ha causado graves problemas a nuestra sociedad como es el "ganar, ganar,,,". A mi consideración actualmente no podemos situar un líder con perfiles y principios adecuados para nuestra sociedad, lo que nos lleva a una ruptura y falta de comunicación social que ha dejado de aportar sanas prácticas. Es por ello que podemos reflexionar que las riquezas ciertamente son cuantitativas pero no solo se deben medir en números que son tangibles, ya que podemos encontrar riquezas intangibles que nos dan valores agregados mayores y que hacen la diferencia frente a las tangibles que pueden ser copiadas y cambiadas fácilmente.
A partir de esto podemos trasladar al "saber escuchar" que no es otra cosa que el entendimiento y fortalecimiento de las relaciones humanas por medio de la comunicación para poder comprender mejor nuestras posiciones y de esta forma aportar esa tranquilidad y confianza que se ha perdido en este momento.
Es por ell que si se lograr asimilar estos hábitos trascendentales podemos formar una "Sinergia" que haga la diferencia y sea el conjunto de fuerzas y hábitos que lleven a la consolidación y fortalecimiento de las relaciones humanas, donde se haga presente la autorrealización y se explote la razón de pensamiento.
A mi forma de pensar puedo determinar que el compartir y otorgar los principios, valores, hábitos y la sinergia marca una forma de liderazgo fundamentado que puede brindar esa confianza y satisfacción para la sociedad.

Eduardo Yeverino Palomares
A01062638

Anónimo dijo...

Para poder tener exito en nuestra vida creo que hay que saber seguir los 7 habitos que nos describe Stephen Covey, enseguida comentare sobre los habitos 4,5 y 6.

4to Habito. Pensar en ganar/ganar.

Bueno creo es es benefico para todos y cada uno de nosotros si siempre que negociaramos llegaramos a un acuerdo donde tanto yo gano como la otra parte.
En las relaciones donde yo gano y tu pierdes no permanecera por mucho tiempo ni saldriamos de acuerdo en cambio si los dos ganamos seria una relacion que podria tardar mucho porque seria muy sana y gratificante para las dos partes. Nos comenta el autor que si no llegaramos a un acuerdo razonable para los dos es mejor decir que no hay trato ya que al final de cuentas creo que no nos traeria nada bueno y siempre hay que optar por el ganar ganar.

5to Habito. Procure primero comprender y despues ser comprendido.

Es muy importante que cuando platicamos con alguien o que nos estamos entendiedo con alguien primero nos pongamos en los zapatos de la otra persona para así poder comprender lo que le sucede o lo que nos trata de decir y no interrumpirlo cuando nos esta diciendo algo hasta despues que termina darle nuestra opinion sobre lo que nos dijo. La mayoria del tiempo siempre hablamos más de lo que escuchamos a nuestro alrededor cuando deberia ser de igual manera para no ver las cosas solo como las queremos ver sino como en realidad son. Así como comprendemos despues seremos comprendidos de igual manera pero para esto tenemos que aplicar lo que vimos.

6to Habito. La Sinergia.

Aquí es donde vamos a reunir todos los habitos ya analizados. Estoy de acuerdo ya que funciona mejor juntos todos los habitos y dan un resultado mucho más optimo. Implica la cooperación creativa y el trabajo en equipo. Mientras más real sea el compromiso, más sincera y sostenida será la participación en el análisis y resolución de los problemas, mayor la liberación de la creatividad de todos y la responsabilidad con lo que se cree.

Celina Isabel Torres Bedolla
01063590

Anónimo dijo...

El hábito 4 me habla mas que nada de la interaccion humana afectiva, cómo relacionarme.
El ser humano necesita relaciones interpersonales para desarrollarse.
Bien se dice que no existe acuerdo si no se llega a la actitud ganar/ganar, pues así ambas partes están satisfechas, esto básicamente trata éste hábito; de nada me sirve llegar con una actitud al negociar de yo quiero ganar, pues simplemente se cumple mi objetivo y dejo detrás todo lo ímplícito. En nuestro medio requerimos relacionarnos y nada mejor que saber si la contraparte gana también.
Procure primero comprender y después ser comprendido, fue el hábito que más me gusto, pues refleja como crear empatía con "la otra parte", y es muy cierto, al comprender a lado opuesto aumentamos la confianza de ellos hacia nosotros y esto puede traer muchisimos beneficios, de esta misma forma abrimos la puerta para que ellos nos puedan comprender.
Debemos aprender a escuchar antes de formular una opinión, ponernos en los "zapatos" de la otra persona sin juzgar lo que se nos dice debido a nuestras experiencias.Solo así crearemos un ambiente de confianza.
Sexto hábito, sinergia; estos 3 hábitos me hablan de una cosa en común: las relaciones personales. Y el hábito 6 nos hace hincapié a relacionarse con otras personas para el mejor logro de nuestros objetivos, es decir trabajar en equipo. Para este hábito es escencial la comunicación, de esta forma nos vamos a permitir hallar un punto medio, ya que sabemos que va a haber muchas opiniones y que va a ser dificil encontrar una solución. Solo teniendo una cooperación armónica lograremos la efectividad.


Tania Itzel Uribe Vargas
Matricula: A01061545

Anónimo dijo...

Jelouuu!
Todos son tan propios a la hora de plasmar sus comentarios, ustedes disculparán mi manera tan directa de escribir pero es que es un bloggg :P y me sabe más sabrosa la aportación si lo escribo de este modo 
Respecto de los tres hábitos que nos tocaron esta semana, uff que les digo, coincido totalmente con el Dr., en que el hábito más difícil para mi personalmente es el de primero comprender y después de ser comprendido. Me proyecté totalmente, y noté que las demás personas también lo hacen, todo el tiempo! Cuando uno está platicando de algo que nos pasa o nos molesta, la gente que te está escuchando es: “A sí, a mi me pasó igual, fíjate que..” Yo creo que desde ahí ya estamos mal. No hay nada más complicado que ponerse en los zapatos del otro, de ver lo que los demás ven y ser conciliador, sin pasarse de blando. Especialmente cuando trabajas con información de la cual los demás deben hacer ciertas lecturas. Tengo una compañera con la cual trabajo info en conjunto, pero hay días en que de verdad que la quiero ahorcar. Aparte de que es súper necia (y yo de seguro también soy algo :P), se toma una hora para explicarme algo que puede hacer en diez minutos y que para acabarla, no es un cálculo mío. En ese punto, tengo total certeza de que tengo que cambiar. Tengo que aprender a trabajar con los demás, a escuchar que me están diciendo y cuál es la importancia que tiene para ellos tal o cual cosa. Estoy convencida que si lo logro, además de mejorar mis relaciones interpersonales, voy a dejar de estresarme tanto ja.
Les contaré que en el trabajo llevamos dos semanas horribles, en las cuales puedo demostrar un hábito y la falta del otro. Pues érase una vez, que estamos en un piloto, todo mundo está estresadísimo y se nota en el tono de los correos. De los altos mandos nada más llegan correos y correos nada positivos hacia los mandos de abajo, con cierta retroalimentación que más bien parece recapacitación (re-capacita si realmente quieres el trabajo..). Y bueno, que lo que sucedió es que el líder pasó de yo gano/tú pierdes, a una de yo pierdo/tú pierdes, el cual nos dice el libro que es la peor de todas. Obviamente, los ánimos se caldearon hasta que llegó el punto que levantamos la mano y nos empezamos a inconformar. Yo creo que tantas fueran las quejas jeje, que el líder cambió de actitud, y en lugar de seguir mandando correos colectivos para evidenciar gente, hoy empezaron correos donde nos felicitan el buen trabajo y nos agradecen el esfuerzo. Como que me espanta eso, jajaja, Covey dice que hay líderes que van pasando de posiciones de acuerdo al estado de humor! Yo en realidad espero que eso no pase.
Algo que yo creo nos pasa a todos en todos lados, pero es más latente en las empresas, es la competitividad tan fuerte que existe entre todos los “colaboradores”. La verdad, uno ya no sabe ni de quién cuidarse, ni tampoco puede crecer dentro de la empresa sin que los demás (incluso los “amigos”) se mueran de la envidia o se pongan malavibras. Lo malo es que, no encontré ningún consejo en el libro para tratar de sobrellevar esto, o solucionarlo. ¿Alguno de ustedes tendrá algún tip? La verdad ni trabajo a gusto de pensar en que me tengo que cuidar la espalda, en lugar de sentir que si todos nos llevamos súper y nos ayudamos, tal vez crezcamos todos; o eso será culpa de la directiva?
Entonces, ¿Qué fue lo que nos pasó? Que no tenemos sinergia, que no sabemos trabajar juntos y que lo que está haciendo nuestro directivo de área es que compitamos entre nosotros mismos, además de que tenemos que mejorar como personas. Nos cuenta mucho aceptar errores propios (porque nos balconeamos y eso no te ayuda a quedar bien ante tu jefe) o comprender el punto de vista de los demás (como todos hacemos cosas distintas pues todo lo vemos al revés).
En verdad me cuesta mucho trabajo, poder implementar el quinto hábito. Ahora la cuestión es, si lo logro, ¿Cómo lo harán los demás? Porque me parece que esto es algo como el ganar/ganar o como un matrimonio. Para que las cosas funcionen, no es suficiente con que sólo yo intente comprender a los demás, sino también ellos a mí. Digo, eso sería lo ideal no?
O sea que resumiendo, estamos lejísimos de llegar a la interdependencia aún  ya les contaré si al final del curso me he acercado un poco!

Slds!
Brenda Terán A01063494

Anónimo dijo...

Jelouuu!
Todos son tan propios a la hora de plasmar sus comentarios, ustedes disculparán mi manera tan directa de escribir pero es que es un bloggg :P y me sabe más sabrosa la aportación si lo escribo de este modo 
Respecto de los tres hábitos que nos tocaron esta semana, uff que les digo, coincido totalmente con el Dr., en que el hábito más difícil para mi personalmente es el de primero comprender y después de ser comprendido. Me proyecté totalmente, y noté que las demás personas también lo hacen, todo el tiempo! Cuando uno está platicando de algo que nos pasa o nos molesta, la gente que te está escuchando es: “A sí, a mi me pasó igual, fíjate que..” Yo creo que desde ahí ya estamos mal. No hay nada más complicado que ponerse en los zapatos del otro, de ver lo que los demás ven y ser conciliador, sin pasarse de blando. Especialmente cuando trabajas con información de la cual los demás deben hacer ciertas lecturas. Tengo una compañera con la cual trabajo info en conjunto, pero hay días en que de verdad que la quiero ahorcar. Aparte de que es súper necia (y yo de seguro también soy algo :P), se toma una hora para explicarme algo que puede hacer en diez minutos y que para acabarla, no es un cálculo mío. En ese punto, tengo total certeza de que tengo que cambiar. Tengo que aprender a trabajar con los demás, a escuchar que me están diciendo y cuál es la importancia que tiene para ellos tal o cual cosa. Estoy convencida que si lo logro, además de mejorar mis relaciones interpersonales, voy a dejar de estresarme tanto ja.
Les contaré que en el trabajo llevamos dos semanas horribles, en las cuales puedo demostrar un hábito y la falta del otro. Pues érase una vez, que estamos en un piloto, todo mundo está estresadísimo y se nota en el tono de los correos. De los altos mandos nada más llegan correos y correos nada positivos hacia los mandos de abajo, con cierta retroalimentación que más bien parece recapacitación (re-capacita si realmente quieres el trabajo..). Y bueno, que lo que sucedió es que el líder pasó de yo gano/tú pierdes, a una de yo pierdo/tú pierdes, el cual nos dice el libro que es la peor de todas. Obviamente, los ánimos se caldearon hasta que llegó el punto que levantamos la mano y nos empezamos a inconformar. Yo creo que tantas fueran las quejas jeje, que el líder cambió de actitud, y en lugar de seguir mandando correos colectivos para evidenciar gente, hoy empezaron correos donde nos felicitan el buen trabajo y nos agradecen el esfuerzo. Como que me espanta eso, jajaja, Covey dice que hay líderes que van pasando de posiciones de acuerdo al estado de humor! Yo en realidad espero que eso no pase.
Algo que yo creo nos pasa a todos en todos lados, pero es más latente en las empresas, es la competitividad tan fuerte que existe entre todos los “colaboradores”. La verdad, uno ya no sabe ni de quién cuidarse, ni tampoco puede crecer dentro de la empresa sin que los demás (incluso los “amigos”) se mueran de la envidia o se pongan malavibras. Lo malo es que, no encontré ningún consejo en el libro para tratar de sobrellevar esto, o solucionarlo. ¿Alguno de ustedes tendrá algún tip? La verdad ni trabajo a gusto de pensar en que me tengo que cuidar la espalda, en lugar de sentir que si todos nos llevamos súper y nos ayudamos, tal vez crezcamos todos; o eso será culpa de la directiva?
Entonces, ¿Qué fue lo que nos pasó? Que no tenemos sinergia, que no sabemos trabajar juntos y que lo que está haciendo nuestro directivo de área es que compitamos entre nosotros mismos, además de que tenemos que mejorar como personas. Nos cuenta mucho aceptar errores propios (porque nos balconeamos y eso no te ayuda a quedar bien ante tu jefe) o comprender el punto de vista de los demás (como todos hacemos cosas distintas pues todo lo vemos al revés).
En verdad me cuesta mucho trabajo, poder implementar el quinto hábito. Ahora la cuestión es, si lo logro, ¿Cómo lo harán los demás? Porque me parece que esto es algo como el ganar/ganar o como un matrimonio. Para que las cosas funcionen, no es suficiente con que sólo yo intente comprender a los demás, sino también ellos a mí. Digo, eso sería lo ideal no?
O sea que resumiendo, estamos lejísimos de llegar a la interdependencia aún  ya les contaré si al final del curso me he acercado un poco!

Slds!
Brenda Terán A01063494

Anónimo dijo...

Conforme avanzo en la lectura me entretengo más en pensar en cómo soy y que hago, en cómo aplico o mejor dicho dejo de aplicar los hábitos siempre o los aplico a medias. El hábito de pensar en ganar – ganar me hizo darme cuenta de cómo soy en mis negociaciones y cómo aún cuando intento tener una interacción de ganar – ganar la sinergia de la empresa y de las personas me orillan a tomar una posición radical, es decir solo uno gana y otro pierde. Esta situación me pasa en la oficina, en mi casa no pasa así, en la casa creo que no siempre tenemos la competencia que tenemos en la oficina, por lo menos en mi caso. En la oficina esta situación creo que se complica, siempre hay competencia considero que nos es muy difícil y no se por que, entender que todos trabajamos en la misma institución y no tenemos que competir entre nosotros sino ayudarnos por que al final tenemos el mismo fin y la misma misión, somos la misma organización.

Sobre el hábito de procure primero comprender y después ser comprendido también creo que es complicado de aplicar, sin embargo, en mi caso procuro aplicarlo la mayoría de las veces, creo que cuando eres mamá aprendes y aplicas este hábito con mayor rapidez, aunque corres el riesgo de perderte como persona en el papel de mamá, aunque las mujeres que trabajamos considero que tenemos una ventaja sobre las que no trabajan, tenemos tiempo para nosotras, aunque estemos trabajando, en mi caso lo considero mi espacio, donde puedo aprender mucho y demostrar todo lo que se y por lo que trabajo y me esfuerzo, además de la interacción con otras personas y lo rico que es tener la convivencia con las personas y escucharlas y saber cómo el mundo y comprender su punto de vista de lo que sucede o por lo que están pasando.

Cuando lei que el sexto hábito es donde ponen a prueba y se manifiestan los hábitos anteriores, confirme lo difícil que puede llegar a ser trabajar en un equipo que tenga sinergia, auque cuando lo logras los resultados son geniales. En la oficina estamos intentando ser un equipo efectivo, ponemos empeño en generar confianza y pensar en ganar-ganar, se que es difícil pero creo que vamos avanzando, nos organizamos mucho más rápido para asignar las tareas y cumplir con lo que nos toca a cada uno, escuchamos las opiniones de los otros, sabiendo que no siempre vamos a estar de acuerdo en todo, estamos conscientes de que aprendemos de los que más saben y aprovechamos su experiencia, me gusta formar parte de un equipo así y estar formándome y practicando para ser un buen equipo de trabajo

María del Carmen Gomez Zacarias dijo...

Conforme avanzo en la lectura me entretengo más en pensar en cómo soy y que hago, en cómo aplico o mejor dicho dejo de aplicar los hábitos siempre o los aplico a medias. El hábito de pensar en ganar – ganar me hizo darme cuenta de cómo soy en mis negociaciones y cómo aún cuando intento tener una interacción de ganar – ganar la sinergia de la empresa y de las personas me orillan a tomar una posición radical, es decir solo uno gana y otro pierde. Esta situación me pasa en la oficina, en mi casa no pasa así, en la casa creo que no siempre tenemos la competencia que tenemos en la oficina, por lo menos en mi caso. En la oficina esta situación creo que se complica, siempre hay competencia considero que nos es muy difícil y no se por que, entender que todos trabajamos en la misma institución y no tenemos que competir entre nosotros sino ayudarnos por que al final tenemos el mismo fin y la misma misión, somos la misma organización.

Sobre el hábito de procure primero comprender y después ser comprendido también creo que es complicado de aplicar, sin embargo, en mi caso procuro aplicarlo la mayoría de las veces, creo que cuando eres mamá aprendes y aplicas este hábito con mayor rapidez, aunque corres el riesgo de perderte como persona en el papel de mamá, aunque las mujeres que trabajamos considero que tenemos una ventaja sobre las que no trabajan, tenemos tiempo para nosotras, aunque estemos trabajando, en mi caso lo considero mi espacio, donde puedo aprender mucho y demostrar todo lo que se y por lo que trabajo y me esfuerzo, además de la interacción con otras personas y lo rico que es tener la convivencia con las personas y escucharlas y saber cómo el mundo y comprender su punto de vista de lo que sucede o por lo que están pasando.

Cuando lei que el sexto hábito es donde ponen a prueba y se manifiestan los hábitos anteriores, confirme lo difícil que puede llegar a ser trabajar en un equipo que tenga sinergia, auque cuando lo logras los resultados son geniales. En la oficina estamos intentando ser un equipo efectivo, ponemos empeño en generar confianza y pensar en ganar-ganar, se que es difícil pero creo que vamos avanzando, nos organizamos mucho más rápido para asignar las tareas y cumplir con lo que nos toca a cada uno, escuchamos las opiniones de los otros, sabiendo que no siempre vamos a estar de acuerdo en todo, estamos conscientes de que aprendemos de los que más saben y aprovechamos su experiencia, me gusta formar parte de un equipo así y estar formándome y practicando para ser un buen equipo de trabajo

A01062792

Anónimo dijo...

Creo que esta parte del libro es la parte que más he leído sobre liderazgo, en cuestión de escuchar antes de hablar, buscar colaboración ganar/ganar, y hacer equipo buscando las diferencias para convertirlas en ventajas (sinergia).

El escuchar es un problema que cuando se lee se entiende, suena lógico y termino diciéndome ¡Qué razón tiene! debo de escuchar, entender el momento, el entorno, en fin casi todo para comprender a la persona. Pero esto se complica cuando la comunicación no existe.
Como lo establece el autor hay que eliminar una serie de obstáculos para conocer lo realmente quiere la persona, Cuando la persona solo se centra en ella en sus problemas o forma de ver la vida, quiere platicar pero no que se le entienda o se le dé un consejo, siento que existe una diferencia entre escuchar y lo que actualmente hacemos que es interpretar lo que quiere decir, como el ex presidente lo que realmente quiere decir, en mi opinión se ha convertido en un gran problema la comunicación por que no solo es lo que escuchamos sino lo que debemos interpretar o no, me suceder con las mujeres si dicen no es si y viceversa bueno esto aplica en los casos en los cuales te preguntan lo que tu quieres te escuchan pero no lo
Claro el problema se va arreglando cada ves mas conociendo a la persona, pero creo que la comunicación siempre debería ser abierta y franca, utopía tal vez, pero que podemos esperar de un mundo que cada ves entendemos menos en el cual nos comunicamos poco y de manera deficiente además debemos de interpretar?

Cuando se trata de utilizar el paradigma ganar/ganar siempre me ha funcionado porque creo que todos requerimos sentir que existió un proceso de negociación y que salimos beneficiados aumenta la autoestima y la confianza en si mismo.

En cuanto a la sinergia para mi de primera instancia es la empatía con las personas y después su afinidades lo que logra conocer a la persona y empezar a explorar las diferencias que se conviertan en puntos que suman y se convierten en ventajas competitivas.

Anónimo dijo...

Creo que esta parte del libro es la parte que más he leído sobre liderazgo, en cuestión de escuchar antes de hablar, buscar colaboración ganar/ganar, y hacer equipo buscando las diferencias para convertirlas en ventajas (sinergia).

El escuchar es un problema que cuando se lee se entiende, suena lógico y termino diciéndome ¡Qué razón tiene! debo de escuchar, entender el momento, el entorno, en fin casi todo para comprender a la persona. Pero esto se complica cuando la comunicación no existe.
Como lo establece el autor hay que eliminar una serie de obstáculos para conocer lo realmente quiere la persona, Cuando la persona solo se centra en ella en sus problemas o forma de ver la vida, quiere platicar pero no que se le entienda o se le dé un consejo, siento que existe una diferencia entre escuchar y lo que actualmente hacemos que es interpretar lo que quiere decir, como el ex presidente lo que realmente quiere decir, en mi opinión se ha convertido en un gran problema la comunicación por que no solo es lo que escuchamos sino lo que debemos interpretar o no, me suceder con las mujeres si dicen no es si y viceversa bueno esto aplica en los casos en los cuales te preguntan lo que tu quieres te escuchan pero no lo
Claro el problema se va arreglando cada ves mas conociendo a la persona, pero creo que la comunicación siempre debería ser abierta y franca, utopía tal vez, pero que podemos esperar de un mundo que cada ves entendemos menos en el cual nos comunicamos poco y de manera deficiente además debemos de interpretar?

Cuando se trata de utilizar el paradigma ganar/ganar siempre me ha funcionado porque creo que todos requerimos sentir que existió un proceso de negociación y que salimos beneficiados aumenta la autoestima y la confianza en si mismo.

En cuanto a la sinergia para mi de primera instancia es la empatía con las personas y después su afinidades lo que logra conocer a la persona y empezar a explorar las diferencias que se conviertan en puntos que suman y se convierten en ventajas competitivas.

Francisco Ocampo M A01106613