sábado, 4 de octubre de 2008

¡Otra vez Yunus!


“Si el banco central de México, por ejemplo, aumenta un cuarto de punto porcentual la tasa de interés, los periódicos estarían escribiendo editoriales y levantando la voz, pero hacia las tasas que se cobra a los pobres hay una total insensibilidad”


El periódico Reforma en su número del día dehoy (24 IX 2008) en su sección de negocios publica un artículo - “Pagan caro la falta de ética”, por José Eseverri -; donde el premio Nobel de la Paz 2006 se cuestiona y nos cuestiona (realmente confronta a los sistemas financieros y a los banqueros internacionales, obviamente incluyendo a los mexicanos). Aduce algo que se ve muy simple pero que no lo es en el fondo: ¿Por qué la confianza no es la base del sistema? Por qué y tal vez relacionada con la pregunta anterior, ¿Por qué a los pobres, a las clases más necesitadas se les cobran mayores intereses?


Yunus cuestiona el modelo de negocio de “Compartamos” sistema de financiamiento mexicano a base de microcréditos en donde a sus clientes – principalmente de estratos socioeconómicos bajos -; les cobra tasas mucho mayores a los de la banca comenrcial y adicionalmente esta organizaciónque nace a principios de los 90 sin fines de lucro hoy cotiza en Bolsa adquieriendo vía pública más de 450 millones de dólares y su rentabilidad hoy día es incuestionable. Precisamente este comentario inicia con su aseveración en donde se prgunta si el publico financiero en genral aceptaría tan humildemente un alza a las tasas de interés como es el caso de nuestra población más necesitada. Tal vez me pregunto es por que no les queda o no nos queda de otra, pero creo que la ventaja de tener personjaes como Yunus es el cuestionarnos de que se trata este mundo, si relamente debemos obtener ventaja de los más necesitados o si podremos cambiar de modelos y hacer incluyentes a las poblaciones más pauperizadas ví modelos como el de los microcréditos del Grameen Bank y sus no plazos depago, no colaterales y no tasas de interés. Su única garantía: la confianza en las personas, en los seres humanos, en nosotros.


Yo pienso que si podemos, la pregunta es ¿Querremos?


Por otra parte en el mismo periódico pero de fecha distinta (Reforma del 30 de septiembre pasado en su sección de Negocios) se da la noticia de “Darán microcréditos Yunus y Slim” como yo leo este artículo, se engancha la familia Slim a este gran personaje de nuestro tiempo para hacer más negocio, sin embargo no percibo será de la misma manera que Yunus lo hace en Bangladesh. Espero que el último comentario en este artículo sea cierto: “Lo importante es tener bajos costos de captación y de operación, es decir un capital que no busca rentabilidad y un financiamiento que se presta a una institución triple “A”, a sus tasas más bajas porque tiene la garantía de la fundación” (Carlos Slim Helú). Ojala el SOFOM (Sociedad Financiera de Objeto Múltiple) cumpla con los mexicanos en condiciones de pobreza extrema.