miércoles, 15 de julio de 2009

Mi 22 Julio (Liderazgo Maestría Ecuador) Goleman y Senge


Lo primero que queremos hacer es aprovechar este espacio para darte la bienvenida al Taller de Liderazgo para el Desarrollo Sostenible. Durante aproximadamente un mes, vamos a estar trabajando juntos a través de este medio, preparando el camino para la experiencia presencial a inicios del próximo mes, generando un marco de referencia teórico comun que nos permita darle mayor sentido a esta experiencia de aprendizaje.

En la propuesta teórica que queremos compartir contigo,
Peter Senge y Daniel Goleman, son personajes esenciales, con contribuciones originales y prácticas en el desarrollo del conjunto de habilidades que constituyen el liderazgo. En muchos sentidos ambos modelos pueden enriquecerse mútuamente ya que nos muestran la importancia no sólo de las competencias públicas del liderazgo, que son las que normalmente asociamos con el concepto, sino de lo fundamental que es el preocuparnos por nuestro desarrollo personal para poder potenciar no sólo nuestras capacidades sino las de aquellos que nos rodean. Las aptitudes personales de Goleman (autoconocimiento, autorregulación y motivación) nos refieren al concepto de dominio personal de Senge, mientras que la relación entre las aptitudes sociales de Goleman (empatía y habilidades sociales) es clara al considerar procesos como el compartir una visión y aprender como equipo, propuestos por Senge.

Un cuestionamiento importante al ir avanzando en el conocimiento de estas propuestas teóricas será el descubrir qué tanto hemos desarrollado o no estas competencias en nuestras propias vidas. Las teorías no son más que mapas, lo importante es explorar de manera personal y auténtica ese territorio fascinante que somos nosotros mismos. ¡Así que comencemos! Después de leer a Senge y a Goleman, ¿cuáles son tus tres reflexiones más importantes?

PD Compartimos contigo el video de esta conferencia de Daniel Goleman, para que si quieres lo escuches y enriquezcas tus reflexiones.

53 comentarios:

Jose Gabriel Garcia Falconi dijo...

ESTIMADOS PROFESORES ENRIQUE Y LUIS GERARDO,

CON RESPECTO AL CURSO LIDERAZGO MAESTRÍA EN ECUADOR, PONEMOS LOS CORRESPONDIENTES COMENTARIOS A CADA TAREA JUSTAMENTE AQUÍ O EN QUÉ LUGAR? POR FAVOR ACLAREN ESTE ASUNTO.

SALUDOS,
JOSÉ GABRIEL.

Anónimo dijo...

Me pareció muy interesante el comentario que hace Goleman con respecto a la correlación entre el coeficiente intelectual (CI) y el éxito laboral. El autor nos dice que el CI solamente explica un 4% del éxito laboral. Personalmente, eso lo puedo ver claramente cuando analizo en retrospectiva a las personas con las que estudié durante la secundaria y la universidad. Aquellas personas que actualmente tienen un mayor éxito laboral no son necesariamente las que sacaban las mejores notas o las que le dedicaban largas horas a estudiar, sino aquellos que tenían habilidades sociales muy desarrolladas y los que mostraban personalidades estables, es decir los que tenían un control sobre sus emociones.

Otro comentario que hace Goleman es que las habilidades relacionadas con el CI (capacidad analítica, pensamiento conceptual, conocimientos técnicos, etc) ya no son un diferenciador sino que son una especie de “barrera de entrada” en las empresas exitosas. Cómo todos los trabajadores en una empresa pasaron por esta selección (barrera), lo que los diferencia una vez que están “dentro del juego” es su inteligencia emocional (IE). Esto lo he podido ver en algunos trabajos en los que he estado, en especial cuando tuve la oportunidad de trabajar en una empresa multinacional de gran tamaño. Cuando analizo a los ejecutivos con alto potencial, realmente todos ellos tenían un CI similar (bastante alto) con ligeras variaciones y sus conocimientos técnicos también eran similares. Lo interesante es observar que aquellos ejecutivos que ascendían a posiciones de mayor responsabilidad eran los que tenían una alta motivación, una excelente capacidad para influenciar en las otras personas, excelentes capacidades de comunicación y una actitud positiva frente a los problemas que enfrentaban; todas éstas son habilidades relacionadas con la IE. En la conferencia que dicta Goleman en Google, es muy interesante ver que cuando él pregunta a los asistentes si consideran que la “capacidad de influencia/persuasión” es un diferenciador en la empresa, uno de ellos le responde que más bien es algo que en cierta forma es un estándar entre los trabajadores. Esto me puso a pensar que en las empresas líderes ya no solo el CI es una barrera de entrada sino que ciertas habilidades de IE también lo empiezan a ser. En este ambiente tan competitivo como Google, sería interesante investigar si existen otros diferenciadores aparte del CI y la IE que están empezando a surgir y se podrían convertir en diferenciadores en el resto de empresas en el futuro.

A pesar de que la lectura de la Quinta Disciplina tenía un enfoque mayor hacia la disciplina del Dominio Personal, lo que me interesó más fue la breve descripción que el autor hace sobre el Pensamiento Sistémico, el mismo que lo define como la capacidad de ver al sistema como un todo y no enfocarnos solamente en las partes aisladas del mismo. Al analizar mi experiencia laboral, me doy cuenta que en la mayoría de empresas los trabajadores tenemos la tendencia a enfocarnos en nuestro propio trabajo, en cumplir con los objetivos planteados para la posición que ocupamos. Si bien existe el trabajo en equipo y uno está en constante comunicación con sus colegas, el trabajo sigue siendo bastante individual. En varias ocasiones me ha pasado o he visto que les sucede a colegas que toman una desición por el bien de la empresa pero termina perjudicando a otro departamento o a la empresa misma. Generalmente esto se da porque no estamos conscientes de la interdependencia entre las distintas partes del sistema y muchas veces existen fallas en la comunicación entre departamentos o colaboradores. Dada la naturaleza individualista del ser humano creo que el concepto de Pensamiento Sistémico que plantea el autor es un tanto utópico, pero puedo ver claramente que si se lo pone en práctica generaría sinergias muy fuertes en la empresa y ésta estaría más preparada para enfrentar sus retos y tomar las desiciones más adecuadas.

Sebastián León
1183591

Anónimo dijo...

El éxito laboral depende más de la inteligencia emocional que el cociente intelectual. En realidad se ha visto que muchas personas que no tienen un talento intelectual lleguen a cargos importantes ya sea por su buen relacionamiento como por su constancia a través de los años en los cargos de su responsabilidad. Inclusive personalmente he visto que ni siquiera tienen un título profesional y esto se debe a que la experiencia en cierto tipo de trabajos como por ejemplo en consultoras es muy bien valorada y no se diga de las relaciones con el cliente, compañeros de trabajo, etc. Con la experiencia podemos decir que se van puliendo situaciones de delegación de funciones, trabajo en equipo, manejo de la presión, relación con la gerencia, preparación de informes, entre otros aspectos que hace de un profesional un individuo capaz de sobrellevar muchos problemas en el día a día.

“Las aptitudes que se necesitan para triunfar comienzan con la potencia intelectual, pero también se necesita aptitud emocional para aprovechar a fondo el talento. Si no obtenemos todo el potencial de la gente es por ineptitud emocional” En muchas oportunidades me he dado cuenta que personas como profesores, intelectuales o los mismos padres de familia, tienen muy clara la idea sobre un hecho positivo o que puede ayudar a estudiantes, hijos, o personas en general, sin embargo, no existe la capacidad de transmitir las ideas de tal forma que éstas sean captadas o sensibilizadas por los que escuchan. En este caso, la dificultad de comunicar una idea, causa muchas veces o la mayor parte de ellas, un malentendido y hasta puede causar resentimientos. Es por eso que además de tener un conocimiento bien cimentado de algún tema, es importante saber transmitir el mismo, con cuidado y conociendo la forma en que debe ser transmitido. Como se mencionaba en el libro, existen cursos muy importantes que se han dictado a trabajadores, los cuales envés de causar un mejoramiento causa un polémica al no ser comprendido a cabalidad.


Esta es la verdadera alegría de la vida, el ser usado para un propósito que tú mismo reconoces como poderoso... ser una fuerza de la naturaleza en vez de un pequeño, febril y egoísta guiñapo de aflicciones y rencores quejándose de que el mundo no se dedica a hacerlo feliz.
Cada persona tiene en su mente un objetivo o una visión que cumplir, y de cada uno depende el éxito o el fracaso de alcanzar esa meta. El conformismo en el que viven las sociedades actuales ha hecho que el fracaso sea una palabra que sea vista como algo normal o natural, cuando el esfuerzo debería ser el símbolo de lucha y de vida en cada región o país en todo el mundo. Si bien es cierto que existe una confusión enorme de la palabra esfuerzo con la palabra dólares o dinero, ya que se relaciona el éxito con el dinero, sin embargo, creo que no necesariamente esto es así, ya que puede existir una meta muy simbólica realizada cada día a la que puede llamársele éxito, ya es así que el ayudar a cruzar la calla a una anciana puede ser concebido como un éxito o una sensibilidad ante la sociedad, punto que está muy atado a la inteligencia emocional.
Por otro lado, creo que importante enfrentar con mucho coraje las fuerzas que nos empujan a ese conformismo o mediocridad, para que podamos alcanzar los objetivos planteados y no ver esas metas como inalcanzables en el tiempo. La fuerza de voluntad y el dominio personal hace que nos empujemos nosotros mismos a liderar nuestra forma de vivir y de sentir.

Anónimo dijo...

El éxito laboral depende más de la inteligencia emocional que el cociente intelectual. En realidad se ha visto que muchas personas que no tienen un talento intelectual lleguen a cargos importantes ya sea por su buen relacionamiento como por su constancia a través de los años en los cargos de su responsabilidad. Inclusive personalmente he visto que ni siquiera tienen un título profesional y esto se debe a que la experiencia en cierto tipo de trabajos como por ejemplo en consultoras es muy bien valorada y no se diga de las relaciones con el cliente, compañeros de trabajo, etc. Con la experiencia podemos decir que se van puliendo situaciones de delegación de funciones, trabajo en equipo, manejo de la presión, relación con la gerencia, preparación de informes, entre otros aspectos que hace de un profesional un individuo capaz de sobrellevar muchos problemas en el día a día.

“Las aptitudes que se necesitan para triunfar comienzan con la potencia intelectual, pero también se necesita aptitud emocional para aprovechar a fondo el talento. Si no obtenemos todo el potencial de la gente es por ineptitud emocional” En muchas oportunidades me he dado cuenta que personas como profesores, intelectuales o los mismos padres de familia, tienen muy clara la idea sobre un hecho positivo o que puede ayudar a estudiantes, hijos, o personas en general, sin embargo, no existe la capacidad de transmitir las ideas de tal forma que éstas sean captadas o sensibilizadas por los que escuchan. En este caso, la dificultad de comunicar una idea, causa muchas veces o la mayor parte de ellas, un malentendido y hasta puede causar resentimientos. Es por eso que además de tener un conocimiento bien cimentado de algún tema, es importante saber transmitir el mismo, con cuidado y conociendo la forma en que debe ser transmitido. Como se mencionaba en el libro, existen cursos muy importantes que se han dictado a trabajadores, los cuales envés de causar un mejoramiento causa un polémica al no ser comprendido a cabalidad.


Esta es la verdadera alegría de la vida, el ser usado para un propósito que tú mismo reconoces como poderoso... ser una fuerza de la naturaleza en vez de un pequeño, febril y egoísta guiñapo de aflicciones y rencores quejándose de que el mundo no se dedica a hacerlo feliz.
Cada persona tiene en su mente un objetivo o una visión que cumplir, y de cada uno depende el éxito o el fracaso de alcanzar esa meta. El conformismo en el que viven las sociedades actuales ha hecho que el fracaso sea una palabra que sea vista como algo normal o natural, cuando el esfuerzo debería ser el símbolo de lucha y de vida en cada región o país en todo el mundo. Si bien es cierto que existe una confusión enorme de la palabra esfuerzo con la palabra dólares o dinero, ya que se relaciona el éxito con el dinero, sin embargo, creo que no necesariamente esto es así, ya que puede existir una meta muy simbólica realizada cada día a la que puede llamársele éxito, ya es así que el ayudar a cruzar la calla a una anciana puede ser concebido como un éxito o una sensibilidad ante la sociedad, punto que está muy atado a la inteligencia emocional.
Por otro lado, creo que importante enfrentar con mucho coraje las fuerzas que nos empujan a ese conformismo o mediocridad, para que podamos alcanzar los objetivos planteados y no ver esas metas como inalcanzables en el tiempo. La fuerza de voluntad y el dominio personal hace que nos empujemos nosotros mismos a liderar nuestra forma de vivir y de sentir.

Gandy Enríquez

Anónimo dijo...

La lectura de Goleman es muy interesante pues profundiza fuertemente en el análisis casi típico que usamos los estudiantes cuando avanzamos en nuestros distintos estudios. En la mayoría de casos exsite una presión sicológica en las personas para demostrar que son más inteligentes que otras. Esto en la mayoría de las ocasiones se hace a través de las calificaciones de las clases. Hay comparaciones constantes y todos estamos pendientes de las calificaciones del resto. Cuando nuestra nota es menor a la de un compañero y creemos que no debería serlo, lo primero que decimos es: "igual los más "norios" (estudiosos) nunca llegan a triunfar porque se la pasan estudiando, no tienen vida y tienen pocas capacidades con la gente, mientras que hay otros que tal vez no aprenden nada cuando estudian pero tienen la capacidad y ganas de aprender cosas nuevas y no se cierran a los que se les enseña una vez. Eso creo que tiene mucha relación con lo que se expresa en la lectura y estoy de acuerdo que las personas con muchos conocimientos y, aparentemente, muchas aptitudes para el trabajo, pueden no ser exitosas si no tienen la capacidad de lograr lo mejor de su grupo de trabajo en términos de actitud. Me gustó mucho la frase que dice "emociones descontroladas pueden hacer estúpida a una persona inteligente". Creo que es la clave del éxito, el poder controlar los miedos y superarlos, el poder enfrentar sin ser irrespetuoso, el saber escuchar y entender REALMENTE lo que otros dicen (no solo asentir para aparentar entendimiento).

Por otro lado en la lectura de Senge me gusta mucho la parte del dominio personal. Creo que en general las personas hemos perdido esa capacidad y somos cada vez más emocionales y sobretodo impulsivas. De tal manera que en muchas situaciones se ha vuelto común perder la cabeza y dejar de pensar con cabeza fría y analizar cualquier evento de manera objetiva. Es muy común que en situaciones de presión las personas se nublen y dejen de ver el panorama completo. Justamente creo que para lograr un pensamiento sistémico, es clave el dominio personal, pues en las situaciones donde más presión se vive es donde más análisis y paciencia se debe tener para generar juicios de valor y decisiones que puedan cambiar el rumbo de cualquier discusión. Creo que esta habilidad es la que hace de las personas líderes al poder demostrar seriedad y claridad en las decisiones que se toman sobre la marcha. Ese dominio es el que permite combinar el conocimiento con la intuición. Lo que quiero decir es que hay muchos momentos en que cualquier conocimiento no sobrepasa la capacidad interna de pensar del ser humano, pero para poder explotar esa capacidad es necesario dejar la puerta abierta, hasta en las peores circunstancias, para que la mente pueda fluir tranquilamente y romper paradigmas para generar soluciones de valor real. En general, creo que la clave está en el pensamiento sistémico y creo que existen personas capaces de ver el óptimo global de cualquier condición o circunstancia y esas personas demuestran dominio de la situación, dominio personal, conocimiento del entorno, intuicion sobre el entorno y determinación para decidir, esas personas son los líderes.

Alonso Iturralde
1183210

Zhasmin dijo...

Me llamó la atención el hecho de que las habilidades de una persona en CE son hoy en dia mucho mas importantes que el CI, dia a dia nos pasa que nos reaccionamos bien ante una crítica constructiva sino más bien trabajadores y gerentes nos encontramos siempre a la defensiva e interesados en defender nuestro punto de vista, esto trae como consecuencia un ambiente laboral un poco hostigante e irritante en ciertos momentos ya que no permite la libre expresión de nuevas ideas ya que se piensa que estas deben ser geniales para decirlas. Siempre había pensado que las notas no reflejan lo que uno verdaderamente sabe ya que es común que en la universidad que los más “alumbrados” no todos desde luego, copien en los exámenes y por eso se les catalogue como “inteligentes” ya que sacaban una buena nota respecto a la media, en fin es bueno saber y me ha tocado trabajar con personas que efectivamente obtuvieron un GPA muy alto pero el rato de desenvolverse en el trabajo no obtienen los resultados esperados por parte de quienes los contratan.

Senge habla del dominio personal y concuerdo que pocas veces uno se preocupa del desarrollo y fortalecimiento del mismo, y efectivamente pensamos que ascendiendo en una organización y llenando nuestro currículum somos personas de éxito, lo cual no es verdad ya que no nos asegura que tomemos buenas decisiones ni que seamos hábiles para resolver conflictos sino más bien actuamos de una manera reactiva ante los acontecimientos del dia a dia. Justamente pienso que eso es lo que necesitamos en las organizaciones, gente comprometida con su trabajo, que sienta ánimos de hacer las cosas, gente con iniciativa ante la resolución de conflictos y sobre todo una manera de liderar única.

Otro punto que toca Senge del conflicto estructural , es el hecho de que muchas personas consideradas exitosas no necesariamente lo son en todos los aspectos de nuestras vidas, y concuerdo que por ejemplo muchas veces por ser exitosos a nivel profesional descuidamos los otros aspectos de nuestras vidas como son el personal y familiar lo cual desde luego no nos brinda una satisfacción completa de la palabra “éxito” sino más bien en dado momento nos crea una frustración al pensar que si en realidad valió la pena dejar a un lado todo por l a meta alcanzada. Muchas personas hablan de que tenemos que tener un equilibrio pero pienso que es un trabajo diario que requiere desechar paradigmas mentales arraigados en nuestras mentes el mismo que si puede ser posible al tener dominio personal e incrementando nuestra inteligencia emocional.

Zhasmin Moscoso

Anónimo dijo...

Al conjugar inteligencia emocional con el conocimiento técnico le dan a una persona una ventaja competitiva para conseguir el éxito, ya que al poder manejar adecuadamente las comunicaciones y las relaciones interpersonales con el grupo de trabajo, va a poder formar un verdadero equipo donde todos tengan la misma visión y la sinergia del grupo fluye para conseguir el objetivo propuesto, todos los mensajes que enviemos deben ser dirigidos en función del pensamiento y el sentimiento (mente y corazón) ; el coeficiente de inteligencia manejado individualmente por más alto que sea no le garantiza el éxito a nadie. En la compañía que trabajo tengo un compañero que lleva trabajando 13 años y sigue siendo un excelente técnico con muchas certificaciones, pero de ahí no ha pasado, no ha podido integrar la experiencia que da la habilidad de la inteligencia práctica con la pericia técnica para explotar el talento.
Se debe construir organizaciones inteligentes en donde exista una conciencia clara de la importancia que tiene la capacitación y el aprendizaje permanente de sus empleados, esto permitirá que pueda ir evolucionando en un mundo tan cambiante y competitivo en donde se logren los resultados que deseamos y a la vez permitirá que los empleados puedan aumentar su autoestima y autorrealización, lo cual conllevara a una organización más eficiente y con gente comprometida con la compañía. Uno de los puntos de la misión que tiene la compañía en la cual trabajo es “mejorar el nivel de desarrollo de nuestro personal”.
El buen uso del subconsciente con la conciencia normal pueden permitir tener la capacidad de saber dónde estás ahora y como moverte hacia el destino deseado, enfocarte en el objetivo, tener una visión personal que nace de adentro que lo deseas de verdad con pasión, yo lo llamo fuego interior. He tenido algunas vivencias por las cuales creo que he desarrollado esta aptitud, el mantenerme enfocada en cada objetivo deseado, actuando, pensando y sintiendo lo que quiero me ha permitido poder disfrutar de los resultados conquistados y con la lectura de este capítulo puedo entender y reflexionar que el subconsciente es muy sensible a la nitidez de los objetivos. Desde que entre a trabajar en la compañía como asesor comercial quise manejar un equipo de trabajo, tener una gerencia y ahora la tengo.

Mayra Rodas

Diego Martinez dijo...

Es muy real lo que comenta el autor sobre que no es posible medir la excelencia de una persona basándose únicamente en las capacidades intelectuales. Desde mi punto de vista la gran mayoría de los ecuatorianos hemos sido víctimas de este conflicto. Esto se debe a que desde el momento en que iniciamos nuestras actividades estudiantiles nos vemos inmersos en un sistema educativo tradicional y contaminado diseñado para todos y nadie a la vez, el cual se basa fundamentalmente en el desarrollo intelectual de las personas. Es una cadena viciada que comprende desde las primeras letras hasta la culminación de los estudios universitarios. Muchas de las empresas, principalmente las de origen nacional, también adoptan sistemas fallidos de selección y motivación del personal. A mi parecer esta situación en el Ecuador se ha ido modificando poco a poco principalmente por el fenómeno de la globalización. Se ha dado el ingreso de empresas y personas con una visión diferente a la tradicional, que aplicando sus conocimientos y experiencias han logrado obtener una cierta ventaja ante la competencia. Estas prácticas son copiadas por las demás instituciones y se da una continua transformación del sistema tradicionalista actual.

La inteligencia emocional es en la actualidad uno de los principales factores de éxito a ser desarrollado por las personas. El conocimiento y la experiencia ya no son los pilares fundamentales. Se debe lograr un mix entre el desarrollo intelectual, las experiencias personales y el control y manejo de las emociones. Desearía compartir algunos ejemplos basados en mi experiencia personal que demuestran la falta de sinergia entre estos tres elementos al momento de dirigir una empresa. El primer ejemplo habla sobre un gerente que poseía mucha experiencia y conocimiento en la industria en la cual se desempeñaba. Esta persona era muy querida por el personal de la empresa que dirigía debido a su calidad como ser humano. El problema se daba en la falta de control sobre sus emociones ya que era extremadamente comprensible con sus trabajadores. Esto dio como resultado una disminución en la eficiencia del personal ya daban por sentado que a pesar de su mal desempeño no recibirían penalidades. Otro ejemplo habla de una persona perteneciente a una empresa muy importante en el Ecuador. Esta persona tenía el cargo de gerente general, y gracias al éxito del negocio al cual representaba decidió iniciar su propia organización. Era una persona muy inteligente y con mucha experiencia, pero en el momento de tener contacto directo con sus propios empleados, la falta de empatía le trajo grandes dificultades. Se puede poseer conocimiento, vivencias laborales, pero siempre se las debe complementar con la experiencia para controlar las emociones.




Las organizaciones se encuentran compuestas por personas. Y cada ente es un ser individual con características únicas. Es muy importante que todos los seres que conforman una organización estén dispuestos a aprender, pero más importante aún es desarrollar la capacidad de aprender de una institución en su conjunto. En la actualidad y debido a la inestabilidad del entorno, las empresas deben estar preparadas para poder reaccionar de una forma eficiente. Es preponderante que los modelos mentales arraigados por años en las instituciones y en las personas sean adaptados a la realidad presente. Las organizaciones pueden ser consideradas como seres vivientes en donde las células vendrían a ser las personas, los órganos los equipos de trabajo y el corazón y cerebro los directivos. Para que se dé un correcto funcionamiento todo el sistema debe estar sano.

Diego Martínez

Jose Gabriel Garcia Falconi dijo...

REFLEXIÓN 1
PARTE I

TANTO LOS ESCRITOS DE LOS AUTORES GOLEMAN COMO SENGE ENFATIZAN EN LA IMPORTANCIA DEL DESARROLLO HUMANO DE LOS INDIVIDUOS PARA SU ÉXITO PERSONAL Y PROFESIONAL. CRIATURAS MORTALES QUE SE INTERRELACIONAN DÍA A DÍA CON SEMEJANTES PARA ENTENDER Y DESCUBRIR EN SU DIARIO VIVIR; SE TRATA DE UN APRENDIZAJE CONSTANTE AL RECORRER EL CAMINO DE LA VIDA. ¿OBJETIVO? ¿MISIÓN A CUMPLIR? EN REALIDAD UNO SE PROPONE Y TIENE LA COMPLETA LIBERTAD DE ARMAR SU ESTRUCTURA DE VIDA, ADEMÁS DE CREAR UN PROPÓSITO. ESTUDIA, CUMPLE CON SUS TAREAS, CONVERTIRSE EN UN PROFESIONAL CON ÉXITO, POR LO GENERAL ES UN MODELO A SEGUIR PLASMADO EN LA SOCIEDAD. ALGUNOS DICEN QUE EL SECRETO DE LA VIDA ESTÁ EN SER FELIZ, CREO QUE ES EL PENSAMIENTO MÁS ACERTADO. AHORA, ¿CÓMO PUEDE SER UNO FELIZ? PUES FÁCIL: HACIENDO LO QUE LE GUSTE. OBVIAMENTE SIEMPRE SE VA A ENCONTRAR CON OBSTÁCULOS Y REGLAS QUE HABRÁ QUE SOBREPASAR Y CUMPLIR, PERO LAS DISTINTAS VISIONES CONSISTIRÁN EN POTENCIALIZAR CAMINOS PARA DISFRUTAR CON MÁS ESPECERÍAS LA VIDA QUE SE LES OBSEQUIÓ.

DENTRO DE LOS ESCRITOS DE SENGE TENEMOS UNAS FABULOSAS PALABRAS DE PICASSO: “SERÍA MUY INTERESANTE REGISTRAR FOTOGRÁFICAMENTE NO LAS ETAPAS DE UNA PINTURA, SINO SUS METAMORFOSIS. UNO VERÍA QUIZÁ DE QUÉ MANERA UNA MENTE SE ABRE CAMINO HACIA LA CRISTALIZACIÓN DE SU SUEÑO. PERO LO REALMENTE SERIO ES VER QUE LA PINTURA NO CAMBIA BÁSICAMENTE, QUE LA VISIÓN PERMANECE CASI INTACTA A PESAR DE LA APARIENCIA”. LA VISIÓN ES LA SEMILLA DE TREMENDO POTENCIAL PARA MOVER EL MÁS MÍNIMO OBJETO HASTA UNA TRANSFORMACIÓN A NIVEL MUNDIAL. UNA VISIÓN ENCAMINADA A SU ENCARNACIÓN Y CRISTALIZACIÓN ES TERRIBLEMENTE PODEROSA. ES EL MISMO PRINCIPIO QUE NOS TRANSMITE LA RELIGIÓN SOBRE LA FÉ. LA FÉ, LA VISIÓN, AQUELLO QUE UNO PUEDE VISUALIZAR COMO META CON UN CAMINO VIABLE ES LA FUERZA QUE MANTIENE VIVOS LOS SUEÑOS, PERMITE AL SER HUMANO SEGUIR LUCHANDO Y ESFORZÁNDOSE POR LOGRAR LO QUE SU MENTE Y ESPÍRITU LE HA LLEVADO A IMAGINAR, AQUELLO CON LO QUE SUEÑA PARA LEVANTARSE CADA MAÑANA Y SEGUIR ADELANTE. NUEVAMENTE EL ÉNFASIS EN ENCAMINAR ADECUADAMENTE LA VISIÓN DE ACUERDO A SENGE “PODEMOS DECIR QUE NADA OCURRE HASTA QUE EXISTE UNA VISIÓN. PERO TAMBIÉN PODEMOS DECIR QUE UNA VISIÓN SIN PROPÓSITO SIN VOCACIÓN ES SÓLO UNA BUENA IDEA: ´RUIDO Y FURIA QUE NADA SIGNIFICAN´, COMO EN LA EXCLAMACIÓN DE MACBETH”.

JOSÉ GABRIEL GARCÍA.
1183618

Jose Gabriel Garcia Falconi dijo...

REFLEXIÓN 1
PARTE II

LAS LECTURAS CONSTANTEMENTE HABLAN DEL ÉXITO PROFESIONAL. EL SER HUMANO NACE, APARECE COMO CUALQUIER OTRO SER VIVIENTE CON ALGUNAS FACULTADES TAN INCREÍBLES QUE EN OCASIONES LO HACEN PENSAR QUE ES DIOS. DESDE QUE ABRE LOS OJOS AL MUNDO ESTÁ EN UN CONSTANTE APRENDIZAJE. SENGE NOS COMUNICA ALGUNOS IMPORTANTES PUNTOS: “LAS HERRAMIENTAS E IDEAS PRESENTADAS EN ESTE LIBRO ESTÁN DESTINADAS A LA ILUSIÓN DE QUE EL MUNDO ESTÁ COMPUESTO POR FUERZAS SEPARADAS Y DESCONECTADAS”. ABSOLUTAMENTE TODO EN ESTE MUNDO ESTÁ CONECTADO, ES IMPORTANTE ENTENDER ESTE PRINCIPIO BÁSICO PARA AVANZAR CON EQUILIBRIO EN LA VIDA. COMO EL CIENTÍFICO NEWTON INMORTALIZÓ SU TERCERA LEY: “POR CADA ACCIÓN HAY UNA IGUAL Y OPUESTA REACCIÓN”. SEGUIMOS APRENDIENDO. “CUANTO MÁS APRENDEMOS, MÁS COMPRENDEMOS NUESTRA IGNORANCIA”. “A TRAVÉS DEL APRENDIZAJE NOS RECREAMOS NOSOTROS MISMOS. A TRAVÉS DEL APRENDIZAJE NOS CAPACITAMOS PARA HACER ALGO QUE ANTES NO PODÍAMOS. A TRAVÉS DEL APRENDIZAJE PERCIBÍAMOS NUEVAMENTE EL MUNDO Y NUESTRA RELACIÓN CON ÉL. A TRAVÉS DEL APRENDIZAJE AMPLIAMOS NUESTRA CAPACIDAD PARA CREAR, PARA FORMAR PARTE DEL PROCESO GENERATIVO DE LA VIDA”. CONTINUAMOS APRENDIENDO CON MENOR VELOCIDAD HASTA EL DÍA DE NUESTRA MUERTE. CÓMO NOS ADAPTAMOS A LOS DISTINTOS MEDIOS AMBIENTES, CÓMO SOBREVIVIMOS, CÓMO CAZAMOS ALIMENTO PARA SEGUIR VIVIENDO, SON APRENDIZAJES A LO LARGO DE LA VIDA FUNDAMENTALES PARA EL DESEMPEÑO EN LA MISMA. AL ENTRAR EN EL CAMPO LABORAL TODO ESTE APRENDIZAJE ASIMILIDO Y EN PROCESO DE SER ADQUIRIDO MARCAN LAS DIFERENCIAS EN UNA EMPRESA U ORGANIZACIÓN. DE ACUERDO A LOS ESCRITOS DE GOLEMAN, LO QUE EL CEREBRO HA DESARROLLADO Y EL SER HUMANO A INTENTADO CUANTIFICARLO, HABLAMOS DEL COEFICIENTE INTELECTUAL, ES LA TARJETA DE NEGOCIOS QUE UNO PRESENTA PARA INGRESAR EN UN ESTRATO LABORAL, UNA VEZ INGRESADO EN DICHO ESTRATO, DE ACUERDO A LAS FACULTADES SEMEJANTES A LAS DE UNA COMPUTADORA EN EL CEREBRO, NOS COMENTA EL AUTOR QUE TAN SOLO REPRESENTA EL 4% Y SIENDO GENEROSO EL 25% DEL ÉXITO LABORAL Y EN LA VIDA. CITANDO GOLEMAN A MCCLELLAND: “ES SÓLO UNA APTITUD DE INGRESO: SE LAS NECESITA PARA ENTRAR EN LA ACTIVIDAD, PERO NO BASTA PARA CONVERTIRTE EN ESTRELLA. PARA UN DESEMPEÑO SUPERIOR PESAN MÁS LAS APTITUDES DE LA INTELIGENCIA EMOCIONAL”. EN CUALQUIER EMPRESA EL COEFICIENTE INTELECTUAL ES ÚTIL, LA EXPERIENCIA DE IGUAL MANERA, PERO ESAS FACULTADES QUE VENDRÍAN A SER EL SOFTWARE INSTALADO EN NUESTRO CEREBRO SIN SER APLICADOS CORRECTAMENTE CON OTRAS PERSONAS DE CARNE Y HUESO, ES INÚTIL. EL SABER DESENVOLVERSE ADECUADAMENTE EN EL CAMPO HUMANO ES FUNDAMENTAL PARA EL ÉXITO PERSONAL Y PROFESIONAL. EN CUALQUIER TRABAJO SE EVIDENCIA LA RED CREADA ENTRE TRABAJADORES, UNO DEBE ENREDARSE EN LA MISMA A TRAVÉS DE AMISTADES Y ACTITUDES POSITIVAS RECÍPROCAS. AL TRABAJAR EN UNA EMPRESA O CREAR UN PROPIO NEGOCIO, LA CONFIANZA EN LA OTRA PARTE, ESA SEGURIDAD DE CONTAR CON OTRAS PERSONAS ES EL INMENSO VALOR DEL DESARROLLO HUMANO. CUANDO UNO DESEA ASCENDER EN LA EMPRESA, APARTE DE SUS FACULTADES, SON PRECISAMENTE ESTAS CONEXIONES HUMANAS QUE TE PERMITIRÁN ASCENDER O SUPERVISAR. SUPERVISAR IDEALMENTE SERÁ EL RESULTADO DE QUE EL GRUPO TE ESTIME, ADMIRE Y CONFÍE EN UN LÍDER QUE CONOCE LA RUTA PARA EL BENEFICIO COLECTIVO.


JOSÉ GABRIEL GARCÍA
1183618

Jose Gabriel Garcia Falconi dijo...

REFLEXIÓN 1
PARTE III

AHORA BIEN, EL PRINCIPIO DE ESTE CURSO Y DE LOS ACTUALES ESTUDIOS DE MAESTRÍA QUE ESTAMOS APRENDIENDO ES ELEVAR NUESTRA SATISFACCIÓN PERSONAL. ALIMENTAR NUESTRA MENTE PARA APLICAR PARA EL BIEN INDIVIDUAL Y COLECTIVO, MULTIPLICADO A LA SOCIEDAD. ¿CÓMO PUEDE UNO COMPRIMIR LA INFORMACIÓN Y APLICARLA PARA COSECHAR FRUTOS DE SUPREMA CALIDAD? LAS RESPUESTAS Y PREGUNTAS SERÁN INFINITAS, LO IMPORTANTE SERÁ APRENDER A VIVIR CON SATISFACCIÓN Y GUSTO CON EL SIMPLE HECHO DE RESPIRAR. CADA DÍA NOS ACERCAMOS MÁS HACIA UN MISMO DESTINO FINAL, LA MUERTE, PERO LO IMPORTANTE ES DIFRUTAR EL PASEO DE LA VIDA QUE INCLUYE EL DESARROLLO PROFESIONAL Y ESPIRITUAL. LO IMPORTANTE ES DISFRUTAR LO QUE UNO HACE DÍA A DÍA PARA NO CONSUMIRSE HACIENDO LO QUE NO DESEA, LO IMPORTANTE ES CONOCERSE PARA RELACIONARSE EFECTIVAMENTE CON OTRAS PERSONAS. SENGE NOS RECUERDA: “PERO EL DOMINIO PERSONAL NO ES ALGO QUE SE POSEE. ES UN PROCESO. ES UNA DISCIPLINA QUE DURA TODA LA VIDA. LAS GENTES CON ALTO NIVEL DE DOMINIO PERSONAL SON MUY CONSCIENTES DE SU IGNORANCIA, SU INCOMPETENCIA, SUS ZONAS DE CRECIMIENTO. Y SIENTEN UNA PROFUNDA CONFIANZA EN SÍ MISMAS. ¿UNA PARADOJA? SÓLO PARA QUIENES NO VEN QUE ´LA RECOMPENSA ES EL VIAJE´”. CERRARÉ ESTA REFLEXIÓN CON LA IDEA DE ED SIMON SITADA POR SENGE: “¿POR QUÉ EL TRABAJO NO PUEDE SER UNA DE LAS COSAS MARAVILLOSAS DE LA VIDA? ¿POR QUÉ NO PODEMOS APRECIARLO Y ALABARLO, EN VEZ DE VERLO COMO UNA MERA NECESIDAD? ¿POR QUÉ NO PUEDE SER UNA PIEDRA ANGULAR EN EL PROCESO DE DESARROLLAR UNA ÉTICA, VALORES, EN EXPRESAR LAS HUMANIDADES Y LAS ARTES? ¿POR QUÉ LA GENTE NO PUEDE APRENDER QUE HAY ALGO VALIOSO EN LA BELLEZA DEL DISEÑO, EN LA CONSTRUCCIÓN DE ALGO DURADERO? CREO QUE ESTE POTENCIAL ES MÁS INHERENTE AL TRABAJO QUE A MUCHOS OTROS LUGARES”. SI UNO ENCUENTRA EL BALANCE PERFECTO DONDE GENERA SUS INGRESOS PARA NECESIDADES BÁSICAS Y LUEGO LOGRA MULTIPLICARLOS PARA BIEN, ES SIMPLEMENTE PORQUE DISFRUTA LO QUE HACE DIARIAMENTE, UNO PUEDE LEVANTARSE CON SATISFACCIÓN CADA MAÑANA PORQUE SABE QUE LO QUE HACE LE PROPICIA UN BUEN SABOR EN LA VIDA, ES UN DELEITE EL TRABAJO, ESTA FUSIÓN DE ENCONTRAR UNA LABOR QUE LO SATISFAGA A UNO LE PERMITIRÁ EXPLOTAR SUS CUALIDADES, APRENDIZAJES Y RELACIONES HUMANAS. UN MERECIDO VIAJE VIVIDO EN SU MÁXIMA EXPRESIÓN.

JOSÉ GABRIEL GARCÍA
1183618

Anónimo dijo...

Me pareció muy interesante el punto donde Goldeman describe a una persona de éxito en el ámbito laboral, donde señala que un trabajador estrella debe tener dos habilidades cruciales en el mundo de hoy: la formación de equipos y la capacidad de adaptarse a cambios. Considero que en el mundo hoy, las organizaciones de manera continua y constante cambian para poder destacarse y sobrevivir en un mercado cada vez más difícil y competitivo. En mi vida profesional contantemente me he enfrentado a cambios laborales, perteneciendo a diferentes grupos de trabajo en la misma organización; y considero que para poder enfrentar el cambio en una empresa de una manera efectiva y que no genere demasiada incertidumbre en los trabajadores es esencial el trabajo en equipo. Las personas que mejor enfrentan el cambio son aquellas que pueden crear sinergia grupal para alcanzar las metas colectivas.
Creo que para que las organizaciones puedan enfrentar estos cambios continuos, tienen que ser organizaciones que aprenden. La organización debe incentivar el aprendizaje organizacional y este aprendizaje debe ser en equipo, donde exista un pensamiento conjunto como lo señala Senge. De esta manera romperemos paradigmas y esquemas de pensamiento que ya se han establecido anteriormente y que muchas veces llevan a la organización y al equipo al fracaso.
Senge afirma que las personas con más dominio personal son capaces de alcan¬zar coherentemente los resultados que más les importa, pues tienen dominio de esas actividades y así de esos resultados. Hoy en día no desenfocamos de conseguir las metas que realmente deseamos lograr pues nos enfrascamos en las actividades del día a día, las cuales muchas veces nos hacen perder el objetivo que realmente buscamos. Creo que es importante que tengamos un pensamiento analítico, es decir, que podamos analizar nuestras acciones y nuestras actitudes, que aprendamos de nuestros errores y que ese análisis que hagamos de nosotros mismos nos permita cumplir con lo que realmente deseamos.

Maria Gabriela Camacho Jaramillo

A. C. dijo...

Azucena Carrión

Concuerdo plenamente con las lecturas en el sentido de que no es solo el conocimiento de los empleados lo que los hace ideales para las diferentes posiciones, sino que ahora es muy importante su capacidad de manejar los cambios, de adaptarse a las circunstancias, de colaborar, de ser positivo. Esto lo puedo vivir diariamente en mis labores. Tengo entre mis colaboradores a varias personas que son siempre positivas, que aprenden constantemente, que son proactivas, que tienen iniciativa y definitivamente se me hace muy placentero el compartir diariamente con ellas el trabajo. Por otro lado tengo a otra persona que tiende a hacerse la víctima, que no comparte con los demás, y aunque tiene el conocimiento técnico de lo que hace, no es posible tener con esta persona una relación que sea placentera y cuando tenemos nuevos retos o mas actividades que hacer, encuentro que no estoy dispuesta a darle mas tareas de las que hace en estos momentos porque no veo en esta persona a alguien que desee crecer. Por experiencia propia prefiero a las personas que muestran apertura, iniciativa, positivismo, deseo de hacer bien las cosas, de ayudar, de trabajar en equipo, mas que a aquellas que pueden saber muchísimo y carecen de lo primero, ya que el conocimiento se puede aprender, pero el modo de ser de las personas es mas difícil que cambien.

Estoy de acuerdo en el hecho de que en estas épocas de crisis estamos obligados a hacer las cosas de diferente manera, y para ello es necesario empezar con uno mismo. Concuerdo en que hay que conocerse para auto-regularse, estar motivado, enfocado en lo que se desea. Por lo general me considero una persona disciplinada en las cosas que debo hacer para conseguir lo que me propongo. Trato siempre de no perder la perspectiva de por qué hago las cosas. Si es verdad que a veces tendemos a disminuir nuestra visión ante la realidad en lugar de usar esta brecha como una palanca que nos debe empujar a trabajar por hacer verdad la visión.

En la lectura se nos hablaba de que todo está relacionado y que la realidad que vivimos es consecuencia de nuestros actos. Creo que en verdad muchas de las cosas que nos suceden, nosotros mismos las buscamos por lo que hacemos o por lo que no hacemos. Esto me indica que ante las realidades siempre debo cuestionarme que es lo que he hecho para que las cosas sean así. Me parece que esta idea nos induce a pensar de una manera diferente, ya que no debemos culpar a los demás por lo que nos pasa, porque puede ser que seamos nosotros mismos quienes lo hayamos provocado.

Anónimo dijo...

Me pareció muy interesante el comentario que hace Goleman con respecto a la correlación entre el coeficiente intelectual (CI) y el éxito laboral. El autor nos dice que el CI solamente explica un 4% del éxito laboral. Personalmente, eso lo puedo ver claramente cuando analizo en retrospectiva a las personas con las que estudié durante la secundaria y la universidad. Aquellas personas que actualmente tienen un mayor éxito laboral no son necesariamente las que sacaban las mejores notas o las que le dedicaban largas horas a estudiar, sino aquellos que tenían habilidades sociales muy desarrolladas y los que mostraban personalidades estables, es decir los que tenían un control sobre sus emociones.

Anónimo dijo...

Me pareció muy interesante el comentario que hace Goleman con respecto a la correlación entre el coeficiente intelectual (CI) y el éxito laboral. El autor nos dice que el CI solamente explica un 4% del éxito laboral. Personalmente, eso lo puedo ver claramente cuando analizo en retrospectiva a las personas con las que estudié durante la secundaria y la universidad. Aquellas personas que actualmente tienen un mayor éxito laboral no son necesariamente las que sacaban las mejores notas o las que le dedicaban largas horas a estudiar, sino aquellos que tenían habilidades sociales muy desarrolladas y los que mostraban personalidades estables, es decir los que tenían un control sobre sus emociones.

Anónimo dijo...

Me pareció muy interesante el comentario que hace Goleman con respecto a la correlación entre el coeficiente intelectual (CI) y el éxito laboral. El autor nos dice que el CI solamente explica un 4% del éxito laboral. Personalmente, eso lo puedo ver claramente cuando analizo en retrospectiva a las personas con las que estudié durante la secundaria y la universidad. Aquellas personas que actualmente tienen un mayor éxito laboral no son necesariamente las que sacaban las mejores notas o las que le dedicaban largas horas a estudiar, sino aquellos que tenían habilidades sociales muy desarrolladas y los que mostraban personalidades estables, es decir los que tenían un control sobre sus emociones.

Andres Cruz
1183202

Anónimo dijo...

• Un caso muy personal que tiene que ver mucho con lo tratado sobre inteligencia emocional, lo vive cuando empezaba mi vida laboral. Aplique para empresa auditora en la cual los procesos de selección eran bastante duros y difíciles. Contemplaban pruebas académicas de contabilidad, auditoria, legislación entre otras y además habían assestment en los cuales se media el comportamiento de los aspirantes. Luego de las pruebas tuve una reunión con los representantes de esta firma. Me indicaron que mis pruebas académicas no tenían un nivel aceptable pero los resultados del assestment había sido muy buenos con resultados sobresaliente en liderazgo, capacidad analítica, toma decisiones, entre otras y que había decidido darme la oportunidad de formar parte de la Firma. Estuve 4 años en esa organización y logre ser el número uno de mi promoción y fui el único que logro ser ascendido a supervisor en un tiempo de 4 años en comparación de mis compañeros que continuaban de asistentes. El principal factor que me llevo a tener ese éxito fue que mis características principales es ser muy sociable y muy eficiente en mis actividades. A medida que paso el tiempo sin conocer absolutamente nada sobre Inteligencia Emocional entendí que lo académico no es lo más importante en la vida profesional y que lo más peso tiene es el desempeño y la actitud que una persona tenga en su vida laboral. Ha pasado algunos años y he tenido la oportunidad de realizar algunos procesos de selección y siempre he tenido como prioridad el comportamiento de las personas más que las aptitudes académicas y los resultados que he tenido han sido más buenos que malos con estas implicaciones.

Andres Cruz

Jacobo dijo...

Para mí la lectura de Goleman fue muy interesante en el sentido de que en la actualidad el éxito de una persona no se puede medir por medio de su CI, sino más bien de su inteligencia emocional, y nos muestra muchos casos donde esto se ha dado comparando personas con gran CI que han sido mediocre en la vida y gente con menor CI pero con una mayor inteligencia emocional. Lo que me demuestra esto es que tenemos que empezar a cultivar nuestra inteligencia emocional, ya que dentro de los diferentes puestos que ocupemos dentro de la organización vamos a tener que desarrollar diferentes aptitudes dentro del trabajo. Dentro de este punto lo que me parece muy interesante discutir es el hecho que desde muy pequeños nos ensenan solo a desarrollar nuestro CI y en ningún momento nos ensenan a desarrollar nuestra inteligencia emocional esto dando como resultado personas con un buen perfil académico pero que emocionalmente no son estables lo cual va a repercutir directamente en la clase de profesionales van a ser; de esta manera el único adiestramiento emocional que tenemos actualmente es el que nos puedan infundir nuestros padres o las personas que influyen sobre nosotros. Esto puede resultar muy negativo como lo menciona Goleman ya que la inteligencia emocional de las personas ha ido disminuyendo dramáticamente en los últimos años y esto se debe principalmente a todo lo que influye a los niños principalmente la violencia que ven en televisión o en el hogar generando personas más inseguras y propensas a la depresión. En realidad me pareció una lectura muy interesante donde pude aprovechar principalmente el hecho de que debemos trabajar en nuestra inteligencia emocional es una meta que nunca me la he propuesto a pesar de conocer del tema, creo que principalmente debido a que nunca he sabido cómo hacerlo y espero que dentro de este curso tengamos la oportunidad de aprender cómo trabajar en la misma.

En la lectura de Senge por otro lado no habla en primera instancia de que cuando somos pequeños nos enseñan a dividir el mundo en partes para entenderlo y después cuando necesitamos verlo como un todo no es imposible por nuestro entrenamiento anterior, por lo que desarrollar una manera para poder ver los problemas como un todo es muy necesario. Otro punto que trata esta lectura es la creación de organizaciones inteligentes que vayan aprendiendo constantemente y que esta es la única ventaja competitiva que vamos a tener en el futro las empresas y hace una comparación con el desarrollo tecnológico del avión y que tuvieron que eslabonarse cinco tecnologías distintas, en el caso de las empresas también menciona que tienen que confluir cinco tecnologías de componentes para crea una organización inteligente las cuales deben ser: Pensamiento sistemático, Dominio personal, Modelos mentales, Construcción de una visión compartida y Aprendizaje en equipo. En el capítulo de dominio personal la parte que mas me llamo la tensión es como la creación de una visión a futuro genera una tensión creativa dentro de uno mismo o dentro de la empresa esto hace que queramos llegar a ese futuro y luchemos con todas las fuerzas para lograrlo, esta tensión tiene que ser la suficiente para que los objetivos a futuro sean verdaderos retos para la organización pero que además sean realistas y alcanzables. A mi manera de ver aquí radica la habilidad de un líder ya que si puede crear una visión que sea retadora y a la vez posible va a motivar a sus asociados a trabajar con más ganas y motivación en alcanzar las metas deseadas. A mi parecer estas dos lecturas fueron muy enriquecedoras en el sentido del desarrollo de la inteligencia emocional por un lado y por el otro el desarrollo de una visión es algo trascendental para lograr el éxito personal o empresarial ya que nos permite soñar despiertos en un futuro mejor.

Jacobo Ron
779800

Anónimo dijo...

En la empresa que trabajo actualmente hay una orientación muy fuerte sobre el desempeño y reconocimiento de los colaboradores basados en Inteligencia Emocional. Este organización cuenta con una herramienta que se llama PDG ( Progress Development Guide). Esta herramienta es el documento base que se utiliza para promover, transferir o desvincular colaboradores en nuestra organización. Lo que llamo mucho la atención es que esta herramienta tienen como componente 11 competencias en las cuales uno debe desarrollarse. Estas son: Conocimiento de uno mismo, Insight, orientación al Servicio, Curiosidad, Coraje, Enfoque en resultados, iniciativa, Innovación & Renovación, Liderazgo, Desarrollo de Personas y Poder de convencimiento. Una vez que finalice la primera lectura estas son las mismas competencias que menciona el capitulo. En mi empresa todo mundo esta enfocado en estas competencias para lograr un desarrollo profesional y es claramente evidente que mi organización esta conciente de que un factor muy importante es la Inteligencia Emocional y además esta basado en la teoría de McClelland

Andres Cruz

Anónimo dijo...

Una persona que no se siente bien en su trabajo y que no esta a gusto con el ambiente del mismo, es una persona desmotivada y que no rinde a un 100%, además es una persona que irradia mala energía y si se puede decir contamina al resto con su mala actitud, estas personas ven al trabajo como una especie de castigo y tortura y todo lo que hace la organización les parece mal y ponen trabas y contras a esas actividades. Todo lo relatado anteriormente lo viví personalmente en un trabajo anterior. Luego que ingrese a esta empresa tuve un año muy bueno y mi rendimiento fue excelente sin embargo a la hora de una promoción no fui considerado y según mi punto de vista la persona promovida no tenia ni la mitad de mis capacidades y simplemente que su promoción se debía a la amistad que tenia con mi jefe. Después de eso mi actitud cambio, simplemente hacia lo mínimo para cumplir y no hacia más de lo que me pedían adicionalmente mi actitud era negativa contra mi jefe y la persona promovida. El tiempo pasó y seis meses después mi jefe me llamo a la oficina para llamarme la atención y darme una advertencia que si no había un cambio en mi actitud iban a prescindir de mí. Ese rato abrí los ojos y me di cuenta todo lo que había hecho durante ese tiempo y lo único que había obtenido era dañar mi imagen frente a mi jefe y demás compañeros, simplemente porque no estaba a gusto en mi lugar de trabajo. Durante todo ese tiempo no logre desarrollar un dominio personal y lo único fue hacerme un daño a mi mismo. Todo esta experiencia tuvo algo positivo en mi y que me enseño a madurar y lo que aprendí fue que hay que disfrutar el presente y el futuro será el resultado de lo que uno hace en el día a día.

Andres Cruz

JUAN PABLO SARZOSA dijo...

Tener un equipo de trabajo inteligente es beneficioso en dos vías, ya que el enriquecimiento de habilidades y conocimientos que posee el grupo favorece directamente a sus integrantes y a la vez permite a las empresas alcanzar su visión compartida. Considero que mi grupo de trabajo a través del tiempo, llegó a ser inteligente puesto que aprovechamos y potenciamos de manera oportuna las fortalezas de cada integrante, así como atacamos las debilidades e hicimos hincapié en ellas para lograr su fortalecimiento. Todas estas acciones han contribuido de forma notable en la consolidación de un grupo muy sinérgico que tiene muy claro todo el panorama organizacional y sabe las consecuencias o posibles problemas que acarrearía un bajo desempeño como equipo. Esto nos ha permitido entregar resultados con altos estándares de eficiencia dentro de la región latinoamericana. Tal es la sinergia lograda dentro del grupo y el comprometimiento que tenemos como equipo de trabajo, mismo que originalmente éramos 6 personas y por motivos de la vida, 2 personas con cargos jerárquicos superiores tuvieron que abandonar la empresa, mi equipo de trabajo no quedó partido, el aprendizaje obtenido anteriormente nos permitió afrontar de forma excelente este nuevo reto, generando resultados con la misma calidad que estamos acostumbrados. No hace falta tener una cúpula que nos dirija hacia donde ésta quiera que vayamos, cada uno de nosotros somos lo suficientemente seguros para saber el camino hacia la excelencia.

Es irónico como un nuevo empleado lleno de energía, quiere aportar sus ideas para hacer de su trabajo un lugar mejor, pero una vez adentro de la organización se golpea fuerte con un muro y aterriza a la realidad, dándose cuenta que su entusiasmo y motivación que estaban por los cielos, poco a poco se han ido desmoronando y hoy no es más que un trabajador que cumple con sus actividades de forma rutinaria. De esta manera me siento hoy en día en mi trabajo, luego de haber transcurrido media década de funciones en la misma empresa, tiempo en el que se ha experimentado cambios de diferente índole, unos muy penosos por cierto, han provocado una desmotivación constante en mi equipo de trabajo el ver como sucedieron las cosas para lograr un cambio positivo, y a la final el único cambio fue el de los actores, pero todo lo demás permanece constante. Este acontecimiento lamentablemente, o quien sabe en hora buena, me ha permitido abrir los ojos, y abandonar el pensamiento de que soy una persona que me debo a la organización, que sé que hoy estoy aquí, pero de igual forma, sé que mi futuro dentro de la organización es muy incierto, motivo por el cual, la lealtad que antes tenía por la empresa, y la anteponía ante cualquier decisión de abandonar la empresa, hoy se ha desvanecido y se ha extinguido por completo.

Si bien es cierto que el perfil académico y el bagaje de experiencia de un profesional permiten ser los conductores iniciales hacia una oferta laboral, podemos concluir, y no por lo que dice el autor, si no por que la vida misma ha dejado esta enseñanza, que estos factores son importantes pero no son necesariamente los cruciales para el éxito laboral, mismo que se lo logra con el buen manejo de la inteligencia emocional, por cuanto, en mi caso personal que actualmente estoy estudiando la maestría por motivos de superación personal, profesional y autorrealización, no debo descuidar factores como las relaciones interpersonales, la empatía, la autodisciplina y la iniciativa, y más bien potenciarlos, de tal forma que en el futuro, me pueda proyectar como un profesional exitoso en la vida y en el trabajo.

JUAN PABLO SARZOSA

Anónimo dijo...

Me parece importante el hecho de que se pueda distinguir que no es necesario que una persona con un alto CI sea la mas idonea para ocupar un puesto Gerencial, sino aquella que puede controlar su inteligencia emocional de tal forma que pueda exigirse y exigir de sus empleados sus mejores aptitudes. Sin embargo, no encuentro una clara manera de como se evalua la inteligencia emocional, todo para mi es subjetivo, depende mucho del color de como lo mire tanto el evaluado como el evaluador. Para mi, no existe un metodo correcto aun para categorizar a las personas y poder decir que una es mas inteligente emocionalmente que otra.
Aun el camino de aprendizaje de esta "cultura" organizacional esta todavia en desarrollo, si bien es cierto muchos estudios se han hecho pero no encuentro aun algo que de pruebas concretas de que esto ocurra en todos los niveles de una empresa.
Espero, que la idea de tratar a un empleado como a una persona y no como un numero sea en realidad lo mas efectivo para una empresa, creo que todos lo queremos sin importar el sexo, religion, rango que tengamos. Me gusta mucho la idea, el ponerlo en practica en empresas donde todo esta definido es un reto, sin embargo, siempre he esperado que el mundo no solo empresarial se maneje de esa manera.
El espiritu es lo mas sagrado que tenemos y como dicen en una de las citas que colocan los autores, si logramos sacar algo mas de la energaia de ese espiritu seremos seres superiores ante nuestra propia perspectiva.
Creo mucho en la automotivacion, en la tension normal que existe para alcanzar metas, pero creo mas en que cada uno trata de ser feliz. Y esa felicidad debe ser equilibrada entre familia, amigos y trabajo. El ser feliz es la meta de todos y creo que si un gerente logra que su empleado este feliz entonces lograra tener su fidelidad y a su vez podra obtener su mejor desempeño.

William Tapia

Anónimo dijo...

Estas lecturas me parecieron muy interesantes debido que a mi criterio la inteligencia emocional es la clave del éxito para ser un excelente ejecutivo, comparto el criterio de que no todo dependen del coeficiente intelectual sino de cómo se maneja la relación con los demás, el liderazgo y trabajo en equipo. Este caso es realmente notable hubieron compañeros de mi universidad con excelentes calificaciones mejores egresados pero que en el mundo laboral muchos aun no encuentran trabajo o duran poco en los cargos, porque todos los empleos a más de suficiente capacidad intelectual y preparación técnica que se requiere necesitan otras cualidades como iniciativa, adaptabilidad y empatía.

Dentro de los puntos importantes es la aptitud emocional pienso que para triunfar en la vida lo importante es tener empatía, destreza para las relaciones personales pero sobre todo optimismo, es como el caso del Presidente Ejecutivo para la empresa a la cual trabajo Toyota Casabaca este año el gobierno comenzó a imponernos recorte a las importaciones de vehículos, el año 2008 fue un excelente año para la industria automotriz pero este año con esta nuevas reglas del gobierno muchas empresas cerraron concesionarios para evitar quebrar, pero un día el presidente ejecutivo en una reunión indicó al personal: “señores esta medida que da el gobierno no es un problema sino una oportunidad para mejorar, no habrá recorte de personal” y posterior a eso en una reunión ya solo con gerentes y jefes comenzamos haber nuevas oportunidades como traer autos que no pagan impuestos y que no están con recorte de importaciones como los autos ecológicos - híbridos eso fue por inicios del mes de Febrero y luego comenzamos a comunicarnos con EEUU para poder importar estos vehículos, hoy en día son de gran demanda y hasta nos falta stock para poder satisfacer al cliente, nos ha ido muy bien con esta decisión tomada, pero sobretodo lo valioso y la enseñanza que me dejó fue el optimismo de esta persona porque todo el personal esta sumamente preocupado y se pensaba de una posible reducción de personal.

Otro punto que me pareció sumamente importante, es el dominio personal en una organización va conectado con el clima organizacional me di cuenta que con un ambiente agradable de trabajo en que te sientas a gusto y reconocido pues das mejor de ti haces con mas cariño las actividades asignadas, esto se siente en la empresa que trabajo los altos directivos siempre están preocupados por el crecimiento personal de cada uno de sus colaboradores y he visto casos de mis compañeros y el mío, gente muy motivada que llega a dar los resultados esperados por la empresa y juntos crecemos.

Gabriela Meneses F.
1183592

Sofia dijo...

En la lectura de Daniel Goleman me hizo reflexionar mucho la Crisis venidera, que de hecho es una crisis actual con generaciones en la que me incluyo y las que vienen después. Lo más preocupante y que se ve en las generaciones actuales, es que los niños pueden tener coeficientes intelectuales muy altos pero no garantiza que sepan manejar su inteligencia emocional. Personalmente tengo algunos primo pequeños que son muy capaces académicamente pero que se cierran a cualquier otro tipo de contacto con el mundo, son solitarios, depresivos, rebeldes y agresivos.
En nuestros trabajos también es muy frecuente el hecho de no saber aceptar una critica constructiva y ponerse siempre a la defensiva, esto ha llevado en mi empresa a tener problemas laborales y hasta crisis en las relaciones familiares.

En la lectura de Peter Senge, un punto que me llamó la atención es los Modelos mentales. La lectura me hizo reflexionar en el punto que todas las personas tenemos supuestos arraigados en con imágenes o generalizaciones. Nosotros tenemos en nuestras cabezas las formas de pensar y ver las cosas y la sociedad. Cuando llega otra persona y con formas de pensar y ver diferente, nuestra limitación del modelo mental nos impide abrirnos inmediatamente, y lo que hace es que empecemos a generar rechazo, hacia la persona o ponerla en estereotipos diferentes a nosotros. Y esto se debe a que el modelo mental que tenemos en nuestras cabezas limitan y bloquean extenderse a pensar como otros. Me pasa mucho en el trabajo y más en relaciones sociales y de amistad. Esta lectura fue para mi un llamado de atención a dejar de catalogar o encasillar a personas solo porque piensan y son diferentes a lo para mi modelo mental esta correcto o permitido.

Otro punto que me hizo reflexionar es el hecho de que a medida que crecemos en edad perdemos la capacidad de sorprendernos. En mi forma de ver, me sentí mal por el hecho de darme cuenta que cada día tenemos menos que descubrir, ya no nos sorprendemos por cosas nuevas. La comparación con un niño es fenomenal, ya que lo vivimos día a día, y vemos como los bebes a medida que crecen se sorprenden por descubrir nuevos sonidos, formas, colores , lo cual es una forma de aprendizaje. Sin embargo una vez que ya los conocen ya no se sorprenden más. El dominio personal es el que nos lleva expandir nuestra conciencia y no caer en circulo monótono de falta de descubrimientos y más bien disfrutar concientemente de todos los procesos en las actividades de las que ya conocemos o que aún estemos por descubrir..


SOFIA VALLEJO
A01183220

Anónimo dijo...

Concuerdo con el pensamiento Goleman respecto a que la organización debe generar las herramientas necesarias para alentar el desarrollo de la inteligencia emocional dentro del entorno laboral. De esta manera, los colaboradores no se limitan a realizar actividades únicamente intelectuales o mecánicas, sino que son motivados a explotar su potencial para enfrentar nuevos retos. Esta iniciativa constituye una fuente de eficiencia y efectividad para la organización ya que ahora el asociado puede aportar con nuevas ideas, prevenir problemas y plantear soluciones. Esto se debe a que este nuevo ambiente le permite conocerse mejor a sí mismo y mejorar sus habilidades sociales, lo que incrementa notablemente su desempeño dentro de la organización.

Otro aspecto interesante tratado por Goleman es que en la actualidad poseer un alto coeficiente intelectual no garantiza el éxito en el trabajo. Esto se debe a que las actividades laborales que realizamos diariamente requieren la interrelación con otras personas. Por esta razón, es importante tomar en cuenta el nivel de inteligencia emocional de nuevos y actuales colaboradores.

Tomando en cuenta los dos puntos anteriormente mencionados puedo señalar que actualmente la Secretaría General de la Presidencia, que es la unidad del sector público para la cual trabajo, ha instaurado nuevos lineamentos sobre los cuales se incluye la evaluación de la inteligencia emocional en el ingreso de nuevos colaboradores. Sin embargo, esto constituye un gran reto ya que para que se genere un verdadero cambio en la forma de pensar y actuar de la institución, también se debe transformar a los colaboradores antiguos de la Presidencia, que se caracterizan por ser tremendamente burocráticos y poco proactivos.

Esto se relaciona directamente con lo que Senge indica respecto a la construcción de una visión compartida. “La idea del liderazgo es la capacidad para compartir una imagen del futuro que se procura crear”. Esto quiere decir, que se puede contratar nuevas personas que se piense aportan más a la obtención de las metas establecidas. No obstante, tendrán que trabajar con personas que no cuentan con el mismo nivel de compromiso con los objetivos, razón por la cual, se puede ocasionar el descarrilamiento de la organización. Es por esto que los líderes deben tener claras sus visiones personales para poderlas comunicar y compartir correctamente con sus colaboradores, y en el caso del sector público desarrollar los mejores talentos de los mismos y explicarles cómo sus funciones deben estar alineadas al bien común, en este caso, el beneficio ciudadano.

María Elisa Guevara
1183208

Pame dijo...

Es muy relevante lo que se empresa en las lecturas sobre las nuevas normas que rigen las evaluaciones que se hacen a los empleados, como es el caso de la empresa en que laboro; en los últimos años, para que un funcionario de la empresa en que laboro, tenga la oportunidad de aplicar a uno de los asensos que estén disponibles, se debe cumplir con varios aspectos; entre los que constan: Calificación (A ó A+) en la última evaluación, en la cual se tienen aspectos objetivos (tareas a cumplir en más del 100% de acuerdo no solo al contrato sino a las que te especifican cuando pasas al puesto) así como subjetivas (aptitudes, colaboración, comportamiento con los compañeros, entre otros); además de cumplir con cierto nivel de estudios requeridos para acceder a una oportunidad

Pamela Arias

Pame dijo...

REFLEXION II
La ineptitud emocional se presenta cuando la persona quien está a cargo de un cierto número de personas que tiene caracteres diferentes, no tiene la suficiente responsabilidad de dirección, de manera que no da las mismas oportunidades o retos a todos por igual, dando lugar que inclusive en ciertas ocasiones, por no querer crearse conflictos con ciertos subordinados, a quienes no les interesa dar más en su trabajo diario; considere a para enseñar y “explotar” a quienes están comprometidos en su trabajo y de quienes en la mayoría de los casos obtienen los mejores resultados.

Pamela Arias

Pame dijo...

REFLEXION III

Toda aquel individuo que posee un alto nivel de dominio está en la capacidad de hacer frente a la tarea que se le presente, dando lugar a obtener buenos resultados. Este tipo de individuos siempre estarán sobre el empleado promedio, de quien se obtiene solo el resultado base de cumplimiento pero es una persona incapaz de dar respuesta inmediata por falta en ocasiones de iniciativa o simplemente de compromiso. En el último mes se han presentado tres posibilidad de acenso para el personal que conformamos el área (16 oficiales Jr.), y es increíble ver como quienes piensan que por el simple hecho de estar en la misma área por más de tres años o por cumplir con un horario de trabajo con falta de compromiso para con el grupo en general, piensan que es suficiente para que se les sea considerado cuando en el mismo grupo existen quienes tal vez tengan un menor tiempo de labores en el área pero hacen la gran diferencia no solo en la manera de realizar las mismas tereas y presentar mejores resultados sino que además tiene la gran habilidad de aprender con rapidez, tiene iniciativa, grandes aptitudes de compromiso y responsabilidad, entre otras que les hacen grandes merecedoras de optar por ese asenso.

Pamela Arias

Pame dijo...

Cada ves que una persona fracasa se escucha de alguien cercano esa voz de aliento que te dice “esto es una oportunidad de aprender”. Obviamente cuando nos pasa lo primero que se nos viene a la mente es un sentimiento de frustración, porque a pesar de haber hecho “todo bien”, en ocasiones no se logra entender en donde estuvo el error para no obtener los resultados esperados. Pero si cambiamos de pensamiento, y en lugar de decir lo hice “todo bien”, y lo expresamos como pude y debo “hacerlo de la mejor manera”, empezaremos ver la verdad de las cosas y la visión que podemos alcanzar cosas mejores y mayores..

Pamela Arias

Sebastian dijo...

Existen varios puntos que me llamaron la atención en la lectura, pero me voy a enfocar en tres: el problema de actuales de nuestra generación, la percepción, y el impacto que tiene la visión en una persona.

La parte de la lectura que tuvo un importante impacto personal fue la de las nuevas generaciones. Yo soy el último de cuatro hermanos, y siento que existen diferencias bien marcadas en nuestra inteligencia emocional. Esto sucedió ya que mis hermanos tuvieron son mucho mayores que yo, por lo que no pude compartir con ellos varios juegos de infancia. Lo cual siento me hizo tener una adolescencia bastante rebelde, y en donde me ponía enojado fácilmente. También se me hacia difícil socializar con ciertas personas, ya que por ser prácticamente hijo único, era bien egoísta. Pero por suerte, siento que pude desarrollar mi inteligencia emocional, lo cual me ha permitido disfrutar de momentos increíbles en mi vida.

La siguiente parte de la lectura que me llamo la atención es la percepción. Voy a ser sincero, este tema es algo que siempre me ha llamado la atención. Es muy interesante como la mente de una persona puede un raciocinio sobre una palabra como simple como “bicicleta”. Mi percepción de esa palabra es totalmente diferente a la de cualquier persona en el planeta. Si existen diferencia en palabras; peor aun en oraciones, actitudes o comportamientos. Es increíble como nadie nunca podrá entender a plenitud tu posición actual sobre el amor, felicidad, guerra, entre otros, pero es fácil que caer en un estereotipo.

Finalmente, lo que me gusto es como la visión puede cambiar la actitud de una persona. Siempre hablamos y ponemos esfuerzo a las visiones de compañías, pero nos damos muy poco tiempo a nosotros mismos. Que crucial que es identificar y recorrer el camino de lo que te apasiona.

Sebastian Espinosa
EGADE Quito

Anónimo dijo...

En la mayoría de organizaciones se recluta al talento humano tal como lo describen Goleman y Senge: se evalúa su capacidad intelectual, pero no sus competencias emocionales.

De igual forma los seres humanos nos preocupamos de desarrollar nuestras habilidades físicas e intelectuales, pero que tanto nos preocupamos de desarrollar nuestra inteligencia emocional?

Por otro lado, son muy pocas las personas que tienen un liderazgo personal y que desarrollan una visión de lo que quieren en su vida; adicionalmente, de este pequeño grupo cuantas personas llegan a cumplir sus metas?

Estas reflexiones me llevan a lo que Senge describe como “pensamiento sistémico”: si individualmente no estamos liderando nuestras vidas y no estamos pensando en incrementar nuestra inteligencia emocional, como podemos construir organizaciones inteligentes? Nuestras organizaciones pueden llegar a ser exitosas sin estos pasos previos?

El desafío está en romper estos paradigmas, ya que las “estructuras generan comportamientos”. En cada uno de nuestros actos debemos estar conscientes de lo que queremos.

Ahora como Directivos de nuestras organizaciones, debemos hacer que nuestros colaboradores se motiven en el trabajo, definiendo claramente cuál es el rumbo que quiere la organización y alineando las estrategias con las acciones que se toman en el día a día.

Muchas organizaciones miden lo fácil, los resultados económicos pero muy pocos se preocupan en medir el desarrollo del talento humano, siendo este la ventaja competitiva de las organizaciones. Como mencionan los autores, se pueden comprar tecnologías, copiar procesos, productos, pero es posible copiar una cultura organizacional o clonar al talento humano? Esta respuesta nos hace ver la importancia de desarrollar el talento humano y de liderarlo eficazmente.

Anónimo dijo...

En la mayoría de organizaciones se recluta al talento humano tal como lo describen Goleman y Senge: se evalúa su capacidad intelectual, pero no sus competencias emocionales.

De igual forma los seres humanos nos preocupamos de desarrollar nuestras habilidades físicas e intelectuales, pero que tanto nos preocupamos de desarrollar nuestra inteligencia emocional?

Por otro lado, son muy pocas las personas que tienen un liderazgo personal y que desarrollan una visión de lo que quieren en su vida; adicionalmente, de este pequeño grupo cuantas personas llegan a cumplir sus metas?

Estas reflexiones me llevan a lo que Senge describe como “pensamiento sistémico”: si individualmente no estamos liderando nuestras vidas y no estamos pensando en incrementar nuestra inteligencia emocional, como podemos construir organizaciones inteligentes? Nuestras organizaciones pueden llegar a ser exitosas sin estos pasos previos?

El desafío está en romper estos paradigmas, ya que las “estructuras generan comportamientos”. En cada uno de nuestros actos debemos estar conscientes de lo que queremos.

Ahora como Directivos de nuestras organizaciones, debemos hacer que nuestros colaboradores se motiven en el trabajo, definiendo claramente cuál es el rumbo que quiere la organización y alineando las estrategias con las acciones que se toman en el día a día.

Muchas organizaciones miden lo fácil, los resultados económicos pero muy pocos se preocupan en medir el desarrollo del talento humano, siendo este la ventaja competitiva de las organizaciones. Como mencionan los autores, se pueden comprar tecnologías, copiar procesos, productos, pero es posible copiar una cultura organizacional o clonar al talento humano? Esta respuesta nos hace ver la importancia de desarrollar el talento humano y de liderarlo eficazmente.

Pablo Albuja
A01183191

MSBB dijo...

Es inevitable pensar que el ingrediente más importante para conseguir un trabajo, es el nivel de conocimiento que tengamos. Desde el colegio nos inculcan que el hecho de tener buenas calificaciones, de ser los mejores de la clase, nos abrirán cientos de puertas en el campo laboral. Las primeras lecturas me hicieron entender que el coeficiente intelectual no es lo único que buscan en las empresas, sino la inteligencia emocional.

Para alcanzar la excelencia laboral se requiere que los individuos tengamos ciertas aptitudes desarrolladas: que sepamos manejar los sentimientos y a la vez expresarlos correctamente, que seamos capaces de trabajar en equipo, que nos adaptemos al cambio rápidamente, que seamos flexibles, con iniciativa, y optimismo, que seamos capaces de comunicarnos y escuchar, que tengamos dominio personal, que nos auto-conozcamos, que estemos motivados en cada tarea que desempeñamos, etc.

Esto no se logrará de la noche a la mañana, sino que a lo largo de nuestras vidas la inteligencia emocional se desarrolla, teniendo en cuenta, que nuestro objetivo no debe ser destacarnos en todas las aptitudes, sino tener el número suficiente para alcanzar el éxito.

En las siguientes dos lecturas se hace hincapié en lo que los directivos de las Empresas deben empezar a hacer, para que su gente lleve vidas más enriquecedoras. El dominio personal ayuda a que cada individuo clarifique continuamente lo que realmente le importa, evaluando la visión a la que se quería llegar y el estado actual de las cosas, de manera que aprenda de los errores y siga hacia adelante hasta que cristalice lo deseado. Nos ayuda a aceptar la realidad y hace que nuestra tolerancia hacia la tensión emocional crezca, desarrollando otras capacidades como la perseverancia y paciencia, realización de tareas complejas con gracia y facilidad, concentración, a dejar que nos guiemos en ciertas ocasiones por la intuición. Como directores, debemos crear un clima empresarial que fortalezca todo lo anteriormente señalado, no concentrándonos solo en dar cursos que aumenten la productividad o que agilice el trabajo cotidiano.

Considero que lo trascendental es tener una relación de ganar – ganar. Velar por el bienestar y crecimiento personal de nuestros trabajadores, es una tarea compleja pero que tarde o temprano nos llevará a un mejor nivel de vida para todos. El compromiso mutuo nos hará llegar lejos.

Soledad Barrera

VERONICA dijo...

REFLEXIONES PRIMER BLOQUE DE LECTURAS
NOMBRE: Verónica Ayala
La inteligencia emocional se ha convertido en una nueva tendencia, necesaria tanto a nivel personal como organizacional. De alguna forma se explica el porqué muchas personas han logrado éxito en sus carreras, pues ahora sabemos que se tratan de procesos que se relacionan con un tipo de inteligencia paralela a la que comúnmente se evalúa. Existen individuos que lo han aplicado por intuición y han logrado potencializarlo, sin tener mayor conocimiento de toda la metodología que abarca esta corriente. Hoy en día que existe una teoría formal, todas las personas tenemos la oportunidad de mejorar, aprovechando nuestras fortalezas y trabajando sobre aquellas debilidades que poseemos.
En el campo laboral he experimentado algunos aspectos que encierra la inteligencia emocional, pues al trabajar en contacto directo con clientes, es primordial crear empatía a fin de poder ahondar en las necesidades del cliente y ofrecer el mejor producto. De la misma manera resulta de gran utilidad aplicarla con las personas con las que trabajamos día a día; en lo que se refiere a trabajo en equipo, ha contribuido a lograr mejores resultados e incrementar la productividad, pues las personas se muestran flexibles, motivadas y tienen apertura a nuevas ideas. En la actualidad, para las empresas es fundamental la capacidad de adaptación de las personas y una serie de competencias que no guardan relación únicamente con la capacidad cognitiva, sino con este tipo de enfoques. En los procesos de reclutamiento de personal se da mucha relevancia a aspectos de índole emocional, de igual manera en las evaluaciones de desempeño se otorga una alta ponderación a temas como liderazgo, trabajo en equipo, autocontrol, confianza, buenas relaciones con los demás, entre otros. De esta forma, si pretendemos avanzar es importante irse adaptando en estas nuevas corrientes, a fin de no quedar relegados en un ambiente tan competitivo como en el que nos desarrollamos. Un análisis introspectivo nos ayudará a detectar aquellos aspectos en los que debemos trabajar a fin de mejorar no únicamente nuestro desempeño laboral, sino también nuestro aspecto personal, y por tanto nuestra calidad de vida.
Otro tema que va muy ligado al enfoque de la inteligencia emocional, es el entrenamiento que debe existir en las empresas y el continuo aprendizaje, como una forma de lograr un desarrollo sustentable. Para ello, es importante el compromiso de los colaboradores y de las propias empresas; es fundamental romper paradigmas para poder incluir nuevas filosofías al accionar de las empresas; debemos tener la apertura para enfrentar los cambios y estar alineados a estas corrientes que guardan mucha lógica con la realidad, potencializando nuestro desempeño y logrando ser más competitivos.

Anónimo dijo...

Lo que más me impacto es como un empleado nuevo cuando llega con toda la energía para venerar cambios, esta va desneciendo poco a poco volviendose mediocre y rutinario con el paso del tiempo; va creciendo la desmotivacion y va decreciendo la lealtad a la empresa. De manera personal me sucedió esto en mi anterior empresa en donde quise aplicar nuevas ideas y tendencias pero la estructura organizacional no me permitió este desarrollo. Me encontraba con generaciones que no estaban de acuerdo con estas nuevas ideas y esto me género frustración y ya no estaba realizando mi trabajo con pasión.

En la otra lectura de Goleman se enfatiza la habilidad de crear y desareollar las habilidades interpresonales, la inteligencia emocional, quedando atrás la capacidad y experiencia profesional. De manera personal pude ver esto en un antiguo superior en otra empresa; el utilizaba esta filosofía para escalar en la empresa sin embargo no poseía una capacidad analítica del nivel de un gerente y lo que hacia era utilizar herramientas de relación interpresonal para llegar a la gente clave.
En la lectura de Sengen, me llamó mucho la atención como las habilidades interpresonales hacen un conjunto de factores que crean un equipo inteligente con una visión compartida. Sengen dice que más vales tu como persona que por los títulos que tengas; es importante también que con el manejo del equipo inteligente tener una visión compartida y mirar la empresa como un sistema no como actividades aisladas.
Anabelle Apolo - a01183192

Anónimo dijo...

SEBASTIAN MEDINA

Los tres aspectos que más me llamaron la atención son los siguientes:

1.La relación entre la emoción y el pensamiento.
Considero que el pensamiento tiene una estrecha relación con las emociones, al extremo de poder influenciarlas. Las emociones influyen en la conducta y pueden afectar todas las áreas de nuestra vida, y en ciertas ocasiones estas emociones pueden limitar nuestro desempeño.
Hay muchos criterios contrapuestos al respecto de esta relación, además de un abanico de soluciones para evitarlas o superarlas. Lo importante es saber identificar los activadores de emociones a fin de poder dominarlos cuando se presenten. En mi primer trabajo tome muchas decisiones de forma impulsiva o por capricho, sin pensar en el impacto que esto podría tener en entorno. Varias veces tuve que pedir disculpas por ser muy duro y herir emocionalmente a compañeros de trabajo que cometieron errores.
El nuevo paradigma es el armonizar la cabeza con el corazón, operando desde el sentimiento y voluntad antes que por el impulso y el capricho.

2.Dominio personal y visión compartida.
En esta disciplina se plantea el definir claramente la respuesta a varias preguntas trascendentales entre ellas:
Dónde estamos?, Dónde deseamos estar?, Cómo llegar?
Al responder estas preguntas se aclara la visión personal y permite enfocar todos los esfuerzos para alcanzarla. Lo más importante para mi es el superar las impotencias estructurales que limitan el crecimiento. En mi empresa existen varias herramientas que permiten administrar y gestionar los diferentes procesos. Sin embargo el haber definido los procesos y procedimientos a llevado a la empresa a ser más operativa y menos proactiva y estratégica. Las políticas de la empresa definen la mejora continua como un hábito, lo cual no se cumple pues cuando se presenta una iniciativa el apego a los procedimientos hace que la respuesta sea NO SE PUEDE. Luego de mi ingreso a la empresa en la primera reunión con mi equipo de trabajo prohibí el uso de la frase “NO SE PUEDE”, en ese momento cause una gran confusión lo cual provocó un llamado a la oficina de Talento Humano para que cambiara lo que había dicho. Un año y medio después se han superado los rendimientos en las labores generales, con un incremento en producción y una reducción de gastos. La clave fue el haber cambiado varios paradigmas, identificando las aspiraciones de los trabajadores, comprometiendo con los objetivos de la empresa, capacitándolos para mejorar el desempeño, evaluando permanentemente el mismo, y abriendo sus mentes al aprendizaje continuo, buscando siempre el beneficio mutuo.

3.Pensamiento sistémico.
Esta disciplina integra de forma coherente todos los esfuerzos y recursos de la empresa conéctanos con el mundo. De este modo podremos construir “Organizaciones Inteligentes”, dónde la gente se esfuerza por tener los resultados planteados, desarrollando nuevos patrones de pensamiento, y buscando aprender continuamente en conjunto. Con base en esto se espera que en el futuro las organizaciones transcenderán en la medida en que aprovechen del aprendizaje de la gente en todos los niveles de la organización. La idea de construir organizaciones que guarden mayor coherencia con las aspiraciones humanas con valores compartidos es el nuevo paradigma. Sin embargo lo primero será el vencer todo aquello que impida alcanzar nuestra visión y ser capaces de aprender.

Mayra Flores dijo...

Goleman, destaca claramente que la inteligencia emocional es un factor clave para la excelencia laboral, estoy completamente de acuerdo con que las personas en las instituciones tiene que relacionarse y desarrollar sus destrezas, es evidente el cambio que han dado los procesos de selección cuando las evaluaciones son enfocadas por competencias, no solamente académicas, brinda más posibilidades basadas en aspectos como comunicación, iniciativas, como enfrentar los problemas. Creo que los son importantes los profesionales que a mas de tener los conocimientos académicos son capaces de controlar sus emociones.
Para desarrollar un marco de aptitudes emocionales, es fundamental conocerse, mirar hacia dentro de cada persona y aceptarse como es, pero creo este proceso es largo y además debe ser constante porque lo seres humanos por naturaleza cambiamos, evolucionamos y propendemos a mejorar.
La Institución donde trabajo actualmente, es de un gran potencial, las personas que trabajamos en ella trabajamos en función de la empresa y de los afiliados que son nuestra razón de ser, sin embargo el Directorio está conformado por servidores públicos los que han sido subordinados por militares durante toda su vida, no tiene conceptos actuales de dirección de personal, en muchos aspectos ni financiero del sector privado. La Gerencia y lo mandos medios tenemos que actuar estratégicamente para proponer proyectos y desarrollar productos, definitivamente se desarrolla lo que el autor señala como Habilidades Sociales.
Mayra Flores

Anónimo dijo...

Reflexión 1 (Goleman y Senge)
Miércoles 22 de julio


Goleman, en la Nueva Norma, hace referencia a la alta dinámica de las organizaciones un factor importante que será norma hacia el futuro. El cambio constante demanda de las personas siempre estar preparadas para diferentes posiciones en la misma o en diferentes compañías, desarrollando conocimiento y habilidades continuamente.


En las organizaciones y su recurso humano con un alto conocimiento del negocio o alto grado de experiencia, la inteligencia emocional muestra otra perspectiva de análisis y desarrollo. Permite encontrar talentos y cualidades que los apoyen a crecer como personas, equipos y como compañía permitiéndoles alcanzar sinergias positivas e impactos positivos en la consecución de sus metas.


Las organizaciones inteligentes están formadas por equipos abiertos al cambio, abiertos a buscar nuevas oportunidades y a tomar riesgos. Equipos que basados en su conocimiento y gran experiencia también aprenden sobre la marcha y cada nuevo proyecto los enriquece.


El clima y la cultura organizacional son fundamentales para el desarrollo del dominio personal, incentivando el compromiso y generando una visión conjunta.


Fernando Lopez

Anónimo dijo...

Esta lectura que hace referencia a la inteligencia emocional me hace pensar inevitablemente en la manera en la que fuimos educados desde pequeños, ya sea en la casa o en nuestras escuelas donde las comparaciones y paradigmas establecidos nos hacían pensar que el aprender las cosas de memoria y luego presentarnos a rendir un exámen en búsqueda de una alta calificación nos haría ser mejores o por lo menos tener el orgullo de ser “inteligentes” y caer en una continua competencia por ser el mejor estudiante. Goleman esta lectura me ha hecho reflexionar y ratificar mi pensamiento acerca de que es más importante encontrar a personas con actitudes positivas que alguien con aptitudes increíbles pero con poca o ninguna motivación de formar parte de un equipo y entablar una relación sincera con los equipos de trabajo.

Desarrollar habilidades diferenciadoras desde el punto de vista de la inteligencia emocional resulta un verdadero reto en los tiempos actuales, entender que el liderazgo no se da por el nombramiento de un cargo o por la asignaciones de ciertas funciones o por las aptitudes específicas que una persona pueda tener, saber que el verdadero líder es aquel que busca una empatía permanente con la gente que lo rodea, que sabe escuchar y no solamente oír a las personas, que tiene la habilidad para comunicarse con los demás y sobre todo que tiene una inteligencia emocional que le permite diferenciarse en los momentos difíciles que pueden presentarse.
“Cualquier persona puede ponerse furioso…. Eso es fácil. Pero estar furioso con la persona correcta, en la intensidad correcta, en el momento correcto, por el motivo correcto y de la forma correcta…. Eso no es fácil” Aristóteles, Ética a la Nicómaco
La importancia de desarrollar las aptitudes en las personas nos brindará ese sentido común que ejemplifica la inteligencia práctica, que es la combinación de pericia técnica y experiencia.
Es increíble como la capacidad creativa de una persona y su experiencia pueden solucionar problemas que al parecer no tendrían remedio, personas que han desarrollado sus aptitudes emocionales de tal forma que generan ambientes adecuados para la solución de conflictos y son capaces de influir de una manera positiva en las demás personas.

Muy interesante el tema sobre cómo construir organizaciones inteligentes basados en las 5 disciplinas. Creo que en este punto es importante resaltar el compromiso que debe existir por parte del equipo de trabajo pero sobre todo la importancia de rol que desempeña el líder dentro de una organización. En mi última empresa creo que el líder que manejaba la misma tenía claro que el trabajo en equipo y la fijación de metas en conjunto llevaban a todos los miembros de la organización a saber la importancia de su trabajo y sobre todo a comprometerse con la organización para alcanzar los mismos todo enmarcado dentro de un sistema continuo de aprendizaje abiertos a nuevos modelos mentales que permitirían buscar soluciones nuevas.

Muy interesante también la forma como Senge habla sobre el dominio personal y el enfoque que da dentro de una organización, hacer conciencia de que la forma que las organizaciones aprenden es por medio del aprendizaje individual. La forma en que ve al elemento humano dentro de las empresas es sumamente interesante, saber que si bien las organizaciones pueden desarrollar nuevas tecnologías, nuevos software, etc. solamente a través de su gente capacitada y motivada garantizarán un éxito sostenido en el tiempo.
Comprender como la visión personal tiene una relación directa con las funciones que desempeño dentro de la organización, saber que es lo que me motiva para seguir luchando por alcanzar con ese sueño y como por medio del aprendizaje dentro de la empresa este puede acercarse a la realidad actual que se ve como un aliado.
Descubrir cuál es el motor que nos impulsa a alcanzar nuestros objetivos, nuestros sueños, nuestra visión ese indispensable para disfrutar del camino que se presente en el trayecto.

Juan Francisco Caicedo

Anónimo dijo...

Daniel Goleman
En autor Daniel Goleman se enfoca en dos tendencias que están cambiando a la organización y sus miembros.
Si bien es cierto que la parte intelectual marca en el éxito de una persona, la inteligencia emocional desarrolla plenamente al individuo.
Este es el punto clave dónde actuales generaciones pro influencias mal dirigidas ( video juegos, violencia, drogas ) está dejando a un lado y no la desarrolla. Es contradictorio por un lado tenemos individuos con un IC muy desarrollado pero con una inteligencia emocional contraída.
¿Qué es lo que realmente importa sería la pregunta? Pues lo que ayude al individuo a auto-dominarse y desarrollarse plenamente. La dominación personal lleva consigo el conocerse y desarrollar habilidades que tanto personal como profesionalmente crean in personal integral, creativa, comprometida, colaboradora y motivada a seguir en una empresa compartiendo con todos los conocimientos, comunicándose activamente, escuchando, exponiendo críticas constructivas.
Junto con el desarrollo de la inteligencia personal va ligado el tema que la visión del individuo, el autor Sengel, cita la importancia de definir en dónde estas y a dónde quieres llegar. Dentro de esto es mejor poner la realidad como carta principal en la mesa porque si pones metas muy lejanas tal vez exista mucha tensión que pueda destruir tu camino. El desarrollo personal tiene que ir ligado con el desarrollo profesional, no puedes ser un buen profesional sino eres una buena persona. De que vale el éxito si estás solo. Todo es equilibrio, el arte es saber cómo manejar los dos lados de la balanza. Y para eso estamos en esta clase para crear un balance.

Verónica Peña López
882400

Anónimo dijo...

Es interesante el esquema que plantean los autores abordando varios temas que en conjunto buscan un solo objetivo, mostrar una manera diferente de ser inteligente enfocando otras facetas que no son comunes a las que maneja la sociedad tradicional.
Las cosas que se quedaron grabadas en mi mente fueron las limitaciones del coeficiente intelectual, la inteligencia emocional y el dominio personal.

Aunque vivimos en una sociedad que premia el CI y con esto coexistimos la mayor parte de nuestra vida, solo cuando entramos en el ambiente laboral e interaccionamos con otro círculo diferente al que estamos acostumbrados podemos darnos cuenta de lo errado de este paradigma..

En el ambiente en que me muevo, es triste conocer personas con gran solvencia técnica en las áreas de ingeniería pero que al mismo tiempo creen que esto lo es todo y desmerecen otro tipo de profesiones de otras áreas de la empresa pensando que lo que hacen es lo mejor, aunque tienen experiencia en su ámbito y aprenden cada día más sobre sus temas se encierran en su pensamiento, empequeñeciendo su capacidad de aprender cosas diferentes, cayendo en una autoestima mal enfocada y quejándose de los otros sin ver que el problema está en su propia realidad ya que han entrado en un esquema de confort, a mi parecer es un ejemplo claro de las limitaciones del coeficiente intelectual; al mismo tiempo hay personas aunque criticadas por el primer grupo que sin mucha experiencia ha logrado escalar posiciones por su inteligencia natural, que realmente se lo catalogaría como una gran inteligencia emocional pero que su liderazgo deja mucho que desear, es decir que necesitan un perfeccionamiento de su dominio personal para hacer que la compañía se dirija al lugar adecuado.

Reflexionando en todo lo anterior creo que estoy en el momento justo para analizar mis debilidades y convertirlas en las fortalezas que necesito para cumplir mi propósito en la vida.

Wilson Gómez
EGADE

Anónimo dijo...

Estimados Profesores, acabo de leer que el limite es hasta las 11:59 PM del 22 de Julio, pido disculpas por entregar tarde y la verdad me amanecí leyendo las lecturas, de favor si es que pueden hacer una excepcion o una calificación sobre una nota menor

Las lecturas me parecieron muy interesantes, la riqueza radica al momento de hacer un paralelo con la vida personal de cada uno. En mi experiencia, yo administro una piscina en Quito y tuve en la universidad clases que me guiaron hacia un saber cognitivo, pero no una guia hacia una inteligencia emocional (por esto creo que vamos a este curso). Al no encontrar un saber teorico en esta area, tome como guia a la gerencia que ejecuta mi padre en la empresa en la que es gerente, su estilo es autoritario, a veces intransigente, trata de tener control en todas las areas; sin embargo hay veces que no creo que este estilo de liderazgo me favorece ya que temo desmotivar a las personas con las que trabajo, además trato de dar ejemplo trabajando junto al personal en sus tareas cotiadiana, por lo tanto debo buscar mi propio estilo emocional de gerenciar. Veo que mi problema se da justo en la area que profundizaban las lecturas que se refieren el dominio personal ya que el area en que me desenvuelvo se dan varias eventualidades de caracter mecanico o laboral y muchas veces no creo que reacciono de la manera correcta ante la situacion. Creo que mi manera de encarar los problemas a veces es demasiado emotiva o que pongo presion en el resto de personas, debo trabajar en mi el area de dominio personal.
Como dicen las lecturas, debo manejar los problemas del quehacer diario de mi negocio bajo una perpectiva creativa, no reactiva como muchas veces me suele suceder.

Galo Vasquez
1183247

Charly T. dijo...

Llevo nueve años trabajando en la empresa de mis padres y quiero contar mi experiencia.
Nuestro día a día en cualquier tipo de empresa siempre conlleva que las emociones estén presentes, evidentemente fruto de las relaciones con otras personas, pero cuando además tus jefe son tus padres, se complican un poco más.
En la mayoría de los casos, cuando comienzas a trabajar para la empresa de tus padres, nada más llegar pasas de ser tú, es decir en “el hijo del jefe“. Es complicado a veces quitarte esa etiqueta, ya que parece que estas ahí como se suele decir “puesto por el Directorio“, que tu trabajo no es suficiente pero como eres el hijo de… tienes que estar y punto. Al principio te sientes frustrado, porque parece que por mucho que hagas, nunca se va a reconocer tu valía. Pero con los años vas aprendiendo que lo que realmente importa es lo que tú pienses de ti mismo y que el mejor reconocimiento que puedes tener es sentirte orgulloso de tu trabajo, y saber que realmente te has ganado tu puesto.
Hay veces que la gente piensa que por que tus padres son tus jefes estás de acuerdo con todas sus decisiones, pero eso no es siempre así. Hay veces que no estamos de acuerdo con sus decisiones, y además tenemos la suerte de poder decírselo sin tapujos, cosa que igual si trabajaríamos para personas ajena a nuestra familia, no podríamos hacerlo.
También es cierto que puedes llegar a comprenderlo mejor, porque sabes cómo es su forma de ser, incluso como ya sabemos que las emociones son parte del proceso de toma de decisiones, quizás al tener un vínculo familiar por el medio, puedes llegar a comprenderlo mejor.


Actualmente en mi empresa, estamos creando un ambiente de mérito, es decir que, si algún miembro de la familia desea aplicar a a cualquier puesto, debe ganárselo tanto en conocimiento y experiencia como desempeño y profesionalismo.
Al crear estas políticas, nadie tiene "corona" al ingresar a la empresa.

Carlos Alberto Trujillo

Gonzalo Garcia dijo...

Me sorprende y me alegra el hecho de que en la actualidad se reconozca no solamente el conocimiento intelectual, si no también la inteligencia emocional. Dándole igual o mayor valor a la segunda. En mi posición actual de trabajo, he tenido la oportunidad de conocer mucha gente brillante en cuanto a conocimiento, pero que es su parte emocional no eran tan capaces, y los he visto fracasar, de igual manera he visto gente con capacidades intelectuales mas limitadas y que han sabido triunfar y salir adelante. Como siempre he dicho a mi mismo y a mi gente, la actitud es todo… como frase exagerada, es lógico que se necesita de la parte intelectual, pero sin ese complemento de seguro no van a tener los resultados que se quieran en la organización.



De que sirve para una organización una persona muy capaz y con el conocimiento necesario pero que no puede trabajar en equipo o no sabe comunicarse bien.



En mi vida me he dado cuenta de que la inteligencia emocional es básica para el logro de buenos resultados. Al manejar alrededor de 450 personas y no saber comunicarse o no ser capaz de transmitir el entusiasmo que el trabajo requiere, de seguro el resultado de esta labor va a ser mediocre y sin trascendencia. Mientras que si se logra el objetivo de comunicar bien la tarea y lograra que el trabajo se haga con entusiasmo y compromiso, no tiene porque salir mal.



Para lograr esto, es necesario el autoconocimiento, saber cuales son las reacciones que se tiene para una situación diferente. Es necesario conocerse a fondo saber cuando y como se debe actuar. Es normal que no logremos conocernos al 100 %, pero la idea es ir mejorando día a día ese conocimiento y a la par ir identificando y trabajando en las áreas que sintamos débiles. Me gusto la forma en que un muy buen profesor citaba a estos malos hábito, los llamaba “demonios”. El objetivo que tenemos que lograr es controlar estos demonios para así ir mejorando cada día y lograr un impacto en las personas con las que interactuamos así lograr verdadero respeto, para así poder predicar con el ejemplo.



Una experiencia que me gustaría añadir al autoconocimiento y en lo que estoy trabajando es el descontrol a la hora del trafico vehicular, es uno de los momentos en que me desconozco, reacciono sin pensar en las concecuencias, perdiendo la cabeza y poniéndome de mal genio por el tiempo perdido. Luego, con cabeza fría analizo la situación y me doy cuenta de lo mal que he actuado o que pude haberlo hecho de una mejor manera. Vienen los dolores de cabeza y los pensamientos; era mejor haber hecho esto o aquello. Pero es un habito malo en el que tengo que trabajar. Lo importante es hacerlo todo el tiempo y sin perder de vista el objetivo.



Gonzalo Garcia

Anónimo dijo...

El primer aspecto de las lecturas de Goleman y Senge que me parece relevante es la aseveración: "La gente comienza a comprender que, para alcanzar el éxito, no bastan la excelencia intelectual ni la capacidad técnica, necesitamos otro tipo de habilidades sólo para sobrevivir - y mucho más para prosperar - en el mercado laboral del futuro, cada vez más turbulento." Los momentos actuales del país determinan condiciones cada vez más difíciles para obtener empleo y se hace evidente que las "habilidades sociales" son la principal fuente de ventaja entre los participantes pues los conocimientos técnicos tienden a homogeneizarse. Los conceptos de inteligencia emocional cobran más fuerza y sobre todo la capacidad para obtener "contactos", "influencias", "amistades", "hacer lobbing", entre otras formas. Al menos en mi trabajo, que está en el sector público, se observa que la capacidad técnica y experiencia es menos necesaria, se requiere ser parte del grupo de poder o del equipo de tecnócratas - políticos formado hace 10 años, incluso sin tener las condiciones de inteligencia emocional mencionadas en el estudio.

El segundo aspecto que me impactó es los resultados del estudio que demuestra que las futuras generaciones tienen mejores CI pero declinan en su inteligencia emocional. Niños solitarios y depresivos, coléricos y rebeldes, nerviosos, agresivos y más impulsivos, lo que determinará problemas en los lugares de trabajo a futuro, con crecientes deficiencias de inteligencia emocional entre los empleados. Esa situación evidencia los problemas de la descomposición de la célula fundamental de la sociedad (la familia)con efectos diferentes entre las sociedades del primer mundo y las latinas. Si la inteligencia emocional es sustentable desde temprana edad y se adquiere con la madurez, tendríamos la causa del subdesarrollo en la esencia de nuestras familias, pero el costo de conseguir ese desarrollo estaría en la pérdida del núcleo que nos caracteriza como latinos. Encontrar el equilibrio parece difícil, por tanto queda a la capacidad individual de las personas para desarrollar o cultivar niveles adecuados de inteligencia emocional para potencializar sus destrezas. La pregunta es, se puede lograr si hay que luchar contra una sociedad y un esquema empresarial que va en sentido contrario?

El enfoque de Goleman sobre las cinco dimensiones de la inteligencia emocional y las 25 aptitudes emocionales ( categorizadas posteriormente en personales y sociales) me parece muy interesante y práctico. Es un tema que incentiva a que sea profundizado para identificar las aptitudes necesarias para ajustarse a los requerimientos de cada tipo de trabajo, realizar un autodiagnóstico y buscar desarrollar las facultades en las que tengamos debilidades. Este enfoque, debidamente incorporado en una organización, podría permitir identificar perfiles para cada tipo de trabajo que permitirían mejorar los resultados de la organización, en lugar de buscar procesos contínuos de reingeniería y perfiles exclusivamente académicos o de inteligencia práctica como ha venido sucediendo y se piensa ejecutar nuevamente en el sector público ecuatoriano.

El concepto de Senge sobre la construcción de "organizaciones inteligentes" en constante aprendizaje, basado en la quinta disciplina, donde el dominio personal es la piedra angular, lo considero muy sólido, pero menos práctico que el de Goleman, pues requiere de cinco disciplinas que interactúen a la vez; y, que demandan de una mayor cultura personal y organizacional que la que los países en desarrollo suelen tener.

Bolívar Estrella Jaramillo

Anónimo dijo...

Es muy interesante la lectura y la comparación del CI con el CE, para mi si ha sido romper el paradigma de que el CI es más importante, pero viendo el entorno y analizando el medio, muchas personas llegan o llagamos lejo por que a parte de tener una aptitud, la actutud hace la diferencia
Es decir como nos manejamos con nosotros y los demás, también me llamo la atención lo de Cualquiera sea su trabajo, saber cómo cultivar esas aptitudes puede ser esencial para lograr el éxito en su carrera, como se cita en la lectura estas aptitudes portátiles son las valoradas por las empresas de hoy en día.
Muchas veces se confunde el termino de CE con ser simpático, expontaneo o se atribuye al genero, pero no corresponde ni a la genético, sino como hemos podido desarrollarnos en nuestra vida.
El no poder potencializar y crear un ambiente de CE nos puede llegar a tener personal muy capacitado pero frustrado
Lo que me queda claro es que para alcanzar el éxito, no bastan la excelencia intelectual ni la capacidad técnica; necesitamos otro tipo de habilidades sólo para sobreviviren el mercado laboral del futuro, cada vez más competitivo

JAIME RAMOS
EGADE

Anónimo dijo...

Reflexión 1

Desde el colegio me ha llamado mucho la atención la inteligencia emocional y recuerdo cómo en el colegio nos hablaban de las diferentes formas de aprendizaje e inteligencias que existen. Para mi el reto de mi inteligencia emocional ha sido cómo canalizar mis emociones, ya que muchas veces tiendo a reprimirlas y no expresarlas lo que incluso me causó recientemente un problema de salud. Estuve en una reunión de la oficina donde no estaba de acuerdo en mucho de lo que se decía, expresé mi punto de vista de forma calmada, pero en el fondo tenía mucha ira. Yo sentí como esta ira la canalicé hacia mis manos dado que estaba escribiendo en el computador. La mañana siguiente empezó un gran dolor en mi mano y brazo izquierdo, y estoy segura que en parte se debió a que no canalicé de forma correcta mi ira.

Otro tema muy interesante me pareció el aprendizaje organizacional, ya que el aprendizaje individual construye el aprendizaje organizacional. Recientemente en el lugar donde trabajo han ocurrido una serie de acontecimiento que han desmotivado mucho al personal y han dañado el clima laboral. Con el paso de las semanas la situación ha mejorado, sin embargo esperaría que la organiación aprende de los errores cometidos, dado que no debe ser algo que pase con el tiempo sino que se construya con base a este aprendizaje.

Por otro lado algo de lo que me siento orgullosa es mi visión personal, quiere trabajar en la academia para compartir la experiencia que con los años construya con jóvenes estudiantes, además este trabajo me ayudará a poder a tener una mejor calidad de vida con la familia que espero tener.

Ma. Leonor Aguilar

gabysu20 dijo...

Parte 1
Realmente quiero felicitarles y agradecerles por las enriquecedoras lecturas que tuvimos la oportunidad de acceder ya que este tipo de ganancia personal no se puede lograr en cualquier momento. En lo personal, pude rescatar muchas partes interesantes que las he aplicado, sin darme cuenta de lo especial que puede resultar estas practicas, y adicionalmente practicas que pienso me pueden servir enormemente para mejorar el trabajo que desempeñamos día a día.
Primeramente quisiera referirme a la importancia que que tiene la inteligencia emocional en nuestras vidas. Al tomar la decisión de estudiar el MBA en el Tecnológico de Monterrey, ingrese por el alto estándar que tiene la maestría reconocido en muchas áreas, sin embargo, al experimentar el cambio que la maestría ha tomado en mi vida, puedo reconocer la importancia que ha tenido el tratar de lidiar con diferentes situaciones, que a raíz de la convivencia diaria y los casos experimentado en la maestría, han cobrado gran importancia y me han ayudado a ver de una manera diferente las cosas experimentadas. En el campo en el que me desempeño, la inteligencia cumple un papel fundamental para el desarrollo de las actividades diarias, el tratar con clientes, con proveedores, con superiores, con personal a mi cargo. La inteligencia emocional se encuentra presente día a día en nuestras vidas muchas veces inconscientemente la aplicamos y obtenemos resultados, pero para ser una persona de éxito y un líder verdadero es necesario fomentar las aptitudes y habilidades que son necesarias para alcanzar nuestros objetivos personales y profesionales, y para ello es importante desarrollar las cualidades necesarias dentro de cada uno de nosotros, las cuales las podemos aprender en cada una de las experiencias vividas. Hay que poner el mayor animo existente en aprovechar las experiencias que nos rodean sean estas a través de lo vivencial o a través de los conocimientos adquiridos. El relacionarnos de mejor manera con las personas que comparten nuestra vida y las mejores experiencias que ellas pueden aportar en nuestra vida son los que nos hace las personas que somos en este momento y las que podemos llegar a ser. Siempre nuestra vida profesional va de la mano de nuestra inteligencia emocional.

Gabriela Briones
1183619

gabysu20 dijo...

Parte 2
El poder hacer un autoanálisis de las cualidades y defectos que tenemos en cuanto a nuestras fortalezas y debilidades emocionales es muy importante para saber en que áreas trabajar. Si bien es cierto que no podemos aspirar a ser personas expertas en todos los sentidos pero el explotar las áreas emocionales que podemos mejorar es muy importante para una vida llena de logros. La importancia de conocernos a nosotros mismos es una habilidad que, a mi modo de ver, es muy difícil de desarrollar, pero tiene una importancia impresionante. Espero poder desarrollar esta habilidad con todas las experiencias venideras que tengo por delante, pero el reconocer y estar consiente de que necesitamos este análisis es un paso muy importante que muchas personas no lo hemos dado a través de nuestras vidas. Es importante mencionar que el hecho de estar consientes de que este autoanálisis es importante y nos ayudara en nuestro mejoramiento futuro, esto no nos asegura que el análisis que podamos hacer sobre nosotros mismos sea el adecuado, ya que muchas veces nos engañamos a nosotros mismos pretendiendo ser quienes no somos o quienes quisiéramos ser, por lo cual le estaría faltando objetividad a nuestro análisis; por lo cual una pregunta muy importante es: ¿Como conocernos a nosotros mismos de una manera objetiva que nos evidencia una realidad?. y esta será una base fundamental para poder dominar nuestras emociones y corregir nuestros errores.
La habilidad de que los análisis en los negocios se puedan hacer de una manera general e integral a lo contrario de hacerle de una manera aislada ha sido una aptitud muy difícil de alcanzar ya que siempre se tiende a analizar aisladamente cada detalle a ser solucionado y es un error en el que caemos día a día en el trabajo y la monotonía de un trabajo puede empeorar la situación, ya que no se ve las consecuencias que acarrean cada una de nuestras decisiones en las demás áreas de la empresa y muchas veces las consecuencias pueden ser nefastas y no es necesario esperar vivir situaciones muy complicadas para darnos cuenta de que esto sucede a nuestro alrededor y peor aun, ocurre a diario en nuestra propia empresa. Es importante entender las cadenas de eventos que tiene la empresa en la que nos desarrollamos para poder entender las decisiones que pueden afectar a las diferentes áreas y evitar así muchos errores, sin embargo no es suficiente con que nosotros entandamos esta situación, lo importante seria el poder transmitir de una manera clara a las personas que conformamos la empresa y si bien es cierto es muy difícil lograrlo pero es la mejor manera de estar en el camino del crecimiento a futuro.

Gabriela Briones
1183619

Anónimo dijo...

* El ser una estrella empresarial no está relacionado al hecho de haber estudiado en una prestigiosa entidad educativa, ni mucho menos con el obtener las mejores calificaciones. El éxito es aquello que logran personas que sin perder la humildad, ni olvidar sus raíces ni su pasado, se empeñan por salir adelante empujados por el afán de concretar sus ideas y creer firmemente en lo que están realizando, utilizando eficiente los recursos con los que cuentan, y de existir dificultades, son capaces de compartir su objetivo con quienes los rodean, y lograr que se enamoren de su visión. Un ejemplo de líder es el humilde cafetero peruano que, situado en la selva de Puno, con el apoyo de sus vecinos, ha logrado sacar por un camino asentado, por un trayecto mayor a 8 horas, un café que ha sido premiado a nivel mundial por su calidad. Esta persona tuvo la iniciativa de dar a conocer su cosecha y se arriesgó a competir. Tuvo que pedir apoyo a sus vecinos, a los cuales les contagió su optimismo y entre todos, vencieron las barreras de no contar con vías de comunicación adecuadas y sacaron a flote su esfuerzo.
Esto, en mi opinión, no hace más que demostrar que el éxito no lo podemos medir en victorias, sino en el legado que dejamos con nuestros actos y en cómo nos adaptamos a situaciones adversas.


** Un comportamiento que he visto en varias oportunidades, lamentablemente, es que cuando salen a la luz problemas graves, lo inmediato de algunas personas es ver si su área o equipo tienen alguna responsabilidad, y si hay una pequeña posibilidad de que sean señalados como “causantes” del traspié, son los primeros en deslindar su participación o involucramiento en él. Al tener esta actitud de “lavarse las manos”, no promueven soluciones, o siquiera, dan ideas de cómo podrían participar en ayudar a solucionar el problema. Con esto, demuestran que no están orientados ni concientizados en que forman parte de un gran sistema, ni hacen propio un reto que enfrenta su organización, y al que están llamados a resolver. Su actitud cortoplacista de no enfrentar problemas ni ser quienes promuevan el cambio, no les deja ver que es en sus reacciones y actos donde demuestran que su foco no está fomentar el crecimiento en su organización, sino en ser simples reactores ante situaciones adversas.

*** “Los hombres pasan por las empresas, pero sus hechos quedan”. Considero que esta frase describe de una forma sencilla lo que para mí Senge nos transmite en su lectura. Son los pequeños y grandes actos los que pueden lograr modificaciones en nuestras estructuras organizacionales, pero el impacto que pueden generar, producen mejoras grandes y duraderas. Me siento orgullosa de conocer a alguien que logró, a lo largo de su vida profesional, esta frase que señalo al inicio de este párrafo, y que al comprometerse con su trabajo, más allá de sus obligaciones señaladas en su organigrama, logró inculcar en el equipo que lideraba, el sentirse miembros activos partícipes del éxito de la organización, generadores y responsables del cambio, sin que pierdan de vista su responsabilidad y presencia en sus familias.

Rocío Samatelo

Anónimo dijo...

* El ser una estrella empresarial no está relacionado al hecho de haber estudiado en una prestigiosa entidad educativa, ni mucho menos con el obtener las mejores calificaciones. El éxito es aquello que logran personas que sin perder la humildad, ni olvidar sus raíces ni su pasado, se empeñan por salir adelante empujados por el afán de concretar sus ideas y creer firmemente en lo que están realizando, utilizando eficiente los recursos con los que cuentan, y de existir dificultades, son capaces de compartir su objetivo con quienes los rodean, y lograr que se enamoren de su visión. Un ejemplo de líder es el humilde cafetero peruano que, situado en la selva de Puno, con el apoyo de sus vecinos, ha logrado sacar por un camino asentado, por un trayecto mayor a 8 horas, un café que ha sido premiado a nivel mundial por su calidad. Esta persona tuvo la iniciativa de dar a conocer su cosecha y se arriesgó a competir. Tuvo que pedir apoyo a sus vecinos, a los cuales les contagió su optimismo y entre todos, vencieron las barreras de no contar con vías de comunicación adecuadas y sacaron a flote su esfuerzo.
Esto, en mi opinión, no hace más que demostrar que el éxito no lo podemos medir en victorias, sino en el legado que dejamos con nuestros actos y en cómo nos adaptamos a situaciones adversas.


** Un comportamiento que he visto en varias oportunidades, lamentablemente, es que cuando salen a la luz problemas graves, lo inmediato de algunas personas es ver si su área o equipo tienen alguna responsabilidad, y si hay una pequeña posibilidad de que sean señalados como “causantes” del traspié, son los primeros en deslindar su participación o involucramiento en él. Al tener esta actitud de “lavarse las manos”, no promueven soluciones, o siquiera, dan ideas de cómo podrían participar en ayudar a solucionar el problema. Con esto, demuestran que no están orientados ni concientizados en que forman parte de un gran sistema, ni hacen propio un reto que enfrenta su organización, y al que están llamados a resolver. Su actitud cortoplacista de no enfrentar problemas ni ser quienes promuevan el cambio, no les deja ver que es en sus reacciones y actos donde demuestran que su foco no está fomentar el crecimiento en su organización, sino en ser simples reactores ante situaciones adversas.

*** “Los hombres pasan por las empresas, pero sus hechos quedan”. Considero que esta frase describe de una forma sencilla lo que para mí Senge nos transmite en su lectura. Son los pequeños y grandes actos los que pueden lograr modificaciones en nuestras estructuras organizacionales, pero el impacto que pueden generar, producen mejoras grandes y duraderas. Me siento orgullosa de conocer a alguien que logró, a lo largo de su vida profesional, esta frase que señalo al inicio de este párrafo, y que al comprometerse con su trabajo, más allá de sus obligaciones señaladas en su organigrama, logró inculcar en el equipo que lideraba, el sentirse miembros activos partícipes del éxito de la organización, generadores y responsables del cambio, sin que pierdan de vista su responsabilidad y presencia en sus familias.

Rocío Samatelo

Anónimo dijo...

Hay algo que en especial ha captado mi atención de la lectura de Peter Senge, pues me he sentido identificada de alguna forma. Creo que muchas veces marchamos en la vida siguiendo ciertas conductas o adoptando objetivos de éxito socialmente aprendidos. Nuestro día a día, a veces parece ser una carrera contra el tiempo, llena de metas que alcanzar o problemas que resolver. El tiempo transcurre y no nos detenemos un momento para pensar qué es lo que realmente queremos, qué es lo que valoramos y lo que necesitamos para ser felices. Aprendemos a formular la misión y visión de una empresa, porque entendemos que son importantes en el crecimiento y sostenibilidad de la misma. Sin embargo no trasladamos esos conocimientos a nuestra vida y a todos sus aspectos, y podríamos sentir en algún momento ciertos vacíos que nos hagan sentir infelices. Por ello, es importante que definamos para nosotros mismos, qué es el éxito, y que no nos centremos exclusivamente en el aspecto profesional, sino en todos los aspectos de realización humana, hacer nuestro propio plan de vida, e incluir en él a la felicidad.
Otro punto que llamó mi atención fue la historia del jugador de básquet Bill Russel, quien se autoevaluaba luego de cada partido, de acuerdo a una escala propuesta por el mismo. Nunca llegó a su máxima puntuación pero en el intento se transformó en el mejor del mundo. Esta experiencia nos invita a pensar sobre los límites que nos marcamos, y si es que acaso lo hacemos, ¿Cuán altas son nuestras metas? ¿Cuán grandes son nuestros sueños?... Pienso que a veces nos limitamos con barreras creadas por nosotros mismos, con paradigmas mentales aprendidos de nuestra propia sociedad y no nos atrevemos a mirar más alto, a pensar en grande, entonces si esto es así, ¿cómo podremos llegar a ser la mejor versión de nosotros mismos y a trascender como seres humanos? En este punto, es que comprendemos cuanta significancia tiene la visión, no por lo que es, sino por lo que ella puede lograr.
Por último quisiera hacer una última reflexión sobre otro aspecto que me causó mucho interés: la utilización de imágenes y la visualización como medio para concentrar nuestro subconsciente y así materializar nuestra visión personal. Si hemos comprendido el por qué es importante tener nuestra visión de vida, también será importante buscar formas que nos ayuden a concretarla. Creo que éste ejercicio nos ayuda con ello. ¿Cuántas veces, sin saberlo, hemos proyectado en nuestra mente alguna imagen que más tarde se ha hecho realidad? Si concebimos entonces a la mente del ser humano como una herramienta muy poderosa, tanto como para programar a nuestro cuerpo y nuestras acciones en realidades futuras, por qué no hacer este ejercicio desde nuestro lado más optimista y positivo para alcanzar aquello que deseamos? Tal vez nos sorprendamos de lo efectivo que puede ser si lo ponemos en práctica más a menudo.

Evelyn Mezarina.

Anónimo dijo...

*Hay algo que en especial ha captado mi atención de la lectura de Peter Senge, pues me he sentido identificada de alguna forma. Creo que muchas veces marchamos en la vida siguiendo ciertas conductas o adoptando objetivos de éxito socialmente aprendidos. Nuestro día a día, a veces parece ser una carrera contra el tiempo, llena de metas que alcanzar o problemas que resolver. El tiempo transcurre y no nos detenemos un momento para pensar qué es lo que realmente queremos, qué es lo que valoramos y lo que necesitamos para ser felices. Aprendemos a formular la misión y visión de una empresa, porque entendemos que son importantes en el crecimiento y sostenibilidad de la misma. Sin embargo no trasladamos esos conocimientos a nuestra vida y a todos sus aspectos, y podríamos sentir en algún momento ciertos vacíos que nos hagan sentir infelices. Por ello, es importante que definamos para nosotros mismos, qué es el éxito, y que no nos centremos exclusivamente en el aspecto profesional, sino en todos los aspectos de realización humana, hacer nuestro propio plan de vida, e incluir en él a la felicidad.



**Otro punto que llamó mi atención fue la historia del jugador de básquet Bill Russel, quien se autoevaluaba luego de cada partido, de acuerdo a una escala propuesta por el mismo. Nunca llegó a su máxima puntuación pero en el intento se transformó en el mejor del mundo. Esta experiencia nos invita a pensar sobre los límites que nos marcamos, y si es que acaso lo hacemos, ¿Cuán altas son nuestras metas? ¿Cuán grandes son nuestros sueños?... Pienso que a veces nos limitamos con barreras creadas por nosotros mismos, con paradigmas mentales aprendidos de nuestra propia sociedad y no nos atrevemos a mirar más alto, a pensar en grande, entonces si esto es así, ¿cómo podremos llegar a ser la mejor versión de nosotros mismos y a trascender como seres humanos? En este punto, es que comprendemos cuanta significancia tiene la visión, no por lo que es, sino por lo que ella puede lograr.
***Por último quisiera hacer una última reflexión sobre otro aspecto que me causó mucho interés: la utilización de imágenes y la visualización como medio para concentrar nuestro subconsciente y así materializar nuestra visión personal. Si hemos comprendido el por qué es importante tener nuestra visión de vida, también será importante buscar formas que nos ayuden a concretarla. Creo que éste ejercicio nos ayuda con ello. ¿Cuántas veces, sin saberlo, hemos proyectado en nuestra mente alguna imagen que más tarde se ha hecho realidad? Si concebimos entonces a la mente del ser humano como una herramienta muy poderosa, tanto como para programar a nuestro cuerpo y nuestras acciones en realidades futuras, por qué no hacer este ejercicio desde nuestro lado más optimista y positivo para alcanzar aquello que deseamos? Tal vez nos sorprendamos de lo efectivo que puede ser si lo ponemos en práctica más a menudo.