jueves, 5 de septiembre de 2019

Segundo comentario LS Maestría en Ingeniería Automotriz

Hace un año aproximadamente comenzaba este comentario con la siguiente frase:

"Si tú no puedes auto dirigirte y auto controlarte, no podrás liderar a otros"

Recordando porque comenzaba este segundo comentario así, me dije a mí mismo, sí, es correcto pues de ello depende gran parte de la confianza en nosotros mismos y a la vez su despliegue, su ambientación en y hacia otros. Pero, ¿De dónde inicia ese auto control? Lo comenta el autor, Anthony Mersino; del conocimiento de nosotros mismos.

En el mundo actual en las organizaciones y en nuestras relaciones, ya no es factible lograr los objetivos no importando los medios y las formas para lograrlos.

Cuando comenzamos a utilizar nuestro auto conciencia es también cuando comienza nuestro auto control.

Pero, ¿Qué nos debe motivar y guiar esa auto dirección? ¿A dónde deseo y debo llevarla? Por favor reflexionen en ello.

El capítulo 4 nos da muchísimas alternativas, ideas y acciones a llevar a cabo para tener autocontrol y ello espero después de esta lectura ya hayan comenzado a hacer su plan de acción...

El ir hilvanando estos conceptos y el ponerles en práctica es el comienzo, el inicio de una mejor manera de conducirnos a nosotros mismos, a nuestro liderazgo y, por qué no; de vivir una mejor vida.

Un fuerte abrazo y muy buen termino de semana

Enrique




10 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola a todos,

Mi reflexión sobre el capítulo 4.

Para mí me pareció muy interesante todo el contenido del capítulo ya que trata sobre el autocontrol, de empezar primero con nosotros y nuestro interior para posterior a ello poder tener el control de los equipos o grupos que manejemos. El primer punto que captó mi atención es sobre los colapsos emocionales, personalmente he podido ver la reacción inadecuada de las personas por no saber discernir sobre dichas emociones, esto no quiere decir que siempre debemos estar felices pese a cualquier cosa, sino de controlar dichas situaciones para evitar hacernos daño o a los demás.

Otro punto que me gustó es sobre tener a alguien que nos pueda ayudar; ya sea un mentor, un amigo, un familiar o alguien de confianza para poder contarle quizás la cosas que estamos haciendo o lo que nos molesta y con ello tener una retroalimentación desde otra perspectiva. Es ideal hacerse autoevaluaciones, pero las personas que nos rodean pueden ser más sensibles a las cosas que estamos haciendo mal y que quizás las dejando pasar por alto. Y finalmente lo que también me impactó fue que nosotros no somos máquinas, siempre podemos llegar a flaquear en algo, tener bajas emocionales e inclusive estrés, ante ello lo mejor a veces es tener un respiro, quizás irse de vacaciones o únicamente volver al día siguiente ya con la mente fresca y listos para continuar.

Me ha pasado personalmente que cuando estoy desarrollando algún proyecto o algo del mismo estilo, existen momentos como que estoy sobrecargado y las cosas ya no fluyen, comienzo a perder mi autocontrol, ante ello lo mejor que he podido hacer es dejar todo ahí e ir a realizar deporte o algo que me distraiga, al volver después de un tiempo prudencial mi autocontrol regresa y todo vuelve a fluir.

David Ramírez Encalada

Anónimo dijo...

En el capítulo 4 el autor habla sobre como usar el self awareness, es decir identificando ya nuestras emociones, todos esto para poder manejarnos a nosotros mismo, lo cual a mi parecer es muy fundamental esto para poder ser un buen líder de equipo, lo cual le llama el autor self management.
En mi trabajo anterior antes de entrar a la maestría en el ITESM, el gerente del área de servicio el cual era el departamento en el que me encontraba, no era un buen líder ya que siempre le gustaba controlar a todos lo empleados, ya sea intimidandolos o a gritos, y nunca controlaba en si los sentimientos y más que nada la ira.
Al igual parecía que solo veía por sus intereses personales y no le importaba que los empleados a su cargo ganaran o no mientras el lograra lo que el quería, por lo que para mi el nuca fue un líder sino más bien un jefe que en su caso solo quería mandar a los demás e imponer su autoridad de mala manera, y lo peor de toda su actitud el creía que el trabajo de todos era fácil y que solo lo que el hacia era complicado menospreciando así el trabajo que cada uno realizaba.
Marco Antonio Chunab Rodríguez

Anónimo dijo...

Posterior a la leer el Capítulo 4 “Self-Mangment” reflexioné sobre el autocontrol y su relación con el autoconocimiento. Identificar y entender nuestras emociones y sentimientos serán la clave del autocontrol, en este sentido en como reaccionamos hacia nuestras circunstancias y eventos, así como a los externos.
Realmente considero que he podido identificar mis emociones y sentimientos, por ejemplo, sé cuándo me siento un poco de miedo o coraje. Sin embargo, el manejo de ellas, mis respuestas y mis reacciones son variadas, para cual, traduciéndolo a los conceptos del autor, debo aplicar las técnicas necesarias.
Es muy interesante como los factores como el cansancio o el estrés nos conducen a los “emotional “breakdowns”
Me hace pensar cuando tuve mi primera entrevista laboral, donde a pesar de sentirme motivado y convencido, los nervios me invadieron al punto de que me estreso querer planear todo lo relacionado a ella.
Acerca de las técnicas del autocontrol, he decidido aplicar las necesarias para mejorar mi manejo y posteriormente transmitirlo a las personas que me rodean. Una de ellas y muy interesante que realmente aplico, es mantener comunicación muy estrecha con personas cercanas como mi familia y amigos, sin embargo, creo en que debo también incrementar la comunicación hacia mi mismo.

Oscar García Cruz.

Anónimo dijo...

Hola a todos
Resulta bastante interesante conocer que hasta las emociones o sentimientos positivos pueden acarrear inconvenientes en el desempeño personal o de un equipo. Es algo que no lo había tenido en cuenta antes, únicamente me enfocaba en tratar de controlar las emociones adversas o negativas que a mi pensar son las que me llevarían a cometer algún error o hacer algo que en instantes me arrepentiría, como por ejemplo actuar en el momento de enojo que es una de las emociones más recurrentes en mí. Muy fácilmente llego a enfadarme y ya he tenido problemas laborales y familiares, por lo cual hace tiempo tomo las precauciones cuando siento que voy a explotar. En el otro extremo se encuentra tomar decisiones cuando estamos emocionados o eufóricos, puede resultar también una mala elección.

En un pasaje del texto me sentí identificado, habla acerca de la autocrítica y menciona que en algunas ocasiones el enemigo es uno mismo, años atrás lo experimente, tuve problemas por falta de confianza en mis capacidades, me cuestionaba en repetidas ocasiones, en mi cabeza rondaban ideas de que algo está mal de lo que estoy haciendo. Un método que menciona que ayuda a superar este problema es hablar con alguien a quien le tengo confianza para escuchar lo que yo en el fondo ya sabía. De a poco fui desarrollando la capacidad de confiar en mi porque me di cuenta que esas dudas las transmitía al resto de personas en cualquier trabajo en equipo.

El autocontrol forma parte de la inteligencia emocional, el texto menciona que es importante conocer las emociones, ya sean positivas o negativas al mismo tiempo resalta la importancia de desarrollar técnicas para poder identificar patrones que provocan estos cambios y por ultimo dominar a las emociones y no sea todo lo contrario. En un entorno de trabajo es importante que el líder transmita positivismo a el resto del personal, pues no puede pedir algo que él no está entregando. Ser un líder no significa que únicamente deberá dar órdenes y hacer que el trabajo se realice, sino también deberá desarrollar empatía por las personas que lo rodean. Si la persona que está a cargo está feliz no quiere decir que todos lo están, cada persona vive de forma diferente y aparte de identificar y dominar sus emociones debe tener la capacidad de identificar las emociones de los integrantes de su equipo.

Pablo Javier Guagalango Gómez

Anónimo dijo...

Buen día,

Conforme al capitulo, me siento identificado con el "prethinking" y con el uso del "should" pues lo hago o los uso (según el caso) en el ambiente laboral, en especifico cuando tengo que entregar un proyecto y por alguna razón siento que hice algo mal (sin confirmarlo), me suelo llenar de muchos pensamientos (tales como: "me van a regañar feo", "la embarre muy grande", "me pueden estar despidiendo","debí hacer...", Entre otras).

Me gusta como el autor nos da herramientas para afrontar estos problemas, de ahora en adelante voy a utilizar con la que se me hace mas fácil de hacer (pues lo hago para otras actividades) el cual es usar la lógica y también el alejarme un poco para poder analizar todo desde otra perspectiva.

Normalmente no suelo tener "Emotional Breakdowns" , pues si bien me afectan algunas cosas (como las criticas o mis estados de humor) no suelo pensar muy bien sobre esto y no dejo que se escale.


Dany Bryan Leyton Acosta

Anónimo dijo...

Segunda reflexión por Fernanda Belén Jiménez Aguilar.

Hola a todos
En este capítulo el autor describe lo que es el autocontrol y cómo llevarlo a cabo o en su defecto trabajarlo para poder conseguirlo en nuestra vida y en todos nuestros proyectos. Conforme fui leyendo el texto me fui dando cuenta que aunque yo consideraba que mi autocontrol es muy bueno no es sano, pues aunque tiendo a ser muy buena para actuar siempre tranquila y pensar todo varias veces antes de actuar, soy muy mala para lidiar después con esas emociones que omití en el momento y que después me llevan a los llamados “Emotional breakdowns” en mi caso no son reacciones violentas o agresivas sino que más bien me alejo de la gente y las personas que me rodean, tiendo a hundirme en mis pensamientos que en ese momento se ven afectados por mi ser emociones negativas. Además también me he dado cuenta que si no logro retraerme y las personas intentan interactuar conmigo tiendo a ser pasivo-agresiva con ellos.

Otra parte importante del texto y con la que me identifico, fue la autocrítica y el perfeccionismo; las cuales son actitudes que para mi debían ser básicas para poder ser un buen jefe o un buen líder; ahora me doy cuenta que estas actitudes si no son manejadas correctamente, más que ser benéficas para mi pueden ser negativas. He de admitir que hasta el día de hoy no me han causado problemas con los demás, pero creo que si soy muy honesta conmigo sí me han llevado a ser muy insegura de mi trabajo y de mis capacidades a la hora de realizar algo, haciendo que prefiera tener más un rol de observador que de líder en mi vida. Sin embargo no consideró estas actitudes 100% malas para mi, pues también me han llevado a algunos éxitos en mi vida.

Por último me sorprendió bastante como el autor asocia discretamente nuestro bienestar físico con el mental, pues creo que es algo que al menos yo, tiendo a descuidar bastante, por ejemplo el año pasado, apenas estaba comenzando mi primer empleo serio y por miedo a no ser suficiente, a que fueran a pensar que no estaba lo suficientemente comprometida o cualquier otra cosa negativa sobre mi o mi trabajo, aceptaba trabajo extra y dedicaba demasiadas horas a esté, al grado que dejé de convivir con mi familia y amigos, dejé de realizar ejercicio, dejé de dormir correctamente y descuidé mi alimentación de forma abismal (cada noche de trabajo mis compañeros y yo salíamos por una pizza o una sopa maruchan para cenar). Lo cual me llevaba a más estrés pues no podía lograr un equilibrio y aunque en el trabajo me iba bien, mi vida personal sufría, llevándome a un nivel de estrés y fatiga que hasta la fecha no he podido dejar de sentir. Es por eso que hasta cierto punto me parece muy asertivo del autor hacer hincapié en este asunto, pues después de ese año yo ya comprendo un poco mejor que primero estoy yo y mi salud, pues en mi trabajo todos los días soy testigo de lo que estás largas jornadas de trabajo y de estrés han hecho en mis compañeros (todos somos menores a 28 años y uno de ellos ya ha padecido un pre-infartó, otro sufre mucho del estómago y en su mayoría todos tenemos problemas de peso). Sin embargo después de leer el capítulo me doy cuenta que aún tengo mucho que trabajar para poder lograr un vedadero equilibrio en mi vida laboral-personal y un buen manejo de mi misma, pues muchas de las actitudes negativas descritas son actitudes que yo tengo o tiendo a usar en mi vida diaria.

Anónimo dijo...


Mauricio Sobrino y Arjona Guzmán
Buena tarde, adjunto mi reflexión sobre el capítulo 4.

El autocontrol, en mi opinión, es una habilidad fundamental que todos debemos desarrollar, en mayor o menor medida, desde que somos jóvenes; tal y como aprendemos a andar en bicicleta o a manejar un auto, habilidades que han llegado a ser básicas en la vida de una persona al grado que hemos llegado a asumir que todo el mundo sabe a andar en bicicleta o sabe manejar tenga o no un auto propio. ¿Acaso no se han sorprendido cuando conocen a alguien de nuestra edad que no sabe a andar en bicicleta? En mi caso sí, hasta me resulta difícil creerlo.

Pero, ¿por qué no nos sorprendemos cuando alguien pierde los estribos en el transito? En el mejor de los casos solo gritamos groserías y nos aventamos el carro por unos minutos, pero la gente ha llegado al punto en donde una riña de transito acaba en violencia o incluso en la muerte de alguno de los involucrados. ¿por qué no nos sorprende ver a la gente pelear en las calles, en un bar o incluso en nuestra propia casa?

A lo que quiero llegar, es que en mi día a día, me doy cuenta que la gente cada vez tiene menos autocontrol de sus emociones, ante cualquier provocación o estímulo se trastornan en otra persona, pero lo más grave de esto es nuestra percepción de este problema. Cuando decimos “Ya sabes que tiene su carácter, no lo provoques”, “Estaba enojado, no te lo tomes personal”, “Así es el, compréndelo” entre otros.

En mi caso particular me consideró una persona con un buen autocontrol, hacerme perder los estribos es sin duda algo muy difícil, creo solo un par de veces en la vida los he perdido. Puedo resistir que otros cuando estén enojados me traten de la peor manera posible o que me digan cosas que si estuviesen en sus cinco no me hubiesen dicho, mantengo la cordura y busco tranquilizarme en vez de reaccionar ante ello. Pero, una cosa es que pueda resistirlo y mantenerme tranquilo, otra es evitar que la falta de autocontrol de otros me hiera a un nivel emocional.

Un ejemplo rápido de lo anterior es una riña que tuve con mi padre hace varios años ya, en la cual el acabo perdiendo el control de su irá al grado tal que dijo cosas que aún no olvido. Recuerdo bien que en vez de reaccionar solo me quede callado, insistía en que lo habláramos luego ya que estuviese más tranquilo, pero no fue así. Al final, él se disculpó por lo que dijo y aunque ha pasado tiempo, aún no lo olvido.

El autocontrol sin duda es algo que me ha evitado muchos problemas a lo largo de mi vida, pero también ha sido una carga emocional muy grande el quedarte con las ganas de “decirle sus cosas también”.

Dr. Enrique Cárdenas dijo...

Hola a todos favor de utilizar más la primer persona y recuerden pueden - si tienen la oportunidad de todavía contar con vida, con las personas con quienes han tenido dificultades -, tener una o varias pláticas para abrir sus sentimientos y reflexionar juntos de sus diferencias, cosas comunes y por que no, de la admiración y (o) carió por ellas.

Saludos y buen inicio de semana

Enrique

Anónimo dijo...

Posterior a leer el Capitulo 4 Self Managment.

Me identifico mucho con el ejemplo de la primera parte, sobre la importancia que tiene saber manejar nuestras emociones. En mi caso, en mi ambiente de trabajo me encuentro día a día, con managers los cuales no tienen esta habilidad de manejar las emociones, y han podido mantenerse en los puestos solamente por la habilidad para entregar resultados, pero no por la manera en la que descargan sus emociones con las personas de su equipo. El ejemplo del libro describe exactamente esta situación que vivo actualmente, y en muchas ocasiones es frustrante este tipo de experiencias.

Respecto a mi caso en particular para el autocontrol. Considero que soy una persona que no pierdo los estribos o el control, cuando estoy rodeado de mas gente. Considero al igual que el libro menciona, que soy esa persona que este 1 grado abajo de los demás en una situación de estrés. Mi único problema es que internamente si llevo ese estrés, y lo puedo reflejar en otros aspectos de mi vida, ya se físicamente o en aspectos personales. Ese es un punto muy difícil de manejar.


Otro punto con el cual me identifico, es con el conocer cuales son los "triggers" que nos hacen perder los estribos. Específicamente en mi caso, me hace perder los estribos la falta de actitud por hacer las cosas. Ejemplos puntuales, compañeros de trabajo a los cuales se les asigna una tarea, pero no tienen la mínima actitud de realizarla, y por lo mismo la completan con una muy mala calidad y contenido. Al momento de revisar el resultado, me cuesta mucho trabajo manejar de manera positiva esa "reacción" para poder lograr que cambien esa actitud hacia el trabajo.


Saludos.

ROQUE VALENZUELA PEREZ

Anónimo dijo...

COMENTARIO CAP. IV “SELF-MANAGEMENT” POR: CARLOS ISAAC SALINAS ARIAS

La frase que desde mi punto resume este capítulo es "debo de controlar mis emociones no ellas a mí”.
Es para mí bastante interesante el como el capítulo describe la manera en como las emociones pueden influir en mis relaciones con las demás personas y que el controlarlas o no pueden cambiar el resultado de mis acciones, de manera positiva o negativa.
Lo que me lleva a regresar un poco al capítulo anterior y remarcar el hecho de que el primer paso para controlar mis acciones y sentimientos es identificarlos, una vez que sea capaz de identificar mis sentimientos podré controlarlos. Así mismo debo de identificar los “disparadores” que son todas aquellas situaciones, personas u acciones que disparan o propician “colapsos emocionales” los cuales me pueden llevar a perder el control de la situación y dejar que mis sentimientos controlen la situación lo cual podría tener consecuencias negativas.
Este capítulo recalca el hecho de que el estar físicamente bien me ayudará a controlar de mejor manera mis emociones tanto en situaciones difíciles, como con personas y los disparadores que me afectan directamente.
Un punto muy importante en lo personal, es que el ser negativo y estar a la expectativa solamente de eventos negativos se puede volver mi realidad, siendo el primer paso para ser evitar ser negativo el identificar si soy una persona negativa. Este punto del capítulo para mi es completamente cierto y valioso. Así también debo evitar obsesionarme con personas o situaciones ya que esto me llevara a permitir que mis sentimientos me dominen. Por otra parte, el adelantarme o hacer juicios basado en mi interpretación de las cosas permite que haga juicios o ideas erróneas de situaciones o personas.
El control de las palabras es en extremo importante para mí ya que estas pueden mostrar sentimientos equivocados por mi parte, un ejemplo o aportación buena desde mi punto de vista es cambiar los “deberías” por “yo quiero” en algunas situaciones.
En lo particular para mi esta sección del libro ha sido de bastante aprendizaje ya que yo gran parte de mi vida he sido muy emocional e involucrado en muchas situaciones laborales mis sentimientos, obteniendo no muy buenos resultados, sin embargo, a raíz de la lectura de este capítulo he tratado de aplicar los consejos del libro, mesurando mis acciones obteniendo buenos resultados, creo que es algo que tengo que perfeccionar de ahora en adelante, estoy seguro me ayudará muchísimo en mi trabajo diario.