jueves, 22 de agosto de 2019

Primer comentario LS Maestría en Ingeniería Automotriz

¡Bienvenidos todos!

Cuando dialogamos sobre el fascinante tema del liderazgo, es imprescindible el reflexionar acerca de que tanto nos conocemos a nosotros mismos y sobre todo que tanto estamos atentos a ello. Tomar conciencia de nuestro ser y sobre todo de nuestras emociones nos permite y permitirá analizar e ir conociendo y mejorando el como es nuestro accionar a ciertos estímulos del exterior y que repercuten en nuestro interior..., ¿Cómo nos afectan? ¿Cómo actuamos ante ellos? ¿Por simple reacción o tenemos algo que ver en una respuesta razonada?

Autores como Stephen Covey nos hablan de que el liderazgo proviene en primer lugar "de adentro hacia afuera", ¿Qué puedes contarme o decirme al respecto?

Espero tu primer comentario, un abrazo a todos y muy buen término de semana

Saludos

Enrique





12 comentarios:

Unknown dijo...

En relación al capítulo 3 "Self-awareness" es para mí es en primer lugar interesante el considerar que los sentimientos y emociones son parte fundamental del liderazgo, ya que a pesar de poder pensarse lo contrario, es decir que el éxito de un proyecto relacionado a cualquier campo de la ingeniería solo está basado en aspectos de carácter técnico sino también está basado en las relaciones humanas y por ende a las emociones y sentimientos de los miembros que conforman al equipo, lo cual encuentro coherente ya que por el simple hecho de ser seres humanos mezclamos de manera inconsciente nuestras emociones y sentimientos en el trabajo diario, que usados de manera correcta nos pueden llevar al éxito o en caso contrario al fracaso.
En segundo lugar, es para mí también interesante como el autor menciona que antes de entender las emociones y sentimientos de los demás debemos de conocer e identificar nuestros propios sentimientos y emociones, remontando a lo más básico que son los gestos y expresiones corporales que a su vez creo yo son muy difíciles de esconder sin embargo de manera inconsciente dicen mucho a los demás y son la clave para transmitir confianza o desconfianza a nuestros colegas y miembros del equipo. Considero que esto nosotros lo damos por sentado y creemos controlarlo sin embargo creo que pocos saben hacerlo y utilizarlos a su favor para el logro del objetivos y generación de lazos de camaradería dentro de un equipo de trabajo.
Finalmente es relevante para mí como el autor invita a realizar una autoevaluación de los sentimientos y emociones a lo largo del día, analizando que sentimiento está detrás de cada una de nuestras acciones o tareas, y de esta manera evaluar si esta emoción contribuye o entorpece el logro de objetivos o incluso si influye en las demás personas de manera positiva o negativa, aunque encuentro más importante el realizar mediante esta retrospección la auto retroalimentación para corregir conductas y mitigar ciertas emociones o sentimientos en situaciones no adecuadas.
Concuerdo absolutamente con el autor en el autoconocimiento y autocontrol como base de un buen liderazgo, ya que se transmite mucho más a los demás atreves de nuestros comportamientos y expresiones corporales que con las propias palabras.
En lo personal, mi reto es lograr ese autoconocimiento y autocontrol para no dañar mis relaciones laborales, que en ocasiones he deteriorado por un mal autocontrol.
Comentario por: Carlos Isaac Salinas Arias / 26.08.2019

Unknown dijo...

En relación al capítulo 3 SELF-AWARENESS, el autor habla de lo importante que son los sentimientos de una persona. En particular yo creo que el autor tiene mucha razón en que es muy importante el conocerse así mismo en este caso que sentimientos tenemos o valga la redundancia sentimos en diferentes ocasiones de nuestra vida, ya que no es lo mismo lo que sentimos cuando somos niños a nuestro sentimientos ya siendo adultos.
Esto es muy importante ya que como el autor lo menciona debemos identificar los sentimientos que tenemos con banderas como el le llama a diferentes signos por así decirlo, dependiendo de como nos sentimos, ya que identificándolos podemos aprender igualmente a controlar nuestro carácter y como nos sentimos en determinadas circunstancias. En mi opinión es muy importante para poder ser un buen líder y no únicamente un jefe, saber controlar nuestros sentimientos, lo que implica en si conocernos muy bien nosotros mismos muy a fondo, porque actuar de mala manera para con los demás o del equipo de trabajo del que nos encontramos a cargo puede entorpecer y perjudicar los objetivos de algún trabajo que se este realizando y estos no se podrían lograr de manera satisfactoria. De manera muy personal el poder expresar mis sentimientos o poder controlarlos se me hace a veces un poco complicado, lo que a veces puede perjudicar en las relaciones laborales y hasta personales, por lo que me propondría a tener un poco más de auto control.
Marco Antonio Chunab Rodríguez

Anónimo dijo...

Reflexión del Cap. 3 de la lectura.

Desde mi punto de vista los sentimientos siempre han sido parte fundamental sobre el comportamiento de las personas, a tal punto que pueden influir directamente en las reacciones del mismo y de las personas que lo rodean. Existen circunstancias que pueden ocasionar que el individuo varíe sus sentimientos y por ende su comportamiento, ante ello nosotros podemos desarrollar cualidades que nos permitan examinar dichos comportamientos para llegar a saber que lo pudo ocasionar.

Existen muchas cosas externas que pueden influenciar directa o indirectamente en nuestro estado de ánimo ya sea de manera positiva o negativa, con las herramientas que se aprendió en el capítulo tenemos más en claro como poder identificarlos y de ser el caso cambiar para que nuestro estado sea bueno. Así como podemos llegar a estar al tanto de nuestro comportamiento también lo podemos hacer de las personas que nos rodean, sobre todo cuando se tiene grupos (familia, trabajo, colegas, amigos) ya que si alguien tiene un comportamiento inadecuado esto puede influenciar directamente en todos y ocasionar un ambiente tenso, para ello y quizás como líder del grupo se puede ayudar a cambiar dichos comportamientos para que la relación tenga más sinergia.

Eso no quiere decir que siempre todos van a estar felices o que nada los va a molestar, sino más bien poder tener la facultad (individual o colectiva) para cambiar aspectos internos o externos y que la relación colectiva sea más idónea. Para finalizar puedo agregar que para poder ayudar a otras personas es necesario que primero nosotros nos encontremos bien.

David Ramírez Encalada

Anónimo dijo...

Buen día,

Al leer el Capitulo 3 del libro, pienso que muchas en muchas empresas y/o proyectos las personas no consideran e incluso menosprecian los sentimientos de los demás y de ellos mismos; me gusta como en este capitulo enfoca el auto-conocimiento y los emociones a un ambiente laboral, relacionándolos directamente en flujo de trabajo.

Personalmente me siento en muchas ocasiones de mi vida he usado los indicadores "red flags" tales como el sarcasmo y la hostilidad, como mecanismo de ocultar mis emociones; pues en su momento consideraba que al ocultarlas no molestaría a los que están en mi entorno (ya sea laboral y personal), pero al ver en tercera persona como estos me afectaban a mi siendo cuando las personas estaban en esta faces. Decidí confrontar mis emociones.

Me gusta mucho las recomendaciones o los consejos para iniciar por el proceso de auto conocimiento, pues esto me hace sentir que el autor no solo quiere hablarnos de las emociones y sus repercusiones para con los demás, sino, también, el dar una guía inicial de como confrontarlas y aprender de uno mismo. Como ultima instancia, me gustaría agregar que este proceso es algo que no se concluye de la noche a la mañana, es un proceso gradual y que dependiendo que tanto se tenga reprimido, así mismo sera ese "monstruo emocional" el cual toca enfrentar.

Dany Bryan Leyton Acosta

Unknown dijo...

Hola a todos.

El capítulo 3 me pareció muy interesante y un gran tema para comenzar el taller. Creo que fue muy acertado porque por lo general no nos tomamos el tiempo de reflexionar sobre nuestras emociones y por consecuiencia no nos damos cuenta de la gran importancia que tienen sobre nuestra manera de ser y de relacionarnos con otras personas. Estoy en total acuerdo con el autor de que esto nos ayuda a cononcernos profúndamente y considero una gran oportunidad empezar a trabajar en este "self-awareness" a esta edad porque nos ayudará a tener un mayor entendimiento y claridad sobre las decisiones que debemos tomar para alcanzar el estilo de vida que deseamos tener.

En lo personal, en el último año comencé a tener tiempos de reflexión sobre mis emociones, fortalezas y debilidades, y esto me ha ayudado a entender porqué he desarrollado la personalidad que ahora tengo y me ha enclarecido sobre ciertas acciones que debo tomar para poder cambiar aquellos aspectos que no me agradan de mí, como la inseguridad o reacciones negativas. Sin embargo han habido momentos en los que no he sabido cómo identificar o entender el porqué me siento de cierta manera, pero con esta lectura me siento motivado al conocer que hay nuevos y diferentes métodos para poder llegar a conocerme con mayor profundidad y también que puedo practicarlos con personas cercanas.

Por último, me pareció muy interesante entender que al conocer nuestras emociones profundamente podremos mejorar nuestras habilidades de liderazgo. Entendí que cuando aprendemos el porqué experimentamos ciertas emociones podemos ser más empáticos con aquellos que nos rodean, y esto nos permite ser más efectivos en nuestra cooperación para poder culminar con éxito los proyectos que se nos vayan presentando. Aún si no estamos en algún proyecto, el ser más empáticos sobre las emociones de los demás nos ayudará a mejorar nuestras relaciones interpersonales, mejorando así nuestro diario vivir.

Sergio Daniel Sánchez Hernández

Anónimo dijo...

Que Tal.

Respecto al Capitulo 3 “Self-Awareness”, la parte primordial del crecimiento personal y profesional, a mi consideración, se encuentra en el autoconocimiento, es decir, difícilmente podremos desarrollar relaciones con el entorno, sin antes mirar hacia dentro de nosotros, por ejemplo: en las cualidades, habilidades, debilidades y como principales actores, las emociones y los sentimientos. Estos últimos son la base de nuestra esencia humana.

Las emociones y sentimientos del ahora han afectados a lo largo de nuestra vida por factores externos, como la familia, los amigos, el aspecto profesional y académico, etc. Y también intervenidas por factores internos que, a mi opinión, es como decidimos interpretarlos, controlarlos y expresarlos.

En los últimos años he realizado un manejo de mis emociones, emprendí el camino de auto conocerme un poco más cada día. Sin saber a detalle las estrategias que indica el autor para mejorar este autoconocimiento. He aplicado algunas de ellas, he dedicado tiempos hacía mí y he visto mejoras en las relaciones personales y mi propia comunicación. Sin embargo, he detectado que el uso de “emotional red flags”.

Ahora tengo el objetivo de planear una estrategia para mejorar en todo sentido humano, comenzado claramente por el autoconocimiento, entendiendo más a fondo mis sentimientos y emociones, y también las de mis cercanos y colegas.

Saludos.

Oscar García Cruz.

Unknown dijo...

Buen día a todos
Siempre he creído que los sentimientos y las emociones pueden influir de forma directa en el comportamiento y desempeño de cada persona, sea en el ambiente laboral, familiar o social. El capítulo tres nos muestra diferentes técnicas para poder identificar que situaciones o ambientes tienen la capacidad de modificar nuestro accionar en el momento. Cuando existe un trabajo de equipo es importantes poder identificar sus características (habilidades, defectos) de cada una de las personas que lo integran.
Como un ejemplo; en un equipo de trabajo tenemos al profesional con grandes habilidades en su área, se muestra seguro de sí mismo, pero siempre tuvo problemas para interactuar con el resto de personas, éste individuo cree siempre tener la razón y si existe un desacuerdo su accionar es violento y la mayoría del tiempo se encuentra a la defensiva, ahora sé que detrás de esas acciones pueden existir problemas emocionales y una incapacitada de mostrar los sentimientos, pueden ser el miedo al fracaso, un temor de lo que la gente piense de él, es decir que esa forma violenta de actuar es una ¨carcasa¨ que esconde una persona llena de inseguridades. El conocer las cualidades de cada miembro de equipo podría crear un entorno más favorable para el trabajo.
Personalmente siempre busco controlar mis emociones y la información revisada me es de gran ayuda y a todos nos invita a hacernos una autoevaluación, estar seguros que estamos en el lugar que queremos, realizando las actividades que nos gustan de esta forma las emociones que compartiremos serán siempre positivas y por ultimo debemos tener la capacidad de aceptar nuestros errores y en algún momento entender que el problema podemos ser cada uno de nosotros y no el resto.

Pablo Javier Guagalango Gómez

Anónimo dijo...

Hola compañeros,

Lo que me llevo del Capítulo 3 de este libro es que siempre debemos estar muy pendientes del aquí y ahora, ya que lo personal, normalmente no soy capaz en muchas ocasiones de apreciar y menos aún reflexionar.

La cotidianidad de nuestras actividades diarias en el trabajo, la familia, escuela, hobbies, etc. y el ritmo acelerado por su propia naturaleza nos orillan inconscientemente a ser en la mayoría de los casos, solo reactivos a nuestro entorno con el único objetivo de alcanzar el logro esperado de nuestras metas sin analizar en el transcurso de nuestra vida ¿Cómo es que realmente nos estamos relacionando con los demás?

Por lo general asumimos que tenemos la "razón" en la mayoría de los juicios y decisiones que tomamos, pero por ejemplo en mi caso personal no había reparado en que no tengo una retroalimentación fina de mis emociones, principalmente en los momentos de más estrés (sobre carga de trabajo, discusiones, toma de decisiones complejas, etc.), siendo así que somos más o menos conscientes de nuestras emociones hasta que ya hemos cometido algún error como puede ser lastimando las emociones de quien nos rodean.

Me parecen excelentes los métodos mencionados en el libro para poder autoevaluarnos respecto a nuestras emociones y de una forma organizada podamos llevar un recuento de nuestro estado de ánimo a lo largo de los días y semanas. Particularmente el que creo poder llevar a cabo es el primero que consiste en llevar un diario personal para registrar mi estado de ánimo al final del día, ya que me parece interesante la posibilidad de poder identificar algún patrón de comportamiento en mi conducta que en este momento puedo desconocer.

José Antonio Zarco Rebollar

Anónimo dijo...

Este capítulo se centra en la importancia de conocer nuestras emociones y cómo estas afectan a nuestro entorno, y qué hacer para desarrollar esta capacidad. La importancia de conocerse a sí mismo, así como las implicaciones que nuestro estado de ánimo tiene en nuestro entorno, hacen que sea difícil descubrir otras competencias emocionales como conciencia social o liderazgo de equipo.

El conocerse a si mismo lleva a una persona a un estado de conciencia emocional, el cual tiene como ventaja saber cuál es el estado de ánimo de las personas que nos rodean. Es importante saber qué estamos sintiendo en un instante dado, para así poder saber que sienten los otros y cómo actuar ante un estado anímico negativo. La retroalimentación por parte de las personas que te rodean es importante y caracteriza un estado de conciencia emocional progresivo, es decir, con el objetivo de mejorar en el tiempo, esto igual de la mano de la autoconfianza.

La clave para conocerse a sí mismo es estar “presente”, como Anne Lamott menciona es su libro Traveling Mercies, lo cual tiene mucho sentido ya que tenemos que vivir el momento y analizar en qué estado realmente nos encontramos en ese preciso instante, sin tomar en cuenta el pasado, a menos que este tenga implicaciones fuertes en el ahora, así también olvidar el futuro y concentrarse en el presente para analizar rasgos importantes que caractericen nuestro estado anímico.

Ronny Alexander Farinango Eskola
A01365548

Anónimo dijo...

Fernanda Belén Jiménez Aguilar

Hola a todos, a continuación anexo mi primera relfexión correspondiente al capítulo 3 self-awareness.

He de admitir que al inicio no me sentía muy segura de que la lectura fuera a ser de mi agrado por lo cual no sentía mucho entusiasmo a leerlo, sin embargo logró captar mi atención, porque más allá de decir emociones clave que debemos de sentir o como ocultarlas nos habla de cómo manejarlas correctamente y como comprenderlas. Lo cual fue algo que llamo mucho mi atención puesto que en el texto describe diversos comportamientos, que hoy en día y en mi vida laboral pude identificar claramente pero que jamás vi como algo más allá que simples actitudes de desagrado o ganas de molestar al prójimo, como por ejemplo el que digan comentarios negativos en voz baja dirigidos a nadie en particular. La cual es una actitud que me puede irritar demasiado, pero que jamás me había puesto a evaluar el porqué, y pensándolo ahora con un poco más de claridad el autor tiene razón, normalmente, cuando eso sucede en la oficina mi molestia siempre viene cuando la acción la realiza una persona en especial, con la cual mi relación solía ser buena y ahora sin motivo ni razón (que yo comprenda) ya no lo es.

Aunado a esta situación y tocando otro punto importante del autor es la comunicación de las emociones a través de las expresiones, si bien es una realidad que en el trabajo por el bien común (realizar las actividades eficientemente) todos fingimos ser cordiales los unos con los otros y nos hablamos la mayoría del tiempo con respeto, es una realidad que muchas veces una expresión puede decir más que mil palabras y lo peor es que nosotros mismos en ocasiones no nos damos cuenta; pero lo que vuelve a este tipo de comunicación emocional interesante para mí, es que no está ligada a connotaciones negativas, ya que para ciertas situaciones puede ser tan hiriente como asertiva. Todo dependerá de que tan buenos seamos para manejar nuestras emociones y por ende nuestras expresiones en ciertas situaciones. Por ejemplo en mi caso yo soy una persona que siempre busca reprimir al máximo sus emociones, sin embargo mucha gente a lo largo de mi vida me ha dicho que aunque yo no diga nada mis expresiones siempre me delatan, aunque yo no me dé cuenta de ello. Lo cual me hace concordar con alguna de las posturas del autor, puesto que en verdad no importa cuánto queramos ocultar nuestras emociones estás siempre encuentran una forma de expresarse.

Lo cual me lleva al último punto que quiero tocar en esta reflexión, el cual es, mi conocimiento emocional, pues pude darme cuenta que es muy malo, ya que cuando estaba leyendo las banderas rojas y como identificarlas pude notar diversas actitudes que yo llego a realizar en diversas ocasiones a lo largo de mi día y que jamás había visto como reflejo o escape de algún otro sentimiento que estoy reprimiendo, sino que solo las pensaba como parte de mi personalidad, un rasgo característico mío que sin embargo no lo es. Por ejemplo algo de lo que padezco bastante en mi día a día es la forma en la que me comunico a veces con los demás pues tiendo a ser muy fría al hablar, incluso me atrevería a decir que hiriente o sarcástica en ocasiones y que es algo que debo buscar mejorar si quiero tener una buena comunicación con la gente que me rodea.

Anónimo dijo...

Mauricio Sobrino y Arjona Guzmán

Buen día, les comparto mi reflexión sobre el Capítulo 3 - Self Awareness.

Luego de leer este capítulo me di cuenta que he caído en varias de las actitudes denominadas como banderas rojas emocionales. Lo sorprendente es cómo lo que yo veía como un comportamiento normal, resultó ser algo alarmante a consecuencia de emociones mal controladas y que sin duda puede llegar a perjudicarme tanto profesional como personalmente.

Un ejemplo claro de lo anterior es el ambiente laboral en el que me encuentro actualmente. Soy creyente de que no hay equipo de trabajo donde todos sean amigos de todos, si bien existen equipos muy eficientes, no necesariamente significa que todos sus miembros salgan los viernes por la tarde a beber luego del trabajo. Dicho esto, en mi actual área existen dos grupos bien marcados, creados a partir de una inconformidad, de una idea que no fue escuchada, de ver como tu trabajo no es valorado, entre otros aspectos similares.
¿Cuál fue mi solución ante todas éstas premisas? Adaptarme, para al final aceptarlas y continuar con mi trabajo. Sin embargo, mi inconformidad aunada al enojo sigue presente; lo cual de manera inconsciente me ha llevado, de vez en cuando, a adoptar ciertos comportamientos tales como llegar tarde a las juntas, entregar lo que se me pide luego de lo estipulado o tan solo unos minutos antes, no informo sobre lo que estoy trabajando, llegar tarde a la oficina, entre otros.

Después de la lectura, pude observar que esto no es más que un comportamiento pasivo-agresivo, en un intento de expresarle al resto del equipo mi inconformidad y molestia ante como se lleva a cabo la administración de las actividades. Y es tal vez el miedo a enfrentarlos, o a no volver a ser escuchado, lo que me haga preferir atacar el problema de ésta manera, aunque incorrecta.

Lo curioso es como esta situación, me ha vuelto a su vez, una persona muy reactiva específicamente con los miembros de mi equipo de trabajo; cuando en realidad me considero una persona muy difícil de hacer enojar o poco susceptible a molestarme por las acciones de los demás. Pero con ellos, desde los comentarios que hacen hasta su forma de trabajar, comúnmente me molestan. Si bien busco tener un fundamento para mi molestia, nunca me había preguntado antes ¿qué dice mi molestia sobre mí? En parte, volvemos al primer punto, solo es una emoción mal manejada por una inconformidad suprimida.

Por otro lado, si bien descubrí que tengo algunas banderas rojas emocionales, también comprendí que tengo un buen grado de autoconocimiento. Por un lado, no suprimo mis emociones sino al contrario, busco compartir el cómo me siento con aquellas personas en quienes confío.

Finalmente, para cerrar mi reflexión con respecto a este capítulo, para tener una buena interacción con los demás requieres un manejo responsable de tus emociones.

Dr. Enrique Cárdenas dijo...

¡Muchas gracias por sus comentarios en tiempo!
Me gustó mucho como todos se "metieron" e involucraron en ellos. Algunos más otros menos todos comentaron algo de si mismos.
Aspectos a mejorar:
1. Hablar siempre en primera persona
2. Identificar los 3 aspectos que más les interesaron, sus porqués y
3. Reflexiones personales y de equipo reales
Gracias por indicar siempre sus nombres!! Muchos saludos y buena semana

Enrique