viernes, 24 de agosto de 2018

Segundo Comentario Liderazgo Sostenible Maestría en Ingeniería Automotriz

"Si tú, no puedes auto dirigirte y auto controlarte, no podrás liderar a otros..."

¿De qué nos sirve o para qué nos sirve la Auto Dirección?

¿Cómo auto-controlarnos?

¿Cómo nuestras emociones entran en este juego?

La vida y mis reacciones me han enseñado que no es bueno perder la calma aún en situaciones muy apremiantes, pero sobre todo en las relaciones con los demás: pareja, hijos, amigos, colaboradores, jefes, etc.

Aún sigo fallando... no es fácil. Todos los días me levanto con el ánimo de ser mejor y de auto dirigirme por medio de mi auto control.

Es un reto diario, es algo que podemos lograr, es algo por lo que hay que luchar y sobre todo seguir aprendiendo quienes somos y, ¡Como aprovecharlo!

Espero sus comentarios y experiencias al respecto

Buen camino hasta nuestra próxima sesión

Saludos a todos

Enrique

16 comentarios:

Anónimo dijo...

Para mi es importante entender que todas las técnicas, consejos y vivencias (experiencias) compartidas por el autor son aplicables a cualquier ámbito de nuestras vidas, ya sea personal o profesional. Es decir, más que aprender a dirigir equipos de trabajo es aprender a liderar a nuestra persona para poder lograr nuestros objetivos.

Muchas de las situaciones abordadas dentro del capítulo 4 del libro son bastante familiares para mí, incluso podría llegar a pensar que el autor me está describiendo por algunos instantes dentro del texto. Esta situación me ayuda a comprender que los diferentes detonantes emocionales o situaciones adversas que existen a nuestro alrededor son más comunes de lo que pensaba y que además afectan a la mayoría de nosotros.

Durante toda mi vida he identificado diferentes situaciones que me afectan emocionalmente. El estrés, la crítica, el anticiparse demasiado y al mismo tiempo esperar lo peor (negatividad) han sido solo algunas de las tantas cosas que afectan mi desempeño como estudiante, ingeniero, hijo, novio o amigo. Por otro lado, el conocer nuestras emociones o como reaccionamos ante determinamos estímulos no es suficiente para poder mejorar nuestro liderazgo, además de esto se necesita autocontrol, paciencia y un proceso largo de aprendizaje vivencial.

Después de leer los puntos expresados por el autor me gustaría enfocarme en mejorar mi autocontrol, dejar de anticiparme (no pensar de más o preocuparme demasiado) y ser más positivo. Entiendo que el descanso (vacaciones), el bienestar físico y practicar algún deporte pueden ser actividades de gran ayuda para mitigar los efectos de las crisis emocionales.

Edgar A. López Huerta

Anónimo dijo...

Cap 4

Lo expuesto en el capítulo me pareció interesante y bastante relacionado con algunas situaciones de mi día a día en los ámbitos cotidianos. La frase inicial nos dice que si no sabes dirigirte a ti mismo no podrás dirigir a los demás, lo que resulta bastante certero ya que sin un autoconocimiento y autocontrol nos será imposible conocer y dirigir a los demás hacia el objetivo o meta.

Diariamente nos enfrentamos a variables situaciones, ambientes, pensamientos e incluso personas que nos provocan distintas emociones y me resulta complicado controlarlas cuando estas son negativas, actuando por impulso y algunas veces deseando no haber actuado de alguna manera.

En mi vida he experimentado algún quiebre emocional como resultado a un mal manejo de mis emociones. Los desencadenantes para un quiebre emocional dependen de factores internos y externos, no podemos controlar los desencadenantes externos, pero si podemos controlar los internos trabajando diariamente en el autocontrol de nuestras emociones, pensamientos y reacciones siguiendo las indicaciones del autor para lograrlo.

Al leer los desencadenantes de un quiebre emocional mencionados por Adele Lynn, me di cuenta que tengo algunos de ellos como el anticiparme negativamente cuando algo no está resultando como lo planeado y el sentirme mal físicamente por descuidar mi salud física y mental lo que me hace más propenso a sufrir un quiebre emocional.

Es necesario conocer nuestras emociones y auto controlarlas para poder guiar efectivamente al equipo y lograr los objetivos.

Angel Barros Calderon / A01731135

Anónimo dijo...

El poder controlar mis emociones, es una de las batallas más importantes con las que he lidiado desde siempre. Recuerdo que cuando pequeño tuve problemas tanto en el colegio, como en la casa, como en el barrio porque reaccionaba violentamente y muy fácilmente con cualquier cosa que me molestara o cuando me sentía agredido. La terapia más contundente la fui recibiendo de mi mamá, porque ella primero dejaba que yo reaccionara de tal forma y después me hablaba para que cayera en cuenta de lo mal que se actuaba con ira. Con eso, fui aprendiendo a reflexionar más antes de alguna acción; principalmente me daba algún espacio de tiempo para pensar en la consecuencia y fui fortaleciendo mi calma ante momentos de desesperación o de rabia. Con ello, se me fue haciendo mucho más fácil resolver problemas bajo presión, porque podía estar tranquilo y reflexionando cada acción a tomar, aún cuando todo pareciera perdido o cuando estuviera en el punto máximo de frustración.

En el bachillerato, pude compartir con personas que eran prácticamente inmutables ante circunstancias desesperantes como lo era alguna actividad compleja para entregar en corto tiempo o cuando eran increpados por otras personas de una manera agresiva. Con ellos tuve la oportunidad de aprender a manejar mis emociones y no ser controlado por ellas, y en la universidad pude ponerlo en práctica cuando las cosas no salían bien o cuando tuve que compartir equipo de trabajo con personas que ponían a prueba la paciencia de cualquiera, y en especial cuando el tiempo era poco para la cantidad de cosas por hacer. Para ello repetía constantemente la frase: "Siempre hay tiempo".

Actualmente, el miedo es el sentimiento que más me cuesta controlar, a tal punto que, ante la mínima percepción del miedo actúo inconscientemente, no siempre acabando en lo correcto, y aunque hay momentos en que he podido controlar el miedo, sigo reaccionando bruscamente en la mayoría de casos.

En materia general, considero que poder controlar las emociones, otorga un panorama mucho más amplio sobre los problemas, y también pienso que la mejor manera de poder controlar las emociones es la experiencia misma, afrontar las dificultades y darse el espacio de reflexionar sobre cómo actuar.


Carlos Jhoan Aguilar Galvis
A01368740

Anónimo dijo...

Desde niña , mis padres me inculcaron la importancia del control de mis emociones, en un principio no entendía muy bien porque era tan importante expresar mis sentimiento pero a la vez controlarlos. ya que siempre he sido una persona muy expresiva, sin embargo, en cierta ocasión entendí que no siempre es bueno demostrar los sentimientos , ya que podemos lastimar a terceros,puesto que nuestra felicidad puede llegar a significa tristeza para los demás.
por otra parte el autor del libro me esta ayudando a entender porque el auto control de mis sentimientos, puede y me hace mejor persona.

entendí también que para preocuparme por los demás , debo primero preocuparme por mi , debo cuidar de mi tanto física como espiritualmente, que la calma, el equilibrio y la confianza son la base para el auto control, puesto que es importante el como yo tengo que reaccionar ante un suceso que afecte mi estado emocional, ya que este puede desequilibrar mi paz , debo entonces recurrir a la calma para saber que hacer sin afectar a los demás , al equilibrio para no perder mi norte y a la confianza para no tener temor a equivocarme.

ademas, hasta el momento las lecturas han cambiado mis perspectiva sobre mi, ya que pude darme cuenta que no siempre es fácil ser amigable con mi entorno, que saber manejar lo que el autor denomina " emotional triggers" ,que en si son sucesos que alteran nuestro estado emocional y que pueden llegar a perjudicarnos tanto a nivel familiar como laboral, es muy importante en nuestra vida diaria. luego entonces gracias al Autor entendí como puedo mejorar mis reacciones y de que manera puedo fomentar mi auto control , para que mi entorno junto con las personas que quiero, con las que trabajo y convivo día día sea mejor. y así mi tranquilidad y mi vida estén en armonía. donde lo que me afecte lo pueda resolver y si están en mis manos ,poder ayudar a los demás.

Elizabeth Ortiz Maldonado
A01368747

Anónimo dijo...

Capítulo 4

Tener conocimiento de las emociones permite identificar y prevenir una reacción errónea, desarrollando autocontrol, lo cual es adecuado para el sostenimiento de las relaciones interpersonales. Personalmente, trato de evitar dejarme llevar por sentimientos como rabia, tristeza y angustia, porque siento que puedo llegar a afectar a otra persona que no conocía mi estado de ánimo, se acercó por algún motivo y mi situación emocional momentánea me hace reaccionar y responder de mala forma sin razón alguna, lo cual podría herirla.

En ocasiones, he estado presente en situaciones donde tengo mucha ira, como en un partido de fútbol donde por el juego las pulsaciones están elevadas y cualquier golpe puede desencadenar una pelea. Aquí es donde he aplicado, como dice el capítulo, el hecho de razonar un poco antes de ejercer una acción, previniendo golpear a alguien o salir lastimado siendo un deporte para diversión. También, cuando me encuentro en actividades bajo presión, siento que el tiempo no me va a alcanzar o que me voy a equivocar en el proceso. La reacción de mi cuerpo es que los músculos se contraen y comienzo a sudar. Durante este momento, es difícil tranquilizarme, pero lo importante es que pienso que puedo hacer esa tarea y uso un recuerdo particular, donde mi abuela me dice que no hay nada imposible para mí.

Uno de los casos planteados con el que me identifiqué, fue el del personaje que era más frío que los demás, trato de manejar un estado de estrés muy bajo, tomando en cuenta los consejos que muestra el capítulo para ejercer autocontrol. Hago ejercicio, conozco mis debilidades y fortalezas, lo que permite comprender mis capacidades y límites, además de una autoestima alta sin llegar a ser egocéntrico.

Cesar Augusto Herrera Sandoval
A01368741

Anónimo dijo...

Conocer y entender las emociones que se pueden llegar a sentir por algun tipo de situación que ocurre en el diario vivir es de vital importancia ya que nos da la herramienta para evitar situaciones donde la reacción no sea la mejor y se pueda llegar a herir a otra persona sin tener absolutamente nada que ver con las emociones que se sienten en el momento.

Desde que tengo memoria siempre fui muy inquieto, cuando algo no me salia bien rompía cosas que tenia a mi alrededor guiado por mi enojo, me gustaba hacer desorden, siempre estar haciendo bromas. Con el tiempo, con la ayuda de mis padres y maestros pude manejar esa hiperactividad y ese enojo para poder cumplir con mis objetivos en la escuela y en lo personal. Estas experiencias con mis reacciones agresivas por el enojo me ayudaron a comprender un poco mas lo que siento cuando pasan ciertas cosas, me ayudo a auto-controlarme y guiar esas emociones a lo positivo, para poder realizar y cumplir mis objetivos de la mejor forma, logrando así en mis estudios de universidad trabajar en equipo en la realización de diferentes proyectos y formando parte de una selección deportiva de la universidad, ya que pude conocerme mejor, pude conocer y comprender de mejor manera mis emociones y aprendí a no reaccionar y tener paciencia frente a situaciones que son detonantes de mis emociones.

Este capitulo hace que recuerde mucho mi infancia y a mis batallas con las emociones ya que no siempre pude controlarlas ni entenderlas, me invita a seguir auto-conociéndome y saber absolutamente todo de mi para así poder llegar a conocer y entender a las personas que me rodean y a las que van a realizar equipo conmigo para la realización de cualquier tarea y poder cumplir con las necesidades.

Jesús Andrés Castillo Morales
A01368744

Carlos Rojas Ruiz dijo...

Es de mucha importancia el autoconocimiento, para saber cómo somos y prever lo que vamos a hacer, pero esto no es suficiente, no solo debemos conocernos a nosotros mismos, debemos pasar del conocimiento a la acción. Pasar de conocernos a controlarnos, a manejar nuestras emociones, controlando lo que sentimos. No se trata de suprimir nuestros sentimientos, ni de fingir una sonrisa, se trata de saber reaccionar, de meditar y actuar.

Para mi la base del texto es la de pensar antes de actuar, no dejarnos llevar por las pasiones sino por la razón. Sabiendo conocerse es fácil identificar las señales del cuerpo para saber cual es la emoción acorde a las señales de nuestro cuerpo e identificar si esas emociones son las adecuadas ante las situaciones, de no serlo, es necesario pensar con cabeza fría, como dice el texto, estar un grado más frío que los demás y tomar decisiones, controlar nuestras emociones.

Personalmente trato de ser una persona muy tranquila y he logrado serlo, porque controlo mis sentimientos y porque le doy importancia a lo que es realmente importante, sin dejarme afectar por las malas situaciones. Considero que la rabia, la tristeza o la ira, no son emociones de las que se debe huir, sino emociones de las que se debe aprender y las cuales hay que controlar.

Considero que todo se trata de un proceso de aprendizaje, conocerse para aprender y aprender para controlar. Sin embargo, considero que aún me falta mucho por aprender de mi mismo y por controlar de mis emociones, un ejemplo de ello, es que muchas veces considero que las cosas van a salir mal, antes de empezarlas, tiendo a ser pesimista y dejo que esto afecte mi estado emocional y físico.

Carlos Arturo Rojas Ruiz
A01368743

Unknown dijo...

Es interesante conocer técnicas como el autocontrol las cuales nos permiten basarnos en situaciones que vivimos día con día, desde el hogar hasta lo laboral. Entender que como primer paso debemos de tener la capacidad de controlar nuestro propio estrés y dirigirnos a nosotros mismo antes de poder dirigir a los demás es algo en lo que todos deberíamos de trabaja, como lo menciona el texto en especial los líderes o quienes aspiran a serlo.

En lo personal en el lugar donde más expuesto puedo estar a una situación de quiebre es en el ambiente labora, ya que en la mayoría de las ocasiones no se puede prever situaciones en las cuales se generará alto nivel de estrés tanto para uno mismo como para el equipo. En ocasiones esto genera que lleguemos a nuestro punto de quiebre y se generen situaciones desagradable o simplemente se empiece a envenenar el equipo de trabajo. Dicho esto, en lo personal siento que requiero trabajar en lo que he identificado que detona mis puntos de quiebre y poder prever estas situaciones para poder adquirir un mayor autocontrol sobre mis emociones en situaciones de estrés.

Diego Ramírez Serrano - A01202368

Anónimo dijo...

El poder de auto-dirigirse es el concepto que se trató en es este capítulo, la primera idea con la que más me identifique en esta ocasión fue que nosotros tenemos 2 formas diferentes de responder ante un estímulo, por un lado la respuesta racional y por otro nuestra reacción primitiva, esta segunda es muy esporádica para mí, pero las veces en las que reacciono, tiendo a arrepentirme mucho, ya que no mido mis palabras y exagero los inconvenientes, por lo que desearía poder mejorar en este aspecto. Para poder responder y no reaccionar necesito pausar para calmare y permitirme pensar el porqué de mis respuestas.

Otra idea que me interesó mucho fue la de los “emotional Triggers” en general considero que entiendo que actitudes o eventos me pueden predisponer a un tipo de respuesta, el problema es que siento que aun sabiendo eso, me dejo afectar lo que me lleva a responder o a actuar de una manera de la que no estoy tan orgulloso, supongo que eso lo saque de parte de mi papá que en estos últimos años, tiene ciertas predisposiciones que lo hacen explotar en rabia con mucha facilidad y que no le permiten razonar, supongo que yo también me volví reactivo con el, ya que si las discusiones con calma y argumentos no tienen efecto, por lo menos a los gritos me podría desahogar.

Debo trabajar más en el aspecto de que los estados de humor de los otros no tienen que afectarme, debo aprender que la mejor respuesta para una discusión en la que se ha filtrado la rabia y el resentimiento es mantener la calma y pensar objetivamente lo que se va a decir.

Juan David Miranda Gutierrez-A01368745

Anónimo dijo...

El autocontrol de mis actos es la tarea que día a día me cuesta más llevar a cabo. Aunque particularmente soy capaz de reconocer las emociones que estoy sintiendo, a la hora de evitar que estas afecten mi estado animico y mi comportamiento con los demás, hay situaciones en que no puedo evitar que me afecten. Esto ha hecho que en ocasiones me impeda tener un día tranquilo y pleno, por culpa la de ira que me genera saber que se estan burlando de mi a mis espaldas o cuando no me toman en serio, o en otras, donde he perdido oportunidades por culpa de estancarme en pensamientos negativos sobre lo que pudo ser o lo que hice mal, y termino desahogandome de una manera impulsiva que concluye con una tristeza conmigo mismo por mis actos.

La manera que el autor aconseja de como controlar estas emociones, me parece la más grande ayuda para tener una tranquilidad y serenidad tanto externamente como internamente, evitando recaer en esa impulsividad que me hace cometer errores.

La enseñanza que me dejó este capitulo esta totalmente orientada a ser capaz de identificar esos detonantes y controlarlos para evitar que las emociones tomen un control exagerado de mis acciones logrando así que mejore la confianza en mi mismo, me sienta más seguro de lo que hago y voy hacer y no termine por ser presa de mis propias emociones. Además de ser capaz de proyectar confianza hacia los demas y me permita dirigir un grupo de la mejor manera, logrando que cada uno de los integrantes del proyecto se contagie y realice el trabajo adecuadamente.

Jhonatan Jair Pulido Delgadillo
A01368742

Anónimo dijo...

Una vez más, me siento bastante identificado con los puntos y las situaciones que expone el lector (siendo estas ultimas a modo de ejemplos); desafortunadamente, muchas de estas tienen relación con los aspectos negativos que se derivan por no tener control sobre mis propias emociones. Sin embargo, considero que el lado amable del asunto, tiene que ver con todas las reflexiones que surgen en mi a medida que voy avanzando en la lectura y me voy sintiendo cada vez mas y mas identificado con las experiencias y las enseñanzas que comparte el autor.

Considero que una de las enseñanzas mas importantes que se presenta en el texto, tiene que ver con nuestra percepción de las cosas que suceden a nuestro alrededor, donde se hace énfasis en que para un mismo estimulo, podemos reaccionar de formas muy diferentes dependiendo de nuestro estado de animo. esto, me hace pensar en algo que ya había visto antes y que expresa que las cosas que suceden a nuestro alrededor (incluso las que nos afectan directamente) no son buenas ni malas, sino que somos nosotros quienes otorgamos ese calificativo a cada situación, dependiendo de nuestra percepción de los sucesos... Pienso que esta, junto a otras enseñanzas (por ejemplo, que nuestro estado emocional esta basado en nuestra forma de pensar) al final me llevan a reflexionar sobre la importancia de tener una buena fortaleza mental.

Siempre me he considerado como una persona bastante reservada y por esto, siempre trato de ocultar al máximo mis emociones pues pienso que es mejor quedarme con esas cosas en lugar de exteriorizarlas, todo esto por miedo a dejarme llevar por el calor del momento y reaccionar de manera equivocada. Sin embargo, aunque a simple vista esto pueda dar la impresión de que tengo control sobre mis emociones, la verdad es que me falta mucho para llegar a un punto en donde pueda decir que soy capaz de pensar fríamente (de forma calmada) y controlar mis reacciones ante situaciones incomodas o tensionantes.

Puedo decir que como con todo en la vida, es cuestión de practica y mas importante que eso, de atreverse a intentarlo. Me llama mucho la atención como el autor invita a dejar de lado los miedos y la necesidad de sentirse comodo (o de estar en la zona de comfort) para salir a vivir lo que el en alguna parte llama 'GRAN VIDA' o 'VIDA EN GRANDE', para la cual la base es tomar tantos riesgos como sea posible y fallar en el intento, en algunos de estos; pues al final de todo, tal y como lo menciona el autor 'si no estamos fallando no estamos tomando suficientes riesgos en nuestra vida' y no hay mejor forma de crecer que tomando riesgos y haciendo frente a las cosas que nos asustan. Pienso que sobre esta base puedo cambiar algunos de los patrones que siempre han regido mi comportamiento y puedo experimentar una nueva forma de afrontar las diferentes situaciones que se van presentando conforme voy viviendo, teniendo siempre como fundamento el deseo de ser una mejor persona cada día.

Daniel Camilo Prada Villamizar
A01368746

Anónimo dijo...

¿De qué nos sirve o para qué nos sirve la Auto Dirección?

Después de conocer los antecedentes de las emociones que portamos, me queda muy claro que para poder conocernos a nosotros mismos debemos reflexionar mas acerca de nuestros pensamientos y de nuestras acciones, si no soy capaz de poder conocerme, difícilmente podré estar al frente de una dirección o a cargo de un equipo laboral que dependa constantemente de mi motivación, seguimiento y participación.

La última vez que recuerdo haberme sentido muy nervioso y preocupado por algo importante, fue mi exposición final del programa de Estadías Profesionales de mi octavo semestre, aún cursando la carrera de IIS me encontré con una oportunidad para mi primera experiencia profesional como Practicante en Ingeniería de Procesos de la producción de películas de polipropileno (BOPP) para empaques flexibles, trabajando de tiempo completo en la empresa Kristafilms S.A. de C.V. en Apodaca, Nuevo León.

Al final del programa Enero-Junio 2017, presenté mi proyecto integrador que conformaba mi experiencia adquirida en los últimos seis meses de trabajo, era una reunión que incluía la presencia de mi jefe directo, dos gerentes del área productiva y la participación virtual de mi asesora de prácticas del campus Tampico.

Recuerdo haber sentido muchos nervios y pánico, pues mi mayor miedo era recibir comentarios acerca de lo deficiente que pudo o no pudo haber sido mi desempeño, para la edad que tenía realmente no consideraba que mi proyecto fuera a ser de gran utilidad para la empresa en comparación de otros compañeros que pudieron lograr mas cosas. Sin embargo, me controlé de alguna forma, gracias al apoyo de mi jefe y de la motivación que me daba saber que me había costado mucho esfuerzo estar allá, que batallé desde mi contratación debido a que era foráneo, al empezar la presentación mire a los ojos a la gente que me escuchaba y con toda la confianza personal que tuve en ese momento, traté de plasmar mis conocimientos lo mejor posible.

Aprendí que siempre tendremos situaciones impredecibles que nos provocarán un mar de sentimientos y emociones, sin embargo es necesario ayudarnos primero a nosotros mismos a encontrar una forma de poder superar todos esos obstáculos que te separan de conseguir tus objetivos, enfrentar los miedos buscando la mejor estrategia que se adapte a la situación y mantener controladas las emociones para impedir que intervengan con un desenlace exitoso.

Para poder auto-controlarme, empecé recordando lo que mas me hace feliz, como mi familia, mis mejores amistades, las bellas tardes que pasaba en la playa Miramar y el apoyo incondicional de quienes estuvieron y estaban para mi en ese momento. De alguna u otra forma parece ser que fue suficiente para ayudarme a mi mismo a mantenerme firme ante mi exposición y a cumplir con el objetivo de aquella reunión.


Mi estado de ánimo se encontraba muy alto en ese día en particular, si me hubiera tocado pasar por alguna situación de bajos ánimos quizá hubiera dificultado mi proceso, sin embargo, si eso sucedía hubiera tenido que buscar de que otra forma podía lidiar con ese problemita, de modo que encontrara la mejor solución al problema que enfrentaba.


El día de mañana, veo mi figura en el contorno de una gerencia importante, donde recordaré de base mis primeras experiencias para saber como liderar eficientemente al equipo de personas que colaboren conmigo para cumplir con los objetivos comunes de una importante organización.



Enrique Castillo Silva | A01410721

Anónimo dijo...

En lo personal me es relevante comprender y aplicar cada uno de los consejos del autor , día con día en nuestro ambiente ya sea familiar o laboral hacemos frente a situaciones de diferente índole y se vuelve muy complicado el saber afrontarlas , ya que cada uno demanda una emoción diferente , lo cual es muy difícil saber actuar de manera tranquila y ser objetivo cuando la situación provoca enojo en ti , hoy en día mi emoción más complicada de dominar seria el enojo en lo cual continuo mejorando y tratando de no reaccionar de manera violenta ante una respuesta que no sea la deseada ; de momento las lecturas del curso me han ayudado mucho ya que mejoro como persona porque me ayudan a comprenderme un poco más y notar mis falencias.
Bayron Jara
A01368249

Anónimo dijo...

El capítulo 4 habla de dos puntos muy importantes para una buena comunicación con un equipo de trabajo y en general con la gente que convivimos. Nos habla de auto-gestión o auto-dirigirse y auto-control. En lo personal, si logro contar con esos dos aspectos, mi trabajo en equipo y liderazgo se verán fortalecidos.
Considero que el autor tiene toda la razón al mencionar que si no puedo gestionar mis emociones, no podré controlar la manera de reaccionar o dar una respuesta apropiada a la grnte con quien me relaciono. Esto me recuerda una situación en la que me vi involucrado y tuve que poner en práctica mi auto-control. La manera en que reaccioné no fue la apropiada y entré tal conflicto con mi equipo de trabajo que la comunicación se tornó difícil y sin algún valor agregado. Para lo cuál si me hubiera tomado el tiempo de relajarme y analizar la situación, para después poder dar una respuesta adecuada y con mis sentimientos controlados, el resultado de la plática hubiera sido mejor y podríamos haber obtenido el resultado buscado con más facilidad.
Con esto, concluyo que debo trabajar en mi auto-control y dirigir mis emociones y sentimientos de tal manera que las respuestas sean constructivas y de valor agregado. Logrando esto mi equipo de trabajo tendrá un mejor desempeño.

Víctor Manuel Reyes Medina
A01361272

Edwin Luna dijo...

Este capítulo toma su tiempo recalcando dos aspectos muy importantes del auto control: 1. debemos conocernos a nosotros mismos, y 2. debemos buscar ayuda o consejos para mitigar las reacciones que tenemos ante emociones negativas.
Creo que he hecho parte de lo primero para aprender a controlar mis impuslos, pero no he tomado el tiempo necesario para comentar o buscar consejos al respecto.
El autor también señala que las crisis emocionales no son inmediatas, sino que se pueden predecir si ponemso atenciíon en los signos que las preceden; no me había dado cuenta de ello, pero mientras leía el capítulo pude recordar y reconocer situaciones donde pude haber evitato (o al menos predecido) una crisis.
En general, la información que da este capítulo es realmente útil para al menos dar el primer paso de reconocimiento de signos negativos de manejo de emociones.

Unknown dijo...

Reflexión Capítulo 4 – Self – Management
La reflexión que surge en mi posterior a la lectura del capítulo “Self – Management” se relaciona a nuestra forma de actuar y de dirigirnos a los demás. La forma en la que nos dirigimos a los demás no siempre será la mejor, sin embargo esta en nosotros mismos el definir el ¿Cómo? Reaccionamos ante los estímulos del exterior. Es de suma importancia para nosotros como líderes el ser capaces antes que otra cosa de estar conscientes de nuestros sentimientos y de los sentimientos de los miembros de nuestro equipo; a través de nuestras acciones podemos leer el sentir nuestro y de los demás; sin embargo una vez que estamos cocientes de estos, entonces es necesario además hacernos responsables de nuestra forma de actuar, pues como líderes es fundamental el ser capaces de auto controlarnos para poder manejar adicionalmente a los demás. Pues es simplemente imposible el buscar ayudar a los demás si no somos capaces de ayudarnos a nosotros mismos. El capítulo 4 nos provee de 2 estrategias para el logro de esta tarea, la primera habla de tres pasos fundamentales, el estar consiente de nuestro sentir, el analizar la causa raíz del mismo, y por último la toma de decisión en relación a nuestro sentir y su causa raíz; considero esta técnica eficaz para nuestro auto – control. A mí en lo personal me funciona, sin embargo, yo lo hago a través de una segunda estrategia que nos ofrece el capítulo 4, la cual se refiere a métodos específicos de auto – análisis; como lo es el “Back – Track”, como yo lo entiendo el Back – Track nos obliga a retroceder en el tiempo para hacer un análisis en relación a nuestra experiencias y el efecto que dichas experiencias tuvieron en nuestro sentir; por mi parte yo trato de ejecutar este análisis todos los días con otra herramienta que también nos proporciona el Capítulo 4, la cual es el llevar un diario de nuestra vida; por supuesto que considero que lo más importante de este ejercicio es el ser capaces de aprender a conocernos y a tomar decisiones más congruentes con quienes somos.
Lo anterior nos permite, aplicándolo correctamente, el desarrollarnos como individuos y como líderes, y nos mantiene en un círculo virtuoso de mejora continua personal.
Rodrigo M. Barragán