jueves, 10 de octubre de 2013

Segundo comentario MBA CEM Habilidades Directivas

Hola a Tod@s

El viaje comenzó hace ya casi un mes, del autoconocimiento y el descubrimiento de nosotros mismos parte el "de adentro hacia afuera" para convertirnos - como si fuéramos una crisálida -, en un nuevo yo para de ahí partir a un nuevo "nosotros".

Las habilidades hacia una victoria privada nos conducirán a la gran posibilidad de obtener victorias publicas. Todo está en nosotros.

Sus comentarios de los siguientes 3 hábitos (4º, 5º y 6º) nos llevarán a conocer como podemos interrelacionarnos de una manera no sólo efectiva sino altamente emotiva y curiosamente racional.

Un fuerte abrazo a tod@s

Enrique

27 comentarios:

Anónimo dijo...

Estefanía Ibáñez González 460362

Los 3 hábitos siguientes, son fundamentales para la victoria publica, y obviamente son resultado de la victoria privada.
Siendo así, nos damos cuenta que lo primero, y lo más importante es poder realizar un cambio interior, para después conseguir un cambio exterior significativo.

IV. PENSAR EN GANAR-GANAR
Creo que este hábito es sumamente importante en todos los aspectos de la vida, no solo en el profesional, sin embargo creo que es donde más fácil lo podemos aplicar, ya que los resultados serán palpables mucho más rápido que en el aspecto personal.
Es muy fácil pensar que si “nos salimos con la nuestra” , tendremos los resultados que esperamos, y si, probablemente en muchas ocasiones así sea, pero es de suma importancia poder ver “más allá de nuestras narices”, ser lo suficientemente capaces de analizar y poner en una balanza todo lo que hay alrededor de alguna situación y con base a ello poder tomar una decisión.
Algo que me pareció muy relevante en este habito, es el hecho de poder establecer una interacción de ganar-ganar o no hay trato, creo que es de lo que más podemos aprender, ya que de esta forma también influimos de una u otra forma a nuestra “contraparte” a obtener lo más positivo de las circunstancias, llegando a un acuerdo donde todos queden satisfechos, sin recurrir al egoísmo de o ganas o pierdes.
En el mundo en el cual vivimos, estamos acostumbrados a eso, buscar ganar a costa de lo que sea, pasando por encima de quien sea y al precio que sea, sin realmente darnos cuenta que si trabajamos en conjunto y encontramos puntos en común, seguramente llegaremos a mejores resultados.
En lo personal, este punto me hizo recordar el porque decidí dejar la empresa donde trabajaba, ya que el área (finanzas) estaba muy poco integrada, cada quien veía por sus intereses, y poder sacar su trabajo, sin importar si a los demás les afectaba o no lo que hacías, y por más que traté de cambiar esto, no lo logre, solamente pude permear un poco de esta actitud con mi equipo de trabajo directo y mi área (planeación financiera y tesorería), y en cuanto percibí que esta “mala actitud” comenzó a afectarme personalmente, decidí salir.

V. PROCURE PRIMERO COMPRENDER Y DESPUÉS SER COMPRENDIDO
Desde mi punto de vista, puedo decir que este es un hábito que más trabajo nos cuesta como humanos. Si bien somos seres sociales, y debemos de tener esa empatía con los demás, es lo ultimo en lo que pensamos, ya que siempre estamos ensimismados en satisfacer nuestras necesidades y creemos, que una vez satisfechas, entonces seremos lo suficientemente capaces de comprender a los demás.
Y que importante es la congruencia, el hecho de que podemos influir en alguien siempre y cuando nuestra conducta sea el ejemplo del cual estamos hablando. Por ejemplo, me ha tocado ver muchas veces como los jefes exigen a sus colaboradores que lleguen temprano y que cumplan con horarios, y ellos no lo hacen, ahí mandas mensajes totalmente distintos con lo que estas pidiendo.
Esto mismo es clave para que podamos poner en practica e comprender a los demás para que después entiendan nuestras necesidades.
Me gusto mucho esta parte de parafrasear para poder comprender, poner todos nuestros sentidos en “el problema” y realmente abrir nuestra mente, corazón y sentimientos a lo que estamos recibiendo, de esta forma seremos capaces de tocar el alma del otro ser humano.

Anónimo dijo...

Estefanía Ibáñez González 460362


VI. LA SINERGIA
Y llegando al sexto hábito podemos conjugar los cinco hábitos anteriores, aquí es donde todo empieza a tener un sentido y lógica, o más bien en donde podemos poner en práctica estos hábitos en conjunto.
Creo que la sinergia nos permite llegar a resultados impensables, ya que, como dice Covey, el todo es más que la suma de sus partes. Además de que permite que se de la creatividad, que es algo que en el ámbito profesional siempre se nos exige, estemos en el área donde estemos, ya que con la creatividad podemos hacer cosas nuevas, diferentes y mejores a lo que ya se venia haciendo con anterioridad.
Algo que es importante destacar es esta posibilidad de valorar las diferencias y poder encontrar una tercera alternativa, es decir no cerrarnos a la posibilidad de que puede haber más de una solución a alguna circunstancia por la que estemos pasando. La confianza y la cooperación son fundamentales para que esto se pueda dar.
Esta nueva forma de trabajo en las empresas de “trabajo en equipo” debería de estar basado en este hábito, desde mi muy particular punto de vista. Sin embargo, por el hecho de conseguir resultados, o más bien, objetivos estipulados, se pierde el foco y dejamos del lado estos pequeños detalles que hacen la gran diferencia.

Anónimo dijo...

Rafael Omar Mata Villeda 1510007
Cuarto hábito. Ganar / Ganar. Principios de liderazgo interpersonal
Este hábito refleja la incongruencia que a veces nuestras acciones tienen sobre nuestras metas. Generalmente buscamos la competencia para el logro de resultados y poco incentivamos el trabajo en equipo aún cuando este puede aparecer como parte de nuestros valores organizacionales. La filosofía ganar / ganar es parte de los cimientos que cualquier relación requiere para ser constructiva y duradera, consiste en buscar el mutuo beneficio. En mi experiencia, este tipo de filosofía cobra fuerza cuando se trabaja con personas que cuentan con visión de largo plazo, siendo capaces de identificar aquello que realmente nos genera valor y desechando aquello que no para generar poder de negociación.
Es importante romper algunos de los paradigmas con los que convivimos a diario y aquellos con los que fuimos educados como lo son el ganar / perder para ser más efectivos en la construcción de equipos de trabajo de alto rendimiento donde se explotan los talentos individuales para un beneficio común. Por otro lado, es importante tener cuidado con el pensamiento perder / ganar con tal de pertenecer a un grupo pues este pensamiento no construye, sólo reprime, alimenta a aquellos que buscan ganar aún por encima de los intereses de los demás; este pensamiento puede desembocar en enfermedades psicosomáticas o en trastornos de la personalidad.
Encuentro a la filosofía Gano útil a corto plazo, pues no garantizo la satisfacción consistente de los diferentes grupos de interés, sin embargo una persona con mentalidad Pierdo /Ganas podría verse beneficiada negociando con alguien movida con este tipo de pensamiento, pues podría estar abierta con tal de obtener lo que busca. Al ser un pensamiento que encuentra irrelevante el objetivo de los demás, este también podría evolucionar a Gano / Pierdes.
Creo que cada pensamiento tiene lugar dependiendo de la circunstancia y de los fines a alcanzar, sin embargo considero que lo verdaderamente importante es actuar con visión, madurez, mentalidad de abundancia, por convicciones, en un marco ético y creativo buscando el beneficio genuino de todos los involucrados para la construcción de relaciones personales y profesionales sanas y de largo plazo. Para el establecimiento de acciones que promuevan el logro de resultados es importante concientizar lo que se busca promover para ser más efectivos en las acciones a implementar.

Anónimo dijo...

Rafael Omar Mata Villeda 1510007

Quinto hábito. Procure primero comprender, y después ser comprendido. Principios de comunicación empática
Para fortalecer este hábito considero que la empatía y la escucha es una práctica a desarrollar para asegurar una comunicación efectiva. En ocasiones es necesario romper con estereotipos, experiencias pasadas y soberbia para identificar causas y generar propuestas de valor.
Pensando como líder que requiere influir en mi equipo de trabajo para el logro de resultados, lo primero que debo lograr es comprender opiniones, expectativas y motivadores para potencializar objetivos. Algo que he aprendido a lo largo de mi gestión y en un sentido personal es que la “ley de oro” con la que fuimos criados: “No hagas lo que no quieres que te hagan” o “trata a los demás como quisieras ser tratado” no puede ser aplicada literalmente. Para comprender a cada integrante, debemos tener claro que todos somos diferentes, con historias de vida, cultura, costumbres que generan propósitos individuales e irrepetibles; por lo que sería radical pensar que todos quieren lo que yo quiero o que a todos les gusta ser tratados como a mí. En un mundo globalizado, no basta con un pensamiento ganar / ganar si no se está abierto a comprender lo que la otra parte realmente busca ganar.
Una de las mejores herramientas para asegurar una sana comunicación es la escucha empática, donde se escucha con todos los sentidos para comprender sin filtros personales. Me resulta interesante considerar que sólo motivan las necesidades no satisfechas pues desde mi punto de vista el mantenimiento de esas necesidades satisfechas también son motivantes. De cualquier modo, al considerar la necesidad de escucha del ser humano me hace sentido el escuchar para comprender, comprender para influir, influir para guiar, guiar para el logro de metas.
En la resolución de problemáticas es crucial el diagnóstico para el diseño de la solución, de esta dependerá la confianza y la credibilidad del equipo hacia nuestro liderazgo; es por esto que la comprensión a través de la escucha será la clave para el éxito de nuestra gestión.

Anónimo dijo...

Rafael Omar Mata Villeda 1510007

Sexto hábito. La sinergia. Principios de cooperación creativa
En algunos casos he detectado que la resistencia a sinergias se debe a la ausencia de visión, a la envidia, se sustenta en Gano / Pierdes con mentalidad de escasez. También he sido testigo de un liderazgo transformador que enfrenta estos obstáculos sustentado en principios éticos y en la búsqueda de un genuino sentido de bienestar común (Ganar/ Ganar). Funge como catalizador de talentos, fortalezas, genera desarrollo mientras construye algo más grande que la individualidad de sus componentes al valorar y respetar la riqueza de las diferencias. Si bien es cierto que genera incertidumbre, esto se resuelve si con anterioridad logramos generar confianza en nuestros equipos para poder inyectar entusiasmo y seguridad que lo compense.
Me queda claro que para generar sinergia necesitamos comunicación, apertura, humildad y respeto. Esto podría dar la pauta para resolver problemas, incrementar beneficios a través de soluciones que no existían en el contexto individual pero sí en el grupal. Me gusta trabajar con mi equipo en un ambiente propositivo, donde la experiencia personal y grupal nos lleva a la toma de decisiones de mayor impacto.
El trabajo en equipo es parte del matiz que envuelve la sinergia en cualquier ámbito de la vida, entendiendo como trabajo en equipo, entre otras cosas, el oportuno aprovechamiento de los talentos de cada organismo o individuo. Para esto se debe tener una comunicación abierta que permita el flujo de información.

Anónimo dijo...

Diego Casado Navarro 466587

En esta segunda parte del libro, el autor se concentra en la Victoria Pública, la cual se refiere a tener dominio efectivo sobre las relaciones interpersonales una vez que se ha conquistado al ser interior. Me gustó mucho el concepto de cuenta bancaria emocional porque intuitivamente uno lo ha vivido desde antes aprenderlo aquí formalmente. Pienso que uno mismo siente cómo se encuentra la relación con los que nos rodean y después de “meter la pata” uno busca construir de nuevo a través de lo que Covey llama depósitos a la cuenta.
Sobre el cuarto hábito, el concepto de Ganar/Ganar es relativamente conocido para nosotros ya que es tema central de la clase de Negociación que cursamos, sin embargo la lectura de este capítulo complementa mucho el concepto. El que me resultó novedoso fue el concepto de Pierdo/Ganas ya que en mi particular caso he cedido para evitar conflicto, sin pensar siquiera que esto resulte también en la relación debilitada. Considero a este hábito particularmente importante en el tipo de trabajo que desempeño. Mi trabajo es orientado a proyectos, en donde se realizan entregas específicas al cliente de algo de lo que ya existe una especificación. En numerosas ocasiones uno se topa con pared pues el cliente quiere obtener más de lo que está en el alcance del proyecto y uno quiere entregar exactamente lo que ha sido pagado para no tener pérdida. En este proceso se desgasta la relación, en vez de pensar en que el proyecto es provechoso para los dos y con cooperación de ambas partes se entregará de mejor manera.
El quinto hábito, procurar comprender y luego ser comprendido, también se relaciona mucho en esta relación cliente-proveedor en los proyectos que realizo, pues aunque existen normas y especificaciones para todo lo que abarca el alcance, todo se resume en lo que el cliente espera obtener para validar la entrega y que tan fácil es que nosotros como proveedores lleguemos a entender su idea. Escuchándolo es el mejor camino para esto, cosa que se podría lograr en una simple reunión y no en revisiones y revisiones de ingeniería que resultan tardadas y costosas. Considero que como persona, estoy bastante abierto a escuchar y a comprender, pero que me cuesta más trabajo hacerme comprender una vez que es mi turno de comunicar mi opinión.
El sexto hábito, la sinergia, es el que más trabajo cuesta asimilar y poner en práctica a mi parecer, ya que no existe una fórmula exacta para desarrollarla en un grupo. Pienso que algunas veces se da naturalmente por las condiciones en las que se reunió el grupo y que otras veces puede llegar cada uno con la intención de que se dé y que por más que se intente, no se consiga. Sin embargo, como el texto nos lo dice, está en nosotros el provocar la sinergia en el grupo a través de los demás hábitos mencionados. Si uno está abierto a comprender, si se comunica efectivamente y se integra al grupo con el ganar/ganar en mente, ya se está aportando activamente a la sinergia. Me gustaría que en mi trabajo fueran más comunes las experiencias de este tipo, pero en muchas ocasiones más bien hay un ambiente de apatía. Aun así creo que la lectura de este capítulo da herramientas para poder influir en los demás y empezar a cambiarlo.

JM dijo...

Francisco Javier Moreno López
A01510001
Mis comentarios acerca de lo leído en el libro para los hábitos IV, V y VI son los siguientes en orden progresivo.
Al leer el capítulo respecto al hábito de pensar en ganar-ganar, me quedo con la idea que el término está sumamente sobre utilizado y mal utilizado. Al desarrollar mi carrera dentro del área comercial este término lo he escuchado muchas veces y sin embargo cada vez que lo escucho normalmente quien lo menciona lo que creo que está persona piensa es en realidad en yo gano tu pierdes. Lo más común es que esa persona pretenda sacar el mejor partido en el juego de la suma cero. Al leer el texto creo que antes para avanzar en el camino de la interdependencia, más que mencionar la frase de ganar- ganar, ambas partes deben procurar construir el lazo de confianza que permita buscar la tercera vía de que se habla para que ambas partes repartan un pastel más grande que el que tenían antes de iniciar las conversaciones. Para lograr lo anterior es de vital importancia que las personas involucradas en el proceso tengan el carácter ya que solo con la integridad, la madurez pero sobre todo la mentalidad de abundancia, ambas partes pueden encontrar esa tercera vía que entregue los mejores resultados. Desde mi punto de vista con el carácter se pueden construir los demás elementos que se mencionan en las cinco dimensiones.
Con relación al hábito de procure primero comprender y luego ser comprendido, curiosamente tocó que estuviera leyendo el capítulo mientras estaba de viaje compartiendo un entrenamiento con otra persona. Sin intentar criticar negativamente a este compañero, observé una actitud contraria a lo que se menciona en el libro y me di cuenta de lo grave que puede llegar a ser una actitud que intente primeramente ser escuchado antes de escuchar y comprender, al grado que al término del día, platicábamos acerca de la formación y se sorprendía de lo que los entrenadores nos habían compartido y que su preocupación por ser escuchado no lo dejó dedicar tiempo a escuchar. Con esto no quiero decir que me considere una persona completa en el desarrollo de el hábito, al leer el texto mediante los ejemplos enfocados en problemas familiares, me di cuenta que tengo mucho que mejorar en esta habito para con mi familia. A menudo al terminar el día regreso a casa saturado, como en piloto automático y aunque comparta la mesa con mi familia ha habido veces que me desconecto y dejó de escuchar, cayendo en a la menor provocación en los errores mencionados en el texto, intentando dar respuestas autobiográficas a mi hijo, interrogándolo, etc. Sin duda este será uno de los hábitos que tendré que trabajar con más ahínco para mejorar como padre y como profesional. Me gusto mucho la secuencia de ethos, pathos, logos como idea simplificada y filosofía para formar este hábito.
Con relación al sexto hábito de sinergia, el libro describe sin duda los efectos positivos al lograr la cooperación creativa que resulta de la sinergia, sin embargo creo que el reto para lograrlo es el mayor de los vistos en los hábitos anteriores y que mayores frutos y crecimiento profesional pueda traer a personas que tenemos tareas de gestión. Sin duda como se comenta, nuestra sociedad nos ha criado pensando de forma protectiva, defensiva y esto definitivamente no es el ambiente propicio para lograrlo. El romper la barrera para generar la confianza y que tiremos las barreras defensivas es sin duda el reto más grande que tenemos en las organizaciones para llevar a cabo los cambios que el entorno nos exige para crecer como profesionales y como empresas.

Enrique dijo...

Enrique Guillén Paz

ganar/ganar, comprender primero para ser comprendido y sinergia son los 3 hábitos siguientes.

Mientras los tres primeros se enfocaban a una logro personal para fijar una dirección, estos tres hábitos tienen el enfoque de alcanzar un beneficio sin perjuicio a otros. Pero hay algo mas con estos tres hábitos, a lo largo de la maestría los hemos visto de distinta forma como claves para una negociación exitosa y fructífera.

Si buscamos una negociación que genere beneficios para ambas partas sin la necesidad de forzar los términos para nuestra victoria, es muy probable que futuras negociaciones se vean beneficiadas tras haber establecido una base de confianza y cooperación. También, es obvio que si nuestro objetivo es sangrar a la contra parte de la negociación, llegará un punto donde ya no pueda mas, o busque una alternativa para ya no negociar con nosotros, lo que resulta en un impacto negativo para nosotros.

Lo difícil para lograr llegar a estos términos es nuestra naturaleza competitiva, nuestro ego y orgullo que inconscientemente siempre desea la victoria, esto lo vemos todos los días, cuantos de nosotros cuando vamos manejando, no hemos dejado pasar a alguien en algún cruce, o por el contrario, si ya se paso el de enfrente nos pegamos como extensión de la cajuela para pasarnos también, o si vemos que alguien nos quiere rebasar, pisamos el acelerador para no dejarlo pasar, sin evaluar que podemos estar incurriendo en un riesgo de generar un accidente, todo eso es nuestra naturaleza de victoria sobre los demás. Pero si logramos concientizar este comportamiento, podremos lograr un cambio.

Comprender primero, tal vez más complicado de lograr que el anterior, dificilmente nos ponemos en la posición de otros para enteder el origen de sus decisiones o comportameintos. La razón de esto es muy similar, nuestra naturaleza de ver por nuestro bienestar sin tomar en cuenta el de otros.

Sinergia, la relación generada entre distintas partes agrega mucho mas valor que la suma de las partes por separado, así es como lo define la lectura, y me parce que es sumamente cierto.

En lo que respecta a mi, varios de estos hábitos los he estado practicando desde hace tiempo y aun no logro que sean mi primera naturaleza, es complicado dejar en segundo plano el simplemente querer lograr la victoria. Me ha pasado mientras manejo, mientras me encuentro en negociaciones con clientes, en mi familia.

Me gustó mucho la cita con la que empezó el hábito de sinergia:
en lo esencial debemos tener unidad
en lo importante debemos tener diversidad
y para todo debemos tener generosidad.

Anónimo dijo...

Alejandra Azuara Enríquez 1510017
Segundo comentario hábitos sobre la victoria pública

Ganar-Ganar

Este capítulo en particular me gusta mucho, desde que leí el libro la primera vez se me quedó mucho este término Ganar-Ganar, porque en pocas ocasiones las personas pensamos así, ejemplo de esto es cuando se tiene una presentación con algún comprador de cualquier cadena de autoservicio, ellos pareciera que traen el chip de “exprime lo más que puedas al proveedor”, mientras que del otro lado se dice, “tu dile hasta aquí y si acepta ya ganaste”, en ningún momento se está viendo un ganar-ganar, están en todas las demás dimensiones, menos en la adecuada.

En una negociación es difícil lograr este equilibrio, sin embargo, lo importante no es perder de vista qué objetivos tienes y qué objetivos tiene el otro para que pueda existir un punto medio, es como en una relación, en la cual uno quiere muebles blancos y el otro obscuros, pareciera una cosa “absurda” o “trivial”, pero hay discusiones de pareja por este punto y que si no se llega a conciliar y negociar se pueden tener peleas seguidas sin llevarte a ningún lado.

Procure primero comprender y luego ser comprendido

En esta sección me lleva más a una introspección y ver cuántas veces escuchamos lo que nos dicen antes de ya estar emitiendo una opinión, adicional a lo anterior, me lleva a otra pregunta, ¿qué tanto nos conocemos, cuáles son nuestras áreas de oportunidad, nuestras áreas de mejora?, porque pedimos o exigimos en otros, cuando muchas veces no lo tenemos, por ahí se dice que lo que te choca te checa, no se si sea del todo cierto, pero la enseñanza que me queda, es el de ver más dentro de uno y pensar dos veces antes de hablar.

Sinergia

La parte de sinergia la vi más compenetrada para la parte del trabajo, el conocer el objetivo al cual nos dirigiremos todos, es el desarrollo en conjunto y la creatividad que se pueda generar, con esto se me vino a la mente una campaña que realizamos en la empresa, donde por primera vez todo el departamento trabajó en esta campaña, todos sabíamos cuál era el objetivo a perseguir (que era lanzar una nueva campaña institucional para la marca), cada quién tuvimos funciones diferentes, pero encaminadas a lo mismo, hubo tropiezos, pero como todos sabíamos en qué estábamos, pudimos ayudar al otro, al final ha sido la campaña más exitosa que hemos tenido en la compañía y creo que el éxito estuvo en que por primera vez hubo sinergia. Lo negativo de esta parte fue que no se siguió con esta dinámica, se terminó la campaña y todos regresamos a las mismas actividades y actitudes.

Por razones como lo anterior, algo que trabajo con mi equipo es ver el lado positivo de las cosas, es hablar de lo que queremos cumplir y hacer realmente equipo entre nosotros, si la sinergia es algo más que la suma de las partes, pues el resultado así se demuestra. Las campañas que me tocan dirigir salen a tiempo, en forma, sin correr y saben cuáles son las metas y objetivos a seguir, hay cosas que mi equipo sugiere y se ponen en la mesa, los comprendo y vemos cómo se pueden integrar, y si no fuera así, les explico las razones, al final, regresamos al primer punto, se trata de ganar-ganar.

Estephany Covarrubias dijo...

Estephany Covarrubias Contreras A00461707
Respecto a los siguientes tres hábitos, pude encontrar que son muy constructivos ya que tocan un punto importante que es la independencia, en la medida que esta cualidad se desarrolle, muchas otras la acompañan, es por esto que se logra obtener una victoria pública.
Ganar-ganar.
Este hábito me pareció muy efectivo y aplicable en cualquier aspecto de mi vida, ya que nos muestra los paradigmas de la interacción humana y las características de cada uno, cuestionándonos cual de esto es la mejor opción aplicable. En mi opinión siempre existe una forma en que las partes involucradas salgan beneficiadas de determinada situación o interacción. Considero que las dimensiones de este paradigma nos permiten ampliar nuestras posibilidades y pensar en forma tal, que si se puede desarrollar y alcanzar un liderazgo interpersonal, acompañado de dos cualidades sumamente importantes: integridad, madurez, consideración y coraje.

Un ejemplo de este hábito, es un caso claro en mi trabajo, en el desarrollo de nuevos productos, actualmente tenemos un problema para encontrar la innovación necesaria para nuestros mercado, ya que las condiciones han cambiado y los competidores cada vez juegan más agresivo, por lo que la presión por lanzar conceptos totalmente nuevos, es cada vez mayor. Ante esta situación el líder de marca debe defender las necesidades del mercado, pero en muchas ocasiones esto provoca muchas complicaciones al resto de las áreas de la empresa. El conflicto muchas veces inicia desde el punto de que actuamos como región y lo que lance un país debe ser lanzado por todos los demás países. Esto es un problema, porque lo que es muy bueno para Brasil no necesariamente es bueno para México. Es ahí donde una postura de ganar-ganar, debe emerger del líder de marca y exponer todos los puntos, ventajas y desventajas, si a pesar de lo anterior, la decisión de los directivos es lanzar al igual que Brasil, el líder de marca tiene que reunirse con el resto de las áreas involucradas y encontrar la mejor manera de lanzar el nuevo concepto, hacerlo exitoso y rentable para la compañía.

Estephany Covarrubias dijo...

Estephany Covarrubias Contreras A00461707
Procure primero comprender, y después ser comprendido.
En este hábito se nos explica la importancia del carácter y la comunicación, del impacto que tiene en las situaciones e interacciones con los demás. La comunicación es la herramienta más importante que tenemos en nuestras vidas, es la forma en la que alcanzamos muchas otras cualidades y sobretodo logramos relacionarnos con nuestros similares y no similares. Desarrollando lo anterior es posible que logremos ser afines, un primer paso es desarrollar una escucha empática. Este punto es de suma importancia para lograr efectivamente una comunicación empática y llegar a una comprensión y percepción clara de la situación. En primer ligar debe asegurarse que se ha comprendido profunda y efectivamente, con esto queda asegurado que nuestra percepción de dicha situación no esta sesgada o mal interpretada, con esto es factible lograr que de igual forma seamos comprendidos y la interacción logre los resultados esperados.
Después de leer y analizar este capítulo me puedo dar cuenta que esta es un área de oportunidad muy grande que tengo, ya que pocas veces comprendo las ideas de los demás y después trato de que entiendan las mías. Por lo regular en el área en la que estoy, el resto de los departamentos tienen que dar servicio y respuesta a las necesidades de mi área, por lo anterior, primero les comunicó los requerimientos y después escucho los comentarios que se tengan respecto a cierto proyecto. Esta forma de trabajar la aplico siempre y cuando hay problemas, retrasos o inconvenientes, pocas veces logro anticipar las limitaciones de las áreas para dar el servicio necesario y que se cumplan las tareas asignadas. Si aplicara más seguido este hábito, podrían resolverse desde mucho antes las complicaciones lógicas de las áreas y se podrían anticipar los cuellos de botella para evitar conflictos en el desarrollo del proyecto.

La sinergia.

Principios de cooperación creativa

Este habito cierra el circulo virtuoso de la victoria pública, es un elemento indispensable en muchas ambientes, uno de ellos es la empresa, donde la unión, intercambio e interacción entre las áreas es indispensable para garantizar la efectividad y productividad de la empresa. Un concepto clave que acompaña a la sinergia es la comunicación, conjugar de forma indispensable la confianza y la cooperación, entre más alto sea, más sinérgico y de ganar-ganar, se logra el resultado o meta esperada. Es importante que la sinergia que se desarrolle sea de forma positiva, donde se valoren terceras alternativas, se discutan las diferencias y que las fuerzas que se consideren sean las impulsoras, ya que es la forma más eficiente de que la cooperación creativa se logre de forma permanente dentro de cualquier ambiente.

Considero que este punto es indispensable en todas las empresas y que pocas son las que realmente tiene una sinergia natural presente en todos sus procesos. Algunas de las áreas ven como sus enemigos a otras áreas por considerar que sus necesidades que contraponen con sus métricas y objetivos de desempeño. En la empresa en la que estoy creo que si hay cierto nivel de sinergia y cooperación dentro de las áreas, pero ante momentos de crisis o de cambios bruscos, esta iniciativa se desequilibra y es muy fácil que se pierda la comunicación y el control. Considero que se debe aprender de los momento de crisis para implementar la mejor manera de desarrollar sinergia y que sea de forma permanente.

Anónimo dijo...

Genaro Ugalde A00466581


Los penúltimos tres hábitos están centrados en la interacción con el medio. Lo hábitos: Ganar / Ganar, Comprender y Sinergia. Tiene que ver mucho con justicio y honestidad. Lo que me sorprende es que esto está relacionado con el carácter, y de alguna forma en la eficiencia. Obtener lo que necesitamos o requerimos, si no lo tenemos ¿Por qué gastar energías. Vale la pena hacer el esfuerzo en un conflicto o en una relación para no obtener nada cuando el resultado puede ser mutuo? Después, ahora que sabemos que requerimos. ¿ Cómo hemos de crecer y particularmente si no sabemos cómo expresarlo? Debemos de comunicarlo de manera clara y eficiente. Pero a la vez debemos de estar en armonía con nosotros, valorara nuestra salud física y mental.
Cada persona valora en aspecto físico, mental y espiritual de diferente forma. La forma de conocerte y poder hacer sinergia yo la relaciono directamente con el modelo del espiral. El espiral en dos dimensiones que se cierra de afuera hacia dentro nos dice que se explora todo el exterior para poder llegar al centro, al punto más fuerte. Yo incluiría lo hábitos y la sinergia en un solo punto. En mi caso yo he buscado rodearme y cultivarme con factores que me gustas. Trabajo, personas, ubicación laboral escuela, comida, ejercicio y me doy no prioridad pero si el valor que tiene Genaro para poder estará estable.
Estos capítulos me recuerdan la algunas ideas budistas, las citas que mencionare no son textuales
-La el crecimiento personal es importante como una actualización. Debemos de buscar nuestro crecimiento más que imaginarnos como seremos, y debemos de buscar la expresión honesta de nuestra persona.
-El éxito nace en hacer las cosas de manera honesta y con el corazón

Estas ideas yo las sumaría a los conceptos del libro, y si terminamos con el concepto de detenernos a pensar como diría en buen Doctor House - “Work Smart , not hard” – Entendemos que podemos estará gastando energía en cualquier cosa debemos de disfrutar lo que hacemos y pensar como lo hacemos, debemos ser flexibles y dejarnos llevar confiando en nosotros, claro, hemos estado creciendo como personas en los diferentes ámbitos. Los objetivos sirven para dar una dirección, no necesariamente debemos aferrarnos a cumplirlo textualmente.
Un persona con estos buenos hábitos es una persona que es sincera y ha cumplido con las reglas básicas que los padres no piden cumplir, pero que se van perdiendo con el tiempo y nos dejamos llevar por objetivos populares.
Debemos dejar y correr y debemos de simplemente hacer, no debemos de cumplir, debemos de lograr. Yo tengo varias lagunas para cumplir con estos hábitos, pero no me veo lejos de poder lograrlos. No como el autor lo recomienda pero si de la forma que me sean actuales de acuerdo a mis ponderaciones y mis valores.

Anónimo dijo...

Gregorio Valdivia Flores. A01169026

La victoria publica, o más bien diría, la compresión de y con los demás y a través de ello transformar nuestro entorno.
4. Ganar / Ganar.
Primero pienso que las distintas formas de abordar: Ganar/perder, perder/ganar (depende de la visión a largo plazo), etc, tienen cabida según las circunstancias y de la filosofía propia de cada persona que interviene. Con esto quiero decir que yo puedo escuchar empáticamente, hacer todo para sinergizar y si al final la otra parte no lo hace puede entrar el ganamos o no hay trato que es lo más sobresaliente que me pareció del capítulo. Creo que ganar/ganar es el mejor escenario donde hay madurez y apertura y más aun y donde uno puede contribuir, sin embargo, el resultado es provocado por ambas partes y por la oportunidad en satisfacer la necesidad en cuestión. En mi trabajo es común iniciar con esa frase, pero sin duda el ambiente cambia cuando aparece la otra frase: “el director tal dijo que…” o “esta en objetivos de la dirección” esa disposición se acaba y empieza el juego de posturas y poder; ese es el reto que quiero superar, evitar entrar a ese juego y si entro, salir de el rápidamente.

5. Procure primero comprender.
Me he hecho consciente del nivel de escucha que tengo y que eventualmente este es selectivo y a veces cuando estoy abrumado o no escucho o bien tomo la salida fácil con mi hijo y entonces aplico la dosis de autobiográfica que limitan a mi hijo y a mí mismo, fue revelador. Este hecho también influye en ciertas predisposiciones que tengo con un miembro de mi equipo en particular, al que siento que después de tanto haber invertido en tiempo, herramientas y conocimientos no he logrado realizar un cambio en el sentido que deseo y a través de esta experiencia con el veo que mi nivel de escucha para sus propuestas comienzo a limitarlo. He estado practicando sobre este habito y realmente se experimenta un cambio instantáneo en la apertura con el interlocutor.

6. Sinergia
Creo que la magia de la sinergia se da con el primer acuerdo positivo y a ese le suceden en espiral un número indeterminado. He experimentado con mi equipo resultados históricos y sostenidos en condiciones de mayor incertidumbre año con año. Y estoy convencido que es resultado de los hábitos leídos en Covey (aunque no en el orden planteado ni de todos en realidad), para mi es una realidad que al gestionar a través de personas, podemos elegir entre interesarnos (o no) genuinamente en ellos y en sus intereses y realmente hacer algo para apoyarlos a conseguirlos y eso hace una diferencia radical en la confianza personal/laboral; en la ejecución de los planes y en la calidad del resultado además de la sostenibilidad de los mismos y creo que esto se da a través de comprender al otro y más profundamente de comprometerse con el(la). Tengo la fortuna de haber tenido Jefes que realmente puedo considerar lideres y que he podido aprender de ellos y con ellos para transformar los retos en realidades y desarrollar esa pasión por escalar la siguiente montaña.

Anónimo dijo...

Edgar Fabian González Mendoza A0151000

Considero fundamental la comunicación efectiva en el desarrollo de las relaciones interpersonales pues crea confianza. La mayoría de las personas no estamos acostumbrados a escuchar solo queremos ser escuchados lo cual dificulta la comunicación.
Escuchar es un riesgo para algunas personas que creemos que está en juego nuestra integridad por el hecho de importarnos demasiado lo que digan los demás. Por eso la importancia de trabajar los tres primeros hábitos.
Para tener una relación de ganar- ganar es muy importante el equilibrio entre el coraje y la consideración entre el autorespeto y el respeto por los demás. No debe ser un acto de benevolencia. En caso de no tener una relación ganar-ganar hay que ponernos de acuerdo en porque no estamos de acuerdo.
La sinergia es cooperación creativa, plantear mejores resultados en grupo que los que nos planteamos individualmente.
Reflexionando estos hábitos aplicados en el ámbito laboral veo que ayudan a conseguir un enorme ahorro de dinero, tiempo y energía, además de incrementar la productividad. Solo así aflorarán relaciones sociales sólidas redundarán en un ambiente tal que permitirá obtener niveles de desempeño extraordinarios.

Anónimo dijo...

Paola Cerón 460184

Particularmente estos capítulos me gustaron mucho ya que tienen mucho que ver con la creación de las relaciones e interacción con los demás.

Especialmente el aspecto de la cuenta bancaria, esto es porque efectivamente para que funcione una relación es necesario procurar a la persona dentro de los intereses de ambas partes, y esto no implica que debe ser el mejor amigo sino que debe existir el respeto y comprensión en cualquier aspecto, ya sea personal o simplemente laboral. Los aspectos de mantener la cuenta bancaria y el tema de los depósitos y retiros es muy cierto y me llamó mucho la atención el tema de que los pequeños detalles son los que hacen mucho la diferencia en cuanto a las relaciones interpersonales y son justo estos a los que menos atención les ponemos por el ritmo de vida tan acelerado que llevamos.

Por otro lado, el tema del poder y la negociación es algo que vivo en mi día a día por el trabajo que desempeño al estar en el departamento de ventas. Muchas veces nos inculcan que debemos siempre ser duros al momento de negociar porque de otro modo podemos vernos como “débiles” ante los clientes, sin embargo es importante no perder de vista el que se obtienen más cosas estableciendo una amistad y buscando el mayor beneficio para ambas partes. No se tiene que ser un “tiburón” para conseguir el respeto de los clientes y las demás áreas sino más bien se debe saber como llegarle a las personas y por ende conseguir ganar junto con ellos.

Es importante siempre tener en mente y con claridad los objetivos y las metas hacia las que estamos orientados para que dentro de una negociación ya sea interna, personal o externa, podamos mantener una orientación y un camino a seguir dentro de la negociación. Me queda claro que no siempre se puede manejar el mejor escenario de ganar ganar pero creo que las ocasiones de gano-pierdes o pierdo-gano deben ser las menores, especialmente si se trata de una negociación interna en las empresas. Esto se da mucho entre las áreas de ventas y mercadotecnia, especialmente cuando se está buscando el número o en un proceso de presupuestos donde existen múltiples intereses.

El hecho de primero procurar comprender y luego ser comprendido es muy cierto y es algo que muchas veces se nos olvida por tener siempre delante nuestros intereses. Así mismo, creo que el tema de la escucha empática solo la practicamos cuando realmente estamos abiertos hacia la otra persona. Dentro del ambiente laboral es de vital importancia que practiquemos el hecho de tener empatía con los integrantes del equipo de trabajo y con otras áreas de modo que podamos entendernos mejor y fluya más la comunicación. Sin embargo esto es más un tema de introspección para considerar y reflexionar como realmente escuchamos a los demás.

La sinergia debe existir en los equipos porque esto genera en mi opinión un mejor ambiente laboral lo que permite que el equipo esté mucho mejor conectado entre sí y se alcancen las metas con mayor entusiasmo. Estoy de acuerdo con que 1 + 1 puede ser mucho mayor que 1,000 y esto es el claro ejemplo de un equipo de alto rendimiento y potencial. Si bien es cierto que un equipo se debe componer de personas con características diferentes es cierto también que deben valorarse (como bien lo expresa el capítulo 6) y aprovechar los talentos de cada individuo para complementarse de una mejor forma alcanzando una mayor productividad.

Anónimo dijo...

Manuel García Gómez 967807
Respecto a la parte de los hábitos de interdependencia opino que es la parte más complicada de lograr dado que depende de las personas que te rodean. Lograr el cambio y convertirse en una persona independiente como se plantea en los primeros tres hábitos debe ser todo un reto, sin embargo alcanzable en la medida de la voluntad y esfuerzo de cada uno. Pero, practicando estos tres hábitos siguientes (pensar en ganar/ganar, procurar comprender primero y después ser comprendidos y la sinergia) puedes generar una convivencia propicia para la interdependencia pero siempre quedará del lado de tus contrapartes entrar en este tipo de relación basado en la confianza, comprensión y beneficios para todos.
Empezando por el cuarto hábito, pensar en ganar/ganar, es una frase un tanto trillada y muy difícil de llevar a la práctica. Estoy de acuerdo en que es el mejor enfoque en la negociación sin embargo muchos confundimos el gano/pierdes con el verdadero ganar/ganar. He trabajado en la negociación con proveedores y reflexionando acerca de ello debo decir que no siempre llegue al mejor acuerdo. Desde una posición de poder y si en la negociación conseguiste los objetivos que querías podrías querer autoengañarte pensando que tu ganaste y por lo tanto, la contra parte también.
Esto me lleva a pensar en el quinto hábito, procura comprender primero y luego ser comprendido. Porque tal vez en las negociaciones que mencioné me fue bien, pero si no entiendo realmente cual es la situación, necesidades, expectativas de mi contraparte puede que haya traído consecuencias negativas al proveedor primero, y de hecho, después a mí mismo. Creo que es muy importante entonces, la empatía que puedas tener con quién interaccionas pues sólo así puedes saber si el también ganó o no, y en todo caso, de esta forma si podrías evaluar qué tipo de negociación/relación has logrado con los demás.
En cuanto a la sinergia, entendiendo que todo en la naturaleza está conectado e interactuando constantemente, creo que la sinergia positiva si sería consecuencia de haber logrado practicar los hábitos anteriores y haber contado con personas en el medio que actúan de esta manera positiva. Creo que llegado a este punto lo importante es entender las bases de esta comunicación e interacción para seguir practicando los hábitos y no deterior una convivencia efectiva.

Anónimo dijo...

Salatiel López 467905

Cuarto Hábito. Pensar en ganar/ganar

La manera es que aplicaría este hábito es cada año, cuando se hacen revisiones de desempeño en PMI, o al menos en sistemas, nos mandan una presentación con las cifras e indicadores alcanzados por el área; dentro de ésta presentación también podemos encontrar el nivel de servicio que alcanzó cada uno de nosotros, de manera que se evidencia quienes tuvieron un bajo desempeño. Creo que sería una buena práctica dejar esos números para conocimiento de los gerentes y en lugar, hacer hincapié en los datos obtenidos por el grupo, si cumplimos con los niveles de servicio? Cuántos nuevos proyectos se implantaron, cuál es el resultado de las encuestas de satisfacción de los usuarios? En base a ellos podríamos diseñar una estrategia Ganar /Ganar, tanto el área como nosotros.

Quinto hábito .Procure primero comprender, y después ser comprendido

Mientras leía el quinto hábito y todos los ejemplos de autor de conversaciones con los hijos, me preguntaba ¿Cómo encajan todas las técnicas de escuchar en un ambiente laboral completamente vertical? Y ¿Cómo afecta la posición de poder de los jefes cuando hay una comunicación con los subordinados? La respuesta, al menos para mí caso se presentó casi al final del capítulo con la frase “Las habilidades no serán efectivas a menos que surjan de un deseo sincero de comprender. No se pueden fingir estas técnicas”, es decir, no se trata de con quien o cómo sea la situación, lo importante es querer sinceramente establecer un canal de comprensión, muchas veces esto no se da, pero creo que es un punto focal para arraigar profundamente este hábito.

Sexto hábito La sinergia

Covey me ha hecho plantearme soluciones o propuestas a mi ambiente laboral, un problema que tenemos en PMI es la diferencia de edades entre el personal, por un lado tenemos a ciertos “señores” con 20 años en la empresa, con mucho conocimiento del negocio y de los procesos, pero con ciertos vicios laborales, dificultad de uso de la tecnología, con mucho desaprovechamiento del tiempo, etc, por el otro lado tenemos a los jóvenes, que venimos con mucha energía, más eficientes en los tiempo y las entregas del trabajo, pero mucho más inexpertos en términos de conocimiento del negocio. La integración del equipo no es mala, pero el traspaso de conocimiento y la definición de responsabilidades si. A través del sexto hábito, se puede plantear una solución en la que la sinergia del grupo nos ayude a todos como equipo y a cada uno como individuos.

Anónimo dijo...

Iván Alejandro Gabino Pacheco
463642

El primer aspecto que llamó mi atención en el cuarto hábito “pensar en ganar/ganar” es el tema del carácter y sus tres rasgos, cada uno indicando aspectos relacionados a uno mismo y a los demás; el primero que es la integridad, relacionado a mantener los compromisos con nosotros mismos y con los demás, el segundo, la madurez, relacionada al equilibrio entre la fuerza del yo y la empatía y el tercero, la mentalidad de la abundancia, relacionado al tema de compartir. En la planta de manufactura tenemos una junta diaria con toda la gerencia donde se revisan los indicadores internos de calidad del día anterior y se comentan acciones para contener y solucionar los problemas. Quienes somos los encargados de dar acciones debemos trabajar en equipo para poder dar solución a los problemas y no podemos dejar de pensar en los demás porque una vez tú puedes ser requerido pero después tú puedes requerir de los demás. Por eso pienso que se ponen en práctica estos principios del carácter, hay que tener integridad y cumplir con las acciones y compromisos que se adquieren para la solución a los problemas empezando por asistir a las juntas para análisis; hay que tener madurez para expresar lo que piensas pero también ser empático con quien tiene el problema asignado y tener mentalidad de abundancia, sabiendo que los recursos disponibles para atacar los problemas pueden distribuirse hacia todos.

El segundo aspecto que llamó mi atención está relacionado con el quinto hábito “procure primero comprender, después ser comprendido”, sobre la escucha empática, aplica tanto en la vida personal como en la laboral, en ésta última, con la cantidad de actividades que hay que realizar día a día no nos damos el tiempo de escuchar. Una práctica que considero el primer paso para la escucha empática en el trabajo es, cuando alguien te va a buscar para comentarte algo, hay que dejar de hacer lo que estás haciendo, voltear a ver a la otra persona y poner atención a lo que dice; muchas veces por querer avanzar a los pendientes, queremos seguir escribiendo en la computadora o hacer lo que estábamos haciendo mientras la otra persona habla.

El tercer aspecto es sobre el sexto hábito “la sinergia”, en mi trabajo, como en cualquier planta de manufactura, las solución de problemas está a la orden del día y la solución rápida es importante para no afectar tanto al producto como al cliente. Al departamento en el que me encuentro se le ha reconocido en varias ocasiones por la reacción rápida ante un problema que podría convertirse en crítico de no reaccionarse rápido. Hace unas semanas un problema requirió la revisión de todas las unidades en la planta, tanto en líneas de producción como las unidades terminadas para descartar que existiera una unidad con riesgo de dejar la planta sin ser revisada. Se hizo la inspección de mil quinientas unidades en menos de un turno productivo ya que cada quien sabía lo que tenía que hacer, los encargados de solucionar el problema corrigieron el equipo que lo estaba generando, se organizó un grupo para inspección de unidades y otro para reparación; la comunicación fue efectiva, se contuvo en puntos clave del proceso y se revisaban unidades terminadas, la coordinación fue muy buena sin requerir a alguien que directamente tomara el liderazgo.

Anónimo dijo...

Daniel Oceguera – A01160660
Reflexión acerca de la lectura de Covey (Victoria pública: hábitos 4, 5 y 6)

En esta segunda parte del libro, la cual pertenece a la victoria pública, podemos comprender cómo los cimientos personales llevan a una efectiva relación con las personas que se encuentran en nuestro entorno. Es muy claro que si no dominamos nuestros hábitos y acciones de una manera personal, es muy difícil poder reflejar un cambio en nuestras acciones que involucran la interacción e impacto de otras personas.

Dentro del hábito que se enfoca a un pensamiento GANAR/GANAR en toda negociación, concuerdo que muchas veces la alternativa a elegir más favorecedora es la de llegar a un acuerdo en donde ambas partes se sientan satisfechas con los resultados y beneficios obtenidos de ello; pero muchas veces es necesario llegar a otro tipo de acuerdos dependiendo de la situación. El autor ejemplifica bien otros aspectos como un ganar/perder en un partido de Futbol o dentro de la competencia de oficinas de una misma empresa, las cuales no se afectan entre ellas.

En este sentido, se debe tener siempre en mente un interés personal en toda negociación, pero que este lleve a analizar el interés del grupo en el que se encuentra. De esa manera, teniendo en claro estos dos aspectos, cuando se tiene un confrontamiento con otro grupo o posición se puede evaluar como primera opción la alternativa de hacer un acuerdo ganar / ganar, siempre y cuando esté dentro de las posibilidades viables de la situación. En un aspecto personal, considero que esta parte es algo que debería trabajar más, ya que tiendo a hacer negociaciones que buscan el beneficio propio o de mi equipo algunas veces intentando hacer perder a la contraparte (cuando puede que se dé un acuerdo ganar-ganar).

El segundo hábito del aspecto público habla de la importancia de PRIMERO COMPRENDER… Y LUEGO SER COMPRENDIDO, lo que da paso al inicio de la estructura de la comunicación efectiva. Una persona no debería hacer juicios sin antes conocer todo lo que de fondo. Para dar una opinión respecto a un tema determinado se necesita primero saber de ese tema, es el mismo caso aquí: Si no escuchas los argumentos de la otra persona, no puedes dar argumentos válidos en base a ello.

Al desempeñarme en el área de Marketing & Comunicación he llegado a desarrollar efectivamente este hábito, ya que el principio básico de todo esfuerzo en el área es: ¿Realmente tu cliente (interno o externo) necesita esto? Es vital saber qué es lo que quiere el cliente y escuchar antes de armar cualquier estrategia. De esto depende la efectividad de la misma.

En el tema de la SINERGIA, es importante resaltar que prácticamente se da como el reflejo de la armonía entre los hábitos ya vistos. La sinergia es un elemento que se busca constantemente y en toda situación; hace falta una armonía entre las fuerzas que llevan a una acción, de tal manera que esta se fortalezca.

En un ámbito personal la sinergia puede llevarse desde el núcleo familiar. En n ámbito profesional dentro de una empresa puede darse entre un grupo, un área, una oficina, una región o incluso a nivel empresa. Es importante que para ser efectiva una sinergia dentro de la organización, se debe tener una excelente comunicación de los objetivos, valores, roles y beneficios que se tienen al trabajar todo juntos.

Me parece lógico mencionar que para ser un buen líder, necesitas generar una buena sinergia en todo tu equipo. Y esto lleva a medir los buenos o malos resultados que se den dentro del área. En un punto de vista personal, considero que sin sinergia, simplemente no podría haber relaciones interpersonales efectivas. Todos buscarían un beneficio propio sin buscar apoyo en otras personas de alguna manera. Es por ello que la sinergia simboliza el ideal que se sigue para lograr determinados objetivos.

Anónimo dijo...

Mélanie DHAISNE 1298605


Habito 4 – Pensar en ganar ganar.

En la sociedad actual tendemos a privilegiar la victoria personal antes de la victoria colectiva. La presión del trabajo, la búsqueda de los resultados inmediatos, nos motivan a buscar la victoria cueste lo que cueste, dañando a veces a los demás.
Sin embargo, experimentamos en el trabajo o en la vida cotidiana que un acuerdo “ganar/ganar” es más benéfico y preserva las relaciones. Por ejemplo, si solemos comer en un restaurante puede ser porque la comida es rica, el servicio agradable y los precios correctos. Hasta podemos aceptar precios más elevados si consideramos que el servicio es excelente o la comida excepcional. En esta óptica nos disfrutamos de una buena comida y el jefe del restaurante gana dinero. Opino que el punto de vista de Covey es muy interesante cuando dice que no debemos hacer trato si no puede ser “ganar/ganar”. Continuando con mi ejemplo del restaurante, si tenemos la impresión de estar engañados, no sólo no regresaremos allí sino haremos mala publicidad de eso. Entonces, los riesgos son muchos más grandes con un trato no equitativo.
Por otro lado, no pienso que para mantener buenas relaciones haya siempre que crear acuerdos “ganar/ganar”. Pienso, sin embargo, que éstos resultan de buenas relaciones pues siempre tendemos a ser más agradable con alguien con que mantuviéramos buenas relaciones, y de eso pueden generar un trato “ganar/ganar”.

Habito 5 – busque primero entender, luego ser entendido

Para encontrar los mejores tratos “ganar/ganar”, nos dice Covey, debemos aprender a escuchar a los otros, e intentar entenderlos.

Podemos encontrar problemas de comunicación en todos los niveles de nuestra vida, no solo en una empresa sino también en el seno de la pareja, con la familia, con los amigos…
Esto me hace pensar a propósito de un ejercicio práctico que hicimos en mi universidad francesa: una persona, designada como líder del grupo, tenía como objetivo hacernos dibujar una imagen que sólo ella veía, solamente describiéndola con sus palabras. Al final, nos habíamos dado cuenta que todos nos dibujos eran diferentes, más o menos similares a la imagen original.
Esto muestra que todo es cuestión de percepción y de comunicación: un buen líder debe saber ponerse en nuestro sitio y comprender las dificultades que podemos encontrar.
Pienso que nuestra dificultad principal a la falta de empatía sobre las personas que nos rodean, es porque a veces tenemos la impresión de no entendernos. Este fenómeno es amplificado para nosotros, estudiantes en intercambio, porque tenemos la barrera de la lengua. Esto nos limita la comprensión y por lo tanto el poder comunicarnos de manera eficaz.

Habito 6 – Sinergia

La sinergia que resulta de esta comprensión mutual puede fomentar grandes cosas. En un entorno de trabajo donde todo el mundo se escucha y se comprende, ganamos tiempo: evita las disputas y los debates estériles. Pienso que la sinergia viene de la diversidad, que sea cultural, intelectual, social y de la manera de manejarle. Así como cuando tocamos el piano, las notas solas son desordenadas, pero puestas en una cierta orden y con un cierto lógico podemos jugar armoniosamente. Mejor que comprender a los otros, hay que aprender lo que tienen por aportarnos. Según mi opinión una empresa no es nada sin las personas que la componen, entonces valorizar los talentos y la diversidad constituye un elemento clave en su éxito.

Anónimo dijo...

2ndo comentario #Adrien

Cuarto habito: Piense en ganar/ganar

El esfuerzo de cada uno participa al esfuerzo del grupo. Tenemos que pensar al éxito colectivo en primero antes de pensar a su propio éxito. El comportamiento individual tiene influencia sobre el comportamiento del grupo. Un malo comportamiento (egoísmo por ejemplo) va a entrenar malas consecuencias sobre el grupo (nervosidad, pérdida del efecto de grupo). El grupo está muy sensible a cada cambio de comportamiento individual, es una organización frágil. No estoy de acuerdo con el subtítulo “pierdo/ganas”, la descripción de este comportamiento no corresponde a lo que pasa en la realidad. En el texto, se dice que es un comportamiento débil y caótico, no lo entiendo así. Aceptar de perder para que los otros ganen es fuerte, es una prueba de colaboración, es pensar al éxito de los otros antes de pensar al suyo. La persona que adopta este comportamiento no va al fracaso, al contrario, un jefe que permite a sus empleados de lograr es un buen jefe. Va a recibir muchas felicidades y la simpatía de todos sus empleados. El jefe pone adelante sus empleados porque sabe que el éxito de su empresa pasa por el bienestar y el éxito de cada uno de sus empleados. El éxito del jefe pasa por el reconocimiento de sus empleados.

Quinto habito: Procure primero comprender…y después ser comprendido

En este parte, el autor habla de la importancia de la comunicación. Dice que tenemos que escuchar primero con empatía para comprender la persona. Otro punto importante que no es mencionado, es que tenemos que creer un clima de confianza, podemos escuchar con empatía, si la persona enfrente no se siente bien, no va a hablarnos de sus problemas. Antes de todo, debemos crear una buena ambiente para que la gente se siente libre de exprimir su opinión. Otra cosa, la gente comprende los problemas de otros comparando su propia experiencia. Pero no es bien de siempre de comparar la experiencia de otro a la nuestra. No ayuda la persona a sentirse mejor. Simplemente, debemos escuchar con mucho cuidado y dejar el otro exprimir todo lo que tiene que decir.

Sexto habito: La sinergia, principios de cooperación creativa

Lo que requiere la sinergia está bien explicado en este parte, antes de obtener la sinergia, las personas de un grupo, una organización o un equipo deben conocerse bien entre ellas y acordar su confianza al otro. Si una persona no da su entierra confianza, la sinergia no puede funcionar. Lo que no es dicho es que la sinergia entre personas es difícil de obtenerle y una vez obtenido, es un equilibrio frágil. Cada cambio de comportamiento puede romper esta sinergia. Cuando las empresas logran a crear sinergias entre sus empleados, es maravilloso porque gracias a esta sinergia, cada uno se siente mejor, se siente pertenecer al grupo de manera fuerte.

Anónimo dijo...

Alejandro Ceja
A01215704
La victoria pública precede a la victoria privada, si bien en el contexto de la gente altamente efectiva el cambio se inicia de adentro hacia fuera, es de suma importancia el poder afectar de forma positiva el ambiente social al cual pertenecemos y con ello pasar de ser un ente independiente ocupado y preocupado por sus intereses particulares a un ente interdependiente conectado con cada uno de los componentes de nuestro sistema social.

El concepto de interdependencia tiene un principio básico: “en el desamparo de mi prójimo encuentro el mío” si bien a primera vista esto se puede confundir y llevarnos a un concepto erróneo de simple empatía, la eficiencia en un sistema que obviamente por su propia naturaleza de “sistema” es interdependiente, tiene su fundamento en la filosofía ganar/ganar, es decir, establecer relaciones personales, emocionales, laborales, de familia, sociales, religiosas, estudiantes, deportivas, públicas! De una forma equilibrada en donde todas las partes interesadas obtengan un beneficio justo con base en el papel o desempeño que en el desarrollan, desafortunadamente, esta forma no es por todos aceptada y tampoco es una regla universal. En la mayoría de los países tiene un tiente cultural, por lo que en ciertas culturas (la nacional no se salva) más que establecer relaciones ganar/ganar, la idea gira en torno a establecer cursos de acción ganar/perder, perder/ganar, e inclusive perder/perder y de ahí que un sistema en desequilibrio ofrezca al final del día sí beneficios para algunos pero perjuicios sin duda para todos. Por ello es de suma importancia el poder establecer el habito en nuestras relaciones interpersonales bajo el concepto ganar/ganar. De ahí partimos hacia el hábito de entender y/o comprender los intereses, deseos, inquietudes, necesidades, etc. de todos los componentes sociales con los cuales interactuamos en el día a día, para con ello desarrollar el habito de procurar primero comprender… y después ser comprendido, lo cual nos lleva a desarrollar habilidades de alto nivel de escucha (escucha empática), apertura e inclusión que nos guíen hacia el camino de una comunicación eficiente, esto dado que tradicionalmente somos los seres humanos más hábiles en tratar de exponer nuestras necesidades y tratarlas de imponer a los demás, llegando a comentar errores básicos en la comunicación cayendo en necedades. Lo cual denota una falta de interés por establecer un canal de comunicación amplio en el cual fluyan en ambas direcciones las ideas y necesidades de las partes interesadas. Una vez desarrollada esto dos hábitos casi de forma natural es que nuestras relaciones se transforman de ser aisladas, individuales y en el mejor de los casos grupales a acciones conjuntas, sistémicas sinérgicas, lo cual nos lleva al hábito de la sinergia, definiendo ésta como el todo es mayor que la suma de sus partes, un sistema interdependiente y en equilibrio bien pudiera ser sinónimo de sinergia. Así, finalmente, el reto es el llegar a este metaestado en el cual la suma de los esfuerzos colectivos reproducen beneficios exponenciales que son útiles para todos sus participantes. El reto es transformar mis hábitos en búsqueda de este fin.

Anónimo dijo...

Elva López M. 1370706

Mis comentarios sobre los tres hábitos para la victoria pública son los siguientes.

Hábito 4. El Ganar/Ganar. Este hábito me parece de los más importantes. El concepto de crear una cuenta bancaria en el otro para ganar su confianza a través de depósitos es perfectamente claro y evidente. Sucede en todas las relaciones que tenemos, tanto las profesionales como las personales.
Por el perfil profesional en el que me he desarrollado y que es la gestión de los servicios informáticos de una empresa, he vivido muy de cerca situaciones en las que la cuenta bancaria de un área de infraestructura queda en números rojos después de un evento de falla mayor que tenía pocas probabilidades de ocurrencia en los servicios que administra, esto sin importar que durante meses o incluso años, haya mantenido niveles satisfactorios de seguridad y disponibilidad. Lo importante en este caso sería poder desarrollar conciencia en los clientes para que conozcan que el resultado del trabajo preventivo realizado en el día a día está alimentando de manera constante esa cuenta bancaria con el único objetivo de que el resultado final sea conservar una relación ganar-ganar porque esa, es la única opción posible para el logro de los objetivos en la empresa.

Hábito 5. Primero busque comprender y después ser comprendido.
Tratar a los demás como te gustaría que te traten es la base de este hábito, actualmente existen modelos de atención a clientes que utilizan como su primer elemento de comunicación la empatía e interés por sus clientes, especialmente en áreas de recepción de quejas o denuncias, cuando instruyen a los telefonistas o recepcionistas para que lo primero que hagan sea interesarse por la persona preguntando ¿cómo se siente hoy? o ¿qué tal ha ido su día?. Esto ocasiona la baja de defensas de la que se habla y permite que, una vez relajada la persona, se puedan aplicar un nivel de escucha empático que resuelva el problema de quien busca asistencia o por lo menos, lo haga sentir apoyado y confiado de que se hará lo posible por ayudarlo.

Hábito 6. Sinergice. El concepto de crear sinergia parece hasta cierto punto algo utópico. En realidad, aunque la mayoría de las personas reconoce que la contribución de varios ofrece mejores resultados que el trabajo individual, poco es lo que se nos ha inculcado desde que estamos en el proceso de formación en las escuelas. Se dice que para crear sinergia es necesario crear un ambiente que la apoye, trabajando en nuestro círculo de influencia para que todos quienes lo integran busquen una relación de ganar-ganar y privilegien la comprensión y respeto por el punto de vista del otro antes que el propio. Sin embargo, es en el entorno de las empresas donde se ve frecuentemente que los intereses particulares o de algún grupo se alejan diagonalmente de este principio y se mantienen bajo la complacencia de los directivos quienes seguramente están resguardando sus propios intereses.

Anónimo dijo...

Fernando Morales
462591

Los comentarios que tengo sobre los hábitos 4, 5 y 6 son los siguientes para cada uno.

4o. hábito. Ganar - Ganar
Este hábito se me hizo interesante viendolo desde el punto de vista que siempre habrá problemas y situaciones que nos hagan utilizar herramientas de negociación, en este punto el enfoque con el que abordemos la misma es determinante para la preservación de relaciones interpersonales, de trabajo, de negocio, de pareja,etc.
Supongamos que en esta forma de negociar optamos por una posición pierdo - pierdes, seguramente la negociación no será productiva para ambas partes y peor aún la relación interpersonal tendrá una afectación severa.
En este punto no se puede ser radical y requiere de un esfuerzo real que tiene que empezar por uno mismo para poder emanarlo y contagiar a los demás, si uno comienza con uno mismo es más fácil que los demás lo sigan.
La forma de abordar una negociación desde el enfoque ganar - ganar hace que ambas partes externen sus necesidades y que en la medida de lo posible ambas partes cedan en un punto que les convenga.

5o. hábito. Comprenda para ser comprendido

Este hábito a mi en lo personal me resulta muy común en la relación de pareja en la que siempre pretendemos naturalmente a señalar el error del otro sin cuestionarnos a nosotros mismos si es que nosotros no lo hacemos o si estamos realmente bien en cada una de nuestras acciones, esto es de vital importancia para reflexionar y cambiar desde una postura de análisis real. Esto también nos brindará compasión por nosotros mismos y por ende empatia por lo que el otro siente y de esta manera comprenderlo mejor.

6o. hábito. Sinergía.

Este hábito es la suma de todos los anteriores.

El todo es más que la suma de sus partes, esto es que por más bueno que sea cada elemento por separado será más fuerte si se puede acoplar a un equipo.

En las relaciones de pareja se ve mucho esto cuando cada uno busca "lo nuestro" en lugar de buscar por separado "lo mio" o "lo tuyo", esta nueva posicipon de "lo nuestro" será mejor ya que involucra el esfuerzo de ambos.

Anónimo dijo...

RUBEN HERNANDEZ 461540
“El débil es el cruel. La amabilidad sólo puede esperarse del fuerte”.

2ª parte de la lectura de Cobey
En esta segunda parte, se tratan muchos aspectos de nuestra personalidad y el trato que tenemos hacia las personas a nuestro alrededor. En primer lugar, se habla de un paradigma de interdependencia entre todas las personas, y la clave para las relaciones humanas es nuestra propia esencia. Por otra parte, existe una “cuenta emocional” que tenemos con cada persona con la que convivimos; con algunas personas el trato es diario (familiares, amigos cercanos, compañeros de trabajo) y debemos estar “depositando” continuamente en dicha cuenta para tener el apoyo, la aceptación, comprensión y a su vez que esta persona tenga ese mismo sentimiento de SEGURIDAD hacia nosotros. Para lograr mantener un balance positivo en dicha cuenta, se requiere: comprender al individuo, prestar atención a los detalles, mantener los compromisos con dicha persona, aclarar las expectativas que se tengan, demostrar nuestra integridad, y disculparse sinceramente cuando sea necesario.
Hay 3 lecciones que me parecen especialmente importantes, esta la entrega hacia una persona, cada problema es una oportunidad disfrazada y los hábitos de interdependencia.
Retomando los HÁBITOS DE COVEY. EL CUARTO GANAR / GANAR, consiste en buscar el éxito para ambas partes, dejar atrás las negociaciones gano/pierdes, pierdo/ganas, pierdo/pierdes; aunque estar consciente que la mejor opción depende de las circunstancias y ante todo no afectar las relaciones de largo plazo. Entre las dimensiones de un modelo Ganar / Ganar se encuentran el carácter, formado por la integridad, madurez y abundancia; las relaciones que mantenemos con los demás (confianza, compromiso, sinergia); la búsqueda de lograr acuerdos; los sistemas desarrollados; así como los procesos
El QUINTO HABITO, CONSISTE EN COMPRENDER ANTES DE SER COMPRENDIDO, es una búsqueda de entender a la otra persona con la que nos estamos relacionando, sea un familiar, compañero de trabajo o amigo. Dejar atrás la búsqueda por ser comprendido, ESCUCHAR REALMENTE A LA PERSONA con la que estamos hablando, es decir llegar al último nivel de escucha (empática). Y cuando vamos a retroalimentar a la persona utilizar las diferentes herramientas (evaluación, sondeo, consejo, interpretación). Ante todo, estar consciente que la gente desea ser comprendida y a partir de ahí es posible construir relaciones duraderas de negocios, amistad, familiares, de apoyo, en fin.
El SEXTO HÁBITO, LA SINERGÍA, consiste en la cooperación de las diferentes personas, a partir de una mejor comunicación y a partir de ahí permitir a todos hacer aportaciones para incrementar el valor del resultado.
El SEPTIMO HÁBITO, ES AFILAR LA SIERRA, es decir, buscar la renovación de forma equilibrada y continua, a partir de las cuatro dimensiones humanas, en lo físico, lo espiritual, lo mental y la parte social / emocional.

Anónimo dijo...

Comentario Dianitzia Palencia

El 6to Hábito: Piense Ganar – Ganar. La búsqueda del beneficio mutuo como una estructura de mente y corazón me parece una aproximación interesante, ya que normalmente lo asoció a una postura de negociación donde lo que está en medio es una transacción con intereses encontrados. Y en este hábito Covey deja claro que es una filosofía total de interacción humana.

La capacidad de ver esta tercera alternativa, lejos de los egoísmos y buscar más allá de los intereses personales, es incluso el reposicionamiento de las partes en el terreno de juego. En cualquiera de las otras posturas se vislumbra una relación asimétrica entre las partes, en donde una quiere el dominio sobre de la otra, en cambio bajo la interacción ganar-ganar se tiene un trato entre iguales donde los deseos e intereses de la contraparte son igualmente válidos e importantes, con ello en mente se construye la interacción.

Lo más interesante es poder ver cuántos niveles de interacción se podrían beneficiar con una actitud ganar ganar, en las relaciones de negocios claramente uno puede identificar las oportunidades para la eficiencia que esta mentalidad representa. Sin embargo, las relaciones con compañeros de trabajo, con familiares, y pareja; todas ellas desde el momento en el que son interacciones humanas están sujetas a intercambios y en ellos las diferentes filosofías que mezclan el ganar y perder. Las preguntas que me llevo son principalmente para analizar qué postura tengo en las distintas interacciones de mi vida diaria, y por qué, qué puedo hacer distinto y qué resultados se pueden obtener de un cambio a interacciones ganar-ganar.

El Séptimo Hábito toca un punto particularmente sensible de las relaciones humanas, la escucha, cuántas veces nos hemos visto en medio de una plática y preguntándonos “¿por qué no me escucha?” o se nos ha dicho “No estás escuchando”, pero pensamos que llevamos media hora intentando hacernos escuchar o escuchando a la otra persona. Pero todo deriva incluso de los hábitos anteriores que hemos revisado, por ejemplo si estamos en una posición Ganar-Perder, nuestra escucha estará condicionada al resultado que queremos obtener. Sin embargo, en la escucha activa y empática, no existe la anticipación, o como dice Covey el filtro a través de nuestros propios paradigmas. Aunque en ese punto particular difiero de que ese filtro sea un impedimento para la comunicación, es más poniéndolo en perspectiva es lo único que permite una verdadera comunicación ya que nos permite ver que compartimos algo con la otra persona, y desde ese básico de la comunicación avanzamos a un nivel superior y a otro hasta llegar a la escucha empática. En lo que sí puedo estar de acuerdo con Covey es el orden de primero comprender y después ser comprendido, la mutua comprensión será la base con la cual se construya para llegar a un objetivo mutuo.

La sinergia es el resultado lógico del camino recorrido con los otros 5 hábitos. La cual está íntimamente relacionada con la confianza y cooperación, pero aún más allá es valorar las diferencias que se tiene con el otro, reconocer mis limitaciones, pero a su vez saber construir algo nuevo con la suma de las diferencias. Lo que más pongo en práctica en mi vida es el poder nutrirme y nutrir a los demás a través de compartir experiencias y diferencias en puntos de vista. Creo que trabajando bajo este esquema se alcanzan nuevos horizontes, se alcanza un sueño con el que quizá no podríamos haber soñado nosotros solos.

Todo esto suena idílico y deseable, ciertamente lo es, mas viéndolo de forma realista considero que lleva mucho trabajo de por medio. Desde los primeros tres hábitos, hasta la consecución del sexto se debe tener una gran capacidad de autoanálisis e introspección, así como la humildad para aceptar que el camino no es lineal sino cíclico donde en ocasiones estaremos trabajando sinérgicamente y en otras donde habrá que empezar a trabajar con los hábitos desde las bases aprendiendo a cada paso como si fuera la primera vez.

Anónimo dijo...

Tarek Israel Sandoval Martínez A00966184

Por naturaleza el ser humano compite, busca ser más que sus compañeros cae en un “yoismo” en donde busca ser el ganador sobre todas las cosas. Nos han enseñado desde niños que en los deportes no se hay dos ganadores, es decir uno gana el otro pierde, uno es primer lugar y todos los demás son segundos, uno es referente otro copia al modelo, uno es visionario, el otro es colono, todo esto con la finalidad de sentirse más que los demás sin embargo Covey nos habla de crear círculos virtuosos que nos permitan generar valor, pensar en un ganar-ganar. No siempre en las negociaciones se comulga con esta idea ya que algunos “negociadores” buscan ganar sobre todas las cosas y son inflexibles convirtiendo una negociación en un campo de batalla, en donde el poder es el mandamás, el que sabe manejar el arte de la guerra será el que cargue la bandera de victoria. Para poder llegar a una ideología de ganar-ganar en un contexto ganar-perder se debe de tener bien estudiado a su contra-parte saber cuáles son sus interés y tratar construir una idea de hasta dónde es capaz de negociar con la finalidad de transformar el ganar-perder a un ganar-ganar.
Me incluyo en aquellos grupos de personas los cuales nos clasificamos en no saber escuchar, sin embargo somos muy buenos al momento de “opinar”, hago hincapié en opinar ya que no podemos emitir una solución necesaria a un problema debido a la poca información que poseemos. Es la falta de comunicación el hecho de no saber recibir el mensaje que nos están dando y por consiguiente distorsionar toda la información que nos están proporcionando, no preocupándonos por comprender lo que nos dicen si no para preparándonos para armar lo que se va a contestar. Ya aquí nuestro “diagnóstico” ha fallado y recetamos una solución tan miope como nuestra capacidad de escuchar, por esto Covey hace mención en el quinto hábito primero comprender y después ser comprendido.
La fuerza de un grupo se basa en las diferencias del mismo, tener grupo interculturales interdisciplinarios ayuda a dar un mejor resultado cuando se trabaja en equipo que cuando se trabaja por separado a pesar que se sumen sus esfuerzos, es el hecho que cuando se presenta una problemática el grupo no da la misma respuesta lo que provoca que haya más de una solución al reto. Compartir el objetivo es la médula espinal del hacer sinergia es hacer a un lado las diferencias para sacar el reto adelante sin embargo el problema no siempre el mismo reto sino aceptar el reto.