lunes, 28 de octubre de 2013

Tercer comentario Maestría en Administración Habilidades Directivas CEM

Hola a Tod@s

Antes de comentar acerca del séptimo hábito, les pido sus comentarios los hagan en primera persona: yo pienso que, mi experiencia es..., etc.

Bien, el séptimo hábito representa la mejora continua, en una espiral constante hacia un desarrollo personal y relacional que se complementa a través de nuestros diferentes ámbitos de vida: espiritual, sentimental, psicológico, social, ecológico y otros que Covey incluso pudo haber omitido.

Lo interesante es que el séptimo hábito no significa concluir, sino seguir y continuar nuestra búsqueda constante de equilibrio y balance de vida más, el servicio a los demás y a nosotros mismos. ¿Cómo?

Esa es la pregunta que representa todo un reto no sólo de hoy, sino de vida.

Un fuerte abrazo

Enrique

26 comentarios:

Anónimo dijo...

Salatiel López

Séptimo Hábito, - Afile la Sierra

Algunas ideas y comentarios con respecto a esté séptimo hábito:
• Un profesor del Tec, firmaba con la frase “Hoy mejor que ayer y mañana mejor que hoy”, la filosofía Kaizen. Creo que esa frase engloba muy bien el sentido que Covey quiere darle al afilar la sierra.
• Muchas veces creemos que la salud espiritual proviene de la religión. Covey nos enseña que esto no es verdad, si bien hay personas que pueden encontrar paz y renovación en la religión, hay muchas otras opciones.
• Si alguno de ustedes llega a leer mi comentario, les recomiendo la aplicación “Lumosity” para sus smartphones y tablets. Ésta permite realizar ejercicios/juegos que mejoran las principales actividades mentales: memoria, atención, flexibilidad, resolución de problemas y velocidad. Lleva un seguimiento de tu entrenamiento y te dice cómo vas mejorando en cada área.
• Mejorar en términos sociales es el reto más complicado, por que no es algo que depende de nosotros solamente, si no que dependemos de nuestro entorno, de otras personas.

Anónimo dijo...

Rafael O. Mata Villeda 1510007
Séptimo hábito.- Afile la sierra

En este hábito hacemos la analogía de afilar una sierra pero en un sentido de aguardar tiempo para procurarse a si mismo, en este hábito me llega a la cabeza la frase de para atrás solo para tomar vuelo, y es cierto, como bien menciona la lectura existen cuatro dimensiones las cuales nunca pasan por nuestra cabeza dado que no son urgentes pero como en cualquier empleo si no se hacen las cosas importantes, estas acaban siendo urgentes y es humanamente imposible atender muchas actividades urgentes simultáneamente, pero lo peor es que esas actividades urgentes son indispensables y se tienen que realizar si o si.
Al mismo tiempo dentro de las cuatro dimensiones, existen unas a las que consideramos mayormente importantes, por ejemplo está de moda el tema de la salud física, las carreras, los gimnasios, las ensaladas etc, pero la realidad es que mente sana en cuerpo sano, las dimensiones Emocional, espiritual y mental son tan importantes como la física pero, claro, como no lo vemos tangible lo dejamos al último, es difícil ver un tema de ansiedad mental pero es fácil ver un músculo bien desarrollado y más aún en estos últimos tiempos es difícil ver temas religiosos o simplemente espirituales, la humanidad ya no cuenta con tiempo para detenerse a meditar sobre si mismos. El tema crucial en este hábito es el no conformismo, en un sentido de mejora continua, sustentada y permanente, mucho se sabe de temas de calidad y kaizen pero poco sabemos en cuanto a aplicación personal.

Anónimo dijo...

Estefanía Ibáñez González 4603062

VII. AFILE LA SIERRA
En teoría, y según lo que entendí en este hábito, aquí sería la conjunción de todos los otros 6 puestos en práctica, como la culminación de todo lo demás. Sin embargo, siento que más bien es un hábito en el cual debemos de poner en practica nuestro “cambio del yo interno” y encontrar ese equilibrio entre lo físico, espiritual, mental y social.
Siempre he pensado que el encontrar el equilibrio personal siempre nos ayudará a poder desarrollarnos mucho mejor en sociedad, y ahora que leí el séptimo hábito, me doy cuenta que también aplica para nuestra vida profesional. Un ejemplo claro es nuestro día a día en la oficina, si no dormimos bien, al otro día estamos irritables y todo nos molesta (por la parte mental), además nos sentimos cansados (física) y por ende ya no hay una sinergia en estas cuatro dimensiones.
A mi particularmente siempre me ha gustado llevar una vida de equilibrio, en donde siempre encuentre tiempo para mi y lograr mi bienestar, y de esta forma, poder influir positivamente en los demás. Como dice Covey, lo importante es el cambio de adentro hacia afuera, y de esta manera poder ser alguien de transición.

Anónimo dijo...

Edgar Fabian González Mendoza
A1051000

Hábito 7 – Afilar la sierra
Es el hábito de la auto-renovación, el mantenimiento básico necesario para mantener los hábitos restantes funcionando adecuadamente.
La efectividad se logra cuando se puede mantener el equilibrio entre la producción (P) y la capacidad de producción (CP). Sin embargo, es frecuente que nosotros estemos demasiado ocupados produciendo (aserrando) para prestar atención al mantenimiento de nuestro medio de producción (afilar la sierra). La razón por la cual esto ocurre es que el mantenimiento pocas veces produce dividendos importantes en forma inmediata.
Afilar la sierra implica idear un programa balanceado, sistémico, para la auto-renovación en cuatro áreas fundamentales. Debemos dedicar al menos una hora al día a trabajar en ellas:
- Dimensión física: incluye ejercicio físico, nutrición y manejo del Stress. Al comer adecuadamente, y ejercitarnos 30 minutos al día, lograremos mejorar nuestra fuerza y resistencia en forma proactiva. De no hacerlo, nuestro cuerpo se debilita.
- Dimensión espiritual: renovar nuestro compromiso con nuestros valores (del hábito 2) mediante la revisión de nuestra misión personal, literatura, o naturaleza. De no hacerlo, nuestro espíritu se vuelve insensible.
- Dimensión mental: nuestra mente se “afila” a través de actividades como lectura, escritura y planificación. También se logra siguiendo los hábitos 2 y 3, comenzar con un fin en mente y poniendo primero lo primero. De no hacerlo, nuestra mente se vuelve mecánica.
- Dimensión social/emocional: enfocarnos en los hábitos 4,5 y 6, utilizándolos en las interacciones diarias con los demás.
Como las cuatro dimensiones están interrelacionadas, lo que hagamos para “afilar la sierra” en una, impactará positivamente las demás. Si trabajamos equilibradamente en las cuatro, pasando almenos una hora al día, todos los días, sembraremos los hábitos como parte provechosa de nuestra vida.
Hacerlo toma tiempo y esfuerzo. Después de todo, son los hábitos de la gente efectiva, quienes logran el éxito al hacer aquellas cosas que muchos tratan de evitar. Recordemos que este proceso creativo nunca termina. Debemos continuar afilando los hábitos por el resto de nuestra vida.

Anónimo dijo...

Alejandra Azuara
1510017

Comentario Capítulo 7
Afilar la sierra, Renovación

Este punto es fundamental para envolver los otros hábitos, si nosotros mismos no nos damos el tiempo para ver qué es lo que está pasando con nosotros, detenernos y ver que cosas han mejorado, que cosas aún no, qué no estábamos visualizando o tomando en cuenta que ahora sí o viceversa, podemos dar por hecho muchas cosas, llegar a un conformismo donde digas “yo estoy bien, aquí no pasa nada malo” y en lo que menos te imaginas, ya te despidieron del trabajo, ya no estudiaste una maestría o te seguiste preparando, o hasta ya te divorciaste.

Este hábito depende 100% de nosotros para que se logre y queramos cambiarlo, me agradó lo de las 4 dimensiones, porque a veces se cree o se piensa, que darse un tiempo o espacio es meterse al gimnasio y hacer algo por su cuerpo o salir a correr, cuando no precisamente es eso, sino es considerar todas las aristas, desde lo físico, hasta lo espiritual, algo que en lo personal hacía y que he dejado de hacerlo, es la relajación, esta parte en la cual tú te encuentras contigo mismo, puede ser muy gratificante, pero muchas veces decimos como el mismo Covey lo expresa en la parte del ejercicio, en que no tenemos tiempo para hacerlo, nos enfrascamos tanto en el día a día, que no nos damos ese espacio de media hora quizá para nosotros mismos.

Otra parte que disfruté mucho de la lectura fue en donde dice “si los motivos son erróneos, nada puede ser correcto”, algo que creo tiene total razón, vivimos pensando en el objetivo del mes, el número a alcanzar, el puesto a ocupar, la especialidad por terminar, pero realmente se ¿debe a un fin mayor? ¿a una meta que te trazaste?, o de pronto, perdemos el camino y creemos que son las cosas que nos motivan a seguir, queremos llegar ansiosos a la meta, cuando el camino no lo disfrutamos.

Por último estoy totalmente de acuerdo que para lograr un cambio o beneficio, tenemos que hacerlo primero en nosotros mismos y luego compartirlo con los demás, estar completamente convencidos de se puede hacer la renovación, crecer y cambiar, al final todos queremos ser mejores personas y que los demás lo noten.


Anónimo dijo...

Gregorio Valdivia Flores A01169026
Afile la sierra
Es gerundio: afilando la sierra. He podido mantener la dimensión física y la mental en estos 2 años que me he permitido desarrollar otras habilidades además de las propias de la master (que de suyo son parte de afilar la sierra), al mismo tiempo que he bajado drásticamente la dimensión espiritual y la social sobre todo. Encuentro muy gratificante salir a correr porque además de que aprovecho para pensar en mi futuro (si, el mío, no el de mi familia), que quiero y descubro cual es el “equipaje” que quiero para mi “viaje” y lo que quiero dejar fuera de el. Disfruto sobre manera ese momento de los días que lo hago, quisiera decir diario, pero aun no lo he alcanzado. 4 dimensiones a poner en balance que considero que es un reto debido a que siempre tengo al menos un proyecto en marcha y decido, aprensivamente, abrazarlo y lo he hecho en desbalance. Ahí es donde veo el reto, abrazar mis proyectos pero cuidando mis 4 dimensiones. Quizás y hasta acelero su culminación si avanzo de forma más equilibrada!.
El beneficio de tener la sierra afilada es personal y seguro, también lo será, para la gente que nos rodea. Desde ese punto de vista, se pone una palanca para aumentar la sinergia entre el individuo y su entorno. Así pues, el tiempo es mío y solo me queda decir que debo buscar una forma de ejecutar mi agenda para balancear mis roles, mis sueños-proyectos y dimensiones individuales

Anónimo dijo...

Tercer comentario #Adrien
Séptimo habito: Afile la sierra – principios de autorrenovación equilibrada

En la primera parte, no estoy de acuerdo con la obligación de hacer ejercicio físico para su bienestar. Creo que cada uno tiene su propia manera de aumentar su autoconfianza, hay gente que no hacen ejercicio físico y que se sienten bien en su cuerpo. Por ejemplo, las personas que juegan al ajedrez o que tocan la música, no hacen ejercicio físico pero su actividad más intelectual que física les permite de sentirse bien.

En la parte sobre la dimensión mental, estoy de acuerdo para decir que mirar la televisión y leer libros son buenas cosas para aumentar la cultura de una persona. Pero para la gente que no mira la televisión y que no lee ¿Qué pasa? Creo que la cultura es en todas partes alrededor de nosotros. La cultura está en el intercambio que podemos tener con otra gente, escuchar la radio es parte de la cultura, viajar es la cultura… La cultura es todo que aprendemos y aprendemos nueva cosas cada día. Cuando leemos el diario, cuando descubrimos una nueva calle de nuestra ciudad, cuando vamos a ver un partido de futbol al estadio, cuando aprendemos noticias durante nuestra cita a la peluquería, la cultura es todas esas cosas. La cultura es el deseo de aprender, entonces si escuchamos bien alrededor de nosotros, en cada momento, aprendemos algo nuevo. No hay UNA cultura, cada uno tiene SU cultura.

Anónimo dijo...

Iván Alejandro Gabino Pacheco
463642

Este último hábito se me hizo muy interesante, ya que en el trabajo se habla mucho de balance de vida, lo que implica, irte a tu casa a la hora que debes irte para disfrutar de la vida personal, no dedicarle más tiempo al trabajo del que hay que dedicarle, esto es importante que la compañía lo promueva, pero sólo es el primer paso, porque lo que hagamos con nuestro tiempo disponible depende de cada uno y eso no significa que el tiempo disponible fuera del trabajo lo ocuparás en algo que te haga seguir creciendo. Hay compañeros que, como se comenta en el libro, llegan a ver la televisión o pasar el tiempo en los video juegos pero también hay quienes dedican su tiempo en alguna de las dimensiones. En el libro se mencionan cuatro dimensiones, la física, que es la más común porque está de moda el llevar una vida saludable. En la planta hay grupos que se reúnen para distintas actividades, ya sea entre semana o fines de semana, como jugar futbol, andar en bici, correr, jugar boliche o simplemente nos encontramos con compañeros en los gimnasios.

La dimensión espiritual es una a la que muy pocos le dedicamos tiempo, pero sin duda es también importante. Yo tomé un curso en el que aprendí a hacer relajación y estuve practicando todos los días por un periodo de dos años aproximadamente, por cuestiones de tiempo dejé de hacerlo, pero sin duda en el tiempo que estuve practicando la relajación me sentía con más energía y de un modo un distinto, por lo que he comprobado que ayuda mucho el tomarte un tiempo todos los días para hacer una pausa y “desconectarte”. La dimensión mental es una que también se ha puesto de moda en la planta ya que somos varios los que decidimos retomar los estudios y estudiar una maestría. En el trabajo se dan muchos cursos y entrenamientos pero la mayoría con enfoque técnico, por lo que también es importante dedicarle tiempo a algún tema distinto que sea algo que de verdad nos llene.

Sin duda estas dimensiones son muy importantes, pero todo parte de a dónde queremos llegar, de identificar si lo que estamos haciendo hoy nos está llevando a donde queremos estar en el futuro y después de eso, el desarrollar la disciplina y aprendamos a administrar nuestro tiempo. Lo más complicado es empezar, una vez que desarrollamos la disciplina, se va haciendo más fácil el camino.

Anónimo dijo...

Alejandro Ceja
A01215704
Afilar la sierra representa uno de los aspectos de mayor importancia en la creación y/o diseño de cualquier sistema es la ejecución, por lo que sin duda alguna desarrollar un hábito que nos de la guía, la pauta y la energía necesarias para ejecutar lo planeado en el tiempo y forma establecido es clave en la formación de una persona altamente efectiva. De aquí que el hábito de afilar la sierra más que ser una adición a los seis hábitos ya analizados con anterioridad, se convierte en una estrategia de vida sobre la cual debemos comenzar a desarrollar las habilidades de cambio en 4 ámbitos personales: mental, físico, emocional y espiritual. Con esto afilar la sierra nos hace reflexionar sobre diferentes enfoques de cambio de una forma equilibrada y llegar a ser un ser humano completo y en pleno desarrollo. Afilar la sierra significa básicamente dar expresión a estas cuatro motivaciones y ejercer estas cuatro dimensiones de nuestra naturaleza, regular y congruentemente de manera sabia y equilibrada. El séptimo habito termina siendo la culminación de la ejecución, ya que no solo apela a la parte racional de la persona sino que además interviene en la parte emocional, con lo cual la persona realiza una transformación total hacia el ser cada día más eficiente en lo que respecta a tener una vida feliz y plena de manera interdependiente con el medio.

Anónimo dijo...

Paola Cerón
460184

7mo hábito - Afile la sierra.

Particularmente este séptimo hábito me gustó mucho porque creo que en particular es el que me genera una introspección mayor al momento de evaluar las cuatro dimensiones bajo las cuales está basado ya que muchas veces nos enfocamos hacia uno en particular y dejamos de tener el balance y armonía en nuestras vidas.
Dentro de este capítulo me queda muy claro el dicho de “nadie experimenta en cabeza ajena” y el este hábito nos ejemplifica al 100% el hecho de que por más que algunas personas nos digan que debemos cuidarnos físicamente, no mal pasarnos o no comer mal por estar tan metidos en el trabajo, muchas veces lo hacemos y después es cuando el estrés y cansancio nos pasan la factura en el cuerpo y es cuando sufrimos de enfermedades por no cuidar el balance entre las cuatro dimensiones.
Personalmente creo que el lado espiritual no está mucho dentro de la mente de las personas y esto es porque actualmente vivimos en un mundo muy acelerado donde no hay tiempo para tomarse un minuto de silencio y apreciar internamente el simple hecho de estar vivos. La parte espiritual, independientemente de religiones, dogmas y creencias es para mí el conectarme realmente con mis principios y valores para mantener un equilibrio y paz interior.
Finalmente creo que hay veces que por no buscar ese balance en la vida, se pierde el verdadero sentido o misión que nos lleva a la autorrealización personal, profesional, espiritual y cuando no se tiene este balance o equilibrio por dejarlo de lado, no se puede transmitir hacia el grupo de trabajo en términos laborales ya que para estar bien con los demás o dar guía y orientación como líder, es indispensable estar bien primero uno consigo mismo. Adicional a esto, el vivir con integridad y congruencia en la vida, tiene mucho que ver con el hecho de generar cambios que nos beneficien a lo largo del camino, para lograr una renovación, crecimiento y madurez personal necesitamos alcanzar una victoria privada, hacer introspección para después poder reflejar esta victoria hacia el exterior.

Anónimo dijo...

Manuel García Gómez – 967807

7º hábito: Afilar la sierra
Creo que este último hábito es una guía a emprender los seis hábitos anteriores en una forma equilibrada en las cuatro dimensiones: física, mental, espiritual y social/emocional. Me parece que todos estamos muy familiarizados con el concepto de mejora continua que al final lo que plantea el autor es eso, seguir avanzando y desarrollándonos cada vez en un plano más alto. Sin embargo, creo que en estos días el reto es lograr ese equilibrio y darle la importancia necesaria a las cuatro dimensiones por igual. El día a día nos empuja a trabajar cada vez más, ahora desde cualquier lugar y todo el tiempo. Esto ha traído una mayor productividad y en el plano mental y tal vez social nos ha empujado aceleradamente pero también hemos dejado de lado la parte física y espiritual. Este es el reto que veo en mi vida, seguir creciendo pero en todas las dimensiones ya que debo reconocer había dejado de lado un par de dimensiones mientras estaba concentrado en la parte profesional y social.

JM dijo...

Francisco Javier Moreno López
A01510001
Séptimo hábitos Afile la Sierra.
Me gustó mucho este capítulo pues da consejos útiles acerca de cómo cuidar nuestro CP (Capacidad de Producción). La forma en la que está planteada es un cuidado de nuestra persona de forma holística tratando de que se conserve un sano equilibrio entre cada una de las dimensiones del individuo. Desde mi punto de vista muchos de estas dimensiones no son cuidadas debidamente por los ejecutivos de las grandes empresas hoy en día y esta es la causa de muchos problemas de salud, emocionales, afectivos o de administración de su propia vida y carrera. Recientemente cambié de trabajo y veo que no es una cuestión de la cultura de una sola empresa sino que podría ser una constante el que las oficinas esté constantemente lidiando con problemas de salud atribuido al estrés, la falta de tiempo para mantener los lazos afectivos de la familia que termina con divorcios y familias desintegradas. Cuando lo veo siempre pienso que quiero continuar creciendo en mi carrera pero no a ese precio y por eso es que el 7 hábito debe ayudar a mantener el equilibrio. El modelo lo veo como banco de 4 patas, al momento de que pierdes una de las patas y hacer presión sobre él, toda la estructura se tambalea y termina por caer totalmente.
Los consejos de este habito nos recuerdan que lo más importante para que podamos continuar operando la maquinaria de nuestro cuerpo y nuestra mente y así producir más y con más calidad. Haciendo un repaso de las cuatro dimensiones, creo que la parte mental la tengo bien mantenida al cursar esta maestría, mi gran reto una vez que me gradúe será continuar dedicando algo de tiempo para cultivar mi mente y planificar adecuadamente mis actividades. Por el lado emocional, agradezco a Dios por tener una familia hermosa que me hace sentir pleno en esta área, pero debo continuar haciendo depósitos en la cuenta emocional para mantener o mejorar ese estado. Respeto a los otros dos, durante la maestría he procurado mantener estas dos dimensiones pero muy a menudo debido a la carga académica sacrifico un poco esto. Considero que a partir del siguiente año debo recomponer mi tiempo para dedicar más espacio a esto.

Oscar Oceguera dijo...

Daniel Oceguera – A01160660
Reflexión acerca de la lectura de Covey (7° hábito)

El séptimo hábito llamada AFILE LA SIERRA, nos muestra cómo el ser humano debe buscar el tener un equilibrio propio en su vida, y del mismo modo aprender a invertir en su propia persona. Al final de cuentas, nosotros mismos somos la herramienta con la que trabajamos día a día, y el cuidarnos, respetarnos, valorarnos, y alimentarnos en todo sentido para ser mejores cada vez, son factores fundamentales para un excelente desempeño en todos nuestros aspectos de vida.

El autor, así como muchas otras filosofías de vida, hablan de cuatro dimensiones primordiales para alcanzar una satisfacción y sentido en la vida: física, espiritual, mental y emocional.

Dentro de la dimensión FÍSICA podemos encontrar todos los cuidados que hacemos a nuestro cuerpo, desde el ejercicio hasta la nutrición y el control de diversos factores que influyen en él. Me parece muy interesante cómo al ser nuestro único vehículo y punto de conexión con nuestro entorno la mayoría de nosotros no le ponemos tanto cuidado como lo requiere. El ajetreo diario de la vida nos hace pensar que el cuidado personal es un lujo que pocas personas pueden darse, pero en realidad es algo que debería ser primordial en los hábitos de cada individuo.

En un aspecto personal, el cuidarme de manera física siempre ha sido una prioridad, ya que el deporte desarrolla muchas habilidades como la capacidad de reacción, el control y destreza sobre tus movimientos, la fuerza y la velocidad; mismos que te permiten interactuar con diversos entornos en diversas situaciones. Yo soy una persona que realmente disfruta de la naturaleza, los paisajes, y por supuesto las actividades físicas que se pueden realizar en ellos. Con el bueno cuidado del cuerpo, la interacción es muy cómoda y satisfactoria.

En el aspecto ESPITIRTUAL se pueden observar elementos que buscan una paz y tranquilidad interna, misma que permite reflexionar acerca del sentido de la vida de una persona y las acciones que mejor ajustan con un objetivo mismo (misión y visión personal). Uno siempre debe recordar qué es lo que realmente lo llena y satisface para que encuentre un balance acerca de dónde se encuentra y hacia dónde quiere ir.
Este aspecto me parece que está 100% ligado a las creencias (ya sea que pertenezcan o no a una religión), así como en un modo de introspección, autoconocimiento y autocontrol....

Anónimo dijo...

Daniel Oceguera – A01160660
Reflexión acerca de la lectura de Covey (7° hábito)

El séptimo hábito llamada AFILE LA SIERRA, nos muestra cómo el ser humano debe buscar el tener un equilibrio propio en su vida, y del mismo modo aprender a invertir en su propia persona. Al final de cuentas, nosotros mismos somos la herramienta con la que trabajamos día a día, y el cuidarnos, respetarnos, valorarnos, y alimentarnos en todo sentido para ser mejores cada vez, son factores fundamentales para un excelente desempeño en todos nuestros aspectos de vida.

El autor, así como muchas otras filosofías de vida, hablan de cuatro dimensiones primordiales para alcanzar una satisfacción y sentido en la vida: física, espiritual, mental y emocional.

Dentro de la dimensión FÍSICA podemos encontrar todos los cuidados que hacemos a nuestro cuerpo, desde el ejercicio hasta la nutrición y el control de diversos factores que influyen en él. Me parece muy interesante cómo al ser nuestro único vehículo y punto de conexión con nuestro entorno la mayoría de nosotros no le ponemos tanto cuidado como lo requiere. El ajetreo diario de la vida nos hace pensar que el cuidado personal es un lujo que pocas personas pueden darse, pero en realidad es algo que debería ser primordial en los hábitos de cada individuo.

En un aspecto personal, el cuidarme de manera física siempre ha sido una prioridad, ya que el deporte desarrolla muchas habilidades como la capacidad de reacción, el control y destreza sobre tus movimientos, la fuerza y la velocidad; mismos que te permiten interactuar con diversos entornos en diversas situaciones. Yo soy una persona que realmente disfruta de la naturaleza, los paisajes, y por supuesto las actividades físicas que se pueden realizar en ellos. Con el bueno cuidado del cuerpo, la interacción es muy cómoda y satisfactoria.

En el aspecto ESPITIRTUAL se pueden observar elementos que buscan una paz y tranquilidad interna, misma que permite reflexionar acerca del sentido de la vida de una persona y las acciones que mejor ajustan con un objetivo mismo (misión y visión personal). Uno siempre debe recordar qué es lo que realmente lo llena y satisface para que encuentre un balance acerca de dónde se encuentra y hacia dónde quiere ir.
Este aspecto me parece que está 100% ligado a las creencias (ya sea que pertenezcan o no a una religión), así como en un modo de introspección, autoconocimiento y autocontrol....

Anónimo dijo...

...Daniel Oceguera – A01160660
Reflexión acerca de la lectura de Covey (7° hábito)

Dentro de la dimensión MENTAL es importante tener en cuenta que toda la información que recabemos y procesemos, es información que nos va a servir para determinar una capacidad de pensamiento y de análisis determinada. Aquí entran elementos como la educación, la lectura y escritura, y la planeación efectiva.

Se debe tener en cuenta que el conocimiento (o sabiduría) es también una de los aspectos fundamentales que buscan las personas para sentirse plenos en la vida. Por supuesto el estar alimentando constantemente nuestro intelecto aporta a que tengamos un mejor desempeño en todos los aspectos de la vida personal y profesional.

Todo lo anterior surte efecto en el enfoque SOCIAL / EMOCIONAL, en donde los distintos aspectos emocionales y de relación con otras personas se cubren, generando una armonía en la convivencia diaria. Es muy sabido que el trascender e impactar en la vida de otras personas es algo que llena y buscan conseguir los seres humanos. Por medio de una excelsa convivencia entre las personas se puede llegar a tener una contribución sobresaliente a la sociedad y las personas que se desempeñan en ella.

Es la naturaleza humana el relacionarnos con otros, pero más importante el cómo lo hacemos y qué repercusiones generamos en las demás personas. En un aspecto personal, quisiera resaltar que este punto es el que debo trabajar más. Tal vez sea cuestión de mi observación insistente en determinados entornos, pero he descubierto que tardo un poco en generar ese análisis necesario para que obtenga la confianza suficiente de participar de manera activa en nuevas relaciones.

En general, los 7 hábitos me han hecho tener una alta reflexión acerca del escenario en el que me encuentro y qué puedo hacer desde ahora para ser más efectivo en cada aspecto de mi vida.

Anónimo dijo...

Elva López - A01370706

En mi opinión, este es el hábito que da forma a todo el modelo de los siete hábitos para ser efectivos. No representa nada nuevo ni algo que cualquier persona haya podido pensar en algún momento cuando observa que el resultado en su vida no es lo que esperaba, sin embargo la interrelación entre las dimensiones es fundamental para comprender que como individuos somos un todo y que aunque momentáneamente podamos descuidar alguno de los aspectos, si queremos sentirnos plenos deberemos buscar el equilibrio y desarrollo constante de cada una de las cuatro dimensiones.

Cuando comencé a practicar Yoga hace aproximadamente 5 años, me ocurrió algo muy cercano al equilibrio que este hábito describe. Sin saber exactamente qué había pasado sentía que era diferente, y ese cambio me gustaba. Me gustó al grado de reconocer que era algo que podría hacer el resto de mi vida porque me hacía sentir una mejor persona.

Como en la analogía del leñador, el reto está en ser consiente de lo que hacemos y detenernos de vez en cuando para reflexiona, si decidimos dejar que la inercia de la vida nos atrape talvés perdamos la oportunidad de disfrutar de nuevas experiencias, personas y emociones.

Estephany Covarrubias dijo...

Estephany Covarrubias 461707
Séptimo Hábito. Afile la sierra. Principios de auto-renovación equilibrada.

Este hábito nos permite alcanzar un cambio equilibrado y sostenible en el tiempo, muestra claramente una evolución en cuatro esferas principales. La primera de ellas es la Física, después la Emocional, Espiritual y Mental. Cada uno de éstas abarca diferentes aspectos y actividades de nuestra vida.

Nos menciona que es importante desarrollar equilibrio y sinergía en nuestra renovación y al ser seres sociales, debemos interactuar de forma interdependiente con nuestros grupos sociales.

Por último un punto importante en este proceso y para tener un crecimiento y cambio de perfeccionamiento continuo, es necesario seguir La Espiral Ascendente. Este espiral nos permite un progreso y movernos en planos cada vez más altos, para lo anterior se debe de aprender, comprometerse y actuar. Nunca pensar que con un solo factor es suficiente, se debe tener en cuenta los tres y visualizar un ascenso en todo momento.

Este séptimo hábito me parece la culminación de todo el aprendizaje adquirido a lo largo de este libro, nos enseña la importancia no solo de tener equilibrio sino que también sinergía en las esferas de nuestras vida, que manteniendo el equilibro, podemos proyectar el impulso positivo de una esfera en las otras y tener un circulo virtuoso en nuestras vidas, lo que nos permite movernos más fácilmente en ascenso en el espiral, cumpliendo casi casi de forma natural con los tres factores, para lograr la libertad, la seguridad, la sabiduría y el poder personales.

Anónimo dijo...

Contribución: Efraín Barragán Rodríguez
Matricula A01510032
Blog 3
Afilar la sierra significa preservar y mejorar el activo más importante que uno tiene- yo mismo. Significa tener un programa equilibrado para la auto-renovación en las cuatro áreas de su vida : físico , social / emocional , mental y espiritual. Estos son algunos ejemplos de las actividades : Física : beneficioso comer , hacer ejercicio y descansar Social / Emocional : Cómo hacer conexiones sociales y significativas con otros, Mental: aprendiendo , leyendo , escribiendo , y la enseñanza Espiritual: Pasar tiempo con la naturaleza , la ampliación de uno mismo espiritual a través de la meditación, la música, el arte , la oración , o servicio. Conforme uno se renueva a sí mismo en cada una de las cuatro áreas, se crea crecimiento y cambio en su vida. Afilar la Sierra te mantiene fresco para que puedas seguir practicando los otros seis hábitos. Aumenta tu capacidad para producir y manejar los desafíos que te rodean. Sin esta renovación, el cuerpo se debilita, la mente se vuelve mecánica, las emociones son crudas, el espíritu es insensible, y la persona egoísta. Sentirse bien no solo sucede. Vivir una vida en equilibrio significa tomarse el tiempo necesario para renovarse. Todo depende de uno mismo. Uno se puede renovar a través de la relajación. O bien, puede quemarse totalmente por la exageración de todo. Podrá relajarse mental y espiritualmente. Otra opción es que puede ir por la vida ajena a su bienestar. Uno puede experimentar la energía vibrante. O puedes postergar todo y perderse los beneficios de una buena salud y el ejercicio. Se puede revitalizar y afrontar un nuevo día en paz y armonía. O bien, puede despertar en la mañana llena de apatía. Sólo hay que recordar que cada día ofrece una nueva oportunidad para la renovación, una nueva oportunidad para coger fuerzas en vez de golpear la pared. Todo lo que necesita es el deseo, el conocimiento y habilidad.

Anónimo dijo...

Mélanie DHAISNE - A 01298605

Séptimo hábito - Afile la sierra

Pienso que esto habito es el mas importante de todos. Como en toda cosa, es esencial renovarse para progresar y alcanzar su meta.

Opino que la anécdota del hombre que corta un árbol resume todo: a veces, esperar 5 minutos para reflexionar, centrarse de nuevo en nuestra meta, pueden hacer ganar un tiempo precioso.

Por eso, mes gustan particularmente los períodos de relajación al fin de los cursos, cuando tomamos tiempo para concentrarnos sobre nosotros y sobre nuestros objetivos en la vida.

Sin embargo, con la rutina cotidiana, la familia, el trabajo, dedicamos cada vez menos tiempo para hacer actividades esenciales para la salud física y mental: el deporte, la cultura, la meditación…

Pienso que las empresas deberían tomar en consideración esto y proponer períodos para relajarse, o hacer deporte, como podemos observarlo en algunas empresas americanas. Por otra parte, ha sido probado científicamente que el bien estar de los empleados influye directamente en su trabajo y su eficacia.

Tengo esta impresión cuando hago deporte: me siento menos estresada, más descansada y más eficaz en mi trabajo después. Además, la capacidad de sobrepasar mis limites, la satisfacción de alcanzar un objetivo, tienen un impacto particularmente positivo para mi autoconfianza.




Anónimo dijo...

Genaro Ugalde 00466581

Kaizen. Cambio, mejora continua.

Renovación, este capítulo me recuerda amucho esta palabra japonesa enfocada a la mejora de procesos. Es una mejora que se hace en las funciones internas del departamento, célula o función.
Me gustan los valores sobre los cuales, no estoy muy de acuerdo con el espiritual o de perspectiva. Si son cuatro puntos que hacer crecer a una personas, con mi parte social, mental y física losa considero en buen equilibrio y me identifico con esa personalidad.
El espiral, este me gusta más bajo un concepto un poquito diferente. El espiral debe ser un camino necesario para recorrer toda el área de un circulo, de otra forma es imposible recorrerlo. El objetico es recorrerlo y llegar al centro. Llegar al centro es llegar al objetivo, a la máxima expresión de ti mismo.

No podemos triunfar en plenitud en todas las expresiones, pero podernos decidir cuales requerimos y queremos más. Como horita, hago menos ejercicio pero estoy tomando clases de maestría, no debemos volvernos locos por hacer crecer todos los puntos. Lo debemos de hacer por gustos, confiar en nuestras habilidades sin darnos por vencidos y así podremos salir adelante. Creo que lo que estanca a las personas realmente es el dinero. Por eso dejan de hacer ejercicio, dejan de creer, trabajan del otro lado de la ciudad.
Si confiaran en sus habilidades y en el desarrollo que ellos mismos deben y se han procurado sería más pleno su triunfo.
No sé si estoy conceptos sean leyes del creador, pero si son naturales. Estoy orgullosos con mi desarrollo y como lo he llevado. Creo que si he sido feliz hasta el momento en este proceso.

Enrique dijo...

Enrique Guillén Paz
Septimo hábito: Afile la Sierra

En resumen este hábito habla de la conjunción de todos, como mejorar y convertir cada uno de los otros 6 hábitos en parte de nuestra vida diaria.

En lo personal, creo que he trabajado algunos de los hábitos de tiempo atrás, y ahora que realicé la evaluación, me dí cuenta que en términos generales los llevo bien, pero puedo mejorar aun mas.

Mi punto mas débil es la procastinación, ya que si tiendo a perder mucho tiempo en actividades poco productivas, o falta de actividades; por ejemplo en Octubre quería regresar al gimnasio, pero de todo el mes solo fui 10 días, porque los otros dije que regresé muy cansado, pero la realidad es que si pude haber ido, solo fue desidia de hacerlo y mejor me quede a ver tele.

Anónimo dijo...

Diego Casado Navarro 466587

El tercer hábito consiste en afilar la sierra. Este hábito me parece central porque implica la realización cotidiana de todos los demás. Para ser una persona efectiva no hay que llegar a la meta, sino seguir viviendo de esa forma todos los días, que sea una costumbre. Covey lo llama renovación física, mental, espiritual y emocional/social.
En mi caso particular creo que he desarrollado parcialmente cada una de este tipo de renovaciones. En el caso de la física, trato de hacer ejercicio regularmente. Sin embargo en muchas ocasiones el cuadrante de lo urgente me distrae de esto. Necesito trabajar el priorizarlo y organizar mejor mi tiempo. En el plano mental, la principal renovación es la maestría, pero también trato de combinarlo con aprender a tocar un instrumento musical. La renovación espiritual se da principalmente cuando leo. Me gusta mucho leer y lo hago diario. Además siempre que salgo de viaje llevo un libro como refugio y entretenimiento. Finalmente en lo emocional y social me hace falta un mayor crecimiento. Trato de mantener saludables las relaciones y poner de mi parte para que exista un ganar-ganar, pero me falta trabajar en mi comunicación pues aun soy muy cerrado en mis sentimientos.
En general el libro me pareció muy interesante y hay muchas cosas que se pueden poner en práctica para ser una persona más efectiva. Algunas enseñanzas parecen utópicas, pero creo que vale la pena poner empeño y probar su utilidad.

Anónimo dijo...

Fernando Morales
462591

Séptimo Hábito - Afile la Sierra

Este hábito es el que en mi opinión le da continuidad a los seis anteriores, teniendo en cuenta las cuatro dimensiones que el ser humano necesita para poder estar en equilibrio estos son: la dimensión física, mental, emocional/social y espiritual.

Estas cuatro dimensiones son necesarias para mantener un estado mental equilibrado y mejor aún mantenerse en continua renovación.
De la dimensión física podemos hacer un plan de ejercitación continua el cual nos permita mantener sano nuestro único cuerpo en el que habitamos a diario y lo necesitamos en la mejor condición para poder realizar nuestros planes.

De la dimensión mental se puede decir que es indispensable para el crecimiento personal ya que al cultivar la mente uno esta mejorando su relación entre el yo interno y la comprensión del mundo exterior.

De la dimensión emocional se puede decir que es necesaria para poderse relacionar socialmente en el entorno que viva uno.

De la dimensión espiritual se puede decir que esta ubicada en el núcleo del ser, esta nos proporciona un benedicion intangible al tener una relación más intima entre el exterior y el yo interno.

Este hábito siento que es el más importante para poder garantizar que los cambios realizados por los seis hábitos previos tendrán un impacto duradero en el tiempo.

Anónimo dijo...

Tarek Israel Sandoval Martínez

Afilar la sierra es la correcta aplicación de los otros seis hábitos es decir es hacer realidad y trabajo las cuatro dimensiones (trabajo físico, emocional, espiritual, mental), este trabajo no frecuentemente se hace debido a que recae en el cuadrante II, en lo no urgente pero importante en donde el ser proactivo nos permitirá dar el primer paso para poder trabajar en nosotros mismos para poder desarrollar aquellas habilidades que nos permiten ser mejor en nuestros diferentes campos de acción por medio de una renovación. Creando así círculos virtuosos como la espiral ascendente en donde para moverse será necesario aprender, comprometerse y actuar. Si bien la renovación es una sinergia que optimiza los 7 hábitos una renovación en un solo hábito nunca será suficiente para encontrar un punto de equilibrio, es importante el trabajo en todos los hábitos desde los internos (victoria privada) pasando por los públicos y homologando estos hábitos con una buen trabajo el cual es afilar la sierra.

Anónimo dijo...

RUBEN ARTURO HERNANDEZ AYALA 461540

El 7° HABITO “AFILE LA SIERRA”
--------------------------------
Es en mi opinión la clave para una victoria absoluta en nuestra propia vida, expresa una profunda convicción de renovación continua a lo largo de nuestra existencia, es buscar el desarrollo en 4 dimensiones distintas: la física, emocional/social, espiritual y mental.
En la física, se habla sobre cuidar de nuestro cuerpo, comer adecuadamente, descansar en cantidad suficiente, y hacer ejercicio para mantener la salud o estar en forma y realmente no es necesario acudir a un exclusivo gimnasio para hacerlo, es simplemente desarrollar la resistencia, la flexibilidad y la fuerza, con ejercicios aún en casa, o saliendo a un parque o hacer una actividad que nos agrade o reunirse con amigos para practicar deporte.
El la dimensión espiritual se busca la renovación para dar liderazgo a nuestra vida, lograr clarificación y compromiso de los valores, que se obtiene a través del estudio y la meditación. Es encontrar esa fuente de inspiración para nuestra vida, puede ser la lectura de grandes obras, escuchar música clásica o cultivar la fe en Dios (con el nombre que lo llamemos).
En la dimensión mental se desarrolla el hábito de la lectura, el estudio y la preparación, consiste en dejar de pasar tanto tiempo viendo TV y dedicar tiempo a la educación, aún cuando hemos terminado una carrera universitaria, debemos seguir educándonos para evitar que nuestra mente se atrofie.
En el área emocional/social, se habla de nuestra relación con otras personas, y la seguridad que viene del servicio, ayudar a los demás con empatía, considerando que debemos dar propósito y sentido a nuestra vida.
Y finalmente, no solo fomentar nuestro desarrollo, sino ayudar a otros a lograrlo. Buscar un equilibrio de las cuatro dimensiones en la renovación, ya que así lograremos una sinergia entre los diferentes hábitos desarrollados, para llegar a una espiral virtuosa de crecimiento y cambio, un proceso de mejoramiento continuo.

Anónimo dijo...

Dianitzia Palencia

De este capítulo me gustó el ejemplo que da Covey respecto a que cuanto trabajamos en la mejora continua, vamos desarrollando más capacidades y herramientas que nos ayudan a enfrentar más fácilmente las dificultades del entorno o dar mejores resultados cada vez más, al estar “mejor equipados”. Esto es que a la larga se requiere de menos esfuerzo si nos preparamos bien, hay menos retrabajos, podemos aprovechar mejor nuestro tiempo.