viernes, 19 de septiembre de 2008

Primer Comentario Maestría Morelia - Liderazgo


Enrique Cárdenas y Castillo Nájera
Daniel Goleman (1999).
Capítulo 1. La inteligencia emocional en la empresa y
Capítulo 2. Aptitudes de las estrellas
Tal vez el manejo de nosotros mismos y las relaciones con los demás sean tanto un tema muy trillado como algo en lo que muchos todavía no creen del todo. En un mundo tan avispado tecnológicamente donde la información y su misma interpretación viajan en segundos dándole la vuelta al mundo, donde la competencia feroz es el pan nuestro de cada día; parece ser que el conocernos a fondo, el autocontrol y el trabajo colaborativo no son tan significativos como debieran serlo.
La iniciativa y la empatía, la adaptabilidad y la persuasión sugieren ser temas alejados de nuestra cotidianeidad, conceptos de un pasado ya no tan reciente (los 60s y el desarrollo organizacional o DO) y de un período más cercano a nuestro tiempo con la inteligencia emocional de este autor.
Cocientes emocionales no tan aptos intelectualmente o cocientes intelectuales demasiado elevados y que no tienen la capacidad de trabajar colaborativamente… Realmente, ¿Qué es lo importante para nosotros? ¿Para la organización? ¿Para nuestra sociedad?
No ser solamente empático sino poder ser asertivo, ser capaz de conscientemente manejar nuestros sentimientos y expresarlos de manera que nos entendamos probablemente llegarán a ser cualidades más necesarias en nuestros ambientes laborales y más allá de éstos.
La movilidad del elemento humano en el ámbito empresarial, la capacidad de reinventarnos, adaptarnos, promover el cambio y sobre todo el ser relacional y consciente de sí mismo, de sus capacidades, de su poder de elección en sus decisiones hacen que nos detengamos un poco y que pensemos si serán importantes las habilidades de:
· Saber escuchar y comunicarse oralmente
· Adaptabilidad y respuestas creativas ante los obstáculos y reveses
· Dominio personal, confianza en uno mismo, motivación para trabajar en pos de un objetivo, deseo de desarrollar la carrera y enorgullecerse de lo alcanzado
· Efectividad grupal e interpersonal, espíritu de colaboración y de equipo, habilidad para negociar desacuerdos
· Efectividad en la organización, deseo de contribuir, potencial para el liderazgo
· Deseo de Aprender
¿Qué tan importante es esto? ¿Debemos intentarlo? ¿Cómo hacerlo?
Aún cuando McClelland allá por 1973 fue uno de los primeros autores en insinuar medir primero aptitudes - característica de personalidad o un conjunto de hábitos que llevan a un desempeño laboral superior o más efectivo; en otras palabras: una habilidad que agrega obvio valor económico a los esfuerzos de una persona en su trabajo -, y después el Cociente Intelectual o CI, la lucha – si la hubiere -, desde mi punto de vista no debe centrarse en que es mejor si un CI o una IE (inteligencia emocional). Ambas partes nos componen como seres humanos.
La capacidad para interpretar los mensajes emocionales de personas indicando que esto era una de las cualidades de las “estrellas” aunado a:
· “las habilidades blandas”,
· la pericia: nuestro cuerpo total de información especializada y habilidades prácticas, la que nos torna lo bastante buenos para ejecutar un trabajo en especial
· la inteligencia emocional
Lo que me parece aún más interesante y que conjuga a CI e IE es que “todas las aptitudes emocionales involucran algún grado de habilidad en el reino del sentimiento, junto con los elementos cognitivos que estén en juego”, sin embargo el ejemplo de los estudiantes quienes buscan trabajo y como lo logran es de tomarse en cuenta, ¿Qué significó la permanencia y éxito de uno y el fracaso del otro?
Creo que en principio debiéramos tender a aprender y a desarrollar nuestra aptitudes emocionales (Una aptitud emocional es una capacidad aprendida, basada en la inteligencia emocional, que origina un desempeño laboral sobresaliente) por medio de - cómo nos comenta Goleman - : “La inteligencia emocional la cual determina nuestro potencial para aprender las habilidades prácticas que se basan en sus cinco elementos: conocimiento de uno mismo, motivación, autorregulación, empatía y destreza para las relaciones”.
El mundo actual con todos sus avances permanece – en ocasiones -, estancado, ensimismado en su ciencia y tal vez olvidado de sus emociones.
Muchos saludos y un buen curso
Enrique

14 comentarios:

Eduardo Yeverino Palomares A01062638 dijo...

Hoy en día hablar de relaciones humanas es cada vez más complejo, es verdad que las emociones y sentimientos que anteriormente se demostraban se han convertido en señales tecnológicas y otros medios que hacen perder nuestra identidad como seres. En el ámbito empresarial esto también se ha visto reflejado a través el avance tecnológico que ha desplazado a la actividad humana, sin embargo, no se ha podido sustituir la razón y la visión que solo nosotros como seres podemos emitir. Ejemplo de ello son las habilidades mencionadas en la lectura. Lo que indica el reflejo del potencial que la inteligencia emocional representa y que se debe de explorar y explotar el ser humano a través de sus sentimientos, es decir, el hacer uso de la “IE” para generar nuevas y mejores relaciones, actividades e innovaciones humanas.

Anónimo dijo...

“Comentarios al curso de Liderazgo - Maestría Campus Morelia”.

Toda organización debe tomar en cuenta que independientemente de las capacidades y habilidades técnicas y administrativas, la capacidad emocional del ser humano puede traer mejores resultados y productividad, por lo tanto debe motivar y maximizar las facultades y aptitudes de iniciativa, empatía y trabajo en equipo.
Debemos tratar de desarrollar nuestra inteligencia emocional y buscar un equilibrio que nos permita ser competitivos, eficientes y mas humanos.

Anónimo dijo...

Comentarios al curso de Liderazgo - Maestría Campus Morelia”.

Toda organización debe tomar en cuenta que independientemente de las capacidades y habilidades técnicas y administrativas, la capacidad emocional del ser humano puede traer mejores resultados y productividad, por lo tanto debe motivar y maximizar las facultades y aptitudes de iniciativa, empatía y trabajo en equipo.
Debemos tratar de desarrollar nuestra inteligencia emocional y buscar un equilibrio que nos permita ser competitivos, eficientes y mas humanos.

Alejandro Villavicencio Padilla
A01063289

Anónimo dijo...

Antes que nada, hola!!!
Debo confesar que antes de leer el material que enviaron los facilitadores, no sabía qué esperar del curso, pero conforme he ido leyendo francamente deben saber, que espero demasiado!! Creo que me servirá toneladas tomar este curso, para desarrollarme laboralmente (ya si gano algo personal es un plus jeje. No tenía idea que actualmente a los trabajadores nos medían más por la inteligencia emocional que demostramos que por la calidad del trabajo. Gracias a Dios me entero a tiempo! He venido a descubrir que eso es algo súper súper importante para la empresa con la que estoy.
Lo que más llamó mi atención de la lectura fue:
1) La inteligencia no lo es todo a la hora de conseguir o mantener un trabajo. Vaya que eso me explica las decisiones que se han tomado últimamente respecto a los puestos jerárquicos en el sitio dónde laboro: tal vez el trabajo no sea el óptimo o los demás no lo percibimos así, pero es la utilidad emocional lo que nos ayuda a crecer como compañía y es por eso que han hecho ciertos nombramientos aun cuando todos decimos what?? Pero si su trabajo no es tan genial.
2) La inteligencia emocional no es ser simpático. Recientemente escuché en el trabajo refiriéndose a una persona, que era muy lista, pero debía aprender a llevarse mejor con sus jefes si quería ascender rápidamente. En ese momento pensé que realmente eso no tenía nada que ver, finalmente si el trabajo era totalmente analítico y de cálculo, ¿por qué llevarse bien con personas con las que no tenía dependencia laboral directa? En este aspecto específico creo que se traduce en el hecho de proporcionar información que sirva a los usuarios finales de acuerdo a sus necesidades, por eso es necesario interactuar con ellos. Además, me parece que está totalmente relacionado con algo que dijo mi jefe: no porque alguien sea muy bueno trabajando, significa que puede ser un buen coordinador o un buen jefe y viceversa.
3) El más importante (y el que más me impactó) fue que nadie tiene el trabajo asegurado (oh my god!!) y que al ser un empleado medio todos pueden darse fácil cuenta del carácter con que cuentas. Creí que nadie se daba cuenta…con razón hace poco que tuvimos una charla sobre el libro de Strengths Finder, al hacer una dinámica de decir cómo percibimos a la demás gente, mi jefe me eligió a mi y obvio yo me moría de la vergüenza e hice un comentario algo desatinado, cosa que todo mundo pudo notar. Como vulgarmente se dice, me balconeé feamente para mi suerte, con todo el equipo presente.
Pues ya, entonces ésas han sido mis vivencias laborales relacionadas con el tema,

Saludos!
Brenda Terán Escobar
A01063494

Anónimo dijo...

Buenas noches

Estos son mis comentarios:

Estoy convencido que la inteligencia emocional es una llave mas para abrir las puertas del éxito. Ya que hace unos años tuve la oportunidad de tomar un taller de inteligencia emocional y he comprobado su eficacia.
Mi trabajo es el de ser auditor y por lo general no somos los mas queridos en la empresa se nos conoce en muchas ocasiones como los “Policías Corporativos” o los que no hacemos nada solo revisamos el trabajo de los demás y no aportamos dinero a la compañía.

Me ayudo a lidiar con esto, a saber explicar la importancia de mi trabajo tanto a mis jefes como a mis clientes internos ( auditados), empezaron a comprender que no era por molestar sino por ayudar cambie la posición de auditor a asesor del negocio.

Sin duda es una herramienta que se requiere de práctica y conocimientos técnicos que estoy leyendo en este libro.

Lo que me preocupa es que esta corriente que dice el autor esta cambiando no lo veo reflejado ni e EU ni en México, por ejemplo como es posible que Starbucks cierre de pronto tiendas y elimine a 12,000 empleados calificados por ellos como “baritas” o despachadores de café experimentados y solo sea una razón de ahorro mal enfocado, creo que he crecido y he perdido el control, esa gente solo se queda sin empleo y ¿Dónde quedo lo del mandil verde? ¿el ponerse la camiseta? el quemarse con el café, el quedar bien con el cliente, el exponerse en la noche, solo por que al señor de los billetes le parase que perdió la brújula? ¿Y los que se quedan? ¿con el temor?, ¿sin motivación?.

Y en México seguimos viendo como no interesa la experiencia de años de trabajo en diversas compañías, o el buscar el crecimiento, ¡como es posible! que soliciten a un auditor certificado, con conocimientos técnicos elevados, con maestría, ingles, manejo de personal, con 35 años de edad y con 5 a 10 años de experiencia gerencial, por rangos de sueldo de 15 a 20 mil pesos y eso es bien pagado! ah! y con disposición de todo. Algo que ni con inteligencia emocional se puede entender.

El autor habla de una transformación de la corriente CI para emplear a la inteligencia emocional. Sin embargo, creo que hay gente astuta que me parece y sino me corregirá profesor, que sabe utilizar excelente la inteligencia emocional y sabe como vincularse con otros pero sin un conocimiento cierto o solo superfluo, que puede ser perjudicial para la compañía a lo que yo llamo “Estrellita” pero “marinera “ por que como sabe esta no tiene cerebro, pero como sabe vender cosas aun y cuando no son buenas del todo para la compañía.

Gracias y Saludos

Francisco Ocampo A01106613

Anónimo dijo...

Francisco,
nunca me imaginé que para un auditor fuera importante la inteligencia emocional!! yo pasé un rato por esa área, y como bien dices, todos en la empresa te tienen miedo y recelo, pero te comento que te compro la idea de que es porque hay que saber explicarles a los demás que revisas, en que consiste tu trabajo. Ahí me queda claro lo de la IE en un auditor!
respecto a lo de starbucks, difiero, ya que desde mi punto de vista si están cerrando tanto se debe principalmente a que decidió crecer sin una previsión adecuada, sólo para descubrir que en realidad no tiene tanto mercado; además de que la competencia está cañona; por ejemplo en Canada, antes veías un montón de starbucks y ahora ves más localitos de una que se llama the other coffee y tambien the coffe corner. No creo que su decisión de cerrar haya tenido nada que ver en absoluto con la IE.
aunque el texto bien dice que la IE se mide en $; no creo que todas las decisiones económicas en una empresa, estén directamente y siempre relacionadas con la IE.

Saludos!!
Brenda Terán
A01063494

Jorge dijo...

Buenas noches a todos,
Estos son mis comentarios:
1) Inteligencia emocional es sin duda una definición que hasta el día de hoy me era completamente desconocida. Si bien muchos (todos) sabemos que el desarrollo profesional de los individuos en las organizaciones no solo depende de la inteligencia, del CI o de las pruebas de aptitud y conocimientos (filtros) que aplican las áreas de recursos humanos de las empresas, sino también de las relaciones laborales, las actitudes y el compromiso de hacer bien las cosas, un concepto bien estructurado, definido y comprobado como el de inteligencia emocional es probablemente ignorado por la mayoría de la fuerza laboral. Saber que esa inteligencia es medible y que además esa medición y los resultados de las misma dicen mucho de las aptitudes de una persona y de la probabilidad de que ésta se desarrolle eficientemente, hace de este concepto una herramienta muy poderosa para que como individuos nos analicemos y aprendamos a reconocer qué estamos haciendo bien y qué estamos haciendo mal.

2) Una de las cosas que más me llamó la atención de la lectura es el tema del trabajo en equipo. Saber reconocer que entre más comprometidos estén los integrantes de un grupo por el bien general, mejores serán los resultados para todos, es un tema difícil de aplicar y de reconocer en la realidad. En la mayoría de las organizaciones, incluso en las sociedades, el sobresalir a pesar y a costa de los demás es algo que se hace muy bien. El egoísmo de pensar en el bien individual en lugar del bien colectivo, es un mal que considero está sumamente expandido. Esto sucede entre los miembros de una misma familia, entre las áreas de una empresa e incluso entre los países. A pesar de que aprender a trabajar en equipo y a pensar en el bien común (al final se traduce en el bien individual) es una meta difícil de lograr, hacerlo representaría un gran avance en el tema de las relaciones sociales, laborales y universales.

3) En el capítulo 1, el autor hace referencia al tiempo y recursos que muchas organizaciones destinan a la capacitación y adiestramiento de la fuerza laboral con la idea de que éstos representarán una mejoría de las capacidades y una oportunidad para los integrantes de la organización para desarrollarse de manera óptima en cuanto a las funciones y actividades se refieren. En este aspecto, puedo mencionar que en el caso de la empresa en la que laboro, se ha entendido que para el desarrollo de los individuos en las organizaciones, es fundamental que gran parte de los recursos y presupuesto considerados para éste aspecto, sean destinados para fortalecer los lazos entre los que formamos la empresa, para considerarnos parte de un mismo equipo, para extinguir las barreras y distancias entre todas las áreas y para buscar un bien común. A un año de haber entendido la situación, los resultados son sorprendentes. El clima organizacional mejoró significativamente, la gente va más contenta a trabajar y el grado de compromiso de los que formamos parte del equipo se ha incrementado exponencialmente.

Saludos,
Jorge Alcayde A.
A01063107

Anónimo dijo...

La inteligencia emocional en la empresa. Daniel Goleman (1999).
Profesores: Ing. Rosario Bores y Dr. Enrique Cárdenas
Alumno: Ramiro Campos Meraz
Matrícula: A01063493

Reflexiones a los capítulos: 1. La nueva norma y, 2. Aptitudes de las estrellas

Las principales compañías de Morelia, incluyendo la organización en la que laboro, que es la más importante del país en su giro y atención a su sector objetivo, están adoptando enfoques y métodos administrativos de sistemas de calidad total, mejora continua, reestructuras, outsoursing, reingeniería, tableros de indicadores, equipos autodirigidos, entre otros, lo que ha impactado en los tradicionales perfiles de puestos.

En ese contexto -deduzco de la lectura-, que un coeficiente intelectual aceptable, habilidades técnicas para desempeñar el cargo, experiencia y/o una sólida formación académica, han quedado en un segundo plano. Para tener un desempeño exitoso en este dinámico entono laboral se requieren otras cualidades fundamentales.

Estas cualidades, como lo menciona el autor, no son nuevas y por fortuna tampoco se nace con ellas. Esas cualidades o “talentos humanos” fueron identificadas desde hace décadas y hoy se conocen como “Inteligencia Emocional”. Más aún me entusiasma la idea de que la inteligencia emocional se puede desarrollar (o aprender) e inclusive modificar al paso del tiempo dependiendo de las asignaciones y retos laborales.

Una forma práctica por la que podría iniciar este proceso de aprendizaje es observar cómo los empleados más distinguidos (las estrellas) de la organización, desempeñan las dimensiones y aptitudes (personales y sociales) de la inteligencia emocional y la forma en que las ejecutan.

Anónimo dijo...

Ma. del Carmen Gomez Zacarias

Me gustó mucho la lectura de inteligencia emocional considero que actualmente hay mucha infomación al respecto y en las empresas se está evaluando la IE, sin embargo considero que nos falta mucho por aprender y que las empresas deberían destinar más recursos para capacitar a las empleados en desarrollar las habilidades que les permitan incrementa la IE.


El desarrollo de estas habilidades de IE nos permitirá crear mejores equipos de trabajo, en donde todos los integrantes se sientan parte del equipo y trabajen por un mismo fin y un desarrollo común, considero que México sería un mejor país si tuvieramos más equipos de trabajo. La lectura nos confirma que si podemos aprender IE y además considero que es muy imporante conocer nuestros aspectos débiles en IE para desarrollarlos.

Anónimo dijo...

Me agrado la lectura de el aprendizaje en equipo ya que creo que es muy importante saber llevar una relación de estas para poder salir adelante entre un grupo de gente, ya que en cualquier empresa u organización debe de existir la convivencia entre los que se rodean para poder llevar acabo cualquier trabajo o tarea que sea asignada, la comunicacion es de vital importancia para poder generar resultados favorables.
Debemos saber tratar con cualquier tipo de persona para poder sobresalir y nunca quedarnos estancados.
Bueno en general se me hizo muy interesante toda la lectura y creo que cada uno de sus parrafos traen consigo algo importante asi como me dejaron conocimientos nuevos.
Liderazgo es una palabra con mucho significado y si sabemos manejarla como persona ayuda mucho a crecer y haber y sobre todo saber mandar y dirigir cualquier tipo de asunto que se nos presente.

Celina Isabel Torres Bedolla
01063590

Anónimo dijo...

Tania Itzel Uribe Vargas

Desgraciadamente, Me resulta un poco dificil opinar acerca de los comentarios de mis compañeros, dado que nunca he trabajado.
Es muy cierto lo que se dice, ya no importa contar con un titulo o con el toefl, el cociente intelectual ya no es el todo.
Podras tener un titulo con una maestria y hasta un doctorado por que no, pero mientras no se sepa relacionar con los demas, el fracaso esta escrito.
Llamo mucho mi atencion el punto donde nos dice que la inteligencia emocional no resulta de genes si no que se va adquiriendo a lo largo de la vida conforme a experiencias; una persona adquiere mayor inteligencia emocional mientras mejor aprenda a controlar sus emociones.
Esto quiere decir que no debemos permitir que las emociones nos dominen a nosotros.
En mi experiencia, lo vivi en un proyecto en la universidad llamado jovenes emprendedores donde teniamos que elegir un equipo con el que ibamos a trabajar todo un año para la creacion de una empresa innovadora.
Empezamos muy bien, eramos un equipo equilibrado, o al menos eso creimos nosotros; estaban los cerebritos que siempre sacaban 10 en los examenes y los que tal vez no nos iba tan bien, pero siempre tomabamos las cosas con positivismo. Trabajamos a duras penas los primeros 3 meses, teniamos muchos roses, pues ellos querian que las cosas se hicieran de una forma muy operativa. A los 6 meses decidimos sacarlos del equipo y nos quedamos solo 5 de los 11 que eramos. Los 6 meses restantes trabajamos muy bien, nos poniamos de acuerdo, estabamos en un ambiente amable con respeto, sobre todo mucho trabajo en equipo. Los maestros estaban sorprendidos y nos mandaron a representar a la escuela en un concurso nacional en Colima de empresas innovadoras de jovenes emprendedores. Quedamos en 2 lugar.
Esto me da mas razones para creer la totalidad del texto, pues no gano el equipo donde mas 10es habia, si no aquel que tenia ganas de hacer las cosas.

Anónimo dijo...

Hola antes que nada una disculpa por enviar mis comentarios hasta el día de hoy 26 de Septiembre.
Estaba en un curso de liderazo en cuernavaca de la empresa en la que trabajo (Grupo Financiero) por lo que no me enteré hasta el día de hoy de esta actividad.

En la actualidad es muy complicado competir en base a QI y desarrollo intelectual.

En el mundo de hoy todo es un números y las diferencias entre ejecutivos y directores son únicamente resultados (independeinetemente de las capacidades), la diferencia entre un lider exitoso y un lider que no lo es es el manejo de la Inteligencia Emocional y su empatía para con el equipo de trabajo.

El ejemplo de un lider en el desarrollo de actividades es la mejor manera de delgar correctamente las funciones que se requieren y afrontar los problemas de todo el equipo de trabajo como si lo fueran propios (empatia).

Las relaciones personales y el afan por la superación personal (mejora continua) son 2 puntos que en mi experiencia son basicos para poder diferenciarte como un empleado, directivo o empresario exitoso.

La creatividad y el ejecutivo que asuma riesgos (medidos) son fundamentales para el éxito, es por eso que el empleado que hace lo que le dicen únciamente tiene el riesgo de ser despedido, por no marcar una diferencia entre los miembros del equipo, debemos de ser diferentes, empáticos, creativos y capacitación constante para sobrevivir en elmundo laboral actual.

Alejandro Vázquez Verduzco
BBVA Bancomer
Banca de Gobierno Michoacán
Matrícula 01062308

Anónimo dijo...

LOS 7 HÁBITOS DE LA GENTE ALTAMENTE EFECTIVA


En lo personal me agradó mucho la lectura por como resume y presenta el autor la forma en que podemos ver nuestros mapas mentales, y esto es desde la forma en que se perciben o percibimos las cosas y como deben de ser y como son las cosas, tiene que ver mucho con la interpretación de la realidad, los valores y todo lo que experimentamos, nos introduce de forma clara al origen de los paradigmas, desde su origen hasta la conceptualización actual de la palabra, de la cual nos plantea de forma clara que es la forma en que “vemos” el mundo.

Dentro de los paradigmas basados en los principios de los cuales parte para plantearnos la justicia, rectitud y equidad como conceptos, así como la integridad justicia, confianza, dignidad humana y calidad, son valores que el autor está tratando de darnos a entender como se puede lograr una madurez desde la dependencia a la independencia y hasta la interdependencia, que no es mas que el yo puedo hacerlo y yo soy responsable, así como la interdependencia que nosotros podemos combinar nuestros talentos para hacerlo, que no es mas que el conjunto del conocimiento, capacidad y deseo. Por este lado me agradó mucho por que me atrevo a interpretar que nos impulsa y nos da a conocer que es lo que el ser humano es capaz de lograr y entender tanto de si mismo como con la participación como equipo, del hecho que si se está dispuesto se puede ir logrando una madurez humana muy grande y considerando nuestros propios valores y respetando los de los demás.

Entrando al tema de los hábitos, refleja el 1, 2 y 3 como aquellos que son capaces de llevarnos a un nivel de dependencia hasta la independencia.

1er. Sea proactivo:

Es ser responsable de los propios hechos y conductas, no busca culpar a nadie y mucho menos a las circunstancias, es tener la libertad de decidir, es escoger en el espacio estímulo-respuesta (autoconciencia, conciencia moral, imaginación y voluntad independiente).

La gente proactiva se enfoca en aquello que puede estar bajo su control y no reaccionar en aquello donde se tiene poco o ningún control. La gente pro-activa utiliza su energía positivamente. Esto no es más que sentirse seguro y cómodo con aquello que está dentro de nuestra zona de control y con aquello que nos sentimos a gusto.

2°. Empiece con un fin en mente:

Tiene claros sus objetivos y metas, sabe hasta donde quiere y puede llegar, visualiza el futuro, respeta sus valores, principios que mantiene firmes para lo que quiere y desea lograr.

3°. Establezca primero lo primero:

Establecer lo importante de lo urgente, planea de forma detallada, vivir con disciplina, delimita y plantea ordenadamente su vida personal, planes a largo plazo, salud y conciente de lo que se tiene que hacer en ese mismo orden, lo importante de lo urgente.

Alejandro Villavicencio
A01063289

Anónimo dijo...

Este concepto relativamente nuevo denominado inteligencia emocional IE, difícil de definir por sí mismo, es sin duda de alto valor en las relaciones interpersonales, y por ende, estratégico en la vida de cada uno de nosostros (mí vida, para personalizar mi comentario).

Goleman da muchos ejemplos de porqué la inteligencia emocional tiene un peso, incluso por encima de las habilidades y características tradicionales del mundo laboral.

Esa experiencia, sentido común, inteligencia, astucia, control de emociones, habilidades de comunicar y hacer sentir, etc, etc, son meramente parte de la definición de lo que la inteligencia emocional es. Desgraciadamente, en la cultura laboral mexicana, el tema de IE todavía es un concepto nuevo y hasta cierto punto, visto como poco práctico debido a que aparentemente no es tan fácil de ser medido por ser un intangible, lo que hace que las empresas tradicionales, inviertan en capacitación de temas más tangibles, más medibles y más reales (eso lo he oído muchas veces), sin darse cuenta que en muchos casos son precisamente las habilidades que se desarrollan con la IE las que hacen la diferencia entre las personas y las empresas exitosas.

Una de las frases del texto de Daniel Goleman con las que más coincido es la siguiente:
La gente comienza a comprender que, para alcanzar el éxito, no bastan la excelencia intelectual ni la capacidad técnica; necesitamos otro tipo de habilidades sólo para sobrevivir —y mucho más para prosperar— en el mercado laboral del futuro, cada vez más turbulento. Ahora se vuelven a evaluar cualidades internas tales como la flexibilidad, la iniciativa, el optimismo y la adaptabilidad.
En mi experiencia, en los últimos 7 años he tenido la oportunidad de integrar equipos de trabajo para realizar varios proyectos. En mi encomienda actual, he formado un equipo de 23 personas a mi cargo, con características diferentes tanto en profesión como en experiencia laboral. En todos los casos, lo que más ha contado para determinar quién se suma al equipo, ha sido las entrevistas que hemos sostenido. En ellas busco identificar las fortalezas y las debilidades de los candidatos, el liderazgo, su toma de decisiones en casos hipotéticos, la chispa o agilidad de su respuesta, su manera de comunicar sus ideas y lo convincente de éstas.
Por supuesto que en todos los casos los candidatos cumplen el perfil que se busca, por lo menos en cuanto a lo más fácil de evaluar, -sus títulos, certificados y experiencia-; sin embargo, por experiencia propia me he dado cuenta que la gente que mejores resultados tiene, y creo que en mi área –gobierno-, es más incluso que en la IP, son las habilidades y destrezas que la IE dan.
Hablando de gobierno, muchas personas viven con el esteriotipo que trabajar en Gobierno es sinónimo de baja productividad, facilidad laboral en todos los sentidos, etc., etc.. Nuevamente comento que mi experiencia es diferente, trabajar en Gobierno presenta retos en los cuales las habilidades descritas por Goleman parecen cobrar más significado. El sentido de urgencia para hacer nuestro trabajo, la dificultad que presenta la burocracia para los diferentes trámites, el miedo a caer en responsabilidades administrativas por mal manejo presupuestal, el temor a los cambios cíclicos de los gobiernos y por ende el perder el trabajo, etc., hacen imprescindible el desarrollo de atributos que no se forjan precisamente en el salón de clases tradicional.
Finalmente, concluyo con el texto de la lectura que dice: Las aptitudes que se necesitan para el éxito pueden cambiar a medida que uno asciende de rango en rango; nada más cierto, sin embargo, los atributos de la IE son indispensables a lo largo de toda la cadena de mando. En prácticamente cada actividad en la que nos desempeñemos, las habilidades de la IE son vitales, inclusive diría que a medida que ocupamos cargos de mayor “responsabilidad”, más se esperará de nosotros y mayor debe ser nuestro compromiso ya que entonces habrá gente que dependerá de nosotros, evaluará nuestro comportamiento y se verá influenciada, y hasta cierto punto, formada por el mismo.

Saludos,

Jesús Melgoza
A01063468