domingo, 7 de septiembre de 2014

INEA Segundo comentario

Hola a Tod@s

Gracias por sus comentarios, hemos recibido 14 de ellos ojalá los demás participantes deseen publicar los suyos y hacer todavía más productiva la lectura.

Añadir leyenda
Por favor no olvidar su nombre y apellido al inicio de cada uno de ellos así como también escribir siempre en primera persona: "pienso que esta lectura me gustó por que me pasó que..." y no generalizar o ser impersonal ej. todos pensamos..., la gente siente que ...

Bien, este segundo comentario ve la etapa de la independencia a la interdependencia. Ojalá tengan algunas vivencias y ejemplos personales que nos ayuden a comprender más este camino de los hábitos ganar-ganar, primero comprender para después ser comprendidos y sinergia.

Una muy buena semana y un cordial saludo a tod@s

Chary y Enrique

6 comentarios:

Fernanda Espinosa Rivas dijo...

Como lo dice el Stephen R. Covey en estos cuatro hábitos restantes: cuando cada individuo desea obtener un beneficio propio, procuramos siempre prever cuales son nuestras fallas tanto físicas, espirituales, mentales, emocionales, algunas veces las sociales, comprendernos nosotros mismo.
Muchas veces no lo hacemos por el temor al no tener una visión o expectativa propia, perder sin obtener una recompensa, pero cuando logras vencer estos temores esta el querer tener una satisfacción, el ganar y ganar el desenvolvernos tanto en lo personal como en lo laboral siempre querer ser el primero.

Salustio L. R. dijo...

Los planteamientos de S. R. Covey, pienso, están bien meditados, aunque para llegar a ponerlos en practica requiere de esfuerzos importantes que involucran cambiar los modelos de mentales y conductuales con los que hemos sido "construidos" en lo social y en lo cultural. Como mexicanos tenemos muy arraigado el concepto de: "primero yo, después yo, y al último yo", somos en extremo individualistas y egoístas. Funcionamos bajo los esquemas de: "yo gano", "tu pierdes"; "tu pierdes", "yo gano". Sin embargo, esta apreciación "pesimista", puede llegar a ser transformada, aunque no ha corto plazo. Llegar a poner en practica el hábito de "ganar-ganar" es posible, mas requiere de verdaderos acuerdos y compromisos, de lealtad y muchos elementos más. Hay que hacer el esfuerzo. !Vamos Pá lante!

ana campos dijo...

Esta última fase de la lectura me llevo sistemáticamente a recordar varios episodios de carácter personal y laboral,encontré en ella nuevas formas de replantear esos aspectos,no cabe duda que te hace reflexionar...gracias por compartir

Claudia Galicia Ibarra dijo...

Pensar en el "beneficio común" para "mi propio beneficio" es una tarea no tan fácil pero tampoco imposible, pues cuando se observan los resultados de tal pensamiento hecho realidad,se experimenta una satisfacción tan plena, que un "egoísta" no podría ni al menos comprender...¡Esperando el gran día! ¡Saludos a todos!

Gloria MORALES HUERTA dijo...

Si todas las personas estuvieramos comprometidas y tuvieramos iniciativa propia, sin esperar a que nos indiquen lo que se tiene que hacer, habria un cambio tanto en lo personal como en lo laboral, pero desafortunadamente las personas no participan, no hay compromiso.
Me gusto la experiencia que el Sr. Covey nos narra en su libro al querer descubrir como en una organización habían creado una cultura,en la que las personas estaban comprometidas en dar un buen servicio al cliente.

Manuel Mondragon dijo...

He participado en varios cursos de superación personal y efectívamente, algo pasa que no logra uno el cambio deseado. Me pasa que creo saber lo que tengo que hacer y... no lo hago. Será falta de convicción, pereza,superficialidad , no lo sé. Lo real es que no he tenido los cambios esperados.
De allí que en esta lectura encuentro sumamente importante la propuesta del cambio de paradigma como inicio de cambio en actitudes y conductas. Considerando de entrada que ello llevará tiempo y esfuerzo y que no será como una lotería que de un día para otro cambia radicalmente la situación económica de quien la obtiene.
Esto tenerlo claro desde el principio me parece importante, ya que pertenezco a una cultura que no hace del esfuerzo su mayor mérito para lograr el éxito, sino el azar.
Y desde luego, me es necesario hacer un análisis concienzudo con la ayuda de conceptos como dependencia, independencia e interdependencia, que expone el autor Covey, en mi actuar hasta el momento con el objeto de encontrar específicamente las áreas de oportunidad propias y tratar de incidir en ellas.
En suma, aunque aún no comprendo del todo la propuesta del autor, intuyo que me dará muchas luces.