jueves, 16 de agosto de 2012

Cuarto comentario Maestría Liderazgo - Adiós al comando y al control

El camino ha sido provechoso y el auto-conocimiento nos está conduciendo de la dependencia a la independencia.

Sin embargo, la vida en todos sus ámbitos nos pone ciertas pruebas en cuanto a nuestras relaciones con otros. ¿Cómo ser un buen líder? ¿Debemos ser líderes? O, ¿Debemos co-liderar y hacer un liderazgo distribuido? ¿Cómo guiar, ordenar, comandar?

Son preguntas muy interesantes que la lectura de "Adiós al comando y al control" nos hace reflexionar.



Hagamos un alto en el camino...

Muchos saludos

Enrique

17 comentarios:

Anónimo dijo...

Edgar Vargas D.

Adiós al comando ay al control, representa una estrategia organizacional y también personal orientada a la adopción de nuevos paradigmas basados en el conocimiento del nuevo entorno social y organizacional. Desde mi punto de vista, se trata de generar un cambio de actitud, se trata de orientar nuestras acciones a un elemento importante como son las relaciones humanas, en las organizaciones la productividad se encuentra asociada a la, participación, nuestro problema es que hay muy pocos esfuerzos por hacer que exista la participación y muchos por querer lograr los objetivos en base al predominio del comando y control, y desde luego con la exigencia irracional de algunos líderes.
Si bien es cierto que las personas se juntan y organizan para lograr más y no menos, y que en las organizaciones hay un gran número de empleados desmotivados con líderes cuestionándose porque nadie toma la responsabilidad o se compromete, la lectura me hace reflexionar en que debemos detenernos a identificar en que estamos fallando, porque estamos teniendo malos resultados. Creo que el factor humano es el de mayor relevancia y el más descuidado, creo que debemos empezar por transmitir la coherencia de nuestros valores en las acciones cotidianas, propiciando el desarrollo de las personal y el propio, generar confianza, motivación y reconocimiento de los logros personales y en grupo.
Debemos propiciar la cooperación basada en la confianza, flexibilidad y compromiso del grupo, es importante terminar con esos malos hábitos que solo dañan la integridad espiritual y personal de quien es sometido a líderes necios. Debemos lograr una clara visión de nuestra misión y trabajar desde la congruencia. Haciendo que las personas trabajen bajo un compromiso que les haga hacer un trabajo de excelencia. Generemos ese cambio, formemos equipos apoyémoslos promoviendo siempre la colaboración y procesos participativos introduciendo nuevas formas de pensar, ese cambio provocara una respuesta y eso nos guiara a la sustentabilidad de las organizaciones. Generemos compromiso y lealtad en las personal y organizaciones donde las personas que amen su trabajo que se sientan con sentido, con identidad y propósito.

Anónimo dijo...

Rubén Alcántara
Adiós al control significa desprenderse del mando autoritario y dar cabida a la iniciativa del personal.
Las personas que uno coordina cuando se tiene la función gerencial, requieren ser estimuladas en su inventiva, ellos tienen la solución a los problemas de organización y a los problemas técnicos que se presentan en el área de trabajo, el hacerlos participes, el tomarlos en cuenta, hace que se comprometan, que se sientan responsables del proceso y sus resultados y en segundo término el estimularlos para operar las soluciones viables a los problemas que se presenten; esto es, comprometer la inteligencia de los miembros del equipo para resolver las crisis.
La lectura del artículo induce a resaltar la importancia de que la organización interna de los miembros del equipo sin la intervención de los niveles jerárquicos produce más resultados que las órdenes dadas por los niveles directivos. La función del gerente en estos casos, debe ser orientada a conducir esa inventiva y productividad hacia los resultados deseados, a través de apoyarlos específicamente en sus requerimientos. Los grupos auto organizados pueden hacer cambios de mayor valor o de mayor riqueza técnica que los ordenados por los directivos.
Una de las condiciones que son indispensables para que los grupos den ese apoyo y ese compromiso es que deben confiar plenamente en sus autoridades; en sus directivos. Si esto sucede los integrantes del grupo mostrarán altos niveles de compromiso y contribución al trabajo encomendado. Finalmente, recalcar el hecho que la libertad y la creatividad llevan a respuestas inesperadas del grupo de trabajo de un alto valor técnico y organizacional.

Anónimo dijo...

LEOPOLDO MORALES PALOMARES

ADIOS AL COMANDO Y AL CONTROL
En esta lectura y ejercicio grupal, hay dos líneas que yo insisto nos ayudan a poner en práctica esto, uno es manejar la resistencia al cambio y otro mientras mejor organizados estemos seremos más fuertes. Ahora puedo aumentar lo siguiente: hay que fomentar el que los demás deseen el cambio para que este sea creador, no imponer el cambio. En general aplicó la participación y el entendimiento, es decir dejo que el personal me exprese su opinión es decir somos participes de la acción a seguir. El trabajo para todos sería más productivo si logramos hacer sentir al personal que ellos desarrollan en lugar de seguir, que ellos crean en lugar de obedecer. El cambio en esto viene desde los líderes.

Antonio Chemor Ruiz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Antonio Chemor Ruiz dijo...

Adiós al comando y al control es una lectura que nos da una visión integral de la importancia de los modelos participativos de auto-organización, señala múltiples y muy variados conceptos que debo tomar en cuenta en mi actividad laboral diaria. La fuerza principal de una organización, según se puede deducir de este artículo, es la base trabajadora, ellos conocen los problemas de primera mano, porque los padecen día con día, pero la mejor noticia es que también conocen las soluciones, todo esta en que les permitamos compartir sus experiencias. Una de las actividades periódicas que realizó en mi trabajo, es la reunión con las personas que ahí trabajan, en esta reunión se da seguimiento a los diferentes asuntos que tienen a su cargo, pero todos tienen siempre la posibilidad de comentar si creen que existe una mejor forma de realizar esta tarea, además que los otros compañeros también pueden opinar con base en su experiencia, este artículo me permitio ver que aunque voy por el camino correcto, aún falta mucho por alcanzar, quizás la oportunidad, como se menciona en el documento, de que las personas tengan clara y hagan suya la misión, esto va a permitir una identificación plena con la organización, un nivel de confianza mayor que les permitirá explorar nuevas ideas y ser innovadores.
Como se menciona, el líder tiene que fomentar los procesos para que la organización se conozca a sí misma, pero yo iría mas allá, no solo que se conozca sino que los trabajadores le tengan un interés y cariño especial para lograr un alto nivel de compromiso.
Un asunto importante de mencionar es la poca estabilidad laboral en la Administración Pública, esto por supuesto trae un constante nerviosismo de los que ahí trabajan al no saber en muchas ocasiones si su trabajo es reconocido y si seguirán trabajando los siguientes meses, esta inestabilidad ha sido muy notoria y acentuada en los cambios de gobierno estatal y municipales.
La idea que yo más rescataría de esta lectura es la importancia de escuchar a la base de la pirámide, de distinguir las aportaciones que se hacen con el ánimo de ayudar y las que son negativas, los trabajadores conocen muy bien a su organización, ellos son ese termómetro que sigue muy de cerca las condiciones y pensamientos de los trabajadores.
En conclusión este texto nos acompaña y guía por el sendero de la participación, es fundamental que se dé un giro en ese sentido, es muy clara la enseñanza, si logramos que los trabajadores se conviertan en esos "alimentadores" del sistema, tendremos una organización viva y dinámica, lista para los grandes retos, con una visión e identidad claras, con un cariño a su trabajo y a quién los dirige, como dice el documento: "si tienes que ordenar a un soldado a hacer algo, ya fallaste como líder"

Anónimo dijo...

Adios al comando y al control

Esta lectura me permitio analizar el paradigma de que el control acumulado en pocas personas es liderazgo. Ese paradigma como muchos otros, lo tenemos arraigado desde el pasado "porque así siempre han funcionado las cosas".
Para poder funcionar como verdadero equipo es necesario que todos los integrantes tengan voz y voto, que sean tomados en cuenta, permear la mision y vision institucional en la mision y vision personal para que trabajen a gusto y permita sacar lo mejor de cada integrante.
Si se aplica control y coerción se limita la iniciativa y la participacion en la solucion de los problemas.
De tal forma que el lider solo se preocupa por mantener informado al equipo, brindandole la libertad de actuación y pensamiento.
Esta es la clave para ser un equipo verdaderamente proactivo y productivo.

Mario Aguilar.

Anónimo dijo...

Hilario Víctor Ayala Vázquez

Adios al comando y al control

Aunque en lo personal, creo que las estructuras militares son eficientes y productivas, en la actualidad es importante que cada organización adopte su propio estilo de trabajo y liderazgo, ya que dependiendo de su misión y visión deberán realizar acciones específicas para lograr sus objetivos.
Sin duda alguna, dentro de las organizaciones cada elemento juega un rol muy importante y definido lo cual genera ese engranaje que hemos comentado tanto, además dependiendo de las situaciones, los que pueden salir adelante son los que logran adaptarse a los cambios mas rápidemente, aunque a veces dependiendo del tamaño es la dificultad para realizar esa adaptación, en consecuencia las grandes estructuras como las de gobierno, son que mas presentan esa resistencia al cambio y en ocasiones aunque las personas están dispuestas y preparadas, cuesta mucho trabajo.
En lo personal, he visto situaciones en donde con mucha facilidad se hacen cambios y también he podido ver la dificultad y complejidad de los cambios, pero sin duda debemos estar bien preparados y dispuestos para aceptar lo que representa para nosotros una mejora y un beneficio en nuestro ambito tanto laboral como personal, que sin duda alguna pueda representar un crecimiento y mejora.

Saludos

Anónimo dijo...

Adiós al comando y al control

En la mayoría de los casos los incentivos están alineados de tal forma que se da una correlación positiva entre participación y productividad en las organizaciones. Para aquellos que pertenecen a la organización, dicha participación debe darse sobre la base del conocimiento e identificación con su misión y visión para que así la auto-organización se potencie.

Un elemento que vale la pena resaltar de esta lectura es el papel del líder, ya que es éste quien debe generar el compromiso de los demás, de tal modo que una vez que los integrantes den respuestas a nivel local (con iniciativa y creatividad) estén alineadas con la misión y visión de la empresa u organización.

Sin lugar a dudas ser un buen líder no es tarea sencilla, ya que por ejemplo, dependiendo del contexto y organización habrá algunos tipos de liderazgos que respondan mejor a las necesidades de ésta. Sin embargo se tiene que tener presente la importancia de ser líder en nuestra organización, pero también, cuando el caso lo amerite, la importancia de hacer un liderazgo distribuido o incluso seguir al líder.

Manuel Marcué

Alicia Núñez Vigueras dijo...

Adiós al comando y al control
Es una lectura que realmente me ha hecho reflexionar bastante, te hace saber cómo actuar en diferentes escenarios, me refiero tanto en la vida cotidiana como en la vida laboral. Trata los puntos esenciales de cómo ser un buen líder, teniendo claro lo que se está haciendo, adaptándose a los cambios, trabajando en equipo, confiando en la gente, escuchando las propuestas de todos los que lo rodean, asimismo son creativos e inteligentes al dar soluciones de mejora a los retos que surjan.

Anónimo dijo...

Desde un título como Adios al comando y control podemos entender que dentro de las organizaciones el control sobre todo tipo de recursos está presente, así como importante, sin embargo el control no significa someter o dejar sin libertad el manejo o movimiento de ciertos recursos, me refiero en este caso al recurso humano, entendiendose como la limitación de este.

Adios al comando y al control en una organización beneficia de manera significativa, no quiero decir que no se tenga control y se deje hacer lo que sea a los colaboradores, en relación a sus actividades, sino que uno puede ser guía de ellos, por lo que el limitarlos produce en ocasiones hasta miedo de actuar, miedo de ralizar actividades con liderazo, con capacidad de decisión.
Por lo que pemitir la liberad, la flexibilidad en el actuar produce creatividad, entusiasmo, compromiso por si mismos (colaboradores) ese delegar confiando de ellos, les crea compromiso con la organización sin que se les tenga que ir dirigiendo, personalmente el que me permitan tomar decisiones me da la seguridad de que los directivos confían en mi en mi toma de decisiones siempre buscando el beneficio de la organización. en ocasiones me permite crear una pequeña organizacion con mis colaboradores mas cercanos y nosotros mismos sacamos adelante el trabajo diario.

Sylvia Astrid Rosas Negrete

Anónimo dijo...

Adios al comando y al control, me ha permitido reforzar mi idea de potenciar a mis colaboradores,sabiendo la importancia que los recursos humanos representan en la organización, ellos, son nuestra base quienes conocen el trabajo diario, quienes a lo largo del tiempo, han apoyado las decisiones que sus directivos les solicitan.

Sin embargo siempre es importante destacar las habilidades y capacidades que cada uno de ellos tiene, permitirles ser creativos y proactivos en sus àreas de trabajo, que ofrezcan ideas nuevas, que sean emprendedores, buscando con ello siempre el compromiso por la excelencia.

En nuestra organización se está trabajando por un cambio en la manera de pensar en que los directivos sean flexibles con sus colaboradores, que sean un guía para ellos, no con imposición sino con liderazgo, que apoyen sus proyectos que promuevan el trabajo en equipo.

Asimismo esta lectura también nos permite darnos cuenta de que generar confianza y reconocimiento a las personas es un cambio positivo, que se tiene una recompensa (ganar/ganar) un ambiente laboral agradable participación y un compromiso fuerte por el trabajo.

Enrique López Leyva

Anónimo dijo...

Yo creo que para que exista liderazgo se debe de conocer perfectamente la organización o en el entorno social, saber las debilidades, las oportunidades, las amenazas que envuelven a dicho grupo, es cierto la forma de comandar En el pasado tenía carencias pero ha servido como base de lo que actualmente estamos viviendo, saber lo que se pretende hacer y como se va hacer es el principio para que todos los integrantes de un equipo deben de tomar en cuenta , de igual forma los roles en los que cada uno interactua en la organización es la base del éxito para un buen liderazgo . En mi caso trato de estar abierto a los comentarios de las personas que me rodéan, saber escuchar y ser empatico trato de aplicarlos en cada momento , para así tomar decisiones en mi área que impacten al trabajo de las personas que colaboramos diariamente Homero Navarrete Martínez

Anónimo dijo...

HUGO ROSALES BASURTO
Adiós al comando y el control
En primera instancia me quedo con la reflexión sobre los ¨apegos¨ que salen a la luz y me confrontan como dirigente ya sea de mi familia ó de la subdirección a mi cargo, permitiéndome ser consciente de la forma en la que puedo llegar a aplicar el poder que me otorga el rol de padre o la investidura laboral y que no necesariamente se traduce en liderazgo ya que pude descubrir que en muchos aspectos he confundido el liderazgo con el poder que te otorga una posición. En este tema he podido descubrir que sigo reproduciendo paradigmas sobre el ejercicio del poder sin liderazgo ya sea por mis apegos al control o bien por mis apegos al temor de confiar plenamente en los demás, en resumen he seguido reproduciendo la resistencia al cambio. Sin embargo en este proceso de autoconocimiento mediante el ensayo-error igualmente he descubierto que efectivamente cuando le das la total confianza y les haces conscientes a los demás de la trascendencia de los roles que desempeñan, por añadidura la gente responde sin necesidad de ordenarles, con el simple hecho de escuchar y poner el interés necesario en la actividad que desempeñan y más aún en tomar en cuenta sus propuestas, poniéndolas bajo experimento, pueden generarse resultados extraordinarios ya que los pies y manos de las organizaciones son quienes trabajan pecho tierra pues son ellos quienes conocen el origen de los problemas y consecuentemente tienen en gran medida la solución en sus manos, lo único que se requiere es acercarse a ellos, confiarles la responsabilidad que les toca en la autodirección para así contribuir a la identidad de la organización y tener claro que si esta existe es por que ha de generar logros mayores y estos como buen líder habremos de reconocerlos y de ser necesario premiarlos. Creo que solo así pude uno marcar la pauta para que los miembros de la organización se conozcan rompiendo sus límites, conozcan los límites de la misma y los superen y finalmente amen la actividad que no solo les da para el sustento sino que encuentren en ella un sentido para su vida. Para mí hoy la confusión se aclara y concluyo que no necesariamente el poder me da liderazgo. Sin embargo ¨el poder del liderazgo¨ veo que genera resultados extraordinarios.

Manuel Lopez Kneeland dijo...

Siempre he creído en el líder que solo direcciona y motiva a su equipo de trabajo para que sean ellos los que hagan las cosas y por eso me gustó mucho la lectura de este artículo.

No creo en el liderazgo impositivo, por miedo o el que no se legitima verdaderamente para después poder mandar a los demás. Y en esta última parte, la legitimación está la clave del asunto. Tenemos que convencernos a nosotros mismos primero y entender el camino, antes de llevar a los demás en el.

Finalmente, creo que no podemos tener control de una situación o un estilo de hacer las cosas, mientras no lo entendamos a fondo y, en eso, hay un camino personal importante de entrenamiento dedicado para después solo enseñar y convencer de que es lo que hay que hacer y como, para lograr los objetivos.

Manuel López Kneeland

Manuel Lopez Kneeland dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

VICTOR MANUEL AYALA CAMPOS
ADIOS AL COMANDO Y AL CONTROL
EN ESTA LECTURA PUDE DARME CUENTA QUE A VECES CREEMOS QUE LOS MODELOS UTILIZADOS POR LOS MANDOS O BIEN LOS CONTROLES QUE SE ENCUENTRAN IMPLANTADOS EN UNA ORGANIZACION SON LOS CORRECTOS Y QUE LOS PARADIGMAS QUE TENEMOS ARRAIGADOS EN LA SANGRE DE PODER Y DOMINIO, NO NOS DEJAN VER MAS ALLA DE NUESTRAS NARICES; SIN EMBARGO, AHORA CON ESTA LECTURA Y CON LOS EJERCICIOS QUE HICIMOS EN CLASE, CAMBIO RADICALMENTE MI PANORAMA Y LA FORMA DE PENSAR, “SI EN UN EJERCITO PUDIERON ERRADICAR ESOS TABUES QUE DURANTE ANOS FUE SU REGIMEN DE VIDA”, EN UNA ORGANIZACION CON MAS RAZON DEBERIA CAMBIAR, AHORA SE QUE UNIDOS SEREMOS MAS FUERTES, LA COMUNICACION Y EL SABER ESCUCHAR A LOS OPERATIVOS QUIENES SON LOS QUE ESTAN EN EL CAMPO DE BATALLA, ES LO QUE ME VA A DAR LAS HERRAMIENTAS PARA SER MAS PODEROSO Y COMPETITIVO: PERO SOBRE TODO, QUE ELLOS MISMOS ESTEN CONVENCIDOS DEL OBJETIVO QUE SE PERSIGUE, ES DECIR, QUE TENGAN BIEN CLARO CUAL ES LA MISION Y LA VISION DE NUESTRA ORGANIZACION, INCLUSIVE HACERLOS PARTICIPES DE LAS MISMAS, PARA GENERAR EN ELLOS UN SENTIDO DE PERTENENCIA, Y CON ELLO LUCHAR JUNTOS POR EL BIENESTAR PERSONAL Y ORGANIZACIONAL.
EN LO PERSONAL Y CON MI POCA EXPERIENCIA CON TRABAJADORES DE GOBIERNO; SIENTO QUE ES UN POCO DIFICIL O COMPLEJO APLICAR ESTAS IDEOLOGIAS, YA QUE LA RESISTENCIA AL CAMBIO IMPIDE QUE EL PERSONAL ACCEDA CON FACILIDAD A LAS MISMAS; SIN EMBARGO, EN ESTE SENTIDO HABRIA QUE TRABAJAR EL DOBLE Y CON MAYOR ENTUSIASMO, PARA QUE LAGENTE SE SIENTA CONTAGIADA DE ESE CAMBIO Y REALMENTE SE INTEGRE AL EQUIPO DE TRABAJO, ESCUCHANDO SUS COMENTARIOS, INQUIETUDES Y HACIENDOLOS PARTICIPES EN DECISIONES VITALES PARA NUESTRA INSTITUCION.

Luis Alberto Martinez Villuendas dijo...

No es fácil romper los paradigmas que nos han regido durante gran parte de nuestra vida en lo laboral. social y familiar, sin embrago debemos tener gran apertura para adoptar las acciones que según los nuevos cánones para el logro de metas personales y profesionales, y entender con claridad nuestras metas y objetivos para poder transmitirlas con toda puntualidad y certeza que permita el desarrollo eficaz y eficiente de las acciones para obtener los objetivos proyectados, es fundamental ganarse la confianza y el apoyo de los colaboradores con acciones positivas que eventualmente puedan ser ejemplo a seguir.