sábado, 3 de noviembre de 2018

Sexto Comentario Maestría en Ingeniería - Liderazgo Sostenible

Hola a todos

Después de un viaje a través del libro de Mersino y de las diferentes dinámicas realizadas, casi estamos al final y al inicio de un camino lleno de retos hacia el entendimiento de como "sentir", "vivir" y "hacer más efectivos" a nuestros equipos.

Pero,

¿Qué hace a un gran equipo?

¿Las características del proyecto en si mismo?

¿Sus participantes en y del equipo?

¿Su medio ambiente?

¿Su líder y su liderazgo?

¿Las normas del equipo?

¿La confianza mutua?

Espero sus comentarios a este capítulo 8 y nos vemos DM el próximo miércoles 7 de noviembre?

Buen fin de semana e inicio de la próxima

Enrique


13 comentarios:

Anónimo dijo...

Sin duda alguna un ambiente de trabajo sano, positivo y productivo crea las condiciones ideales para llevar a buen termino cualquier proyecto de trabajo. Como bien lo menciona el texto, la diferencia entre un entorno agradable y uno que no lo es tanto se ve completamente reflejado en el entusiasmo y empeño que cada uno de los miembros del equipo tiene por cumplir los objetivos del proyecto.

Afortunadamente he tenido la gran oportunidad de trabajar en equipos que promueven un ambiente de trabajo que te motiva a cumplir las metas personales y colectivas dentro de la organización. Desde los inicios de mi carrera como ingeniero Allan Burke me mostró que siempre puedo dar un poco más, me ayudó a descubrir mi verdadero potencial y al mismo tiempo me dejó bien en claro que las malas prácticas o manejos a nivel organizacional no son factores que deben afectar la correcta dirección de un equipo de trabajo. Neal Hoyer, a quien considero otro gran líder de proyecto, siempre se ha caracterizado por ser una profesional que reconoce el buen trabajo de los miembros de su equipo, lo hace publico vía correo electrónico o durante las juntas de staff del grupo.

Finalmente, Cristian Oliva, mi actual líder de proyecto en mi nueva área de trabajo ha puesto sobre la mesa las reglas del juego, es decir, todas aquellas normas que debemos de seguir en el día a día para desempeñarnos de manera adecuada en nuestro trabajo.

Siendo este el ultimo comentario en blog con respecto a los capítulos del libro, confirmo que ser un líder en cualquier sentido (profesional y personal) no es una tarea fácil, requiere de tiempo, auto conocimiento, conocimiento de los demás, conocimiento de nuestro entorno y experiencia.

Edgar A. López Huerta / A01368958

Anónimo dijo...

Yo también considero que en los proyectos en los que mejor me he sentido y por tanto, en los que mas me he esforzado, ha sido porque siento la confianza de que mis compañeros se van a esforzar a su máximo por cumplir las metas, y si se da el caso de que alguna meta no se pudo cumplir o está retrasada es debido a razones externas y que no se pueden controlar, mas sin embargo, no es debido a dejadez o falta de entusiasmo.

No tengo mucha experiencia como líder de proyecto, aunque no tengo problema de ser el representante del proyecto, en lo general no me gusta ordenar a las otras personas porque por experiencia propia, no todos se dejan guiar o no sienten el interés de trabajar al nivel deseado, por lo leído en el capítulo, yo como líder debería tener las habilidades para motivar a todos los miembros del equipo, pero no se como trabajar con personas que no parecen tener un sentido de pertenencia frente a las actividades que les toca realizar, supongo que en ese aspecto tengo que mejorar.

Sin embargo, yo considero que en general tengo buena actitud frente a los problemas, ya que últimamente he desarrollado el pensamiento lateral, por lo que normalmente no me quedo atorado en malos pensamientos y siempre busco soluciones alternativas e improvisadas. Adicionalmente, creo que mi formación en mi universidad pública me ha fomentado el ponerme en los zapatos del otro, por aplico la enseñanza con el ejemplo, ya que entiendo lo que se siente ser un obrero y se lo inspirador que es tener un jefe o líder trabajando de lado con uno y sentir el respaldo de una autoridad que pelee por el bien del equipo.

Juan David Miranda Gutierrez
A01368745

Anónimo dijo...

Lo más relevante sería un ambiente de trabajo, productivo y donde exista una buena comunicación, lo cual me parece clave para llegar a la meta y al 100% alcanzando el objetivo, en el libro hace mención de la diferencia entre un entorno agradable y uno que no es del todo satisfactorio, lo cual se refleja en el estado anímico del grupo y de la manera en que realizan las actividades.
Como experiencia personal cuando el ambiente es idóneo noto que doy mi 100% en el trabajo y los resultados se notan, en algunas ocasiones he sido líder de proyecto y como mejora para mi persona seria pedir retroalimentación, pedir la opinión de los integrantes del grupo.
Además, que estoy trabajando en mi capacidad de empatía, así como de pensamiento lateral, para finalizar he notado que los miembros del equipo responden mejor si trabajas con ellos a la par y no solo en tu escritorio a dar órdenes, tomar en cuenta sus necesidades y tratar de mediarlas hacen que no se sientan abandonados.

Bayron Jara
A01368249

Anónimo dijo...

Considero que un ambiente de trabajo entre mejor empatía exista y comodidad, tanto para comunicarse con confianza con cada uno de los miembros como con el lider del proyecto, es el adecuado para que se genere un trabajo eficiente y se logren cumplir cada una de las metas que se van imponiendo en los proyectos.

Además, comparto con el capítulo los puntos claves de mantener con nuestro equipo de trabajo, esa empatía y el sentido del humor para que nosotros como lideres logremos despertar ese interés de nuestros colaboradores para trabajar al 100%, dando lo mejor de si mismos, logrando que se genere la comunicación adecuada para que se produzca la retroalimentación que como lideres de proyecto es nuestro punto de mejorar y que logremos que nuestro equipo logre la meta.

Otro punto importante que personalmente, considero que tengo desde muy niño, es reconocer lo que hacen los demás, aunque sea pequeño, considero que saber reconocer y expresarle a los demás para lo que son buenos, es una de las cualidades que más me han servido para trabajar en equipo, debido a que, en esas ocasiones he sabido darle el papel o la tarea adecuada a quien seguramente dará lo mejor de si y se sentirá comodo trabajando en esa parte. Considero además, que esto combinado con una buena empatía y comunicación puede lograr que cualquier equipo de trabajo cumpla cualquier meta que se requiera.

Finalmente, ser un buen lider significa tener en nuestro arsenal estas cualidades para que ningún objetivo se sienta lejos de alcanzar. Además, de siempre llenar la cabeza con pensamientos positivos que embadurnen a los demás de optimismo para que suban su confianza y puendan lograr lo que se propongan.

Jhonatan Pulido Delgadillo
A01368742

Anónimo dijo...

En uno de los proyectos que tengo a cargo actualmente, la construcción de un vehículo (VR1), el equipo de trabajo está integrado por estudiantes de profesional. Al leer el capítulo, he notado que he aplicado un factor primordial, la motivación. Cuando uno de los integrantes comete un error o no tiene conocimiento sobre algo en particular. Lo primero es motivarlo para que no sienta miedo y luego si se tiene el conocimiento, compartirlo para que no se equivoque nuevamente. Es fundamental porque se crean lazos de confianza, además de generar un sentido de pertenencia de los involucrados con el objetivo del proyecto.

Mantener un ambiente de trabajo positivo es otro punto importante cuando se tiene un equipo. Personalmente en oportunidades anteriores, proyectos en donde no me sentía a gusto ya sea por conflictos con las partes interesadas o porque realmente no veía valorado mi trabajo, era muy complejo trabajar motivado. Al final no se daban las cosas a tiempo y el objetivo no cumplía las expectativas.

Por último, retomando el proyecto del VR1. Cuando dejo en claro las reglas que se tendrán durante el trabajo, además de dar ejemplo a los integrantes, he notado enfocado al equipo y como resultado pudimos terminar el vehículo antes de tiempo. Además siempre he mantenido presente hacer las cosas de forma divertida, siento que no trabajo bajo estrés y además genero lazos de confianza con los demás.

Cesar Augusto Herrera Sandoval/A01368741

Anónimo dijo...

En muchas ocasiones me he encontrado involucrado en proyectos, sin embargo recuerdo una vez muy especial donde el trabajo me apasionaba completamente, recuerdo haber pasado horas involucrado y a pesar de no llevar la cuenta del tiempo que pasaba en el laboratorio de sistemas integrados de manufactura durante mi 6to semestre de la carrera profesional, la relación que manteníamos mi equipo y yo era muy unida, realmente no me consideraba el líder de ese proyecto, sin embargo con el transcurso del semestre pude notar que los valores que había en el ambiente de nuestras actividades, todo apuntaba a que me consideraban una persona influyente dentro del equipo y así es como asumí que yo sería considerado líder.

Durante todo momento tratamos de ajustar algunas reglas entre nosotros, de manera que estableciéramos un orden y una organización más robusta. Fijábamos siempre los tiempos y reuniones de las prácticas del laboratorio para poder garantizar que nuestros avances tuvieran éxito. Como líder del equipo asistía en representación de todos a las reuniones con el doctor de la materia, era la primer persona en enterarme de cada instrucción y de todos los temas importantes que íbamos a cubrir durante el semestre, para poder comenzar la elaboración de un proyecto final donde no íbamos a tener al profesor a nuestra disposición, consistía en la invención de un prototipo maquinado por algún equipo CNC y finalmente lograr una integración completa de la celda de manufactura que mostrara una simulación a escala de procesos productivos para la fabricación de un producto que posteriormente presentaríamos en una junta de ventas.

El objetivo en común que todos perseguíamos era el de sacar adelante el proyecto para obtener una muy buena calificación, por lo tanto era indispensable que como equipo nos conociéramos a fondo para poder llevar esta misión mas allá de una actividad escolar, yo me encargaba de conocer bien a los integrantes de mi equipo porque durante todo el semestre donde las dificultades que se nos presentaban eran muy grandes, nuestro progreso se veía afectado, yo acudía al frente del problema para buscar la dimensión de los obstáculos, posteriormente lo comentaba con el equipo y teníamos que aportar una solución entre todos, para la mitad del semestre ya conocíamos bien a nuestros compañeros, lo que facilitaba el cruce de los obstáculos y mejoraba nuestra capacidad de entendimiento y adaptación a las dificultades.

En más de una ocasión ocurrieron puntos de vista distintos que causaban pausas e interrupciones con nuestro avance, sin embargo como intermediario buscaba la forma de tomar en cuenta todo el sentir de mis compañeros para poder encontrar juntos una solución, como líder sé que esperaban muchas cosas de mi, las cuales al final si es que las llegué a satisfacer por completo o no, siempre di mi mejor esfuerzo y realmente no parecía costarme trabajo, yo estaba disfrutando mi proyecto, mi semestre y la compañía de mis compañeros, finalmente el proyecto culminó con éxito, logramos el objetivo, conseguimos una calificación muy alta y no quedó más que agradecernos entre todos por el excelente trabajo hecho, en adición recibí por parte de cada uno de mis compañeros un reconocimiento por haber logrado el éxito de todo.

Sin embargo, lo que ellos no pudieron ver era que aunque fue una persona que influyo durante todo momento, el éxito no solo era mío, era de nosotros.




Enrique Castillo Silva

A01410721


Anónimo dijo...

De acuerdo al autor, este capitulo trata de la importancia y de las ventajas que se tiene al trabajar en un equipo, donde el ambiente sea tranquilo, exista motivación y se nos de total autonomía para realizar la tarea que se nos asigna.

En mi experiencia debo decir que he trabajado con personas que se esfuerzan al máximo por hacer que el equipo funcione de la mejor manera, pero muchas veces el problema somos los mismo integrantes del equipo, gracias al autor, entendí que no solo depende del líder, es decir es claro que el PM es quien determina el ambiente de trabajo. sin embargo, factores como el estado de animo, el estrés influyen a la hora de crear un buen ambiente de trabajo, pero en si esto es lo que hace ser al líder bueno o malo, o bien como se mencionan en el libro como la resonancia y disonancia en los lideres de proyectos, donde la resonancia es la capacidad de manejar y dirigir de forma adecuada para que el equipo de trabajo alcance sus objetivos, y la disonancia como la manera de tratar de romper vínculos es decir de crear cierta discordia y así hacer que el equipo fracase.

por otra parte, me queda claro la importancia que tiene el ambiente de trabajo y la motivación por parte del líder, ya que el simple hecho de que te digan lo bueno que es tu trabajo, hace que quieras superarte y hacer mejor tus tareas.

por ultimo debo destacar las pautas que se mencionan para que el PM genere un gran ambiente de trabajo :
-Liderar con el ejemplo.
-debe mantenerse optimista.
-generar seguridad emocional: establecer reglas, resolver conflictos,asumir responsabilidades.
- ser entretenido, divertido.
-Reconocer el buen trabajo.

reuniendo todos estos puntos, es propio decir que el PM tiene una gran capacidad de desarrollar y manejar la inteligencia emocional para poder así ambientes de trabajo tranquilos y mas productivos.

Elizabeth Ortiz Maldonado
A01368747

Anónimo dijo...

El punto mas importante en este capitulo es la pregunta de que hace grandioso a un equipo? Al recordar la mejor experiencia de trabajo en equipo que he tenido me regresa a mi equipo de la Universidad, del cual tuve el agrado de ser el líder. Si bien nuestro objetivo estaba unificado e íbamos en la misma dirección era algo mas lo que nos hacia fuertes como equipo. Al recordar que era lo que nos unía viene una idea muy clara que nunca fue dicha pero todos sabíamos. Sabíamos que sin importar que tan difícil se tornara la situación siempre podíamos confiar en los demás miembros del equipo, que no estábamos solos y así como cada uno lucharía hasta el final de cada proyecto, teníamos la certeza que nuestros compañeros harían lo mismo. Tal vez para algunos pudiera parecer que un equipo de Universidad no es comparable a un equipo de una empresa pero puedo decir que con ese equipo fuimos varias competencias nacionales, nos inscribimos a diferentes actividades deportivas juntos. Logramos todo lo que nos propusimos por que sabíamos que como equipo no teníamos limites.

Recordando otra vivencia en la universidad cuando pertenecí a la selección deportiva pude ver como mi capitán en ese entonces luchaba por que todo el equipo no estaba unido y no se veían los resultados que se esperaban, con el tiempo aprendí que es lo que todos los integrantes del grupo querían y pude mejorar mis cualidades deportivas hasta poder ser el capitán de la selección, cuando por fin tenia este puesto pude ver que los problemas de comunicación seguían y varios no estaban de acuerdo con mi capitanía, con el tiempo pude conocer mucho mejor a todos y ademas pude hacer que el equipo se uniera, una vez paso esto logramos los objetivos que nos proponíamos logrando así ser el mejor equipo de la ciudad y de la región y pudimos participar por primera vez en unos juegos nacionales universitarios llegando como a la meta que nos propusimos como equipo y demostrando que trabajando en equipo podíamos lograr lo que quisiéramos.

Como tercer punto y para complementar la idea que se ha venido trabajando, la pieza clave de la unión del equipo es que cada uno tenia una fortaleza y supimos aprovecharla, con esto cada uno se sentía valorado e importante y sobre todo indispensable y esto fue la clave, ya que cada uno sabia que aunque el equipo era relativamente grande cada persona era indispensable y con esto el éxito de todo el equipo recaía en cada uno, esto dio un sentido de responsabilidad hacia el equipo, responsabilidad que nos mantuvo a flote en los momentos mas difíciles.

Jesus Andres Castillo Morales
A01368744

Anónimo dijo...

Despues de hacer un breve repaso por los puntos que a mi parecer, son los mas importantes en el manejo de un equipo de trabajo, y de hacer un contraste entre las experiencias que he tenido y las enseñanzas que nos comparte el autor pienso que lo mas importante que puede tener un lider a la hora de enfrentarse a la dirección de un equipo es la confianza: confianza para dirigir y para dar los miembros de su equipo, confianza para tomar decisiones y para respaldarlas en caso de que sea necesario (ante cualquier persona), confianza para delegar funciones, para hacer seguimiento y pedir resultados, confianza en las capacidades de nuestro equipo, entre otras muchas mas ...

Al comparar, como mencionaba anteriormente, con mis propias experiencias reconozco que aún hay muchos puntos importantes que ignoro a la hora de trabajar en equipo o incluso de dirigir un grupo de trabajo. Algunos aparentemente básicos, que me llamaron la atención son: Reconocer los aportes de mi grupo, respaldar mis decisiones y a mi equipo ante cualquier miembro de la organización externo a mi grupo de trabajo y desarrollar la capacidad (y en muchos casos, tambien el valor) de hacer un seguimiento objetivo de las actividades de mi equipo, especialmente aquellas en las que me desempeño como lider.

Tomando como referencia el proyecto en el que me encuentro trabajando actualmente, puedo decir que aún me falta capacidad para manejar situaciones complejas en mi equipo de trabajo, por ejemplo: tener en mi equipo a gente que no está motivada y no trabaja de buena manera. En éste caso opte por evitar conflictos y simplemente excluirlos del proyecto de forma indirecta; sin embargo, entiendo que éste pudo no haber sido el mejor modo de acercarse al problema dado que ese "interes por evitar conflictos" que mencioné anteriormente, puede ser tan solo una forma de disfrazar una falta de confianza en mi mismo (o incluso de valor) para afrontar éste tipo de situaciones de forma clara y directa con las personas involucradas. Con respecto a éste tema de ser capaz de asumir la dirección del equipo, también debo confesar que no lo hice de la mejor manera (e incluso pienso que falle) pues incluso con mi supervisor de equipo (quien en muchas ocasiones nos dejo claro que su participación en el proyecto era como apoyo y no como líder ni mucho menos responsable) me insistía en que debía tomar el control del equipo y del proyecto, muchas veces me fue difícil llevar éste aspecto al manejo de la gente que tenía a mi cargo por lo que en muchos casos tareas basicas terminaban entropecidas como resultado de una mala dirección de las personas de mi parte (en muchas ocasiones, fue necesario que mi supervisor tomara el control del proyecto y asumiera el rol de lider).

En conclusión, hay mucho que puedo hacer para lograr que el entorno de trabajo sea ameno para mi y para mi equipo. Desde cosas pequeñas como dar el debido reconocimiento a los esfuerzos de los demas, hasta otras mas significativas como respaldar las decisiones y las acciones de mi equipo, ante cualquier 'stakeholder' o miembro de la organización, pueden hacer una gran diferencia entre tener un gran equipo de trabajo, enfocado y motivado que de lo mejor de si mismo para lograr los objetivos en común y seguir dependiendo de la suerte para que nuestro equipo de trabajo no sea tan malo como normalmente los esperariamos...

Daniel Camilo Prada Villamizar
A01368746

Anónimo dijo...

De entrada pienso que no hay mejor clave para el buen desempeño de un grupo que la comodidad y la tranquilidad del ambiente de trabajo. Esto lo vine a entender a mis 15 años de edad cuando jugaba en una escuela de fútbol, donde tuve una lección que me marcó para siempre.

En ese tiempo me dieron una de las oportunidades que había esperado por mucho tiempo, la de ser capitán de mi equipo. El entrenador me había concedido esa responsabilidad gracias a mi carácter y mi entrega, pero en un principio las cosas no fueron para nada positivas.
El gran error fue ver la capitanía como un el mandato del equipo en la cancha. Mi actitud con mis compañeros era agresiva, subestimaba el trabajo, no corregía errores sino que juzgaba y si empezábamos perdiendo la impotencia actuaba, y la moral del equipo bajaba por completo. Muchas veces después de los partidos perdidos, algunos compañeros me confrontaron de manera no muy amena y hasta recuerdo que alguien quiso agredirme.
Prácticamente el equipo no estaba rindiendo y en lo interno estaba descompuesto.

El entrenador sabía que yo era una pieza vital para el equipo, principalmente por mi entrega, pero no ayudaba al equipo a motivarse sino que todo lo contrario y de él escuché una de las frases que he podido aplicar incluso en lo académico: "Si no disfrutas lo que haces, no pretendan que los que estén contigo lo hagan", "El optimismo se trasmite. Hay que ser optimista hasta cuando todo esté perdido". Me hizo reconocer que mis compañeros eran muy buenos en la función que cumplían, pero que dentro de la cancha no se estaban sintiendo cómodos, además que si yo no era paciente y optimista, cómo iba a pretender que ellos lo fueran. Y cómo no creer en la palabra de un hombre que jugó fútbol profesional e integró selecciones juveniles y que fue capitán en algunos equipos.

Evidentemente lo puse en práctica y el ambiente era otro, logré que mis compañeros me vieran con respeto, y que se entregaran como yo lo hacía en la cancha. Trasmitir de mi parte la felicidad de hacer lo que nos apasiona, me permitió ver a mis compañeros más inspirados. En partidos muy importante donde las cosas no sabía ya me sentía capaz de levantar el ánimo del equipo y remontar partidos a punta de "garra" como decimos los apasionados por el fútbol. Con el tiempo la amistad y lo buena vibra se sentía hasta en las derrotas y lo entrenamientos se disfrutaban.

Una lección que de seguro muchos han tenido, basta con sentirnos parte y no dueños, de que los demás son partes importantes y no sirvientes, en fin, la tranquilidad y la comodidad como clave fundamental para el éxito de un grupo.

Carlos Jhoan Aguilar Galvis
A01368740

Carlos Rojas Ruiz dijo...

En este capítulo encontré un compilado de todo lo que hemos aprendido hasta ahora, desde la importancia del autoconocimiento hasta la importancia del comportamiento social, de liderar a varios seres humanos.

Reconozco la importancia de liderar con el ejemplo, como lo llamó el autor, como una capacidad que debe ser parte natural de un líder en cualquier ámbito. Me parece importante porque el crecimiento del trabajo grupal es un reflejo de liderar con el ejemplo. Mediante ello encuentro también la capacidad de construir un marco de reglas y un compendio de comportamientos positivos que hagan del proyecto algo propio y personal para cada uno de los integrantes.

Como anécdota personal, recuerdo cómo mi mentor de mi primer empleo siempre buscaba generar un ambiente amigable en el grupo de trabajo, sin dejar de un lado el respeto y los objetivos claros, logrando confianza plena con los operarios y conmigo que era su colaborador directo, esto lo lograba con pequeños detalles, como invitando la media tarde y preguntando cómo nos encontrábamos, era hábil con el escucha empática.

Entre otras cosas, cada día al iniciar la jornada nos recordaba cuales eran nuestras labores y cuando había proyectos de gran relevancia dejaba claro cuales eran nuestras labores y cuales objetivos debíamos cumplir, siempre siendo claro y conciso. Al finalizar exitosamente nuestro proyecto nos daba el reconocimiento y nos felicitaba por haber logrado lo que nos planteamos, logrando así mantenernos motivados!

Unknown dijo...

Hemos llegado aprender que es buen líder y como adquirir las herramientas para poder desarrollarnos y ser uno. Si bien ser o tener un buen líder al frente de un proyecto es una gran ventaja, como se menciona en este capitulo algo igualmente importante para establecer una buena relación con tu equipo es el habiente de trabajo. En donde este debe de ser positivo y a la vez esto generará que exista armonía para poder ser altamente productivo, ya que existe una correlación entre el ambiente positivo y la productividad.

He trabajado en equipos de ambos estilos, con un ambiente de trabajo positivo y negativo. En el caso del negativo, estaba en un área en la cual yo quería esta y me apasionaba lo que hacia, sin embargo, no existía un líder de proyecto y el ambiente de trabajo cada día era peor. Afortunadamente el equipo de trabajo tenia una buena comunicación y podíamos cumplir las metas sin la intervención del jefe. Posteriormente hice el cambio a un área donde el trabajo no me apasionaba tanto pero el ambiente de trabajo es positivo, existe un líder nos motiva, crea un ambiente de confianza, hay empatía entre otras cuestiones.

Mi punto es que hoy en día me siento mas productivo y contento de estar en un ambiente de trabajo positivo aunque no sea lo que me apasione, que estar en un ambiente de trabajo negativo y estar haciendo algo que me apasiona.

Diego Ramírez Serrano
A01202368

Anónimo dijo...

Afortunadamente, he estado en equipos donde el ambiente fue positivo y gracias a esto el resultado fue exitoso. En mi actual trabajo, el proyecto que realicé en conjunto con otros especialistas, fue el desarrollo de la bomba del Jetta A7, durante el proyecto no me importaba trabajar horas extras ya que disfrutaba (al igual que los demás) estar desarrollando tal proyecto, todos teníamos claras nuestras responsabilidades y eramos reconocidos por nuestro trabajo. En lo personal, siempre me gusta reconocer el buen trabajo, dedicación y esfuerzo de los demás y no únicamente con palabras como menciona el autor si no también con acciones ayudándolos asi a alcanzar su máximo potencial.

Actualmente estoy involucrado en un proyecto en el que el ambiente resulta negativo ya que los miembros del equipo son antipáticos, no realizan sus responsabilidades ni funciones para lograr el objetivo, por lo tanto he realizado Work Shops para definir las responsabilidades, escucharlos y comunicarnos. Tal como dice el autor “Como el capitán de la nave”, pero también pido su colaboración para lograr este ambiente positivo y alcanzar los objetivos del proyecto.

“Si queremos obtener lo mejor de nuestros equipos, necesitamos crear un ambiente que soporte y anime para que se desempeñen de la mejor manera”.

Angel Barros,
A01731135