viernes, 14 de septiembre de 2012

1er. Comentario Habilidades Directivas MBA CEM

Hola a todos

Bienvenidos a este viaje donde transitaremos por nuestro Yo para después acceder al Nosotros.
Esta reflexión tiene que ver con nuestras "victorias privadas" pasando por los 3 primeros hábitos del modelo que Stephen Covey nos legó: responsabilidad por nuestras elecciones y acciones, auto-dirección y auto-gestión pudieran ser otros nombres para ellos...

Espero sus comentarios. Un buen fin de semana muy patriótico a todos y, ojalá descansado...

Enrique

17 comentarios:

Daniel Martínez dijo...

2° Comentario Habilidades directivas MBA CEM
Los 3 primeros hábitos
Quisiera, a manera de reflexión, comentar los primeros 3 hábitos de Covey. Comienza con los paradigmas y la importancia y desgracia que nos pueden traer, ya que son nuestra referencia del mundo, por tanto, condicionan, definen y limitan nuestra percepción. Posteriormente explica con ejemplos los tipos de paradigmas y las ventajas de cambiarlos, conciente o inconcientemente. Ya que la visión de nuestro mundo condiciona y decreta nuestra realidad.
Después pasamos a los 3 primeros hábitos, y con ello a un nuevo concepto para mí, que es la Victoria Privada. Que en resumen son los logros y metas personales, diferenciando claramente la misión y visión de cada quien. Aquí por fin entendí la diferencia entre un fin y un medio, un logro y una meta, ya que son cuestiones muy diferentes. El ejemplo del jugador de tenis me ayudó mucho.
Los hábitos son costumbres y las costumbres mal encaminadas se convierten en vicios, por tanto, acceder a un plano de reconocimiento de qué estamos haciendo y no haciendo bien o mal, nos ayuda a enderezar nuestro comportamiento de manera conciente. De aquí se desprenden los primeros tres hábitos: La proactividad (da libertad), Comenzar con un fin en mente (significamos nuestra vida), y diferenciar que Primero lo primero (herramientas de priorización).
Me atrapó la lectura ya que te lleva de la mano con ejemplos claros y vivenciales que hacen mejor la comprensión. He decidido adoptar la victoria privada como parte de la renunciación al reconocimiento (ego) y ser más humilde. También, quiero enderezar sobre todo el tercer hábito y separar lo urgente de lo importante, ya que el trabajo del día a día nos nubla lo que verdaderamente es prioridad.

raul guevara dijo...

El libro me ha invitado a reflexionar sobre varios puntos comenzando por hacer hábitos, ya que muchos de los puntos que comenta Covey seguramente los he hecho pero no como hábito y quizá lo hago una vez diferente y a la siguiente regreso a lo mismo. Entre tantas ideas comienza con una muy importante sobre los paradigmas, la idea de ver las cosas de la misma manera porque siempre se han visto así, ahora también son la manera en el que un individuo ve las cosas. El ejemplo claro está en la imagen de la anciana y la dama, las dos imágenes están ahí solo que un grupo de personas de primera instancia ve la anciana, otro grupo la dama y quizá un tercero no ve nada o a las dos imágenes. En este caso nadie está bien o mal, solamente es el mapa mental y la óptica que tiene cada individuo para ver las cosas.
Pasando al paradigma de los 7 hábitos donde es un camino que va de la dependencia pasando hacia la independencia y terminando con interdependencia, pero al final se vuelve un ciclo ya que son hábitos y estos tienen que ser continuo.
De los primeros 3 hábitos, Ser Proactivo, Empezar con un fin en mente y Establecer primero lo primero. He de reconocer que alguna vez lo he intentado hacer, pero como comenta el libro requiere de un gran esfuerzo el poder mantenerlo como hábito. El Ser Proactivo y como podemos visualizar el circulo de influencia y el de preocupación. En muchas ocasiones en mi trabajo en la parte comercial estamos mas preocupados por los entornos externo tales como: el cliente no ha pagado, el mercado está muy competitivo, nuevo competidor, etc.. son factores que no están en nuestras manos y que difícilmente las podremos cambiar, sin embargo hay factores que están en mi en como visitar nuevos clientes, nuevas alternativas de negocio, proponer plan de pagos para clientes morosos, estrategias diferenciadas para clientes VIP, nuevas presentaciones para un nicho de mercado, pero nos gusta el papel de víctimas el del “es que”..
El Empezar con un fin en mente puede ser que siempre lo tenga y empiece con algo, el problema es que en la marcha ser olvida, y se olvida porque no está bien definido, realmente no he hecho un alto para poder definir un fin tanto personal, profesional. Se vale cambiar pero siempre empezar con un fin y mantenerlo.
El establecer primero lo primero es de lo que quizá mas me cuesta trabajo hacer, el poder priorizar y definir lo importante. Este hábito lo tengo que trabajar u poder mas empeño. En el trabajo a veces atiendo emergencias de clientes sin definir si en verdad son importantes para el negocio en ese momento o si realmente son urgentes. Con estos constantes “bomberazos” perdemos el control de lo que buscamos y queremos hacer.
Por algo se definen estos hábitos como la victoria privada ya que hay que vencer estos obstáculos internos, con nosotros mismos antes de poder pasar al tema de independencia.

Anónimo dijo...

Reflexión #3- Hàbitos 1 a 3 de Covey-Vicotria Privada-
Yessica Martinez
En la universidad había tenido que leer el libro y quizá por esa obligación de “tener que” me hizo concluir que no era más que un libro de superación. Hoy quizá porque mi momento es otro considero que no lo es y comprendiendo un poco más el objetivo de la materia considero que los siete hábitos si bien no son pasos que se tienen que seguir sí son actitudes que requieren de esfuerzo, responsabilidad y principios para ser efectivas.
El libro en su primera parte menciona los paradigmas como la fuente de nuestras actitudes y conductas, que no es más que nuestra percepción del mundo; un ejemplo de ello es el “vaso medio vacío o medio lleno”. Si bien solemos muchas veces decir “te escucho…te entiendo” , en realidad lo que uno esta haciendo o pensando internamente es una critica en base a su propio marco de referencia. Asimismo menciona que existen principios universales que dan directriz a la conducta humana de manera permanente pero que pueden ser moldeables o adquiridos para poder lograr un cambio en los juicios que uno hace y para llegar a la ejecución de los 7 hábitos se requiere de autoconocimiento, deseo y capacidad para realizarlo. En la segunda parte que se llama victoria privada hace referencia a los 3 hábitos en donde se requiere un cambio de actitud de adentro hacia fuera: ser proactivo, empezar con un fin en mente y establecer primero lo primero. Si bien es cierto la proactividad conlleva mayor responsabilidad, compromiso, imaginación, independencia y conciencia moral; muchas veces creo que estamos tan ocupados por el qué dirán y tratando de resolver problemas del circulo de preocupación, que la falta de proactividad se refleja en nuestra actitud con solo quejas, con actitudes reactivas y cero soluciones. Si bien cuando salimos de la universidad lo primero que queremos es trabajar y ganar mucho dinero, cuando uno hace un pequeño análisis de su vida, muchas veces nos preguntamos si estamos en donde queríamos estar. Empezar con un fin en mente implica utilizar nuestra imaginación y creatividad ya sea para definir o redefinir nuestros objetivos en base a principios y una vez planteados asumir la responsabilidad y tener por misión cumplirlos. Establecer primero lo primero, va de la mano con los dos hábitos anteriores; hoy por hoy la falta de tiempo, la cotidianidad y el día a día hace que vivamos aceleradamente sin dar tiempo a preguntarnos y priorizar. Además muchas veces esta falta de administración del tiempo se ve ligada al miedo de delegar responsabilidades y poder. En mi caso, estoy consciente que este hábito es una debilidad en mí y que quiero desarrollar para poder mejorar mis habilidades gerenciales.

JOSE SANTIAGO AYALA MATURANO dijo...

José Ayala
Respecto a los primeros tres hábitos, los cuales he tratado de ir aplicando en mi trabajo desde hace algunos años podría comentar los siguiente. En el primer hábito de ser proactivo, lo que he aplicado es dejar aquellos factores externos sobre los que no tengo influencia y enfocarme sobre mi círculo de control y tratar de ampliarlo, de hecho a mi llegada empece a trabajar con la gente de operaciones y poco a poco me fueron involucrando en desarrollo de productos, lanzamiento de nuevos desarrollos, hasta llegar a la Dirección de Finanzas. En cuanto al hábito dos lo que he buscado es tener siempre presente el fin en mente, iniciar todos los días recordando el fin que busco que es hacer crecer mi propia empresa e ir enfocando mis esfuerzos para lograrlo en los tiempos que me he planteado. Para el hábito tres Primero lo primero, he buscado enfocarme sobre lo importante, concentrar los esfuerzos en las relaciones humanas, haciendo crecer al personal a mi cargo, trato de priorizar las actividades para no perder foco sobre lo importante y dirigir al equipo en ese sentido.
Los hábitos son guias de vida que considero son importantes para ser realmente una persona que tome mejores decisiones que al final es lo que nos hace más efectivos al tomar decisiones y al guiar a nuestros más cercanos colaboradores e incluso familia.

Oscar Figueroa dijo...

La forma de interpretar los hábitos que nos presenta el libro cambia con el tiempo ligado a la forma en que vamos avanzando en nuestra carrera profesional, debido a que conforme se participa en actividades que involucran a más personas y que estas personas puedan pertenecer a diferentes ámbitos dentro y fuera de nuestra compañía, nos vemos en la necesidad de revisitar los conceptos que habíamos leído, para enfocarnos en preservar y mantener las actividades que crean CP capacidad de producción, ya que estas a lo largo del tiempo nos permitirán disfrutar los resultados o la Producción P.

Un punto esencial en cualquier función en la que nos desempeñemos, es la búsqueda proactiva de herramientas, soluciones, relaciones y cualquier medio que nos lleve a aportar al entorno en el que trabajamos, puesto que esto tiene un nivel de influencia que genera que los demás busquen mantener un nivel acorde al de los colaboradores creando, así un medio de mejora continua y un caldo de cultivo ideal para la generación de nuevas ideas y el intercambio de experiencias tanto positivas en la búsqueda de replicarlas, como negativas para implementar métodos para evitarlas.
En la medida que nos tomamos el tiempo para planear nuestras acciones lograremos tener un mayor control sobre los resultados, asé se relaciona el segundo y tercer habito de empezar con un fin en mente y buscar trabajar en las actividades que nos ayuden a tener una mejor visión y perspectiva logrando mantener el control de nuestras actividades y planear a futuro, creando un círculo continuo de definición y planeación y su posterior ejecución.
Si logramos mantener la disciplina necesaria para adoptar estos tres primeros hábitos, habremos sentado las bases desde nuestro interior para crear un mejor “yo” capaz de trabajar de manera armónica con los demás en la búsqueda de un fin común en todos las esferas de nuestra vida.

Anónimo dijo...

Reflexión 1.
Omar Juárez
Tres primeros hábitos
Debo ser sincero que hace unos años cuando comencé a leer este libro lleno de máximas y anécdotas, me pareció un libro estilo “únete a los optimistas” y por lo mismo dejé de leerlo y aunque por un tiempo utilicé la herramienta-agenda Franklin Covey, se me volvió tedioso y pesado el cargarla por lo que dejé de usarla, sin embargo el volver a leerlo unos años después, casado, con hijos, con un puesto diferente y con muchas actividades he encontrado que hay conceptos que tienen mucha valía e importancia:
- El ser proactivo nos invita a tomar responsabilidad en nuestro trabajo, en nuestra vida, en nuestros logros, ser proactivo va más allá de tomar iniciativa, está más relacionado con el actuar basado en firmes principios inamovibles sea cual sea la situación o problema al que nos estemos enfrentando.
- El tener un enunciado de misión personal, es de suma importancia; muchas veces sabemos de memoria dichos enunciados de nuestras organizaciones, que incluso están mal redactados pero jamás hemos pensado en elaborar el propio, el establecer nuestra razón de ser y hasta dónde vamos a llegar. Alguna vez hice un plan de vida sin embargo al paso de los años no sé dónde lo dejé y tampoco sé si hice lo correcto para que ese plan se llevara a buen término; hoy tengo la oportunidad de reescribirlo y espero tener la madurez necesaria para ejecutarlo de la mejor manera. No quisiera caer en la tan citada “búsqueda de la felicidad” es decir constantemente creemos que vamos a ser felices cuando logremos determinados objetivos como una Dirección, mayores ingresos o una familia y nos olvidamos en ser felices todos los días, en la felicidad que da el compartir, el platicar, el trabajar, el simple hecho de vivir…
- El vivir el cuadrante II es un concepto que llevo peleando varios años en la organización, si bien es cierto que tenemos una estrategia Global, en México hemos tenido que desarrollar nuestra propia Estrategia Local porque hubo un tiempo que estuvimos literalmente trabajando como apaga fuegos sin tiempo para planear el futuro, siempre preocupados por los resultados inmediatos, sin embargo desde hace un par de años hemos podido establecer metas de corto y largo plazo mediante el desarrollo de las demás personas con la finalidad de poder delegar decisiones y solución de problemas mientras que yo puedo dedicarme a la planeación y ejecución de la estrategia adecuada que nos asegure el futuro como organización…

Alberto Corona dijo...

Alberto Corona García.

En principio debo decir que este libro me parece bastante interesante, no estoy seguro si ya lo había leído antes, lo que se es que en varios cursos que he asistido utilizan muchos de los principios y anécdotas que en el se relatan, y puedo decir que en algunos aspectos de mi vida he logrado implementar los hábitos con buen resultados, pero en otros me ha costado muchísimo trabajo adaptarlo.
Un ejemplo a esto puedo decirlo en el hábito número 1. La proactividd, considero que en mi trabajo soy una persona proactiva, que busca tomar las riendas y la responsabilidad, y busco lo mejor para mi y la empresa al momento de tomar deciciones, en algunos casos y con algunas áreas, he discutido acerca de como mejorar los resultados e influir en la mejora continua de la empresa, a veces me enfrentado con frases como: es que con la gente de aquí no se puede, si les das libertad lo toman a libertinaje, es que "pagan justos por pecadores", etc. y considero que esto en vez de frenarme ha hecho que busque más soluciones y la forma de justificar mis principios y creencias, lo que ha hecho que los refuerze más. Por el contrario en el área sentimental, me ha costado trabajo el separar el sentimiento y la influencia que pueden tener las acciones de mis seres queridos, sobre las decisiones que tomo, sin embargo creo que el refrescar este punto con la lectura es una buena oportunidad de trabajar este aspecto. Algo a lo que también le doy mucho peso es al valor de mi palabra, considero que este valor es de las cosas más preciadas que el ser humano puede tener y a la cual no debe fallar.
Sobre el hábito número dos que menciona que debemos comenzar con un hábito en mente, considero que este es un gran hábito y parte del saber siempre que es lo que quieres, en algunas veces algunas personas han logrado que mi percepción sobre esto cambie en algunos planos, ya que mencionan que si siempre eres estructurado, no dejarás que nada te sorpenda, por lo que poco a poco irás perdiendo esa chispa y/o interés que te motiva, siendo solamente como un robot programado, en mi particular punto de vista, creo que hay aspectos como el profesional donde poco o nada se puede dejar como incógnita y se deben tener caminos, objetivos y planes a seguir para lograr los fines deseados, en las cuestiones sentimentales considero que el pensar en un fin te dará las bases para formar relaciones a tu gusto, así como los principios para elegir lo que quieres, aunqe en este aspecto creo que a veces es bueno dejarse sorprender por lo inesperado. Finalmente sobre el tercer hábito de poner primero lo primero, considero que este es un hábido que sin duda tengo que reforzar en todas las áreas, pero en especial en lo laboral, lo más extraño sobre esto, me parece es que por lo general y en mi caso en particular, las personas sabemos que es lo más importante, que va primero, las consecuencias por tardarnos, etc, y aún así no damos esa prioridad en los hechos. Considero que reforzando los dos primeros hábitos, será más fácil actuar sobre lo aprendido en el tercero, priorizando entre lo importante y urgente, despues lo iportante y no urgente, siguiendo por lo no importante y urgente y finalmente dejando lo no urgente y no importante para el final. En la parte sentimental nuevamente creo que esto puede ser complicado de llevar, ya que lo que es urgente e importante para ti, puede ser o no importante y urgente para tus seres queridos, sin embargo debemos tomar la responsabilidad de soportar nuestros principios y esto ayudará a establecer tanto la independecia, como la interdependencia que nos ayudará a encontrar la victoria privada.

Iván Miranda dijo...

Comentando sobre la primera parte de los 7 hábitos, “Victoria Privada”
Sea proactivo
Hago una autocrítica y veo que en mi CV, en la sección de habilidades siempre ha estado presente la frase “es una persona proactiva”, al leer las líneas del primer hábito “Sea proactivo” concluyo que existen acciones que en efecto me acercan a ser una persona proactiva aunque en otras no soy esa persona proactiva que presumo ser, muchas veces veo los problemas cotidianos desde el punto de vista reactivo, tratando de culpar el entorno sin tomar la responsabilidad y de una manera propositiva resolverlos, aunque no es la regla general pero con frecuencia me encuentro en el círculo de preocupación sin poder posicionarme en el círculo de influencia.
Empiece con un fin en mente: indiscutiblemente un hábito que al inicio me llenó de dudas, muchas veces siento y pienso que estoy haciendo lo “correcto”, pero al preguntarme, ¿Tengo un plan de vida?, será que estoy en la situación en la que no importa que haga lo correcto o no, más bien la pregunta como lo plantea el libro es, saber si estoy en la selva correcta, y si lo estoy, cual es el fin de estarlo?, a pesar de no haber realizado aún el ejercicio sobre la misión personal y familiar, definitivamente me deja el reto de realizar este ejercicio y con mayor detenimiento el primer ejercicio recomendado.
Establezca primero lo primero, creo que la herramienta sugerida en el libro para la administración del tiempo, delegación de actividades y autoadministración es muy buena idea, es un poco complicado seguir una agenda al 100% y en lo personal planteo mi agenda a inicio de semana y me permito adaptarla de tal manera de quitarle la rigidez que representa seguir minuto a minuto una serie de actividades. El ejemplo de la delegación de responsabilidad y autoadministración que narra el autor cuando le delega a su hijo el cuidado del jardín, realmente muy ilustrativo y en efecto logra convencerme de que el punto clave de delegar es tener confianza a quien se delega la tarea.

gocose dijo...

Lo que me llevo al haber leido las primeras paginas de este libro y haber creado una expectativa al conocer el titulo del libro son 2 puntos fundamentales y que me parecen basicos para lograr a forjarnos como personas efectivas que es la etica del caracter y la etica de la personalidad, que si bien son muy importantes y se desarrollan a la par, la etica de la personalidad suele ser un poco mas supeflua , sin embargo la etica del caracter es fundamental para lograr habilidades y certeza al largo plazo y principalment nuestro caractér es reflejado por nuestros hábitos.
Los habitos no son otra cosa que factores que afectan nuestras vidas, son consistentes y constantes, que de primera mano los hacemos inconsientemente, pero que trabajandolos, los podemos modificar para ser mas o menos efectivos en lo que hagamos.
Estoy completamente de acuerdo en una de las frases encontradas en este libro justo antes de empezar con los habitos, y creo que es de lo mas importante y es que si simplemente abrimos la puerta del cambio y nos permitimos modificar los primeros 3 habitos, se genera automaticamente mas autoconfianza.
La proactividad como se menciona, no solo es tomar inciativa o responder de manera anticipada a un estimulo, si no mas bien es un conjunto de factores y acciones que es lo que nos da libertad y responsabilidad de lo que es nuestra vida, de hecho al igual que se menciona, pienso que la actitud es de los valores mas importantes.
Otro punto que considero importante es que creo que la mayoria de personas siempre nos enfocamos en el tener, antes que el ser, y lo pienso asi porque hoy dia queremos brincar los procesos y tener los resultados ya, sin tener que realizar ningun esfuerzo, cuando es sumamente importante ser primero y en consecuencia el tener llegara con mayores recompesas.
Con lo que me quedo del 2do habito es que todas las cosas se crean 2 veces , la primera en nuestra mente, y la segunda tangiblemente, aquellas personas que lo crean en la mente con decision y actuan despues, son las personas que tienen mayor probabilidad de alcanzarlas, por eso es muy importante tener una mision de vida, pero no solo eso, si no plasmarla y tenerla escrita y cada vez que sea necesario modificarla , pero siempre tenerla presente para saber el rumbo hacia donde vamos, porque es muy facil perderse en el camino, en la rutina , en el dia a dia.
Para el 3er habito, despues de tener claros y aplicar los primeros 2 habitos, es administrar eficientemente con liderazgo para de esa forma llevar los pensamientos a acciones y que sean totalmente congruentes.
Para aprender a priorizar se nos da un ejemplo de como separar lo urgente y lo importante de lo que no es, de esta manera , podemos priorizar adecuadamente y no caer en crisis. Para esto es importante aprender a delegar actividades y decisiones que a mi punto de vista es de los problemas mas comunes en las organizaciones (debido a la carencia de liderazgo)

Alejandro Vega dijo...

Los primeros 3 hábitos:
Es la primera vez que leo el libro y se me hace interesante algunos conceptos que maneja, cada quien lo aplica conforme a lo que ha vivido en su vida laboral y en la personal.
El primer hábito, el ser proactivo, creo que es lo más difícil de empezar a hacer ya que significa romper con muchos paradigmas, significa que uno se salga de su zona de confort para mejorar.
Desde mi punto de vista una herramienta que se puede ocupar para aumentar el ser proactivo puede ser la PNL, ya que uno se va mentalizando en como mejorar el actuar y pasamos del: ¿Por qué me pasa esto, por que no consigo mis objetivos? A ¿Qué debo de hacer para llegar a cumplir mis objetivos?
El segundo hábito, empezar con un fin en mente, la misión y visión que uno debe tener en los roles que desempeña. Una empresa puede tener bien definidos su misión, visión y valores pero los altos directivos y todo el personal tienen que reflejarlos, no solo decir que existen y este es uno de los principales problemas que hay en las empresas, puede que un valor sea la honestidad y respeto, y llevan acabo prácticas para ahorrar dinero las cuales son deshonestas.
Otro punto a mencionar aquí es que puede existir una misión y visión generales y uno puede bajarlas hasta la misión de la planta o la misión del departamento, con esto la gente tiene más pertenencia con los valores y misiones por que ellos son los que la hicieron (claro, respetando la original) Este tipo de práctica es algo que tengo pendiente actualmente con los compañeros de oficina con los que estoy, sacar la misión específica en nuestro lugar de trabajo.
El tercer hábito, establecer primero lo primero, hasta el momento se me hizo el hábito más interesante por el uso del cuadrante II. El poder diferenciar entre lo realmente importante y lo urgente es vital para las empresas, muchas veces no diferenciamos esto y somos bomberos tratando de apagar problemas que en unos meses se volverán a repetir. En lo personal trato de trabajar en el cuadrante II aunque uno de mis áreas de oportunidad es el decir “NO” a veces al no decir que “no” hago otras actividades que entrarían en el cuadrante I o III, dejando de ponerle atención a lo que es realmente importante. Otro herramienta que veo muy útil es la agenda por los roles, ya que hace que no nos enfoquemos solo en la cuestión laboral si no también en tu persona.

Alfredo Romero dijo...

El libro de los 7 hábitos de Covey es una excelente reflexión acerca del modo en el que estamos viviendo nuestra vida. Ser proactivo, empezar con un fin en mente y primero lo primero son hábitos que nos permiten un desarrollo como persona para poder lograr la victoria privada. Personalmente creo en que el primer hábito es de los más difíciles, más cuando alguien tiene mucho tiempo viviendo de estereotipos y paradigmas creados por la misma sociedad; los cuales han afectado la manera de ser de una persona. Una parte que me hizo reflexionar mucho es la historia de Victor Frankl y su “libertad última”. Esa manera de despegar el momento presente y liberarse hasta el autoconsciente de realmente decidir en qué manera va a afectar lo que se está viviendo en ese momento me parece totalmente impresionante.
En las empresas muchas veces existe el conformismo determinista, el cual tiene a muchas personas en su zona de confort, y jamás actúan o buscan participar de manera proactiva para cambiar las cosas de las cuales si tienen influencia. Esto se puede ligar perfectamente con empezar con un fin en mente; debido a que toda misión de una persona debe de describir para qué se encuentra en este planeta y proyectar la visión de hasta dónde quiere llegar y ser recordado en un futuro; aquí es donde entra la parte creativa de las personas, el desarrollo vitalicio del lóbulo derecho, en donde se guardan infinidad de ideas que no se han puesto en práctica, debido a que el conformismo no permite el desarrollo del mismo. Me gustó mucho la definición de Drucker y Bennis: “Administrar es hacer las cosas bien, liderar es hacer las cosas correctas”; me recuerda al significado en inglés de las palabras eficiencia y eficacia (do the things right, do the right things). Hasta me atrevería a decir que son sinónimos: “la administración te hace eficiente, el liderazgo te hace eficaz”.
Por último, realizar primero lo primero, o como menciona el libro, practicar una autoadministración efectiva. La importancia de la voluntad independiente es muy importante, debido a que permite a las personas poder llevar a cabo los 2 primero hábitos y con esto poder ir marcando el camino del éxito. La matriz de la administración del tiempo es un factor determinante para la realización de las actividades correctas en el momento preciso. Creo que una correcta priorización de actividades te permite llevar a cabo una administración de objetivos más clara y contundente, en la cual se consiguen alcanzar las metas establecidas.

Alfredo Romero dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
miguel martinez dijo...

Sin duda la palabra habito de por si tiene un grado de responsabilidad alto a nivel personal, implica el cambiar tus paradigmas personales con el fin de agregar a tus Buenos y malos hábitos un Nuevo habito. Los que nos plantea el autor en este caso es el adicionar estos 3 nuevos hábitos a tu forma de vivir y principalmente de pensar. El primer habito por ejemplo te dice que tu eres el creador, que en si tienes el poder de la respuesta a los distintos factores externos, ese poder que te da el autoconocimiento, la imaginación, la conciencia moral y la voluntad independiente. Pero de la misma forma nos hace pensar que debemos hacernos responsables de nuestras acciones, ya que si tenemos la capacidad de elegir nuestra reacción es nuestra responsabilidad esta reacción, nosotros la creamos. Para eso es sencillo el cambiar desde nuestra forma de hablar de un Tener a un Ser, y enfocarnos en las cosas realmente importantes y que sobre todo podemos influir. Esto nos liga con el segundo y ercer habito, una vez que cambias tu forma de pensar, debes siempre saber hacia donde vas y con que empezar. El que esto sea un habito significa que es todas nuestras actividades y pensamientos debamos pensar claramente a donde vamos y priorizar los primeros pasos.


Miguel Martinez

Roberto González dijo...

Roberto González
461927

Me parece una lectura interesante, este libro ha sido famoso en todo el mundo. Personalmente en donde he trabajado han comentado de él, sin embargo no había comenzado a leerlo hasta ahora. Las críticas acerca de este texto han sido mas encaminadas a que es un libro estilo superación personal, que uno que realmente refleje hechos contundentes que mejoren o intensifiquen el comportamiento humano tanto en cuestiones laborales como personales. El habito de la “Proactividad” me parece de los mas importantes, el siempre estar activo y desempeñar acciones que puedan anteceder a cualquier evento. El ser estático no favorece en ninguna forma al ser humano, debe moverse constantemente y si este movimiento es generado en pro de la ejecución e las tareas, el resultado será un mejor desempeño. Aunque este habito (y todos los de este libro) me parecen que son dependientes unos de otros, porque el segundo habito de “Comenzar con un fin en mente”, tiene importancia en el primero, tener siempre la iniciativa pero no saber a donde ir o llegar, es mucho mas letal (laboralmente hablando) que estar estático. Me parece que este hábito tiene que ver con el enfoque y dirección que le demos a las cosas, así como, el sentido. Al principio de nuestras vidas laborales, quizá (enfáticamente lo escribo), no tenemos un sentido muy claro del camino profesional. Podemos decir que deseamos llegar a niveles ejecutivos en la compañía, sin embargo con el tiempo nos percatamos que no es el fin ultimo el que debemos buscar, podríamos perdernos en el camino, mas bien, orientar nuestros objetivos o fines, con base en una realidad y alcance de nuestras acciones, así, alcanzando cada uno, avanzaremos poco a poco a nuestra finalidad, adquiriendo experiencia y madurez en el camino. Lo que me lleva al último hábito que es “Diferenciar primero lo primero”. Y es que sabe priorizar las cosas en la vida personal, asi como, profesional, no es un acto de una noche, se requiere experiencia y conocimiento de nuestras capacidades para poder priorizar nuestras actividades. También en sentido de priorizar que habilidades podríamos mejorar, por ejemplo en mi caso, la prioridad es mejorar mi forma de relacionarme con otras personas, que tal vez no sea malo, pero requiere de un mejor desenvolvimiento. Pero en sentido de agenda o actividades diarias, me considero una persona organizada y que puede priorizar de forma correcta. En este sentido mis actividades, tal ves, ya sean repetitivas y requiera de nuevas para saber si en realidad este es un habito en mi persona. En conclusión estos hábitos no creo sean básicos, requieren de esfuerzo, tiempo y maduración, para tenerlos, aunque no son cuestiones que deban ser explicadas en un libro como este, me parece que la vida y la gente que día a día convive con nosotros, nos muestran que debemos adquirir estos hábitos.

Alfredo Leal dijo...

Alfredo Leal García

El primer hábito es la proactividad. Me resulta interesante la realidad mencionada acerca de la existencia de problemas y que dichos problemas pueden ser de control directo, control indirecto y de inexistencia de control. Dependerá de cada persona y de las situaciones particulares que tan frecuentes sean este tipo de problemas, pero encuentro mas interesante al reflexionar con la lectura, que seguramente existen problemas de control directo que en ocasiones inconscientemente catalogamos como problemas totalmente fuera de nuestro control, este es uno de los grandes limitantes para resolver un problema, el no aceptar que en nosotros esta la solución y/o que nosotros probablemente los estamos causando.

La proactividad me parece un habito que va de la mano con la seguridad, una persona proactiva destaca en un grupo, ya que el titubeo no forma parte de su comportamiento.

El segundo hábito “empiece con un fin en mente”. Como en toda empresa moderna que contemple un plan a largo plazo, toda persona debe tener una visión. En lo particular puedo mencionar que durante esta maestría es la segunda ocasión que se toca un tema como este (desde un enfoque mas personal) y que es interesante que a pesar de tratarse de mi persona en ocasiones titubeo al querer redactar o simplemente armar en mi mente una visión de vida, existen palabras en mi mente pero estructurar resulta complicado. Sin embargo lo considero un ejercicio totalmente positivo y que me permitirá tener mejores resultados, o simplemente perseguir resultados determinados por mi persona.
Otro punto que me pareció muy interesante es que esa visión tiene que tener coherencia con la persona que somos, los valores que tenemos. Como lo mencioné en mi hoja de identidad, los valores los tengo muy claros y firmes, por lo que alinear la visión y apoyarla en ellos me parece una fortaleza personal.

El tercer hábito “Primero lo primero” tiene sus cimientos en los dos primeros hábitos. Contar con proactividad, sabernos dueños de nuestro destino y saber hacia donde vamos, nos hace preguntarnos ¿ahora que? En lo personal en ocasiones me pasa que quiero hacer tantas cosas que no puedo acabar una y no se trata de echar la culpa a las cargas, simplemente la mejor administración y priorización puede resultar de herramientas como las mencionadas.

Anónimo dijo...

Comentario primera parte:

El libro de los 7 hábitos, es un libro que hace años leí, y con mi mala memoria tiendo a olvidar que fue lo que leí. Leerlo de Nuevo ahora me refezca algunos conceptos que son importantes, y si bien no recuerdo la lectura todos los días, son coceptos que sabemos que éxisten, son Buenos aplicarlos, pero la realidad es que muy pocas veces podemos o nos damos la oportunidad de hacerlo, quizas porque vamos viviendo el día a día y no podemos darnos un minuto para detenernos y analizar nuestro entorno.

Justamente el primer punto habla de los paradigamas y principios, los cuales pueden ser los que nos detienen par aver un cambio en nosotros, ya que todo lo analizamos desde nuestro punto de vista, el cual para nosotros esta bien, pero no quiere decir que en realidad este bien. Hay que romper estos paradigmas para poder ver más allá de lo que tenemos en frete.

En cuestion de la productividad, si bien muchas veces podemos llegar a ser proactivos, es algo que desde niños nos han ido quitado la costumbre de serlo, basta con un “no hagas esto”, “creo que no es buena idea”, “deberías pensarlo dos ves”; comentarios de este tipo son los que han limitado la proactividad humana en general. ¿Cómo puedes ser proactive con un jefe que siempre te dice que hay mejores ideas antes de darle una oportunidad a la tuya? ¿Ser proactivo en un trabajo en donde lo único que importa es el dinero y no el colaborador?. Realmente es difícil lidear con estas situaciones, aunque seamos dueños de nuestra vida, siempre habrá un límite que no podemos cruzar. Lo que sí podemos hacer es analizar nuestras propias alternativas de elección, antes de tomarlo como respuesta y ser proactivos. Esto nos permitirá ser prudentemente proactivos. Esto quiere decir que hay que tener un fin en mente, saber claramente que es lo que se quiere lograr, y de esta manera determiner el mejor camino para lograrlo. ¿Pero que pasa en este punto muchas veces? Nos perdemos en un mar de opciones y distractores que no nos permiten priorizar las cosas y enfocarnos a lo que debemos. Priorizar las cosas nos ayudará a no gastar energía en donde no debemos y conectrar nuestros esfuerzos en aquellas cosas que realmente importan, nos dará un mejor manejo del tiempo, disciplina y sobre todo visión, visión para alcanzar nuestra meta.

Eric Serrano

Anónimo dijo...

Comentario segunda parte:

Los siguientes tres hábitos nos hablan de pensar ganar/ganar, procurer primero comprender y luego ser comprendido y la sinergia.

Cuando nos fijamos una meta, tenemos la visión de Ganar, solo para nosotros, así funcionan los negocios actualmente, aunque comercialmente nos quieran vender la idea de que son empresas social y ecológicamente responsables, en realidad el 90% de ellas solo busca en ganar, muchas veces no importando lo que tengan que hacer para conseguir más dinero. Pensar en ganar/ganar no abre más posibilidades que el egoismo. Ya no estamos en una competencia, estamos en un equipo que trabaja por un bien común. Lamentablemente este punto creo que es complicado aplicarlo en la sociedad actual, en donde para los puestos directivos solo sube una persona, sí tu quieres ese puesto harás lo possible por obtenerlo, incluso ser egoísta con la información que poseas. Pero que pasa si sabes que alguien es mejor que tu para el mismo puesto? ¿estamos dispuestos a cooperar para que otro ocupe esa posción? Aunque la respuesta lógica es deberíamos hacerlo, la realidad es que somos muy egoístas para aceptarlo y poder desarrollar una actitud en donde sí el otro sube de puesto yo también gano, él gana, yo gano, todos ganamos.

Un muy buen hábito es el de escuchar antes de prescriber, el problema con este hábito es que siempre ponemos nuestra experiencia y anécdotas ante el problema de otra persona, dejamos de escuchar y simplemente lanzamos la solución desde nuestro propio punto de vista y experiencia, pero no quiere decir que la situación sea exactamente igual, puede haber una variable muyy pequeña que hace que el juego cambie, y son estas variables las que pasamos por alto al no escuchar primero bien a los otros. Es un hábito que nos ayuda en todos los apartados de nuestra vida.

Finalmente la sinergia es un resumen de los anteriores puntos, ya que si logramos entender que todo esta conectado entre sí, podremos entender que somo una pieza clave en todo el rompecabezas, nos permitirá trabajar en equipo y obtener un ganar/ganar. La sinergia es algo que se da por sí sola, basta enfocarnos en los otros puntos para obtenerla, pero si fallamos en alguno de los puntos anteriores, la sirnergia no ser dará, o se dará de diferente forma no obteniendo los resultados esperados.

Eric Serrano