martes, 17 de julio de 2012

Reflexión Victoria Privada - Liderazgo Maestría

Estimados todos

Espero la lectura de esta primera parte del libro de los 7 Hábitos de S. Covey les haya hecho reflexionar acerca de la importancia de lograr su "Victoria Privada" a través de sus 3 hábitos fundamentales: Proactividad, Tener un fin en mente y Primero lo primero. Claro está, más el viaje a través de sus paradigmas...

Espero con mucho interés estos primeros comentarios.

Muchos saludos

Enrique

19 comentarios:

PEDRO LOPEZ dijo...

HABITO 1.
DESDE EL MOMENTO DE MI NACIMIENTO, RECONOZCO QUE MIS PADRES SE PREOCUPARON POR ENSENARME LOS LIMITES DE ACUERDO A MI EDAD Y MIS NECESIDADES, CON EL TIEMPO LO APRENDIDO EN MI HOGAR Y MÁS TARDE EN LA ESCUELA, ME PERMITIERON RECONOCER POR MI MISMO ASÍ COMO RAZONAR LO QUE PODRÍA SER BUENO O MALO PARA MI, SE ME PERMITIÓ SIENDO JOVEN LA OPCIÓN DE ESCOGER Y RESPONSABILIZARME POR MIS ACTOS, Y GRACIAS A ELLO Y A TODAS LA BASES HE SIDO UNA PERSONA RESPONSABLE EN LA CUESTIÓN PERSONAL, FAMILIAR Y PROFESIONAL, SIN OMITIR QUE LOS MALOS MOMENTOS ME HAN PERMITIDO APRENDER Y CRECER PARA SALIR ADELANTE.
HABITO 2.
UNA VEZ QUE TUVE LA POSIBILIDAD POR MÍ MISMO, Y AUN ANTES, SIENDO APOYADO POR LAS PERSONAS MÁS CERCANAS, ME PROPONÍA A CORTO, MEDIO O LARGO PLAZO, DESDE PINTAR MI HABITACIÓN, RECONSTRUIR LA SALA DE MI CASA, ASÍ COMO RECIENTEMENTE, HABERME PROPUESTO TITULARME. AUNQUE PUEDO ASEGURARME QUE LA DECISIÓN MÁS SIGNIFICATIVA DE MI VIVA Y EN LA CUAL ME HE DESARROLLADO ES LA DE SER PADRE Y HABER FORMADO UNA FAMILIA, SIN OMITIR, EL DE CUMPLIR MIS OBJETIVOS EN MIS EMPLEOS ES QUE ME HA PERMITIDO MEJORAR MIS ESTABILIDAD ECONÓMICA.
HABITO 3
UNA DE LAS PALABRAS QUE MÁS SE REPETÍA EN MI HOGAR POR PARTE DE MI PADRE ERA, ES PRIMERO EL UNO Y LUEGO EL DOS, DESDE PEQUEÑO TRATARON DE EXPLICARME QUE PRIMERO TENÍAMOS QUIZÁS LO URGENTE Y DEJAR ATRÁS LO NO TRASCENDENTE, POR SUPUESTO QUE NO SIEMPRE COINCIDÍAMOS, PUES EN UN PRIMER MOMENTO, PRIMERO ERAN MIS RELACIONES SOCIALES Y DESPUÉS LA ESCUELA, COMO ANTERIORMENTE LO MENCIONE SOLO EL TIEMPO Y PRINCIPALMENTE LOS MOMENTOS DIFÍCILES ES LO QUE ME HAN LLEVADO A RECONOCER QUE TANTO EN MI VIDA PERSONAL, COMO EN LO PROFESIONAL, DEBO ENFATIZAR E INTERCALAR LAS NECESIDADES EN TODOS MIS ÁMBITOS DE DESARROLLo

Anónimo dijo...

Prueba

Anónimo dijo...

Prueba 2

Anónimo dijo...

Hilario Víctor Ayala Vázquez
Hábito 1
El incorporarme al ISEM, ha representado un gran reto personal y profesional, ya que tuve que aprender e involucrarme en el ambito de la Salud, el cual desconocía completamente. Darme cuenta lo compleja que es la operación de un unidad hospitalaria, implicó un compromiso y una responsabilidad para dar continuidad a la operación de ésta, participando proactivamente en todos los ambitos hospitalarios, tratando de involucrarme con todas las áreas responsables.
Hábito 2
Al involucrarme con todas las áreas, tenía que lograr la cooperación de los equipos de trabajo, para aprender de ellos y poder coadyuvar con el desarrrollo de las actividades de la unidad. Desde el principio tuve muy claro que no se podía cambiar la forma de hacer las cosas, simplemente tratar de que funcionaran correctamente y aportar algo que pudiera mejorarlas o enriquecerlas.
Hábito 3
Y definitivamente, dar el valor justo a las situaciones que se presentaban, conforme a sus prioridades, sin dejar de lado que todas las actividades y funciones son primordiales para el buen funcionamiento. Aunque claramente debiamos ponderar las accciones o servicios que requerían de atención inmediata y una vez resuelta la urgencia, darles su adecuado trato y seguimiento.
Saludos y gracias

Manuel López Kneeland dijo...

Creo que muchas cosas me gustaron e impactaron del libro. Si pudiera escoger solo tres serían:

1. Como, en el fondo, siempre la vida es guiada por principios. Creo que siempre me he considerado una persona de valores, pero ahora que reflexiono sobre los principios en mi vida, me doy cuenta que puedo avanzar con solo tenerlos en cuenta.

2. Me parece que la mera reflexión sobre los hábitos cambió mi percepción de la vida. Quizá el primero es obvio, pero combinado con el segundo y el tercero, implica un cambio profundo no solo en esta visión, sino en las acciones que siento que ahora necesito seguir a partir de la definición de un plan.

3. No me hubiera gustado que se quedara todo en reflexión, y por eso me gustaron los ejercicios de priorización, el de importancia-urgencia y de objetivos.

Manuel López K.

Anónimo dijo...

Víctor Manuel Ayala Campos...
Habito 1
Llevo casi 10 años en el sector público, anteriormente trabajaba en la iniciativa privada y ese cambio o transición, que para ser exacto fue en el año 2002, para mí fue de vital importancia en mi vida laboral, porque yo quería que se hicieran las cosas rápido y de manera eficiente; sin embargo, me encontré con negativas, falta de disposición y respuestas tardías a los problemas que se presentaban; fue ahí donde me vi obligado a analizar las variables y decidí empezar conmigo mismo, es decir ser proactivo, poner toda mi disposición y buscar la solución a los problemas, para posteriormente contagiar a los demás y de esta forma resolverlos de manera eficiente y oportuna.
Habito 2
Ahora bien, una vez haciendo lo correcto en mi persona y contagiando a los demás para hacer las cosas bien y a la primera, trate de interactuar con ellos, para conocer las habilidades de cada uno, así como sus debilidades, con la finalidad de tener un panorama más amplio de cómo íbamos a hacer que el trabajo en equipo resultara exitoso.
Habito 3
Una vez, establecido el mecanismo para trabajar y sobre todo el ánimo de contribuir siempre en la mejora continua de nuestro equipo de trabajo, únicamente restaría la supervisión y seguimiento de todas las acciones a realizar y con esto retroalimentar la cultura del aprendizaje, del trabajo en equipo y no perder nunca esa mentalidad de proponer, de encontrar alternativas de solución a los problemas, con el fin de hacer crecer siempre esa visión de ser triunfadores.

Anónimo dijo...

RUBEN ALCÁNTARA:
Los tres primeros hábitos se refieren al desarrollo de la persona en el plano de lo privado.
el primer hábito es la PROACTIVIDAD, referido a que no solo hay que tener la iniciativa para hacer las cosas. Es hacer que las cosas sucedan con base a sobreponer los valores sobre las decisiones basadas en los sentimientos, en lo que sucede en el momento. Las decisiones deben ser producto de nuestra conducta y de nuestra responsabilidad.
EL SEGUNDO HÁBITO ES LA EMPEZAR CON UN FIN EN LA MENTE. La claridad con la que se puede visualizar hacia donde queremos llegar, se transmitirá a los seguidores mostrándoles el camino a seguir y donde queremos llegar. De qué manera se deben obtener los resultados que se esperan. Para lograr esto, se necesita estudiar los detalles del entorno para tomar las decisiones correctas, las metas y resultados esperados, asimismo, los valores de la persona harán que el camino sea claro, preciso y sin dubitaciones.
EL TERCER HÁBITO ES PRIMERO LO PRIMERO. Este hábito lo traduzco como la necesidad de discriminar lo importante de lo no importante, considerar las condiciones de lo que ocurre en el ambiente en el que nos desenvolvemos, los problemas, los recursos, las características de nuestros seguidores, sus problemas. Es imprescindible considerar lo que pensamos y lo que piensan nuestros de lo que es importante, para primero iniciar con lo que es apremiante resolver en todos los ámbitos personales y del grupo.
La reflexión sobre los tres primeros hábitos es que hay que pregonar con el ejemplo, hay que dar valor a nuestras palabras traduciéndolas en hechos de beneficio común.

Anónimo dijo...

DANIEL PULIDO
HABITO 1: actualmente soy director de hospital, fue algo que en su momento no lo tenía contemplado dentro de mi actividad profesional, de manera sorpresiva se me presento la oportunidad de ser gerente hospitalario lo cual fue una decisión dificil de tomar, sin embargo ahí es un ejemplo claro que tuve que tomar la responsabilidad de una época de mi vida y actualmente estoy conciente que cada decisión que tome es muy importante para mí y mi personal a mi cargo.
HABITO 2: en un ambiente hospitalario es fundamental saber hacia donde vamos, cuales son nuestros objetivos a corto y largo plazo, a través de que medios se podrán lograr. Estos objetivos los formamos todo el cuerpo de gobierno no sólo es una decisión personal y de esa manera nuestros planteamientos son los más reales posibles.
HABITO 3: en un medio hospitalario el tiempo es fundamental ya que la salud de nuestros pacientes depende mucho de ello, es por eso que tenemos que tener la capacidad de poder dar prioridad a nuestros problemas y decidir de manera rapida y responsable las decisiones necesarias para que nuestros pacientes recuperen su salud.

Anónimo dijo...

Leopoldo Morales Palomares

En el desarrollo diario de mi entorno tengo que atender un sin fin de temas y personas con problemáticas diferentes. El obtener resultados positivos o favorables que conyyeven a el mejor manejo y otimización de resultados sin saberlo vienen justamente de la habilidad para elejir la solución y esta generalmente esta basada en una decisión conciente que es producto del análisis más no de las condiciones bien de las circunsatancias o bien lo que todo mundo espera. Es decir somos lo que decidicmos y no lo que las condiciones nos quieren dictar es romper hábitos y costumbres y enfrentar nuevos derroteros en nuestro trabajo.

Lo anterior no implica que actuemos a tontas y locas, pienso en donde estoy parado y luego a donde quiero llegar tengo una visión de mi persona a donde voy, pero también de mi trabajo a donde va a llegar y también el ISEM tiene una visión a la que todos confluímos; por lo tanto día a día mis acciones construyen el camino al fin o visión.

Muchas veces tendemos a dejarnos llevar por el flujo de información y actividades que cualquier organización o dependencia tiene en su cotidianidad, pero día a día tenemos que domar la decisión de atender primero lo primero, es decir no perder de vista las acciones que dan rumbo y llevan al equipo a un punto o puerto en el que somos efectivos. Nadie va a venir a decirnos que tenemos que hacer para fijar el rumbo de nuestro trabajao y que sea productivo, nosotros establecemos en las decisiones diarias ese rumbo es decir administrarnos de una manera efectiva.

Anónimo dijo...

Hábito 1

Los valores y principios que como persona me han formado, claramente vienen desde casa, de la formación que me inculcaron mis padres, y es así como he venido desarrollándome como persona con una base sólida, es por ello que me doy cuenta de lo que soy y de lo que puedo ser capaz de lograr, que con estos valores que cuento, me permite reaccionar ante situaciones inesperadas, sabiendo que encaminaré mi forma de actuar hacia lo que creo conveniente y adecuado.

Hábito 2

La idea de un fin o de un lema inicial se crea con la claridad de idea, saber a dónde quieres llegar, definir con precisión los proyectos a emprender, tomando en cuenta el ambiente en donde la persona se desarrolle, aprovechando así las oportunidades presentes. En el caso personal, el lograr el éxito personal empieza con la preparación, es así que al decidir iniciar una maestría me permite alcanzar una parte fundamental en mi objetivo final que es el laboral, para después lograr el familiar.

Hábito 3

Con base en principios y valores sólidos, aprendidos desde la infancia y ciertamente durante mi etapa laboral, me ha permitido priorizar situaciones y problemas a enfrentar, la claridad de pensamiento y la visión de a dónde quiero llegar las he ido desarrollando con base en experiencias personales y de trabajo. Con esta forma de pensar he logrado superar obstáculos paso a paso, logrando victorias y al mismo tiempo me ha permitido darme cuenta que la falta de organización y de un objetivo inicial la ejecución y el resultado se vuelve lejano.


Sylvia Astrid Rosas Negrete

Anónimo dijo...

ENRIQUE LOPEZ LEYVA:
Apruebo la PROACTIVIDAD dado que los valores que me permiten atender la vida diaria significan en mi caso no abandonar el paciente porque terminó mi turno, reprobar que el vehículo que circula delante de mi arroje basura por la ventanilla, es sin duda que esa parte como persona me dice hazlas si es para el bien de todos o censurarla porque produce un impacto negativo en muchos. Lo aprendí en casa y lo practico en mi profesión. Pienso además que no solo de un lugar armonioso, también el valor de aprende de lugares hostiles.
INICIAR CON UN FIN EN LA MENTE. La experiencia ganada en los años de formación me muestra un orden, disciplina y un solo fin: Recuperar la salud del paciente, entonces, comento, lo traigo por formación tratando de ser congruente , lo trato de hacer a diario hoy en varias áreas, principalmente los administrativo. Como en medicina se interroga, se explora, solicitamos apoyos diagnósticos, emito un diagnóstico y por último el tratamiento y los cuidados a los pacientes.
PRIMERO LO PRIMERO: Durante mi internado aprendí a darle el valor real a la decisión personal, a la importancia que tienen las cosas de valor sobre las frivolidades, día a día lo confirmaba y lo entendí más cuando la competencia fue más cerrada con otro tipo de competidores. El esfuerzo y sacrificio personal me hizo aprender más, ya que estaba consciente que el futuro me serviría para mi crecimiento personal y la responsabilidad sobre la familia. La prioridad de los valores es una hoja diaria para un proyecto de vida.
Mi reflexión sobre los tres primeros valores es: En la vida y en las cosas que hago diariamente, los valores tienen un orden, un esfuerzo y una disciplina, hay que dar la magnitud exacta a cada uno de ellos para que las cosas suceden bajo mi responsabilidad.

Anónimo dijo...

Leopoldo Morales Palomares
(Sin errores de ortografía)

En el desarrollo diario de mi entorno tengo que atender un sin fin de temas y personas con problemáticas diferentes. El obtener resultados positivos o favorables que conlleven a el mejor manejo y optimización de resultados sin saberlo vienen justamente de la habilidad para elegir la solución y esta generalmente esta basada en una decisión consiente que es producto del análisis más no de las condiciones bien de las circunstancias o bien lo que todo mundo espera. Es decir, somos lo que decidimos y no lo que las condiciones nos quieren dictar es romper hábitos y costumbres y enfrentar nuevos derroteros en nuestro trabajo.

Lo anterior no implica que actuemos a tontas y locas, pienso en donde estoy parado y luego a donde quiero llegar tengo una visión de mi persona a donde voy, pero también de mi trabajo a donde va a llegar y también el ISEM tiene una visión a la que todos confluimos; por lo tanto día a día mis acciones construyen el camino al fin o visión.

Muchas veces tendemos a dejarnos llevar por el flujo de información y actividades que cualquier organización o dependencia tiene en su cotidianidad, pero día a día tenemos que tomar la decisión de atender primero lo primero, es decir no perder de vista las acciones que dan rumbo y llevan al equipo a un punto o puerto en el que somos efectivos. Nadie va a venir a decirnos que tenemos que hacer para fijar el rumbo de nuestro trabajo y que sea productivo, nosotros establecemos en las decisiones diarias ese rumbo es decir administrarnos de una manera efectiva.

Anónimo dijo...

EDGAR VARGAS

Me encuentro ante un episodio de reflexión importante en mi vida, muchas de mis actitudes y acciones las he realizado bajo ideas ajenas a mis pensamientos y metas, si creo que un ser humano racional debe guiarse por sus principios, organizar sus ideas y metas para luego emprender acciones y estrategias alineadas a un mismo fin.
Estos tres primeros hábitos que menciona el autor me han permitido hacer una evaluación de las etapas de crecimiento y desarrollo personal. En mi adolescencia las experiencias vividas y la necesidad de enfrentarme a mi sociedad me han ayudado a tomar decisiones basado en la mis ideas, siempre he tratado de adquirir hábitos de personajes que me impactaron de alguna forma, creo que esta actitud me llevó inconscientemente a hacerle caso a mis valores a ponerme metas y a perseguirlas. Fue así como me atreví a soñar y a creer en lo que soñaba, todo siempre bajo el ensayo y error. No tengo un proyecto de vida terminado ni final, creo que en cada etapa de desarrollo aprendí a ponerme objetivos que al final me llevarán a alcanzar mi proyecto personal, mientras tanto hoy con esta reflexión puedo identificar como debo organizarme para alcanzar los proyectos personales o familiares, sociales y profesionales, veo la necesidad de administrarme y definir acciones para el logro de cada una de las metas.
Comparto la enseñanza de estos tres hábitos, identifico en mi persona los diversos aciertos y fallas que me han traído hoy a estar escribiendo estas líneas, deseo ser un mejor ser humano, un buen padre, un buen compañero, un buen economista, estos deseos solo podrán logarse a medida que pueda fortalecer y definir mi personalidad y obtener la independencia necesaria en mi proyecto de vida.

Anónimo dijo...

Mario
La lectura de los primeros tres hábitos me permitió darme cuenta que este era un libro diferente a los clásicos de superación personal que solo se enfocan en las actitudes y que no resuelven los problemas de fondo.
El poder ir más allá de las actitudes reactivas y poder pasar a ser proactivo es un enorme reto, pues no es fácil cambiar los paradigmas que por años se han establecido.
El realizar un cambio basado en los principios y valores es el reto a vencer (hábito 1).
La lectura me dio la oportunidad de cambiar la forma de ver las cosas, una perspectiva diferente de los problemas y paradigmas; ver y reconocer los errores voluntarios e involuntarios en el aspecto personal, laboral, familiar y social. Basar el cambio en nuevos valores me da la oportunidad de corregir el rumbo y encontrar mi “selva correcta” (hábito 2)
Esto me llevara sin duda a encontrar ese equilibrio entre la producción y la capacidad de producción, estar en el cuadrante correcto (II) y poder alcanzar la victoria privada (hábito 3)

Homero Navarrete Martinez dijo...

Hábito 1: La experiencia de vida que he adquirido con mi entorno familiar considero que ha venido fortaleciendo mi formación personal, es valiosa la experiencia adquirida a través de mis padres, hermanos, amigos, vecinos, compañeros, maestros pero he tenido momentos para analizar algunas de las experiencias de vida y creo que ese punto de reflexión me ha permitido tomar mejores decisiones, esto aunado a los valores enseñados por mis padres.

Hábito 2: En este habito lo relevante es la objetividad, pues aun cuando considero que la visión que tengo del mundo es justa, me hace ver que hay esquemas de otras personas que pueden pasar inadvertidos para mis sentidos, abrir mis sentidos e intentar absorber esquemas nuevos que me permitan conocer otros paradigmas de mi entorno y entenderlos con objetividad, para lograr con ello mis propios objetivos

Hábito 3: El aprendizaje para ordenar y con ello obtener control de mis objetivos es algo que he aprendido de mis padres, creo en la importancia de darle a las cosas y acciones su justo valor, poco a poco he fijado objetivos alcanzables, y he adquirido experiencias de cada éxito y porque no fracasos pero estos últimos me han fortalecido y me han permitido crear nuevos esquemas de acción para alcanzarlos y encontrar los errores cometidos para modificar mis decisiones y acciones y alcanzar la meta, creo en el trabajo en equipo, pero también creo en la afinidad de valores que es fundamental para una correcta toma de decisiones.

Saludos

Homero Navarrete Martinez

Luis Alberto Martinez Villuendas dijo...

No me considero un lector asiduo, sin embargo este libro de Los 7 Hábito de la Gente Altamente Efectiva, me intereso, pues parte de una especie de introspección del autor que considero un buen inicio.
Habito 1.- Las diversas experiencias a lo largo de mi desarrollo personal y profesional me han permitido aprender a aplicar esquemas como la mística de servicio, el ser proactivo, el ser ordenado, el ser programado, en todo momento abro mis sentidos para absorber lo mas que se pueda de esquemas, procesos, valores etc.. para ser eficiente con mi entorno y poder atender no solo el trabajo que se me encomiende sino también los hechos que se me presenten en mi entorno social y familiar.
Creo en el ser proactivo, pero también soy prudente en esas acciones para no viciar mi entorno.
Habito 2.- La importancia de tener colaboradores que dependan de mis decisiones, me obliga a ser consciente de mis alcances y de mis limitaciones, formar un ambiente de trabajo optimo con respeto, esto me permite crear procesos de acción que permitan llegar al objetivo marcado como meta laboral, no perdiendo de vista que soy una persona con valores inculcados por mis padres y mis familiares, que me fortalecen en el entendimiento de mi entorno, siendo consciente de la diversidad de esquemas que puedo encontrar en una actividad ya sea laboral o social.
En este aspecto siempre considero valiosos el aprendizaje alcanzado para reflejarlo en mis acciones
Habito 3.- Coincido totalmente en la relevancia de establecer orden en las actividades, y en los esquemas, he tenido la oportunidad de poder participar actualmente en acciones nuevas y totalmente desconocidas que me han permitido reafirmar que el establecer prioridades es fundamental para el logro de objetivos, el orden en las acciones nos permite optimizar los resultados.
Estoy convencido que estos hábitos no son una receta infalible pero su aprendizaje me va a formar esperando ser una mejor persona y llegar a ser un líder.
Buena noche.
Luis Alberto Martínez Villuendas

Anónimo dijo...

Una de las vivencias que mayormente ha marcado mi vida es una experiencia que se dio de la siguiente forma: los primeros tres años de vida de mi hijo mayor los vivió al lado de su madre, en un hogar distinto al mío y solo lo visitaba tres o cuatro veces a la semana, en alguna de esas visitas al retirarme del hogar referido y luego de haber caminado aproximadamente tres cuadras, luego de pensar lo que pensaba mientras caminaba caí en la cuenta de que estaba sintiendo una emoción de preocupación derivada del paradigma adoptado por la enseñanza de mis padres basado en especular siempre sobre lo peor que podía pasar en todas las situaciones. Mi cuerpo sentía un temblor derivado de una emoción de terror por pensar que había dejado la puerta entre-abierta y posiblemente al salir algún grupo de delincuentes me había espiado y aprovecho la oportunidad para introducirse al hogar de mi hijo y podían lastimarlo junto con su madre, sentía un terror desmedido, hasta que hice un alto y me cuestione sobre el poder de un pensamiento que me estaba generando horror y entonces comprendí que si un pensamiento negativo era capaz de hacerme sentir tan mal igualmente podía elegir (habito 1) un pensamiento exactamente contrario y asumir en ese mismo instante que sí había cerrado dicha puerta y que mi hijo y su madre estaban jugando y riendo, lo que me tranquilizo y pude seguir en paz mi camino. (habito 1)A partir de ese día descubrí que podía elegir entre las circunstancias y que podían dejar de pasarme cosas y yo hacer que las cosas pasaran y que las circunstancias y condiciones se dieran si comenzaba a visualizar (habito 2) objetivos o fines claros y con una tendencia a priorizar mis actividades a través de valores y del autocontrol partiendo de un análisis diario sobre mi forma de pensar, hablar, sentir y actuar. Comencé a poner orden en mi vida, asumiendo los resultados de mis actos e imaginando (habito 2) una vida familiar en un solo hogar junto con mi hijo y su madre, estableciendo que tal vez lo urgente era tener un trabajo; pero que lo prioritario (habito 3) era estar con mi esposa e hijo y terminar mi carrera profesional, comencé por pedir apoyo a mis padres y luego a elegir desarrollar una comunicación asertiva con Aydeé comentándole como me sentía y cual era el proyecto de pareja que le ofrecí analizara pues consideraba que podíamos ganar ambos ya que el amor aun existía, ella eligió tomar el riesgo que implicaba el proyecto dando también su aportación, nos hicimos cargo de nuestra relación formando un equipo y hoy vivo con Aydeé mi ahora esposa, soy abogado y mi hijo ya tiene dos hermanos, tengo un trabajo que me apasiona y he elegido estar muy feliz tomando el compromiso de esta Maestría rompiendo mis limites. Hugo Rosales Basurto

Antonio Chemor Ruiz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

1er Hábito
Después de leer el primer hábito y reflexionar acerca de los puntos que más llamaron mi atención encuentro que es trascendente reconocer la importancia de conocerse a uno mismo e identificar en qué posición me encuentro respecto de ser proactivo o reactivo, para poder avanzar en la dirección correcta. En ese sentido y después de hacer una revisión de la alineación de mis valores, gustos, pensamientos y decisiones llegue a la conclusión de que soy proactivo (responsable de mi vida y del curso que toma) sin embargo no en la medida que debería serlo.
De igual modo una vez realizado el análisis del Círculo de Preocupación/ Influencia, me doy cuenta que a pesar de que mis esfuerzos y energía están centrados en el círculo de influencia, el círculo de preocupación tiene un peso mayor al que debería de tener, por lo que debo de poner atención en la relación preocupación/influencia.

2do Hábito
La certeza de que la vida es finita nos obliga a pensar la forma en que queremos que se desarrolle ésta, con el objetivo de que al final de nuestros días nos hayamos acercado a lo imaginado, en ese sentido es importante tener claridad acerca de lo que queremos ser (en todos sentidos).
Covey habla de que primero se da la creación mental y después la física, en mi caso tengo claridad desde hace ya algunos años tanto de mi centro, que es mi familia, de mis principios y valores, que son el cimiento sobre el que construyo mi vida y sobre todo de lo que quiero para mí, que siguiendo esta lógica, sería eventual o progresivamente lo que llama “creación física”.

3er Hábito
Parece obvio que uno se ocupe de lo que realmente importa, “primero lo primero”, sin embargo al hacer el análisis de la Matriz de la Administración del Tiempo resulta que no es así en todos los casos. A pesar de que, en mi caso, el II cuadrante es aquél que domina a los demás, hay algunas actividades que por temporadas llegan a tener un peso fundamental tanto en el cuadrante I como en el III, lo cual significa que para algunas cuestiones no me estoy administrando de manera efectiva.


Manuel Marcué